Escúchenos en línea

Con 30% escrutado, Evo lleva 48.3%

None | 19 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Cómputos Oficiales Corte Nacional de Elecciones de Bolivia

Sigla

Nombre

Votos Obtenidos

Porcentaje

UN

FRENTE DE UNIDAD NACIONAL

94,299

9.20%

FREPAB

FRENTE PATRIOTICO AGROPECUARIO DE BOLIVIA

2,539

0.25%

MIP

MOVIMIENTO INDIGENA PACHAKUTI

16,169

1.58%

NFR

NUEVA FUERZA REPUBLICANA

5,379

0.53%

MAS

MOVIMIENTO AL SOCIALISMO

494,531

48.27%

MNR

MOVIMIENTO NACIONALISTA REVOLUCIONARIO

53,676

5.24%

USTB

UNION SOCIAL DE LOS TRABAJADORES DE BOLIVIA

1,960

0.19%

PODEMOS

PODER DEMOCRATICO Y SOCIAL

356,002

34.75%

Total Válidos

1,024,555

100%

(los porcentajes de votación, son calculados en función al total de votos válidos computados)

 

Cantidad

Porcentaje

 

Total Inscritos Habilitados

3,670,984

 

 

Votos Computados

1,082,920

29.50

 

Votos

Cantidad

Porcentaje

 

Válidos

1,024,555

94.61%

 

Blanco

27,065

2.50%

 

Nulo

31,300

2.89%

 

Emitidos

1,082,920

100%

 

 

Cantidad

Porcentaje

 

Mesas reportadas

6,998

33.149% de mesas habilitadas

 

Mesas no reportadas

14,113

66.851% de mesas habilitadas

 

Mesas fusionadas

12

 

 

Mesas anuladas

4

 

 

Total mesas habilitadas

21,111

 

 

 

Morales consulta gabinete con organizaciones bolivianas

El presidente electo de Bolivia, Evo Morales, anunció que formará su gabinete ministerial en consulta con las organizaciones sociales, mientras el gobierno formó una comisión para entregar funciones a la nueva administración.

Consultado telefónicamente por Prensa Latina, Morales dijo que no puede hacer ningún anuncio sobre la conformación de la administración a iniciarse el 22 de enero ni sobre los posibles miembros del Consejo de Ministros, hasta consultar con sus bases.

Precisó que, para el efecto, tendrá mañana una reunión con la dirección del Movimiento al Socialismo (MAS) y el miércoles próximo una asamblea con las organizaciones sociales que se sumaron a la organización en el proceso electoral.

Morales ganó las elecciones con el 51 por ciento de los sufragios, la mayor votación en las últimas décadas, según unánimes resultados de las proyecciones hechas por las cadenas privadas de televisión, con el método de conteo rápido.

Por otra parte, en conferencia de prensa, ratificó el compromiso de recuperar la propiedad estatal de los hidrocarburos y demás recursos naturales, su principal propuesta electoral, lo que deberán respetar las transnacionales petroleras que operan en el país.

En cuanto a la lucha contra el narcotráfico, Morales manifestó la decisión de combatir la ilegal actividad con leyes soberanas, en alusión a la exigencia norteamericana de que se mantenga la legislación y la política vigentes en la materia, al gusto de Washington.

Señaló también que ese combate, bajo su administración, no estará dirigido contra la hoja de coca cultivada para consumo natural y saludable y, por el contrario, buscará su legalización internacional para su industrialización y exportación con fines lícitos.

En cuanto a la gobernabilidad, el presidente electo señaló que priorizará las alianzas con las organizaciones sociales y aceptará el apoyo que puedan brindarle legisladores de otros partidos que quieran sumarse a la transformación del país.

Según las encuestas, el MAS ocupará cerca de la mitad de los escaños parlamentarios y se propone concertar posiciones con legisladores de las otras fuerzas, marcadamente heterogéneas, en torno a leyes y temas específicos.

Morales declaró también, ante preguntas de la prensa, que desde el gobierno apoyará el juicio por genocidio contra el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, proceso que ha carecido del debido apoyo gubernamental, según las instituciones de derechos humanos.

También impulsará, aseveró, otros procesos contra el mismo Sánchez de Lozada y el ex mandatario Jorge Quiroga -derrotado en forma apabullante en las urnas por Morales-, por la firma o validación de contratos ilegales con las transnacionales petroleras.

