Escúchenos en línea

Diputados sin acuerdo; directiva en veremos

None | 11 de Enero de 2006 a las 00:00

Según fuentes de la bancada de Ortega, su propósito es integrar una directiva con la mayor cantidad posible de votos. "Tenemos 48 votos, pero preferimos lograr el respaldo del PLC", confió a Radio La Primerísima, un diputado del FSLN. No quiso brindar razones de ese objetivo.

Ninguno de los dos bandos trata ya de imponer a su respectivo candidato, e incluso aceptaron tácitamente entregar la presidencia a los partidos minoritarios, pero mantienen posiciones divergentes en cuanto a quién debe ser el diputado que ocupará el cargo.

Los sandinistas apoyan Augusto Valle. En la fórmula, que cuenta con el visto bueno de Bolaños, el sandinista y titular saliente, René Núñez, ocuparía la primera vicepresidencia y un miembro del PLC sería el segundo vicepresidente. El principal problema de Valle es su adicción al alcohol y las drogas, que lo han llevado varias veces a centros de rehabilitación privados y hasta internarlo en un centro siquiátrico.

Valle pertenece a la bancada de ALN, la agrupación del banquero Montealegre conformada en julio pasado por disidentes liberales y conservadores como alternativa electoral al PLC. A última hora, la postulación de Valle fracasó, porque Montealegre pidió a su bancada que nominara al cargo a una diputada de su mayor confianza, María Eugenia Sequeira.

A eso se suman las deserciones en la facción del gobierno, que actualmente cuenta con el respaldo de dos legisladores, uno de los cuales, Miguel López, se distanció del presidente Bolaños porque no quiso postularlo para el cargo. López logró sin embargo que la bancada del PLC y evangélica apoyaran su candidatura, pero no alcanzaba aún reunir el mínimo de 47 votos para ocupar el puesto.

La verdad es que "ninguno de los candidatos (Valle y López) tenía los 47 votos, y por eso la elección quedo 'stand by'", dijo el diputado sandinista José Figueroa.

Según la propuesta Ortega-Bolaños, otro diputado de las llamadas "bancaditas" estaría en la tercera vicepresidencia, mientras que los liberales también tendrían la primera secretaría. La segunda y tercera secretarias serían para un sandinista y un independiente, respectivamente. El PLC, sin embargo, quiere tener como presidente a Miguel López, de la oficialista Alianza por la República, y además, que Enrique Quiñónez –quien fracasó en su intento por ser presidente de la directiva– ocupe la primera vicepresidencia. El gato al agua se lo llevará, por lo tanto, el partido que consiga cortejar mejor a las bancaditas y así sumar los 47 votos reglamentarios para elegir la Junta Directiva.

El presidente Bolaños y el jefe sandinista, Daniel Ortega, acordaron este miércoles unir votos para elegir la nueva directiva. Según la esposa de Ortega, Rosario Murillo, quien es la vocera oficial del Frente Sandinista (FSLN), los dos políticos acordaron elegir una directiva que esté representada por dos diputados sandinistas, dos del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y tres miembros de las bancadas minoritarias afines al gobierno: Alianza Liberal Nicaragüense (ALN, de Eduardo Montealegre) y los tránsfugas de otros partidos.

"Contamos con los votos para conformar una directiva" pluralista, señaló la vocera sandinista. Otras fuentes dijeron que el diputado seleccionado para encabezar la directiva es Eduardo Gómez Urcuyo, quien hasta la mañana del miércoles era parte del bando del PLC. También habrían logrado conquistar a Delia Arellano, del Partido Camino Cristiano, y que ha decidido abandonar a su colega Guillermo Osorno, para integrar la nueva directiva.

Con esos dos votos, más los 38 sandinistas, un independiente y 7 del grupo de los banqueros de Eduardo Montealegre, el bloque Ortega-Bolaños tendría 48 votos asegurados, uno más de la cantidad necesaria.

Se menciona al sandinista René Núñez como primer vicepresidente y a María Eugenia Sequeira de los banqueros, como primera secretaria. El acuerdo entre Ortega y Bolaños habría sido alcanzado al margen de los intereses del PLC, que controla 40 escaños. El PLC propone llevar a la presidencia al diputado oficialista Miguel López, presidente del partido oficialista APRE, que postula como candidato presidencial a José Antonio Alvarado.

Lo ocurrido el miércoles por la mañana

Al hemiciclo parlamentario asistieron la gran mayoría de los diputados, pero fueron pocos los que registraron su asistencia en la pantalla electrónica y casi una hora después de lo programado, el diputado Castillo Osejo, anunció un período de 15 minutos para verificar el quórum y reiniciar finalmente la sesión especial.

