Escúchenos en línea

Latinos denuncian ola racista
de represión contra migrantes

None | 27 de Abril de 2006 a las 00:00

El DHS anunció la semana pasada la mayor redada corporativa en la historia de Estados Unidos, con el arresto de mil 187 trabajadores indocumentados en una sola empresa. El operativo formó parte de una nueva ofensiva contra los inmigrantes ilegales. La nueva estrategia contempla identificar y deportar a indocumentados criminales, fugitivos y a quienes han violado los términos de su visado en Estados Unidos.

El DHS estima que unos 630 mil extranjeros cometen delitos al año; otros 590 mil están fugitivos por ignorar sus ordenes de deportación y unos 164 mil adicionales han permanecido en Estados Unidos más allá de la expiración de su visado.

Agentes del DHS han realizado además redadas y establecido retenes en varios estados del país que han derivado en el arresto de cientos de inmigrantes indocumentados, denunció Gutiérrez.

El "Gran boicot americano", también llamado "Un día Sin Inmigrantes" pide a la población no asistir a sus trabajos o escuelas, no comprar ningún producto y, a quienes tengan negocios, mantenerlos cerrados el 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo.

Pero la convocatoria ha provocado divisiones entre grupos pro migrantes. La coalición migratoria de Washington anunció que no se sumará y que sólo planea realizar manifestaciones ese día. Una posición similar asumió el arzobispo de Los Ángeles, Roger Mahony. Gutiérrez minimizó los problemas del nuevo movimiento. "No son divisiones, son diferencias tácticas", aseguró.

Organizaciones nacionales se quejaron la semana pasada de que Gutiérrez nunca los consultó sobre el boicot. El líder del Movimiento Latino reconoció que después del 1 de mayo harán un mejor esfuerzo de coordinación nacional.

El boicot tendrá lugar en momentos que el presidente George W. Bush y líderes del Congreso buscan completar el trámite de la reforma migratoria este mes a fin de que pueda ser promulgado antes de fin de año una vez que se concilie con la Cámara de Representantes.

Gutiérrez indicó que este viernes anunciarán en Nueva York nuevas acciones de movilización para los próximos meses.

Apoyarán a inmigrantes nicas el 1 de mayo

Entretanto, familiares y amigos de inmigrantes nicaragüenses marcharán el primero de mayo en Managua en apoyo a sus connacionales en Estados Unidos y Costa Rica. "Vamos a defender los derechos laborales y migratorios de quienes con sus remesas son la base de la economía de nuestros países", dijo el representante del Comité de Migrantes en Miami, Florida, Luis Martínez.

"Demandamos respeto a los derechos humanos de este numeroso sector en la Unión Americana y la no aprobación de la reforma migratoria por parte del Senado estadounidense", expresó. Catalogó como una "cacería de brujas" las recientes redadas en Estados Unidos en las que se ha capturado a cientos de inmigrantes ilegales, para deportarlos o llevarlos ante la justicia.

"El problema es que muchos de ellos están trabajando a escondidas", dijo Martínez, tras asegurar que "Estados Unidos es un país hecho por migrantes y por eso debe haber una ley migratoria justa para quienes se han convertido en un pilar de esa economía".

Olivia Gutiérrez, miembro de la Red de Migrantes, dijo que se convocó a parientes de migrantes en Costa Rica para que ese mismo día realicen una marcha en San José, "para exigir una legalización justa de los indocumentados y no más desalojos de inmigrantes nicaragüenses".

La vocera de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), Tania Quezada, dijo que los sindicatos nicaragüenses demandarán ese mismo día un aumento sustancial al salario mínimo y mejores condiciones laborales. Según la líder sindical, el Frente Nacional de los Trabajadores (FNT) pedirá el primero de mayo "que ninguna persona compre o consuma algún producto estadounidense en este país".

Piden a Bush hechos, no palabras, en reforma migratoria

San Diego – El mayor sindicato de campesinos en Estados Unidos lanzó este jueves una campaña para pedir al presidente George Bush "que pase de las palabras a los hechos" y promueva entre senadores de su partido una reforma migratoria integral.