Ratificó la demanda del MAS a la Fiscalía General, de abrir un proceso contra el actual presidente Eduardo Rodríguez, por diversos delitos, cometidos, según la denuncia, por la entrega de 28 misiles tierra-aire de las Fuerzas Armadas a Estados Unidos.

Entretanto, en medio de un reconocimiento general a la victoria de Morales y a su calidad de presidente electo -aunque aún faltan los resultados oficiales de los comicios de la víspera- el gobierno anunció el inicio de la transición a la nueva administración.

El vocero presidencial, Julio Pemintel, declaró que el gobierno ha organizado una comisión para una transmisión ordenada y pedido al MAS que designe un grupo similar, para un trabajo conjunto que podría iniciarse en los primeros días de enero.

El dirigente del MAS Juan Ramón Quintana dijo a Prensa Latina que la comisión partidaria para la transición será constituida por el presidente electo en las próximas 48 horas.

Estoy muy contento con el resultado, tenía mucha confianza en el voto digno del pueblo, dijo Morales, en entrevista para la televisión cubana. Quienes nos mataban a balas ahora nos querían matar con mentiras, pero el pueblo me conoce bien y sabe quien soy, afirmó Morales en declaraciones al programa Mesa Redonda, al referirse a las campañas de tergiversación realizadas en su contra previo a las elecciones.

Morales agradeció al pueblo cubano su solidaridad para con Bolivia y por mostrar al mundo que se puede luchar con dignidad y soberanía.

Estados Unidos reconoce triunfo de Morales

Estados Unidos felicitó este lunes a Evo Morales por su ''aparente victoria'' en los comicios presidenciales celebrados el domingo en Bolivia, y al pueblo boliviano por conducir elecciones pacíficas.

''Aunque los resultados oficiales no han sido divulgados todavía, felicitamos a Evo Morales por su aparente victoria'', indica un comunicado del Departamento de Estado. ''Felicitamos al pueblo boliviano por conducir elecciones pacíficas y demostrar su compromiso con la democracia y el proceso constitucional'', añade el comunicado.

La portavoz para temas de Latinoamérica del Departamento de Estado, Jan Edmonson, advirtió que para el gobierno de Estados Unidos la "calidad" de su relación con el futuro ejecutivo de Bolivia "depende de su política en un amplio abanico de temas, como el respeto a las instituciones democráticas".

Edmonson recordó que EEUU "ha tenido buenas relaciones con Bolivia en el pasado y estamos preparados para trabajar para construir la misma relación con el próximo gobierno boliviano". Aunque por el momento no haya datos definitivos, dijo la portavoz del Departamento de Estado, "felicitamos a Morales en su aparente victoria".

Edmonson congratuló a los bolivianos por la celebración de unas elecciones "pacíficas y por demostrar su compromiso con la democracia y el proceso constitucional".

La Casa Blanca se pronunció en el mismo sentido y felicitó "al pueblo boliviano" por el desarrollo de "unas elecciones exitosas", dijo este lunes el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Frederick Jones. Según Jones, EEUU seguirá "trabajando de manera constructiva con el nuevo gobierno boliviano, como hemos venido haciendo con gobiernos anteriores".

Los bolivianos, agregó el portavoz, "acudieron a las urnas en un amplio número en una expresión de apoyo a la democracia".

«Bush debe respetar la voluntad soberana del pueblo boliviano

Evo dijo estar "muy honrado de ser electo el primer presidente indígena de Bolivia y de Latinoamérica. Para mí es un honor. Es importante incorporar fuertemente el tema indígena en Latinoamérica. "Llegó la hora de que los dueños absolutos de esta noble tierra deben gobernarnos", añadió. "Vamos a tener una estrecha correlación y coordinación, con gobiernos como Lula, como Kirchner, como Chávez. Con nuestra presencia se irá fortaleciendo un movimiento político en Latinoamérica que puede frenar la soberbia del imperialismo norteamericano", sostuvo.

