Escúchenos en línea

Ortega acusa a liberales
de crisis del transporte

None | 9 de Marzo de 2006 a las 00:00

Ortega dijo que "luego de tomado el acuerdo, los liberales lo han bloqueado, poniéndose al lado de las petroleras. El PLC lo que hizo fue esconderse, actuó de una forma irresponsable y se escondió cuando apareció el problema del transporte".

"El Frente Sandinista no se ha echado para atrás", dijo el líder sandinista, en alusión al acuerdo que pretende destinar un 3 por ciento de las ganancias de las petroleras para subsidiar a los transportistas, que recientemente paralizaron el transporte de Managua, exigiendo al gobierno 20 millones de córdobas del presupuesto de la nación para enfrentar los altos costos de los combustibles y evitar un alza en los pasajes.

"Solo hay que quitar un pelo (una parte de las ganancias) a las petroleras para evitar un alza en el pasaje. Pero el PLC no fue factor de solución", agregó Ortega.

En tanto para el diputado liberal Wilfredo Navarro "Ortega está desinformado y no sabe lo que está hablando", pues aseveró que los diputados miembros de la Comisión Económica de la cual es presidente, se reunieron este miércoles para discutir el tema del impuesto a las petroleras y que en el encuentro participó un representante del FSLN.

Navarro aseguró además que la Comisión Económica del parlamento se reunirá este viernes con los representantes del Ministerio de Hacienda y Crédito Público y el presidente de la Unión Regional de Cooperativas del Transporte Colectivo (Urecootraco), Rafael Quinto, para buscar una salida a la crisis.

En tanto los buseros de Managua continuaron con un paro parcial del transporte iniciado el pasado lunes y que busca presionar al Gobierno para encontrar una pronta solución a la crisis del sector. "La protesta está en marcha y sólo 450 buses (de 1,200) están trabajando cada media hora", confirmó Quinto.

El líder transportista dijo estar preocupado porque "ya se desistió de los fondos de la petroleras" y porque según sus conversaciones con el presidente Enrique Bolaños, no hay posibilidades de afectar el presupuesto de la nación.

"Veo como que vamos caminando hacia una protesta más generalizada de la que estamos teniendo", concluyó Quinto.

Marenco insiste en importar crudo venezolano

El alcalde de Managua, Dionisio Marenco, informó este jueves que están "avanzadas" las negociaciones con Venezuela para la importación de petróleo a precios favorables desde ese país, aunque no quiso dar detalles sobre las discusiones.

Marenco dijo que una delegación de la Asociación de Alcaldes Democráticos de Nicaragua -de tendencia sandinista- viajará próximamente a Venezuela para continuar las negociaciones. Sin embargo, el alcalde se negó a dar información sobre qué tipo de acuerdo buscan y cuándo llegaría el crudo.

El embajador de Venezuela en Managua, Manuel Gómez, confirmó que mantienen las negociaciones con el alcalde, pero no se mostró tan entusiasta como Marenco.

Gómez dijo que antes de hablar sobre los detalles de la importación de crudo venezolano, tienen que firmarse los documentos del posible acuerdo y ver si Nicaragua cuenta con la infraestructura necesaria para recibir el crudo.

El diplomático aclaró que no sería ninguna donación por parte de Venezuela, sino que este gobierno vendería el crudo a precios más baratos.

El alcalde Marenco ha informado en varias ocasiones sobre la llegada del crudo venezolano, sin que ésta se produzca, logrando críticas del Gobierno central, que cataloga esta medida como populista.

Buseros amenazan con arreciar paro

Los dirigentes del transporte colectivo de Managua advirtieron nuevamente que si para el lunes

próximo no hay una alternativa para satisfacer sus demandas económicas, iniciarán un nuevo paro total de sus unidades.

La crisis del sector transporte toma fuerza otra vez al caerse definitivamente el acuerdo del 13 de febrero pasado, referido a la aprobación de un impuesto a las utilidades de las empresas petroleras para subsidiar a los buseros, debido a un informe del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) presentado este miércoles que enterró esa posibilidad del impuesto a las utilidades de las petroleras.

Actualmente los transportistas mantienen un paro escalonado, sacando a las calles la mitad de sus unidades durante las denominadas horas pico, tanto en la mañana como en la tarde.

El informe de INE fue presentado durante una reunión entre diputados, dirigentes del transporte colectivo y representantes del Gobierno, el documento dio la razón a las petroleras en relación a que el impuesto sobrepasaba en realidad los márgenes de ganancia de estas empresas, lo que ocasionaría un "crack" económico en ese sector.

