Escúchenos en línea

Los banqueros saquean el país

None | 7 de Noviembre de 2005 a las 00:00

El adeudo de mil 700 millones de dólares es por el vencimiento de los Bonos de Pago por Indemnización (BPI) que están en manos de miles de personas que fueron confiscadas en el régimen sandinista (1979-1990), explicó. Los BPI paulatinamente han comenzado a vencerse, y en los últimos años dieron "un gran salto" que aumentó en forma acelerada el débito interno, agregó Reyes. Aseguró que "se trabaja en elementos de reestructuración" de la deuda con acreedores locales, aunque no explicó los mecanismos que están barajando.

Reyes admitió que la tarea es dificultada porque los BPI "están en manos de miles de personas" y bancos comerciales que han adquirido estos documentos a lo largo de los años.

El Gobierno de Violeta Chamorro (1990-1997) comenzó a emitir títulos valores para indemnizar a las personas cuyas propiedades fueron confiscadas durante la Revolución Sandinista. Los reclamos ascendían a más de 16 mil y fueron en ascenso. Una suma de unos 500 millones de dólares había sido emitida en BPI, según fuentes extraoficiales.

El presupuesto para el año 2006 fue establecido en alrededor de mil millones de dólares, con un déficit cercano a los 470 millones de dólares que será cubierto con donaciones y préstamos internacionales.

Por una forma de presentar el presupuesto, el techo de egresos de elevó a 24 mil millones de córdobas (un mil 411 millones de dólares), lo que incluye 470 millones de créditos y donaciones programados para desembolsar el año entrante. Los ingresos del país ascienden a 16 mil 381 millones de córdobas (963.5 millones de dólares).

El ministro de Hacienda y Crédito Público de Nicaragua, Mario Arana, ha advertido que su país podría perder más de 150 millones de dólares de apoyo presupuestario y de cooperación si no se logra el acuerdo con el FMI.

En la segunda ronda del diálogo entre el Gobierno y la oposición se acordó un calendario para aprobar cinco leyes económicas que solicita el FMI con el fin de que Nicaragua se mantenga dentro del programa de préstamos y cooperación.

Se trata de iniciativas para reformar la ley de transferencias municipales, la ley de administración financiera, modificaciones a la ley de Superintendencia de Bancos y reformas a la ley del fondo de garantías de depósito.

Estas propuestas, según los acuerdos del viernes, serán aprobadas por la Asamblea Nacional entre el 15 y el 17 de este mes.

También se acordó que la Ley del Presupuesto Nacional de 2006 deberá estar aprobada, a más tardar, el 22 de noviembre próximo.

Otro de los políticos que abogó por la pronta aprobación de estas leyes es el ex ministro de la Presidencia Antonio Lacayo, pero subrayó que los resultados de este diálogo deben tener un remate político.

En declaraciones a la televisión local, Lacayo, ex ministro de la ex presidenta Violeta Chamorro (1990-1997), subrayó que los que dialogan debe acercar criterios que permitan a los nicaragüenses expresar su voluntad en las urnas el próximo año y que los resultados de los comicios sean respetados.

Pero advirtió que para que sus compatriotas puedan votar con confianza en las elecciones de noviembre del próximo año primero tiene que haber estabilidad económica y política.

Por su parte, el máximo líder sandinista, Daniel Ortega, propone a todas las fuerzas políticas unificar posiciones para hacerle notar al FMI que algunos de los planteamientos que hace "no tienen cabida". Ortega enfatizó que no se trata de volver eterna una discusión con las misiones del Fondo, pero sí de hacerles ver que las leyes económicas pendiente de debate en el Parlamento "no sean aprobadas a la carrera y como lo exige el FMI".

"No podemos venir aquí a decir alegremente que vamos aprobar todas estas leyes y el presupuesto de la República para el 2006, sólo porque el FMI lo dice", sostuvo.

Recientemente, el presidente Enrique Bolaños remitió al Legislativo un paquete de leyes económicas, entre ellas congelarle las transferencias presupuestarias a los más de 150 municipios del país, los que según una ley ordinaria cada año debe ir aumentando porcentualmente.

Una misión del FMI visitará Nicaragua entre el 14 y 22 de noviembre con la finalidad de examinar el grado de cumplimiento de Nicaragua sobre los requisitos que debe llenar el país para mantenerse dentro del programa del organismo financiero internacional.

El paquete de leyes había sido enviado por el ejecutivo a la Asamblea con carácter de urgencia para su aprobación, pero debido a reclamos de los sandinistas el mandatario mandó a retirar el carácter de urgencia y las iniciativas fueron enviadas a la comisión económica del Legislativo para que se pronuncien.

Ortega dijo que "ya hemos visto cómo el FMI ha metido en problemas y enredos a Nicaragua, como es el caso de las reformas a la seguridad social".


Descarga la aplicación

en google play en google play