Según Morales, "es importante tener relaciones con los Estados Unidos, pero más importante dignificar Latinoamérica. He escuchado varias veces la intervención alentadora de Kirchner para frenar la imposición del gobierno de los Estados Unidos. Nosotros los indígenas decíamos que sería bueno acompañar esta lucha antineoliberal, antiimperialista. Con el gobierno de los Estados Unidos están abiertas las relaciones. Ojalá Bush respetara esta voluntad soberana del pueblo", luego de "generaciones de chantajes, condicionamientos, sometimientos financieros", prosiguió.

Morales aseguró no tener "ningún miedo", y afirmó que hará "respetar la soberanía de Bolivia. Vamos a frenar cualquier intromisión, cualquier imposición del gobierno de los Estados Unidos si quiere relaciones bilaterales, diplomáticas", y resaltó que "mi gobierno va a proteger la diversidad económica".

"Cincuenta por uno, Evo o ninguno". La frase que cantaban los militantes del MAS en la puerta de la casa de campaña se hizo realidad. Evo Morales arrancó la presidencia en la primera vuelta de la elección presidencial del domingo. Desde los años '50, ninguna consulta presidencial había permitido a un candidato a ocupar el sillón supremo con la sola fuerza de la voluntad popular expresada una sola vez.

Con los resultados logrados ayer, Evo se convertirá en el primer indígena que acceda a una Presidencia de la República por las urnas, pues si bien Alejandro Toledo fue electo en Perú, pero había pasado por las mejores universidades de Occidente. En cambio, Evo Morales siempre fue igual a sí mismo. Sin corbata y con zapatillas.

Como se escribió en el libro-reportaje "Evo, una historia de dignidad" que fue difundido en miles y miles de ejemplares en la campaña electoral, el próximo Presidente de la República escribirá un nuevo capítulo de la historia del país.

Evo, indígena aymara, tiene como raíces culturales tres pilares en la formación de toda persona: ama sua (no seas ladrón), ama quella (no seas flojo), ama llulla (no seas mentiroso) y con el correr del tiempo se agregó el ama llunku (no seas servil).

Desde el momento de su nacimiento, su vida fue muy difícil. Creció en medio de un rebaño de llamas, realizaba trabajos agrícolas, migró a la Argentina junto a su padre para los trabajos de la zafra y para continuar estudios en la ciudad trabajó de panadero, ladrillero, trompetista y fue deportista.

En 1980, afectado por los desastres naturales, junto a parte de su familia y vecinos de su tierra natal migró hacia la zona cocalera del Chapare, territorio convertido hace 25 años en su trinchera de lucha.

Testigo de un crimen cometido por efectivos antinarcóticos, en la dictadura de Luis García Meza, cuando quemaron vivo a un productor de coca, determinó empezar su carrera sindical desde abajo.

Por su pasión por el deporte y por su honestidad, su primer cargo sindical fue precisamente la Secretaría de Deportes, desde allí tuvo un ascenso vertiginoso, actualmente es secretario ejecutivo de la Federación del Trópico de Cochabamba y presidente de las Seis Federaciones del Trópico.

Junto a un conjunto de dirigentes sindicales, sobre todo campesinos, indígenas y originarios, cansados de considerarse escalera política, determinaron impulsar la formación del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP).

En solo 10 años y junto a otros sectores populares, el MAS-IPSP se ha convertido en la primera fuerza política de este país.

El mandatario electo llamó a "acabar con las políticas de occidente, que son las políticas de la muerte, y somos parte de la política de la vida, defender la vida, la madre tierra. Lamento mucho el descontrol hacia el desarrollo industrial está destrozando al planeta tierra y a la humanidad".

Cuando se le preguntó por la venta de gas desde Bolivia a la Argentina, aseguró que "no cambia casi nada. En todo caso, primero vamos a priorizar cómo obtener el gas domiciliario en Bolivia. Resuelto este tema, vamos a mejorar, ampliar el mercado hacia Argentina. Cambiará que el negocio del gas no sea de transnacional a transnacional, sino que sea de Estado a Estado", resaltó.

Elecciones en Bolivia baten récord de participación

El vocal de la Corte Nacional Electoral (CNE), Salvador Romero, informó de que más del 72 por ciento de los 3,6 millones de bolivianos registrados emitieron su voto. "En esta elección vamos a tener la participación más elevada de los últimos 10 años", puntualizó Romero quien, no obstante, dijo que estos datos serán confirmados cuando el organismo electoral emita el informe oficial de los resultados de la votación.