La creación de un impuesto a las petroleras para obtener fondos y de esta manera subsidiar a los transportistas para evitar un incremento en la tarifa, fue la propuesta que puso fin al último paro total del transporte colectivo, que se dio hace tres semanas.

En tanto los empresarios a cargo de las petroleras, entre ellos José García Casas, gerente de Petronic, dijo sentirse satisfecho con lo expuesto por el INE, ya que esto viene a poner fin a las especulaciones sobre las supuestas ganancias exageradas que se les achacan a las petroleras.

García reveló que el margen de ganancia de las petroleras oscilaba entre los cinco a siete centavos de dólar por galón de gasolina vendido.

Las petroleras aseguraban que el impuesto del tres por ciento a las utilidades de las petroleras, superaban su margen de ganancias por ventas, el cual alcanza el dos por ciento.

El informe del INE fue aceptado por todas la partes que participaron en la reunión. Esto dio pie a empezar nuevamente el boleo político para ver quién asumiría nuevamente la búsqueda de una alternativa de solución a las demandas de los transportistas.

El diputado sandinista Bayardo Arce, dijo que tomando en cuenta el informe del INE, la "papa caliente" de esta crisis volvía a las manos del Gobierno. "Cualquier cosa que pase de ahora en adelante con esta crisis del transporte, es responsabilidad del Gobierno", declaró.

El diputado liberal y presidente de la Comisión Económica, Wilfredo Navarro, insistió en su propuesta de que el Gobierno transfiera fondos de los programas destinados para la lucha contra la pobreza, al gremio del transporte, porque este sector forma parte de los elementos de pobreza del país.

El gobierno se lavó las manos y responsabilizó este martes a la Alcaldía capitalina y a los diputados de la Asamblea Nacional por el nuevo de paro de los buseros que desde este lunes mantienen funcionado la mitad de sus unidades para prestar el servicio de transporte público en Managua, el que ha afectado a cientos de usuarios.

El vocero presidencial, Lindolfo Monjarretz, dijo en conferencia de prensa el martes que la huelga continúa porque la Alcaldía que es responsable del transporte de la ciudad, se niega a intervenir en el caso del transporte colectivo de Managua.

El representante Urecotraco, Rafael Quinto advirtió que desde el lunes, la huelga del sector transporte se podría extender en la próxima semana, iniciando el lunes 13 de marzo a un paro total de sus unidades, si el Gobierno no atiende a sus demandas para poder ellos operar.

Monjarretz agregó que la Asamblea Nacional tampoco ha podido aprobar, como se comprometió, un impuesto que gravaría en un 3% las utilidades de las empresas petroleras que operan en el país. El impuesto sería para subsidiar el transporte urbano de la ciudad con tal de no aumentar el precio del pasaje de bus a los usuarios, en medio de un alza de los precios de los combustibles.

Pero el vocero de la presidencia argumentó que el Gobierno sí está cumpliendo con su parte ya que su compromiso en la mesa de diálogo era iniciar negociaciones para importar en los próximos tres meses 50 buses nuevos para el transporte urbano de la capital.

Según Monjarretz, el Ejecutivo se comprometió a apoyar a los buseros con la compra e importación de buses y repuestos para mejorar el servicio de transporte público de la capital. No obstante, dijo que para resolver definitivamente la crisis del sector transporte era necesario que los diputados de la Asamblea Nacional, cumplan su parte en los acuerdos y legislen en ese sentido.

"Si la Asamblea Nacional no cumple su parte (de los acuerdos), lo que tendría que haber es un ajuste de la tarifa", afirmó el funcionario, tras señalar que la municipalidad capitalina a huido de su responsabilidad al no establecer una tarifa acorde a los costos de operación de los transportistas, que se han visto incrementados por los altos precios de los combustibles.

Los acuerdos entre el gobierno, los representantes de la Asamblea Nacional, los empresarios de autobuses, la alcaldía y fueron firmados el 13 de febrero y permitieron que los transportistas suspendieran una huelga que duró una semana.

El paro parcial afecta a 850 mil usuarios y se hizo efectivo a partir de las primeras horas del lunes, el que forma parte de las presiones de los "buseros" para obtener los 20 millones de córdobas (1 millón 100 mil dólares) mensuales que, según ellos, les compensaría por las constantes alzas en el precio del combustible.


Descarga la aplicación

en google play en google play