La Unión de Trabajadores Agrícolas (UFW), el sindicato que fundara el extinto dirigente César Chávez, informó que envió millones de correos electrónicos para solicitar que el público pida al presidente impulsar la reforma con oportunidad de legalización.

"El Senado regresó de su receso; es hora de que el presidente Bush decida si apoya la retórica antiinmigrante de legisladores como (Tom) Tancredo y (James) Sensenbrenner o sigue el ejemplo de líderes republicanos razonables como (John) MacCain", dijo la UFW.

McCain propone junto con el senador demócrata Edward Kennedy que la reforma migratoria otorgue residencia legal a medio millón de campesinos indocumentados a través de la propuesta conocida como AgJobs, o trabajos agrícolas.

El sindicato dijo en su correo de campaña que el presidente Bush comentó esta semana en California que una deportación masiva "no es la respuesta y que está en contra de la ciudadanía automática de trabajadores indocumentados".

"Sin embargo", agregó el sindicato, Bush dijo que "a una persona se le debe permitir hacer fila, pagar una multa por estar aquí sin documentos, comprometerse a aprender inglés para ser parte del sistema y formarse al final de la línea".

En su correo de campaña, el sindicato campesino incluye la dirección electrónica de la Casa Blanca y pide al público estadounidense que envíe mensajes al presidente Bush para promover una reforma como la que mencionó esta semana en gira por California.

"Hágale saber que necesitamos una reforma de migración bipartidista e integral para conseguir la legalización" de trabajadores agrícolas indocumentados, dice el mensaje.

El vínculo cibernético para enviar mensajes al mandatario aparece con un encabezado de correo electrónico que dice "es momento de acción, no sólo palabras".

Mientras tanto la Asociación de Agroindustriales del Oeste estadounidense, un sector que por su naturaleza empresarial es contraposición de la UFW, mantiene una campaña de cabildeo que coincide en sus demandas con las de los campesinos. La asociación agroindustrial advierte desde hace meses que la agricultura estadounidense esta en riesgo de "catástrofe' por escasez de trabajadores agrícolas indocumentados.

La misma asociación informa que en estados como California, Arizona, Oregon y Washington hacen falta hasta el 60 por ciento de los campesinos que se necesitan.

70% de latinos apoyan boicot del lunes

La directora de "El Pulso Latino", la división de Encuestas de Opinión Pública de García Research, Cristina García, dijo que los latinos han dado su respaldo al movimiento en favor de una reforma migratoria amplia y justa. "Aun con las diferencias de opinión que existen entre líderes y organizaciones sobre el boicot, y sus posibles repercusiones como sanciones o despidos, la población inmigrante ha acogido con gran entusiasmo la idea del paro", señaló.

El 71% de los entrevistados dijo estar de acuerdo con el boicot y dispuesto a darle su apoyo con acciones concretas, sólo 11% señaló que no apoyará el paro económico. La principal de estas acciones, que es el llamado de organizadores a que inmigrantes latinos no se presenten a trabajar, tiene el apoyo del 72% de los encuestados. El 90% respondió que no comprará nada y 74% manifestó que no dejará que sus hijos vayan a la escuela.

"Pocas veces en la historia reciente del movimiento inmigrante había existido un tema en el que los latinos a lo largo y ancho del país mostraran tal unanimidad de criterio", acotó Carlos Rajo, analista político y consultor afiliado con García Research. "Más allá de la efectividad del paro, la encuesta confirma lo que tanto se ha dicho del despertar político de ese gigante que representan los inmigrantes latinos en Estados Unidos", apuntó.

La encuesta se realizó vía telefónica en las regiones de Estados Unidos donde hay más concentración de latinos, tales como Los Angeles, Chicago, New York, Houston y Miami. García Research es una compañía basada en Burbank, California, de propietarios latinos y especializada en la investigación del mercado hispano de Estados Unidos.

De acuerdo con la consulta, se entrevistó en idioma español a 761 inmigrantes de origen latino de ambos sexos, incluyéndose en la muestra a inmigrantes empleados en diversas actividades económicas.

