Escúchenos en línea

Quinto día de paro
y ningún indicio de solución

None | 9 de Febrero de 2006 a las 00:00

El líder de los transportistas agrupados en la Unión Regional de Cooperativas del Transporte Colectivo (Urecootraco), Rafael Quinto, dijo este jueves que la falta de respuesta de las autoridades está "caldeando" los ánimos de sus afiliados en huelga, aunque tratan de que la misma se mantenga de manera pacífica.

Los transportistas han dicho que si no hay subsidio tendrán que subir la tarifa de 14 a 20 centavos de dólar, algo que es rechazado por la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), que ha afirmado que hará protestas callejeras si se aumenta el costo del boleto.

En cambio para el Gobierno sostiene que no habrá por el momento ni subsidios ni aumento de salarios debido a que el presupuesto de la república no se puede alterar. El ministro de Hacienda, Mario Arana, dijo anoche que las demandas por aumentos salariales y subsidios deben parar, porque el Presupuesto actual es inalterable. Los empresarios del transporte --que en los últimos dos años le cuestan más de 200 millones de córdobas (casi 12 millones de dólares) al Estado, según cifras oficiales-- piden 20 millones de córdobas mensuales y desde el lunes están en huelga para lograr que el gobierno ceda.

Arana dijo que el Presupuesto General de la República fue aprobado apenas en noviembre pasado, y se logró "un nuevo encarrilamiento" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por lo tanto no puede ser reformado para entregar subsidios o incrementos salariales como demandan algunos sectores.

Sostuvo que el sector transporte es uno de los más privilegiados del país. En los últimos dos años se les entregó en exoneraciones de importación por vehículos, llantas y repuestos 111 millones 412 mil 875 córdobas, más los 90 millones en subsidios, según información oficial.

Si se reforma el Presupuesto, Nicaragua perdería 3 mil 700 millones de córdobas de recursos externos atados al programa económico con los organismos internacionales, según un comunicado distribuido por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP). Arana mantiene que en "el corto plazo no hay capacidad para incrementos o subsidios".

"Nuestro Presupuesto es estrecho, y las necesidades son muchas. Este Presupuesto fue aprobado por todos los sectores en la Asamblea Nacional y nos permitió llegar a negociaciones serias con los organismos internacionales. Debemos cuidar el Presupuesto porque es un pilar del desarrollo de nuestro país y la base de los empleos que tanto nos ha costado generar", dice el comunicado del MHCP.

A los empresarios del transporte les subsidiaron el año pasado 90 millones de córdobas. En octubre, cuando se les entregó 30 millones de córdobas para que operaran sin incrementar la tarifa del pasaje los últimos tres meses del año, se anunció que una comisión trabajaría para encontrarle una solución definitiva a la crisis del transporte. Según Arana, han tenido algunos avances.

La huelga, que inició el pasado lunes, registró este miércoles los primeros brotes de violencia, con esporádicos enfrentamientos entre buseros y policías, lo que dejó al menos una decena de detenidos en el sector de Ciudad Sandino cuando los buseros cerraron la vía quemando llantas y aparcando sus unidades de buses sobre la pista que va hacia carretera a León.

La Policía capturó a más de diez transportistas por alteración al orden público. En ese lugar se hizo presente la brigada de antimotines, que se encargó de evitar que se desarrollaran más actos de violencia.

El jefe de auxilio judicial del Distrito Uno, capitán Carlos Espinoza, aseguró que los transportistas comenzaron a quemar llantas y a agredir a las personas que se movilizaban en camionetas, razón por la cual las autoridades decidieron intervenir.

Otro de los incidentes que se registró fue frente a la Cooperativa "Parrales Vallejos" los transportistas quemaron llantas, acto que fue intensificado en horas de la tarde cuando lanzaron piedras contra los oficiales de la Policía Nacional, quienes dispararon al aire para tratar de calmar los ánimos, mientras los estudiantes que pasaban tenían que absorber el humo del caucho quemado.

Asimismo en la zona de La Subasta, en la entrada a Las Américas 2, hubo brotes de violencia donde los transportistas quebraron el vidrio delantero de la camioneta placas M 025- 236, en la que viajaba un grupo de trabajadores de la empresa Unión Fenosa que venían de realizar su trabajo.

Los buseros se tomaron la intersección del semáforo de El Zumen y quemaron tres llantas. La circulación se vio obstaculizada por unos minutos, pero en seguida el fuego fue sofocado por los bomberos.

Agentes de tránsito y oficiales de Policía se encargaron de restablecer el orden. Minutos después, de nuevo se interrumpió el paso sobre la vía, esta vez un poco más hacia el oeste, frente al supermercado Palí, cuando transportistas se tomaron la vía y obstaculizaron el paso con las unidades de buses.