La histórica participación de los electores se suma a otro hecho fundamental en la memoria del país andino en el que durante los 23 años consecutivos de regímenes democráticos nunca un candidato había logrado una victoria tan rotunda. A juicio del vocal del organismo electoral la participación mayoritaria de los bolivianos en las elecciones del domingo les "da mayor legitimidad" a los ganadores.

Según establece del Código Electoral, la CNE tiene 25 días para difundir el informe final, plazo que se cumplirá el 13 de enero. Sin embargo, Romero anticipó que esos términos tratarán de ser acortados "lo más que se pueda".

Romero anunció que el proceso de escrutinio está avanzando y que ya existe un resultado oficial, pero que el escrutinio es lento y depende del trabajo de las cortes departamentales de las nueve provincias del país. Hasta el momento la Corte Nacional escrutó el 8 por ciento de los votos confirmando la victoria de Morales.

Respecto a las denuncias de los partidos políticos y de centenares de ciudadanos sobre un supuesto recorte en el padrón electoral, por diversos motivos, Romero afirmó que la CNE no comenta denuncias de este tipo porque no le compete.

Pero, aclaró que los ciudadanos que no pudieron votar por haber sido excluidos de los registros fueron los que no sufragaron en las elecciones municipales de diciembre de 2004 y que salieron de las listas por mandato del Código Electoral.

"En esta elección vamos a tener la participación más elevada de los últimos 10 años", puntualizó Romero quien, no obstante, dijo que estos datos serán confirmados cuando el organismo electoral emita el informe oficial de los resultados de la votación. La histórica participación de los electores se suma a otro hecho fundamental en la memoria del país andino en el que durante los 23 años consecutivos de regímenes democráticos nunca un candidato había logrado una victoria tan rotunda. A juicio del vocal del organismo electoral la participación mayoritaria de los bolivianos en las elecciones del domingo les "da mayor legitimidad" a los ganadores.

Según establece del Código Electoral, la CNE tiene 25 días para difundir el informe final, plazo que se cumplirá el 13 de enero. Sin embargo, Romero anticipó que esos términos tratarán de ser acortados "lo más que se pueda".

Romero anunció que el proceso de escrutinio está avanzando y que ya existe un resultado oficial, pero que el escrutinio es lento y depende del trabajo de las cortes departamentales de las nueve provincias del país. Hasta el momento la Corte Nacional escrutó el 8 por ciento de los votos confirmando la victoria de Morales.

Respecto a las denuncias de los partidos políticos y de centenares de ciudadanos sobre un supuesto recorte en el padrón electoral, por diversos motivos, Romero afirmó que la CNE no comenta denuncias de este tipo porque no le compete.

Pero, aclaró que los ciudadanos que no pudieron votar por haber sido excluidos de los registros fueron los que no sufragaron en las elecciones municipales de diciembre de 2004 y que salieron de las listas por mandato del Código Electoral.

Morales recibe fuerte apoyo del órgano político del MERCOSUR

Buenos Aires – El órgano político del Mercosur destacó hoy la "amplia" victoria de Evo Morales en las elecciones de Bolivia y propondrá la incorporación del país andino al bloque regional como miembro de pleno derecho.

La "amplia" victoria de Morales le dan el apoyo popular necesario para estabilizar al país, dijo hoy Carlos Álvarez, presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

El ex vicepresidente argentino anunció además que propondrá a los gobernantes del Mercosur "incorporar a Bolivia como miembro pleno" del bloque suramericano "para reforzarlo y aumentar la solidaridad entre los países de la región". En este sentido, señaló que hizo las consultas del caso con Marco Aurelio García, principal asesor sobre política internacional del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva.

Álvarez apuntó que el asunto será tratado en una reunión que Lula mantendrá en Brasil con su par argentino, Néstor Kirchner, a la que se prevé la asistencia del venezolano Hugo Chávez, quien ha puesto en marcha el ingreso de su país al Mercosur como miembro pleno.

Morales, candidato presidencial del Movimiento al Socialismo, podría sumarse al próximo encuentro entre los tres mandatarios, comentó el titular del organismo político del bloque suramericano. Bolivia tiene fuertes lazos económicos con Argentina y Brasil, país que es el principal inversor extranjero en la nación andina.

