Escúchenos en línea

Iglesias caribeñas piden a políticos sinceridad

None | 13 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Carta Pastoral

A nuestros hermanos y hermanas de la Costa Caribe de Nicaragua

¡El señor les de su Paz! Nosotros Miembros del Consejo Ecuménico de la Costa Caribe de Nicaragua, reunidos en la Ciudad de Bilwi (Puerto Cabezas) RAAN los días 1 y 2 de Diciembre. Estando presentes: Obispo Oliver Hodgson, Reverendos Steadman Bent, Gonzalo Paiz y Normant Bent de la Iglesia Morava y Monseñor David Zywiec y Padre Rodolfo French de la Iglesia Católica. Como fruto de nuestro encuentro queremos dirigirles unas palabras para que juntos sigamos más firmes en el camino del Señor y fortalecernos por su Espíritu Santo.

En estos días muchas iglesias están preparándose para celebrar Navidad en la solemne fiesta del nacimiento de nuestro Señor y Salvador Jesús. Es un tiempo de Esperanza porque nuestro Dios bondadoso sigue amándonos a nosotros, su pueblo en la Costa Caribe de Nicaragua.

Aprovechamos este tiempo antes de Navidad. Preparemos nuestros corazones por el arrepentimiento, por la oración y por las obras de misericordia. Así nos ponemos más dispuestos a experimentar el gran amor de Dios y recibir múltiples bendiciones.

En estos últimos meses nuestros hermanos y hermanas en la Costa Caribe han sufrido a causa del Huracán Beta, inundaciones, plagas de ratas y gusanos. El resultado ha sido pérdidas de casas, cosechas, templos, escuelas y centros de salud. Muchos han padecido de hambre y enfermedades. Esto ha sido una cruz pesada para las personas afectadas.

Frente a estos desastres naturales, algunas personas han llegado, como el buen samaritano, a socorrer a nuestros hermanos en sus necesidades. De todo corazón queremos agradecer a estas personas, instancias de gobierno y organizaciones no gubernamentales. Les recordamos las palabras de Jesús: "Lo que hicieron por estos más pequeños de mis hermanos, por mi lo hicieron".

Sin embargo falta mucho para que todos recuperen lo perdido por los malos afectos de estos desastres. Un ejemplo es la falta de semillas para la siembra y la falta de materiales para reconstrucción.

Como pastores queremos seguir acompañándolos siguiendo el ejemplo de Jesús, el buen Pastor, quien sigue siempre con las ovejas a su cargo, aún en tiempos de peligro. Por eso, pedimos a nuestros fieles que sufren aún a causa de los desastres a seguir firmes en su fe en Jesucristo, quien por nosotros murió y resucito. Por nuestros sufrimientos unidos a los de Cristo contribuimos a la salvación de todos. Y les animamos a practicar un espíritu de solidaridad, que supera el egoísmo y divisiones de clase.

Animamos a nuestros hermanos de buena voluntad a seguir ayudando a las víctimas de los desastres y a dejar que el amor de Cristo mueva sus corazones. Pedimos a los que distribuyan la ayuda a los necesitados que lo hagan con justicia y equidad.

Nos reunimos el día 1 de diciembre Día Mundial de Lucha contra el Sida. En realidad, el número de infectos en la Costa Atlántica va en aumento. Como pastores, escuchamos a Cristo, que vino para que "tengan vida en abundancia". Por eso, nos unimos a la lucha contra el Sida. De igual manera, apoyamos los esfuerzos de lucha contra la droga, ya que la droga también está causando muerte y destrucción en nuestras regiones.

En los próximos meses estamos en campaña política y elecciones para nuestros Gobiernos Regionales. ¿Cómo podemos enfrentar esta situación como verdaderos seguidores de Jesucristo? Ante Dios todos somos iguales. Dios no hace distinción entre rico y pobre, hombre y mujer. NO le importa nuestra etnia. Dios ama a todo hombre y mujer con su amor infinito.

Veamos entonces las elecciones como una manera de poner en práctica esta igualdad de hermanos y hermanas que caracteriza el Reino de Dios. Todo ciudadano con más de 16 años de edad tiene el derecho de votar. Pedimos a las autoridades correspondientes y a los mayores de edad: que cada ciudadano tenga su cédula y ejerza su derecho a l voto en estas elecciones regionales para escoger a nuestros dirigentes regionales.

¿Cómo se debe votar? Primero debemos conocer a los candidatos (as) y sus programas. ¿Son personas confiables? ¿Son accesibles? ¿Qué tanto sus programas responden a las necesidades de nuestras comunidades y nuestra región? La campaña electoral es un tiempo para pensar, preguntar y dialogar. Así se puede decidir cuales de los candidatos trabajaría mejor para el bien e todos y todas.

A los candidatos (as), pedimos que sean sinceros con la gente y no prometan cosas imposibles de alcanzar. Déjense ser motivados por el deseo de servir. Recuerden a Jesús que dijo: "No vine para que me sirvieran, sino para servir".

Los medios de comunicación tienen un papel muy importante e informar ¡Que lo hagan bien! Que sean fuertes frente a las tentaciones de mentir, exagerar y enfocarse solo en los asuntos superficiales. Jesús dijo: "Conocerán la verdad y la verdad los hará libres". Hombres y mujeres de los medios de comunicación ¡Gracias por ayudarnos a ser más libres!

Es importante que las elecciones sean limpias y transparentes. Quien atente contra elecciones limpias y transparentes, atenta contra la dignidad de las personas y peca. Pero al que trabaje por unas elecciones limpias y transparentes, le decimos: "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados".

¡Que nuestras elecciones regionales de 2006 sea una experiencia de libertad y alegría para todos los costeños!

A la vez, agradecemos a los miembros de los gobiernos regionales salientes por su labor a favor del pueblo costeño. Este pueblo que pastoreamos ha sufrido no solo por desastres naturales sino también por líderes corruptos. Diariamente hemos orado por nuestros gobernantes, y varias veces hemos colaborado con ellos para el bien común de nuestro pueblo. Esperamos que las buenas obras y proyectos que dejan sean valorados por los nuevos gobernantes y sirvan de buena base para un desarrollo sostenido en nuestras regiones.

Al acercarse la Navidad, hacemos nuestras las palabras de los ángeles a los pastores: "Gloria a Dios en las alturas! ¡Paz en la tierra entre los hombres de buena voluntad!" ¡Les deseamos a todos paz y la alegría del Señor en este tiempo de Navidad!.

Reverendo Norman Bent R.

Coordinador

Monseñor David Zywiec

Vice- coordinador


Descarga la aplicación

en google play en google play