Ante los actos violentos, el comisionado mayor Carlos Bendaña, jefe de la Policía de Managua, reconoció que los transportistas van a hacer más fuerte la protesta, pero las autoridades ya cuentan con los planes respectivos, siendo uno de ellos la intervención de la brigada antimotines.

Según informes de la Policía Nacional al menos cuatro personas resultaron heridas y 28 manifestantes fueron los detenidos durante los disturbios registrados en medio del paro de transporte que afecta la capital, informó este jueves la Policía.

La portavoz de la policía nacional, capitán Geraldine González, dijo a los medios de prensa que dos agentes y dos manifestantes fueron lesionados por pedradas en los choques violentos que se dieron el miércoles por la noche.

Los transportistas también incendiaron neumáticos en la víspera para bloquear calles y atacaron camionetas que transportaban pasajeros aprovechando la ausencia de buses.

El paro lo encabeza la Unión Regional de Cooperativas del Transporte Colectivo en demanda de un subsidio total para el gremio de 1,1 millones de dólares mensuales, a cambio de evitar un reajuste de la tarifa de 14 a 20 centavos de dólar. El gobierno insiste en que no tiene dinero para conceder el subsidio requerido.

Miles de capitalinos han tenido que viajar a pie, en bicicleta o en vehículos particulares a sus trabajos y destinos desde el lunes pasado.

Los transportistas dicen que la huelga continuará hasta que no reciban el subsidio para superar el déficit que dicen enfrentar por los altos costos del combustible y el Gobierno, dice que no le corresponde subsidiar a los transportistas porque la Ley de Municipios señala que el asunto compete a la Alcaldía de Managua.

Nicho asegura que no aumentará el costo en la tarifa del transporte urbano

El alcalde Managua, Dionisio Marenco, dijo este jueves que en tanto él no desea autorizar la tarifa del transporte urbano colectivo de la capital, está en las manos del presidente Enrique Bolaños si él lo desea porque sostiene que la salida para concluir esta crisis, es que a los transportistas se les entregue el subsidio que demandan, sostuvo el alcalde.

Marenco opina que el ciudadano que a diario utiliza las rutas de buses no tiene la capacidad de pagar cualquier aumento. "Esto no lo hacemos por incomodar a los funcionarios del gobierno central y creo que hay que tener un poco de caridad cristiana con el pueblo que anda por las calles de Managua" expresó.

El alcalde opina que aumentar o no aumentar la tarifa del pasaje del transporte urbano colectivo, no se trata de un costo político, se trata de un costo económico. Los más fácil para mí dijo el alcalde capitalino es aumentarle hasta cuatro córdobas, esto dejaría tranquilo a todos los buseros, pero el que hará uso de la ruta, podrá pagar ésta tarifa?...Haya o no elecciones, eso sería gran injusticia para los pobladores más pobre de Managua, dijo Marenco. Señaló que el Gobierno se mantiene intransigente en cuanto a la demanda de los transportistas.

Aseguró también que él espera que el presidente regrese a Managua, para ver si es posible darle una respuesta a los buseros. Mientras tanto nosotros en la Alcaldía nos mantenemos en sesión permanente.

Diputados proponen incremento de salario general para cubrir aumentos

El presidente de la comisión económica de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, descartó este jueves cualquier posibilidad de que el problema del transporte urbano colectivo de Managua se resuelva desde el Poder Legislativo, y propuso un incremento en el salario real de los trabajadores para cubrir un inminente ajuste tarifario.

Navarro planteó como una posible salida al problema del transporte el establecer precios diferenciados a los combustibles, pero le dio preeminencia a una solución integral propuesta desde el Ejecutivo, pero que en ningún momento perjudique a los usuarios.

Por su parte el vicepresidente de la comisión, el sandinista Bayardo Arce, coincidió en el incremento del salario real de los trabajadores, pero que sea lo suficiente para cubrir los incrementos en la tarifa eléctrica, el transporte, la venta de medicianas, la canasta básica, la devaluación de la moneda, la inflación y todo lo que se vea incrementado producto de los precios internacionales del petróleo.

Arce criticó al gobierno central porque todavía a estas alturas no cuenta con un plan nacional energético, con acciones que amortigüen el efecto de los incrementos del crudo. "El problema aquí no es el incremento en la tarifa del transporte, sino la crisis energética internacional, pero este gobierno es irresponsable y todos debemos demandarle acciones concretas y que no esté queriendo cargarle todo al pueblo", dijo el diputado sandinista.


Descarga la aplicación

en google play en google play