La victoria electoral "le da a Morales un piso de legitimidad muy fuerte para construir un nuevo marco democrático e institucional, un desarrollo más sólido con inclusión social", declaró Álvarez a la radio Mitre de Buenos Aires desde La Paz, donde asistió como observador de los comicios del domingo en Bolivia.

"El Mercosur debe jugar un papel de estabilizador, de consolidar la democracia: ahora hay que tratar de que los países cooperen con el desarrollo económico de Bolivia", puntualizó. Comentó que en Bolivia "hay mucha sorpresa: todo hacía prever una victoria de Morales rondado el 36 ó 37 por ciento, pero había mucho voto oculto, lo que generó esta sorpresa".

"Nunca un presidente había sacado esta votación", expresó Álvarez en referencia a cómputos provisionales que dan el triunfo a Morales con el 51,1 por ciento de los votos, seguido del ex presidente Jorge Quiroga, del partido Poder Democrático y Social (Podemos), con el 31,1 por ciento del respaldo popular.

Álvarez destacó que "esta situación en Bolivia es inédita, porque es el primer presidente indígena" y "se esperaba más fragmentación en los votos". Matizó que el líder indígena "va a tener que quebrar divisiones, va a tener que estabilizar la democracia en este país, una tarea muy importante".

Consideró que el triunfo de Morales se inscribe en un proceso de surgimiento de nuevos líderes en la región a raíz de la "crisis terminal de los partidos tradicionales" y "el protagonismo de los sectores que estaban excluidos".

"Más allá del diferente grado de desarrollo, lo que pasa en un país afecta al resto de la región: yo tengo una visión muy esperanzada sobre el éxito de la integración", apuntó el presidente del órgano político del Mercosur.

Revolución histórica

El futuro Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, afirmó que la victoria del MAS en las urnas con mayoría absoluta, es un hecho inédito en la historia reciente de la democracia boliviana.

"Es una revolución histórica, la gran diferencia es que es democrática y en base al voto. Más que una elección es un plebiscito que le ha dado al MAS una victoria irrefutable e inapelable, Bolivia entera ha votado por el cambio y ha marcado el rumbo del cambio democrático", dijo.

Al comprometer que el MAS-IPSP cumplirá con las 10 propuestas para el pueblo boliviano, donde destaca la nacionalización de los hidrocarburos, la asamblea constituyente, la autonomía para los pueblos y otras demandas, enfático señaló: "hemos derrotado la infamia, la mentira, hemos sabido resistir como saben resistir los pueblos indígenas en estos 500 años".

La consolidación de primera fuerza política ocasionó una reacción inusitada en la denominada clase política, el propio sistema y la embajada norteamericana: un informe del Consejo de Inteligencia de EEUU, denominado "Mapa del Futuro Global" identificó a Venezuela y Bolivia como dos países que forman parte del "eje del mal". La administración de George W. Bush, bajo el pretexto de "terrorismo internacional" puso en la mira al gobierno bolivariano de Hugo Chávez y al Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales.

A Evo no sólo le acusan de "narcoterrorista", "guerrillero" y "narcotraficante" sino que desde las esferas del poder mediático se ha desatado una campaña contra su persona e integridad, tratando de criminalizar a los movimientos sociales en su conjunto.

A pesar de esa sucia campaña en parte de los medios de comunicación, la única respuesta fue la verdad.

El que fue un humilde niño llamero -como cientos y miles de los que existen hoy en el árido altiplano boliviano- se ha convertido en una pesadilla para el imperio, para el neoliberalismo y para las transnacionales, pero en una esperanza para el pueblo, para las mayorías nacionales… Evo ha vuelto y somos millones…

«Una revolución en democracia»

Por Pablo Stefanoni y Eduardo Febbro, Página/12 desde La Paz

Alvaro García Linera acababa de poner un pie en la historia y recibía en su casa con la modestia de un hombre que vuelve al hogar después de un día de trabajo. Le faltaba la voz y, cuando hablaba, se notaba que buscaba en el fondo de sí mismo la serenidad que el momento imponía. El ex guerrillero, ideólogo del movimiento Ejército Guerrillero Túpac Katari, acababa de ganar en las urnas lo que no logró con las armas. La historia le dio la razón más elevada que se pueda obtener: la consagración por medio de la voluntad de la mayoría. En esta entrevista exclusiva con Página/12, cuando las pantallas ya mostraban la dimensión del triunfo de la izquierda indígena, el virtual vicepresidente de Bolivia ofrece un esquema del país futuro y de las claves del triunfo de Evo Morales.