En términos de las diferentes ciudades, la encuesta no muestra significativas diferencias en el nivel de apoyo al boicot. En Los Angeles, por ejemplo, el 79% de los consultados señaló que no asistirá a sus trabajos. En Chicago, el 71% dijo que tampoco irá a trabajar. En esta última ciudad el 95% respondió que no comprará nada. En Los Angeles, el 94% se abstendrá de comprar.

Las diferencias de edad, tiempo en el país e ingreso económico establecen ciertas diferencias en el apoyo al boicot, con los más jóvenes y con menos tiempo en el país los que más entusiasmo muestran por el paro laboral. Entre los inmigrantes de 18 y 24 años para el caso, el 74% dice que no ira a trabajar. Entre los mayores de 50 años, el 60% señala que no asistirá a sus labores.

El 72% de los inmigrantes que ha estado en el país un máximo de cuatro años señaló que se sumará al paro laboral. De los que han estado aquí más de 20 años, únicamente el 63% dijo apoyar el llamado a no trabajar.

Los inmigrantes de menos ingresos económicos -máximo de 20 mil dólares- señalan estar más dispuestos al paro laboral que los que tienen ingresos de 50 mil dólares y más (78% y 60% respectivamente).

Líderes de California llaman a no apoyar boicot

En medio de una campaña de presiones e intimidaciones que pretenden frustrar el boicot anunciado para el próximo 1 de mayo, el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, considera "una mala idea" participar en este paro de actividades organizado contra la economía estadounidense.

En este marco, el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, y el cardenal Roger Mahony pidieron a los padres de familia que envíen a sus hijos a la escuela este 1 de mayo. Ambos firmaron y difundieron un documento dirigido a los padres de familia de Los Ángeles para urgirles a que sus hijos permanezcan en la escuela ese día. Al llamado se sumó también el superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, Roy Romer.

El próximo lunes, la policía de Los Ángeles tiene instrucciones de detener a los estudiantes que participen en las marchas. Los detenidos serán objeto de sanciones administrativas y los padres tendrán que hacer frente a multas de hasta 200 dólares.

Las reacciones a los pronunciamientos del gobernador de California no se hicieron esperar. "El gobernador Schwarzenegger ya tuvo la oportunidad de hacer algo a favor de los inmigrantes. Por ejemplo, pudo haber apoyado más planes a favor de la educación, pero lo cierto es que muchas escuelas del sur de California están en crisis y a veces hasta 60% de los alumnos no terminan la preparatoria. Por eso resulta indignante que diga que es una mala idea no participar en esta jornada de protesta", aseguró Felipe Aguirre, vicealcalde de la ciudad de Maywood

En contraste, autoridades locales de Maywood, Huntongton Park, Bell Gardens, Bell y Cudahy participarán en las marchas del 1 de mayo y sólo dispondrán de servicios mínimos para atender a la comunidad. "No vamos a pedirle a los estudiantes que dejen de asistir a la escuela, pero les daremos asistencia en caso de que decidan manifestarse pacíficamente", aseguró Aguirre.

En la nota divulgada por la Iglesia católica, la cual tiene una gran influencia en la comunidad latinoamericana, las autoridades "exhortan a los padres" a llevar a los niños a la escuela el lunes y evitar que, en horario de clases, salgan a marchar por las calles, como en oportunidades anteriores.

"Apoyamos la celebración de nuestra libertad como estadounidenses para expresarnos responsable y legalmente", pero "creemos firmemente que los niños deben asistir a la escuela cada día escolar, incluyendo el primero de mayo", afirma un comunicado suscrito por el alcalde de Los Angeles, de origen mexicano, Antonio Villaraigosa, y el cardenal de la ciudad, Roger Mahoney.

En la nota divulgada por la Iglesia católica, la cual tiene una gran influencia en la comunidad latinoamericana, las autoridades "exhortan a los padres" a llevar a los niños a la escuela el lunes y evitar que, en horario de clases, salgan a marchar por las calles, como en oportunidades anteriores.

