Escúchenos en línea

Sigue sordo el gobierno
Siguen firmes los médicos

None | 17 de Febrero de 2006 a las 00:00

El doctor Porras dijo que si el Ejecutivo no responde positivamente a sus peticiones, la huelga se radicalizará hasta tomarse completamente todo el sistema de salud. "El gobierno tendrá hasta antes del lunes para llamar a una negociación seria, porque de lo contrario nos tomaremos las salas privadas e iríamos en escalonamiento hasta tomarnos totalmente los hospitales", amenazó Porras.

El dirigente sindical de Fetsalud, que aglutina a más de 20.000 trabajadores de la salud, dijo que es lamentable que el Gobierno esté recurriendo a usar a la policía en contra de los médicos, además de que mantiene retenido el salario de unos 600 galenos que participan en la huelga. "Ya no es posible estar viendo a un gobierno indolente. No podemos ver cómo el gobierno está ahora acusando a los médicos sin hacer nada, y en la negociación que esperamos llame el Ejecutivo, lo primero es que se levanten las acusaciones judiciales y se les pague a los doctores", dijo Porras.

Después de la exitosa marcha, cientos de trabajadores de la salud se instalaron en las inmediaciones de Casa Presidencial, donde estaban reunidos los dirigentes del gremio con el gobierno. A eso de las dos de la tarde, los manifestantes traspasaron las vallas metálicas que impiden el paso de vehículos hacia la sede del Gobierno con intención de ingresar a las instalaciones, pero fue impedido por fuerzas antimotines que les salieron al paso. Al grito de "salario, salario" los empleados de salud forcejearon con los agentes del orden para intentar ingresar al edificio, en cuyo interior se realizan negociaciones entre el gobierno y dirigentes gremiales del sector. Una hora mas tarde, todos se retiraron a solicitud expresa de sus dirigentes, para disminuir el clima de tensiones.

Más de 3,000 galenos de los centros médicos estatales suspendieron hace tres meses sus labores para reclamar un reajuste del 30% de sus salarios que actualmente oscila entre los 317 dólares y 587 dólares, que ha sido denegado por el gobierno. A las protestas se adhirió enero pasado la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) que pide un aumento del 48% a favor de 21.000 empleados del sector que ganan entre 60 y 200 dólares cada uno. El gobierno aprobó en el presupuesto de este año un ajuste salarial del 13% y alega que no dispone de más fondos para satisfacer las demandas del sector.

INSS afirma que garantizará atención en clínicas privadas

El Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS), informó este viernes que garantizará la atención a los asegurados a través de las empresas médicas provisionales privadas si los trabajadores de la Salud cumplen con sus amenazas de cerrar los servicios privados de los hospitales públicos.

Jaime Fuentes, gerente general de Salud Integral del INSS, dijo que al cerrarse la atención privada en los hospitales, el INSS transferiría esos fondos a otras empresas provisionales para que garanticen la atención médica a los asegurados que se verían afectados.

Gustavo Porras, dirigente de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), anunció que si el gobierno mantiene su negativa ante las exigencias de incremento salarial del sector, a partir del lunes paralizarán totalmente los servicios privados de los hospitales públicos.

Fuentes dijo que si esto pasa, agravaría la crisis del sector salud, principalmente en los hospitales públicos, porque las ganancias generadas por los servicios privados en estos centros, son utilizados para pagar complementos salariales a los trabajadores, así como la compra de equipo médico y mantenimiento de los locales.

El INSS transfiere 60 millones de córdobas mensuales a las empresas médicas provisionales, y de esos fondos el 35% se destina a los servicios privados de los hospitales públicos.

Salarios de médicos están retenidos

En tanto, el Ministerio de Salud (MINSA) mantiene retenidos unos 600 cheques de los médicos en huelga que no atienden los casos de emergencia que llegan a los hospitales públicos.

En este sentido, el doctor Gustavo Porras, dirigente de FETSALUD criticó la acción del gobierno de acusar a cuatro médicos de haber destruido mobiliario de una oficina del hospital de la mujer "Bertha Calderón" el pasado miércoles, por la noche. Los médicos fueron citados este jueves ante la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía por el delito de daños contra la propiedad privada por lo que Porras llamó a los médicos a unir fuerzas y participar juntos el viernes en la marcha nacional.

La organización de Médicos Pro Salario se encuentra en huelga desde hace tres meses en demanda de un aumento salarial, que en un inicio era del 140%, después de un 70 y ahora se ha bajado a un 30%, pero el Ejecutivo se mantiene en que no existen recursos para ello, sólo para un incremento del 13%. El gobierno sostiene que un aumento salarial a los médicos descarrilaría un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le permite obtener unos 300 millones de dólares de los cooperantes para completar el presupuesto nacional de 1,300 millones de dólares.

Los médicos han recurrido a cerrar avenidas y ocupar edificios públicos para hacer sentir su protesta, pero han sido desalojados por agentes del orden público, sin embargo, hasta ahora en ninguno de los actos ha habido heridos ni lesionados.

Fetsalud, que aglutina a más de 160 sindicatos y 23 mil agremiados, presiona por un aumento de salarios del 48%. Porras explicó que en los hospitales estatales funcionan áreas donde hay farmacias, laboratorios y salas privadas que prestan servicios que son pagados y advirtió que si antes del 19 de febrero no se ha instalado una mesa para negociar la demanda salarial, Fetsalud cerrará todas las áreas de los hospitales donde se prestan servicios privados.

El secretario general de Fetsalud adelantó que cuando se reúnan con representantes del gobierno, propondrán que sea aprobado un nuevo impuesto a los licores, cigarrillos y los casinos para buscar los fondos para mejorar los salarios de los empleados del sector salud. "Las principales causas de hospitalización y de gastos en los hospitales públicos son consecuencias del consumo de licor que derivan en accidentes, golpeados, heridos y enfermedades crónicas por el consumo de los cigarrillos", indicó Porras.


Descarga la aplicación

en google play en google play