–Usted ya es casi vicepresidente, ¿cuál es su primera reacción ante este triunfo que superó todo lo soñado y calculado?

–Bolivia se ha levantado, esta es una revolución democrática y ha dado una señal clarísima a América latina y al mundo que apuesta por cambiar este país, y lo va a hacer de manera estructural, sin medias tintas, ese es el mandato del pueblo. Recogemos con enorme alegría, humildad y agradecimiento esta señal y vamos a conducir lo que nos ha marcado la voluntad popular.

–¿Para usted es la derrota de un poder aristocrático que no supo entender a su pueblo o la victoria de una fuerza que supo entenderla?

–Son ambas cosas, es el cierre de un ciclo de veinte años, nefastos, terribles, que dejaron al país maltrecho, que dejaron al país postrado, que destruyeron nuestra economía, que debilitaron el Estado. Es el inicio de una nueva etapa que consideramos que va a durar décadas, en la que se va a reconstruir el poder del Estado, en la que se va a superar el colonialismo de 513 años, en la que se va a construir una economía al servicio de la gente, en la que la población va a recuperar su confianza y esperanza de vivir en esta patria de manera honesta, sana y con bienestar.

–¿Qué va a cambiar en Bolivia después de este triunfo plebiscitario de la izquierda?

–El mandato es muy claro: una nueva economía, un nuevo sistema y un nuevo comportamiento político. Hay que nacionalizar los hidrocarburos, recuperar la presencia del Estado. En el ámbito estratégico hay que acabar con las privatizaciones y el debilitamiento del Estado y potenciar la microempresa, potenciar al empresariado boliviano, potenciar la economía indígena y campesina. En lo político: Asamblea Constituyente, fin del colonialismo, presencia de indígenas en el poder. El poncho y la corbata consolidándose como el símbolo de la unidad de Bolivia. Y un Estado descentralizado política y administrativamente que dé paso a un nuevo régimen de autonomías consolidando la unidad del Estado.

–En Santa Cruz los resultados están dando el 31 por ciento para el MAS, ¿eso acaba con el discurso de las dos Bolivia?

–Ya no hay una Bolivia polarizada entre regiones. Este mandato de cambio está presente en todo el país, desde el Oriente hasta el Occidente, en la ciudad y el campo, entre mestizos e indígenas, entre empresarios y trabajadores. Es un mandato de la Nación, no un mandato de clase, ni de una región ni de un grupo étnico, es la Nación la que se ha puesto de pie. Es un mandato solamente comparable al de revoluciones, como la Revolución Nacional (de 1952). Solamente en esas etapas se llegó a resultados semejantes. Y quedaron atrás los intentos de dividir artificialmente el país.

–¿La Bolivia que usted encarna es la Bolivia del Mercosur, de la Comunidad Andina o está más cerca de Chile, mirando hacia el mercado estadounidense?

–Es una Bolivia de integración regional. Una Bolivia que ve al continente, a los países andinos, como el gran escenario para irconstruyendo una gran plataforma continental que nos ubique de manera firme, de manera sólida, en condiciones de igualdad a las grandes plataformas planetarias. Respecto de Chile, nuestra posición es contundente, quisiéramos que Chile rompa la marginalidad en la que se ha movido respecto del continente y se integre a la región. Nosotros estamos dispuestos a abrir los brazos pero la salida soberana es la salida soberana de Bolivia al océano.

–En una entrevista con usted hablamos de aquel pasado en el Ejército Guerrillero Túpac Katari, de la lucha armada, ahora nos dice que la democracia permite obtener las mismas reivindicaciones por otras vías. ¿Esto es una legitimación por las urnas de una gran fase histórica de América latina?

–Definitivamente, lo que hicimos 15 años atrás era buscar la igualdad, el poder y el reconocimiento de los pueblos indígenas. Lo hicimos por una vía, y hoy el mismo objetivo se está realizando a partir del voto y de la acción democrática. Por eso decimos que es una gran revolución democrática, un ciclo abierto en 2000 que ahora se está completando con esta revolución descolonizadora a través del voto y de la democracia.

–¿Sigue vigente lo de la salida pactada después de esta avalancha de votos?

