Escúchenos en línea

Policía desaloja a la fuerza a
médicos que ocupaban el Minsa

None | 12 de Febrero de 2006 a las 00:00

La acción exacerbó los ánimos de los galenos, que enfurecidos decidieron continuar su protesta en las afueras de las instalaciones, resguardadas por la policía, mientras hacían llamados al gremio y a la población a solidarizarse con su causa. Los profesionales amenazaron con recrudecer las protestas callejeras con tomas de centros y con sacar a la fuerza a los médicos que el gobierno contrató para sustituir a los huelguistas en las salas de emergencia de los hospitales.

"Si nos sacaron de adentro, nos vamos a quedar afuera", dijo el doctor Morales. "Nosotros hemos alertado al presidente de la República Enrique Bolaños y a la ministro de Salud, Margarita Gurdián que si no detiene esto, esto se va a desbordar", dijo el galeno.

La televisión local, previamente avisada por el gobierno de la orden que había impartido a la Policía, difundió imágenes cuando las fuerzas antidisturbios de la Policía sacaron a la fuerza a los galenos.

La huelga médica es apoyada por más de 21.000 enfermeras y trabajadores de la Salud, que el pasado 30 de enero se sumaron a la protesta en demanda de un aumento salarial del 48%. Unos 3.000 médicos del país se mantienen en paro desde el 14 de noviembre del 2005 en demanda a un incremento salarial.

Este sábado, tras ocho horas de reuniones, fracasaron las pláticas entre la ministra Gurdián y los dirigentes gremiales de los médicos, bajo la mediación del arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes. "No le vemos una buena voluntad" al gobierno para resolver el problema de los médicos, afirmó uno de los dirigentes del gremio, Miguel Sáenz, quien encabezó la comisión médica en la fracasada negociación.

La reunión con la ministra concluyó sin acuerdos debido a que los médicos rechazaron la propuesta de reabrir los servicios de emergencia a cambio del pago de los salarios, dejando de lado los aumentos que motivaron la huelga. La ministra dijo a la prensa que gestionará la devolución de los cheques con la condición de que los médicos huelguistas atiendan a la población en la "ruta crítica" de los hospitales, que incluye las salas de emergencias y las unidades de cuidados intensivos.

Los médicos demandaban en principio un aumento de sueldo del 140 por ciento, 70 en este año y el otro 70 por ciento en 2007, pero hace una semana rebajaron la petición a un 30 por ciento de aumento para este año. "El ánimo ha sido sentarnos y encontrar una solución, sin embargo, los médicos siempre han amenazado con poner peor las cosas", aseguró la ministra.

Ante la falta de acuerdo, Sáenz llamó a los médicos de todo el país a movilizarse hacia Managua para apoyar a sus colegas situados ahora frente al edificio del Minsa.

Tras la fallida tentativa mediadora del arzobispo Brenes, la Federación Médica y la Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD) anunciaron, por separado, que recrudecerán el paro.

El gobierno, sin embargo, no está dispuesto a ceder, con el argumento de que cualquier reforma al presupuesto pactado con el Fondo Monetario Internacional implicaría la salida de Nicaragua de los programas crediticios y de préstamos de ese organismo.

FETSALUD, por su parte, amenazó con tomar los edificios donde laboran sus afiliados y con cerrar las áreas de atención privada dentro de los hospitales públicos. El líder del gremio, Gustavo Porras, anunció que este lunes proseguirán las protestas en las calles de Managua, como antesala a una gran marcha nacional prevista para el 17 de febrero próximo.

Porras reiteró que pese a las protestas, los afiliados a FETSALUD mantendrán la atención en las salas de emergencia, las cuales fueron abandonadas por los médicos pro-salarios para presionar al gobierno.

Ante la crisis en el sector salud por la huelga de médicos, el Obispo de Granada, Monseño Bernardo Hombach, señaló que tanto el gobierno como los galenos "deben analizar la situación que atraviesa el país, y llegar a un acuerdo en el que ninguno salga afectado, para que los enfermos no continúen abandonados por sus médicos".

Asimismo, el Prelado pidió a los sectores en conflicto y el Gobierno, tener piedad del pueblo y deponer sus intereses. En presencia del Viceministro de Salud, indicó que los médicos nicaragüenses tienen el salario más bajo de Centroamérica. También pidió al Gobierno que sea más justo con los que cuidan la salud de los pobres que no tienen para ir a pagar a un hospital privado para curarse.

Hace poco el Prelado intentó mediar entre el Viceministro de Salud y los médicos del hospital de Granada. A pesar de la mediación, las partes no llegaron a ningún acuerdo y continuaron apostados frente al portón principal del Hospital Amistad Japón-Nicaragua, generando algunos disturbios.


Descarga la aplicación

en google play en google play