Ni la alcaldía ni la Iglesia se oponen a que los estudiantes organicen marchas después de asistir a clases o durante el fin de semana, aclaran Villaraigosa, partidario de una reforma migratoria "justa", sin criminalizar a los inmigrantes indocumentados, y Mahoney, defensor de leyes que reconozcan el aporte de los extranjeros sin papeles a la economía del país.

Decenas de miles de estudiantes de barrios de mayoría hispana en Los Angeles abandonaron a finales de marzo por varios días consecutivos las aulas para marchar por las calles contra una propuesta de reforma migratoria que endurecería la postura frente a inmigración ilegal.

A menos de cinco días del boicot económico Un día sin inmigrantes, los grupos latinos de Estados Unidos están divididos entre quienes quieren un paro total de las actividades económicas, y los que apoyan marchas después de trabajar, como es el pedido de la Iglesia católica de Los Angeles, que invita a una concentración en un parque del centro de la ciudad en la tarde.

Para Mahoney, el lunes es un día en el cual los estudiantes deberían aprender en las aulas los distintos temas que encierra el debate migratorio.

Roy Romer, superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, envió este miércoles un comunicado a maestros, alumnos y padres de familia en el que les advierte sobre los riesgos de no acudir a clases el próximo lunes.

El comunicado adelanta que si se ausentan el próximo lunes, además de aplicarse el descuento proporcional por el día no laborado, la ausencia será enviada a su récord personal.

"Nos están intimidando porque por esa falta nuestro expediente podría tener un elemento negativo que podría ser usado para despedirte después o para no recontratarte con cualquier excusa", señaló una profesora que pidió el anonimato.

En la ciudad de Los Angeles, con una población de más de 9.5 millones de habitantes, viven 4.2 millones (44.6 por ciento) de origen hispano, mayoritariamente mexicanos; en toda California 32.4 por ciento de la población de cerca de 36 millones es de origen latinoamericano, la gran mayoría mexicanos o de Centroamérica.

El boicot dejaría pérdidas por $2 mil millones

De acuerdo con cálculos de agrupaciones migrantes, el boicot del próximo primero de mayo podría generar pérdidas a los comerciantes estadounidenses por cerca de "2 mil millones de dólares", aseveró José Jacques Medina, coordinador de la Red Migrante, quien informó que en México se realizarán manifestaciones en las principales tiendas de la trasnacional Wal-Mart, en las que se invitará a los usuarios a no comprar en dichos establecimientos.

Sobre esto último, el Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas) estimó que el boicot en México se debe focalizar en Wal-Mart, pues, además de que esta cadena estadounidense es una de las principales trasnacionales que operan en el país y en el mundo, es una de las tiendas de autoservicio que más violentan los derechos laborales. "En ella laboran 1.14 millones de empleados y está considerada la economía 19 del mundo, con ingresos anuales de 300 mil millones de dólares, y en México cuenta con más de 100 mil trabajadores a los que no les permite su sindicalización".

En conferencia de prensa, realizada en las instalaciones del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Jacques Medina descartó que el movimiento de protesta en el vecino país esté perdiendo fuerza ante la "represión" desplegada en diversos centros de trabajo en contra de los indocumentados y los llamados a la mesura que han hecho personajes como el cardenal de Los Angeles, Roger Mahoney.

Roberto Vigil, representante del Comité 25 de Marzo y de la Hermandad Mexicana-Latinoamericana, sostuvo que aunque no existe certeza sobre cuántas organizaciones participarán en las marchas, todo hacer prever que serán "descomunales", y detalló que ya han recibido reportes de que muchos empresarios estadounidenses y también latinos han determinado "solidarizarse y sus negocios permanecerán cerrados" ese día.

Vigil consideró que "éste es el momento de no tenerle miedo a las amenazas, vengan de quien vengan, porque estamos en posibilidad de lograr algo histórico" e hizo un llamado a los mexicanos a "tomar un papel más activo" y apoyar de manera más contundente el reclamo de amnistía.