Al no existir la asistencia requerida, el presidente de la mesa de edad, advirtió que aplazaría la sesión para el próximo viernes, para que las bancadas –dijo- continuaran negociando, "pues debemos encontrar la solución al problema".

El Parlamento debió elegir desde el pasado nueve de enero, a su nueva junta parlamentaria, pero tras una maratónica jornada de siete horas sin acuerdos, la misma fue suspendida para ser reanudada este miércoles, en la cual aún no ha habido ninguna elección de la junta directiva por la falta de acuerdos entre los diputados.

"No hay un consenso definitivo. Ha habido intensas negociaciones, pensábamos elegir hoy (a la nueva Junta Directiva), pero a última hora hubo problemas. Ninguno de los candidatos (a presidente del Parlamento) tenía los 47 votos y por tanto la situación quedó en stand by", declaró el diputado sandinista José Figueroa.

"Ninguna de las dos bancadas mayoritarias tenemos los votos necesarios para elegir un candidato de consenso", confirmó su homóloga liberal María Auxiliadora Alemán, quien culpó a los sandinistas de no registrarse para hacer quórum.

La jornada del martes

Este martes, el diputado Alfonso Ortega Urbina anunció este martes su retiro de las filas del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), para apoyar la bancada legislativa de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) de Eduardo Montealegre. "Tengo la intención de adherirme a esta bancada, porque entiendo que la ALN es una fuerza que puede unir a los distintos movimientos democráticos (de derecha) del país" para los comicios presidenciales de noviembre próximo, afirmó Ortega Urbina, de 81 años, tío de Daniel Ortega y ex embajador en Canadá, durante el gobierno de Arnoldo Alemán.

Dijo que decidió abandonar el PLC, principal fuerza derechista, para apoyar la candidatura de Montealegre, y reforzar la bancada de 7 diputados que este grupo logró conformar en el Congreso. Con la deserción de Ortega, la bancada del PLC queda reducida a 40 escaños, de los 53 que tenía en el 2002 cuando inició el período legislativo, pero siguen siendo el bloque más numeroso del parlamento de 91 diputados.

El desmembramiento del PLC empezó en el 2002 cuando Alemán fue emplazado por la justicia a responder por graves acusaciones de corrupción cometidas durante su mandato, y por las cuales fue condenado a 20 años de cárcel, que actualmente cumple en libertad condicional.

La ALN surgió el 3 de julio pasado como una alternativa electoral de un sector representativo de la derecha que apoya las aspiraciones presidenciales del ex canciller y disidente el PLC Eduardo Montealegre.

La mañana de este martes, demacrado y sin garra, el diputado liberal Enrique Quiñónez admitió su derrota en el intento de ser el próximo presidente de la Asamblea Nacional, y dijo que declinaba su candidatura en aras de la bienandanza de la vida legislativa. Visiblemente afectado por la derrota del lunes, cuando no pudo lograr los 47 votos necesarios, Quiñónez exigió a sus antiguos colegas de partido, la bancada de siete diputados del grupo de Eduardo Montealegre, que voten ahora por Miguel López y desistan de su alianza con los sandinistas.

Quiñónez se mostró más conciliador y dijo que su partido está dispuesto no sólo que se le ceda un puesto a los simpatizantes de Montealegre, sino también a buscar un acuerdo con el Frente Sandinista.

Quiñónez también habló del caso Miranda. "Sólo Dios, Ortega, la Chayo y Lenín Cerna" saben qué fue lo que pasó. Nosotros vamos a dejar en manos de Dios eso y si era una misión de filtración, a como dijo Daniel Ortega, al menos conocieron mi oficina y el criterio que tengo del Frente Sandinista", dijo Quiñónez.

Quiñónez reconoció que fueron sorprendidos y engañados por la actitud de Miranda, pero dijo que éste fue sometido a una inmensa presión sicológica y hasta amenazas de muerte, que seguramente lo obligaron a revertir su decisión de cambiarse a la bancada del PLC.

La "explicación" de Ortega tuvo diversas reacciones en la Asamblea, pero en lo general hubo coincidencia en que fue "una salida de baño" que les permite a los sandinistas recuperar un voto, importante en el último año de esta Asamblea Nacional.

Además, en los círculos parlamentarios ya se da por un hecho que Miranda nunca más volverá al hemiciclo parlamentario, pues será su suplente, Venancio Ibarra, quien asumirá permanentemente el escaño.


Descarga la aplicación

en google play en google play