–Se mantiene, seguimos manteniendo la línea. Esta lucha por el poder debe resolverse de manera pactada. Lo que ahora se ha dirimido es qué sector va a encaminar, a dirigir ese pacto. Y lo que se está mostrando es que los indígenas tienen el liderazgo moral e intelectual de esta salida que redistribuya el poder entre regiones, grupos étnicos y sociales. Hay una nueva hegemonía histórica que hoy se consagra democráticamente con la elección y debe cristalizarse institucionalmente con la Asamblea Constituyente.

–¿Cómo imagina la relación con Estados Unidos a partir del 22 de enero?

–La señal es muy clara. El pueblo se ha pronunciado. Nuestra esperanza es que el pueblo y el gobierno norteamericano entiendan y acepten esta señal. Vamos a mantener la continuidad de los lazos de cooperación y de diálogo. Pero ningún presidente norteamericano ni funcionario ni embajador definirá lo que tenemos que hacer los bolivianos. Nadie va a definir ministros ni leyes. Va a haber relaciones sobre el principio de la soberanía y el respeto mutuo entre Estados.

Revolución política

Por Claudio Uriarte, Página/12

La Bolivia profunda se ha expresado. Un torrente de votantes rurales previamente ignorados por las encuestas y el sistema político, pero hoy desenterrados de la indiferencia y la abstención por el liderazgo del candidato cocalero Evo Morales, virtualmente ha puesto el viejo país cabeza abajo. En otras palabras: que un país que hace sólo tres años supo elevar a la primera magistratura al anglohablante Gonzalo Sánchez de Losada y aún antes al ex dictador Hugo Banzer Suárez encumbre ahora con la mayoría absoluta de los votos al primer presidente indígena de América latina no puede reflejar sólo un drástico viraje del humor de los votantes, sino un cambio del censo electoral que ayer se representó en las urnas. Es nada más ni nada menos que el surgimiento de una nueva Bolivia.

El giro a la izquierda en la región se profundiza, y la política norteamericana parece cada vez más fuera de época. Porque, al margen de la clásica indiferencia unilateralista de gran potencia de Estados Unidos hacia América latina, y de las realidades políticas propias de los países que la comprenden, es muy posible que los estilos prepotentes y anacrónicos con el que las embajadas norteamericanas siguen tratando de imponer sus preferencias políticas locales (Bolivia y Venezuela son dos ejemplos flagrantes, pero no los únicos) estén logrando el efecto de catapultar el resultado precisamente opuesto, sea en Caracas como en La Paz. Irónicamente así lo advirtió hace poco el ahora derrotado candidato derechista y delfín banzerista Jorge "Tuto" Quiroga, al señalar que "gran parte de la campaña de Evo se la ha hecho la Embajada norteamericana". Pero Estados Unidos es inflexible en su política –combatida por Morales– de erradicación de cultivos de coca, y éste puede ser un punto de fricción considerablemente más grave –por las obsesiones estadounidenses con los "agujeros negros" geopolíticos creados por los negocios ilegales– que los forcejeos del futuro gobierno con las compañías de hidrocarburos.

Esta no va a ser una experiencia fácil ni carente de traumas –particularmente en relación con los autonomismos regionales de las zonas más privilegiadas, como Tarija y Santa Cruz de la Sierra–, pero, por un considerable lapso de tiempo político, Evo tiene en su haber la formidable y contundente legitimidad del voto conquistado. Esa misma que hizo que Quiroga se adelantara a concederle el triunfo antes de que el conteo oficial estuviera en regla, y que ahora le representa un camino abierto con luz verde.

Morales aseguró la mañana de este lunes que la venta de gas a la Argentina "no va a cambiar en nada" cuando asuma la primera magistratura. Indicó Morales que, por el contrario, "vamos a mejorar, ampliar el mercado hacia la Argentina", aunque resaltó que "cambiará que el negocio del gas no sea de transnacional a transnacional, sino que sea de Estado a Estado".

En declaraciones a radio Continental, el representante indígena del Movimiento al Socialismo resaltó que anoche recibió una llamada telefónica del presidente Néstor Kirchner en la que lo felicitó felicitándome, y de "varios presidentes de Latinoamérica y representantes de Europa".


Descarga la aplicación

en google play en google play