Jacques Medina dijo entender que algunos tengan dudas respecto de su participación en el boicot debido a que en Estados Unidos no existe el derecho de huelga, y por lo tanto quien abandona su empleo no puede reclamar su reinstalación ni pago alguno; "por esto personajes como el cardenal Mahoney recomiendan ser cautelosos y no faltar ese día, sino acudir a las marchas después de la jornada laboral".

Tras precisar que en Estados Unidos el Día del Trabajo se conmemora el primer lunes de septiembre, abundó que otras de las limitantes es que empresas poderosas se valen de lo que se denomina "denuncia con demanda", lo que implica una reposición de los daños, es decir "los empresarios les pueden cobrar, por ejemplo a sindicatos, vía juicios, lo que dejaron de percibir por no haber laborado".

No obstante lo anterior, Jacques Medina descartó un eventual fracaso de la jornada de protesta. "Estos son sucesos que trascienden a la historia; además ya existen numerosos aliados, tales como el movimiento afroestadounidense".

También dio a conocer que el primero de mayo representantes de agrupaciones migrantes se reunirán en el Hemiciclo a Juárez junto con representantes de diversos sindicatos nacionales, los cuales -dijo- empiezan a adherirse, cada vez en mayor número, al boicot, y señaló que delegaciones de migrantes se sumarán a la manifestación en el Monumento a la Revolución.

Más para el muro inmigratorio

Washington – El Senado de Estados Unidos votó a favor de reforzar la seguridad de su país a costa de la de sus soldados en Irak. La Cámara alta aprobó ayer un fondo de 1900 millones de dólares para fortalecer la seguridad en las costas y fronteras terrestres de EE.UU., en el marco de un debate sobre los fondos suplementarios para la guerra en Irak. El dinero, previsto en una enmienda aprobada con 59 votos a favor y 39 en contra, se restará del presupuesto para la guerra en el país árabe y servirá para la contratación de más agentes para la Patrulla Fronteriza, el uso de aviones y equipos de alta tecnología para la vigilancia de las fronteras y la construcción de un muro cerca de San Diego, California, en parte del límite con México. Además, la lucha contra los indocumentados está más caliente que nunca, ya que en varias ciudades de Florida, especialmente Miami, se producen arrestos en masa de trabajadores indocumentados todos los días.

La medida fue presentada por el senador republicano Judd Gregg como un primer paso hacia una reforma migratoria más amplia. El plan "dará a las personas que están defendiendo nuestras fronteras las herramientas necesarias para hacer bien su trabajo", dijo el senador. Por su parte, el líder de la mayoría republicana del Senado, Bill Frist, dijo que "las fronteras porosas son una amenaza para nuestra seguridad nacional, y el Senado actuó hoy (por ayer) para suministrar financiación vital que aumentará la defensa de nuestras fronteras". Lo controversial de la enmienda es que los fondos para la seguridad fronteriza provienen de un recorte de cerca del tres por ciento a la solicitud que hizo la Casa Blanca para financiar las operaciones militares en Irak. La administración Bush. sin embargo, ya ha amenazado con vetar el proyecto de ley, por considerar que contiene demasiados elementos "no relacionados con la guerra" o a los esfuerzos de reconstrucción por la destrucción provocada por el huracán Katrina.

Los 1900 millones de dólares se suman a otros 9000 millones aprobados en octubre pasado por el Congreso para mejorar la seguridad fronteriza. Ya hace un tiempo que se viene peleando en el Senado una reforma migratoria que propone, entre otros puntos, otorgar visados de trabajo temporarios a extranjeros y legalizar y abrir un camino a la ciudadanía a parte de los 12 millones de indocumentados que viven en el país de manera ilegal. Sin embargo, antes del receso de dos semanas del Congreso, cualquier intento de acuerdo había fracasado. Varios legisladores como Frist y Harry Reid, líder de la minoría demócrata, esperan lograr un compromiso para votar el acuerdo antes del "Memorial Day" (Día de homenaje a los caídos), el 29 de mayo. Este deberá ser compaginado luego con el duro proyecto de ley aprobado en 2005 por la Cámara de Representantes, que se limita a criminalizar a indocumentados y reforzar las fronteras.


Descarga la aplicación

en google play en google play