Escúchenos en línea

Por sexta ocasión no hubo elección

None | 15 de Enero de 2006 a las 00:00

Nuevamente se suspendió este lunes la sesión especial de la Asamblea Nacional para elegir a las nuevas autoridades del parlamento. El Parlamento entró este lunes en su segunda semana de parálisis, al fracasar la sexta convocatoria para elegir a la nueva junta directiva de este poder del Estado, por un conflicto de intereses entre las fuerzas política.

La pugna obligó al presidente provisional del parlamento, el diputado José Castillo Osejo, a postergar la elección para este martes a las diez de la mañana, bajo la advertencia de no que cerrará la sesión hasta que los diputados designen al nuevo presidente y los seis miembros directivos del Congreso.

"La directiva de edad (que preside de manera provisional el legislativo) está dispuesta a amanecer, si es necesario, para que mañana (martes) elijamos" a las nuevas autoridades, sentenció.

Los puestos son disputados por las bancadas mayoritarias del Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), y el bloque minoritario de Alianza Liberal Nicaragüense (ALN, derecha), que conforman disidentes liberales.

Ninguna de las tres fuerzas ha logrado hasta el momento reunir el mínimo de 47 de un total de 91 votos parlamentarios que se requieren para escoger a los candidatos de su preferencia en la dirección del poder legislativo.

La Asamblea Nacional está integrado por 40 diputados del PLC, 38 del FSLN, siete de ALN y seis legisladores del gobierno evangélicos e independientes que andan sueltos buscando alianzas con el mejor postor.

Tras 10 días de forcejeos, las bancadas lograron este lunes ponerse de acuerdo para nominar al diputado del Apre, Eduardo Gómez, para la presidencia de la Junta Directiva del Parlamento, pero seguían sin acuerdo sobre quien ocupará la vicepresidencia, que es fuertemente disputada por el FSLN y el PLC, y los otros cargos directivos.

El estancamiento del trabajo parlamentario ha generado fuertes críticas del gobierno, que espera la aprobación de varias leyes y créditos para impulsar su plan económico, y también de la empresa privada, la iglesia católica y la ciudadanía.

Diputado Arce acusa a liberales de bloquear elección

El sexto intento por elegir la nueva directiva de la Asamblea Nacional fracasó este lunes, en medio de una lluvia de acusaciones entre liberales arnoldistas y sandinistas y sus respectivos aliados, en una carrera por controlar a ese poder del Estado.

"Mi apreciación es que estamos prisioneros de las contradicciones entre los liberales", aseguró el legislador Bayardo Arce del Frente Sandinista, al término de la frustrada sesión plenaria de este lunes.

Arce, miembro del equipo negociador del Frente Sandinista, alegó que las contradicciones entre las fuerzas liberales mantienen prisioneros al resto de bancadas, y confirmó que ahora impide la elección de la nueva junta es la imposición del representante de Herty Lewites, Orlando Tardencilla, quien está presionando por un cargo directivo.

Arce también señaló inconvenientes en la posición de los diputados de Eduardo Montealegre, que ahora no quieren a Augusto Valle en la tercera vicepresidencia, cargo que también reclama Tardencilla.

El diputado Eduardo Mena, del equipo negociador del PLC, dijo que para solventar la actual crisis institucional que vive el parlamento nicaragüense, se debería retomar lo establecido en el reglamento interno de la Asamblea y dar cupo en la nueva junta directiva a las bancadas que son producto de las elecciones generales del 2001: PLC, FSLN y las que se conformaron posteriormente según los requisitos.

Mena rechazó las supuestas representaciones del APRE, Alternativa Cristiana, ALN-PC (de Eduardo Montealegre), y dijo que éstos solo han traslado sus nuevas condiciones políticas a la Asamblea y ahora quieren apoderarse del parlamento. Sin embargo, el partido de Mena, el PLC presiona desde su pacto con el ARPRE y Alterntiva Cristiana.

El plenario fue convocado nuevamente para sesionar este martes, y según el presidente de la junta de edad, José Castillo Osejo, ningún diputado abandonará la Asamblea mientras no se elija la junta directiva.

Seguidores de Montealegre han sido candidatos a directivas del Parlamento

Seis de los siete miembros de lo que ahora llaman la bancada de Eduardo Montealegre, han sido candidatos para cargos en la nueva junta directiva, un acontecimiento nunca visto en la historia parlamentaria de Nicaragua.

Doce son los diputados que hacen presión actualmente desde cuatro supuestas bancadas y al margen del reglamento interno de la Asamblea Nacional, pero amparados por las bancadas mayoritarias, en un afán por controlar ese importante poder del Estado nicaragüense.

Según la proporcionalidad entre el número total de diputados de la Asamblea Nacional (91) y los siete cargos en la junta directiva, la lógica indica que cada diputado debería contar con al menos 13 votos para optar a uno de los puestos, lo que en la realidad anularía cualquier posibilidad para los siete simpatizantes de Eduardo Montealegre, el representante de Herty Lewites (Orlando Tardencilla) y los dos diputados de Camino Cristiano.

Eduardo Mena, negociador por el FSLN y aspirante a la segunda Secretaría, dijo que la salida a la crisis del Parlamento es apegarse al reglamento interno y elegir proporcionalmente. De ser así, ninguno de los que actualmente presionan apoyándose en las encuestas sobre resultados electorales podría ocupar un cargo directivo en la Asamblea.

Mena no descarta un arreglo entre el PLC y el FSLN. "Eso, dijo, dejaría por fuera a los grupos pepescas que quieren apoderarse del parlamento".

PLC da marcha atrás y veta a René Núñez

Otra vez se enreda la votación de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional. El sábado, tras reunirse con su caudillo Arnoldo Alemán, los diputados del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) anunciaron que aceptaban la presidencia del diputado bolañista Eduardo Gómez y que no vetarían a ningún diputado sandinista.

Pero la mañana del domingo, cambiaron la decisión: ahora han decidido vetar la candidatura de René Núñez Téllez, diputado y dirigente del Frente Sandinista, quien en vista de su fracaso para reelegirse como presidente, quiere ahora el cargo de primer vicepresidente. En la reunión participaron Enrique Quiñónez y Eduardo Mena, del PLC; Orlando Tardencilla, de Alternativa Cristiana (AC) y aliado de Herty Lewites; Guillermo Osorno, de Camino Cristiano Nicaragüense (CCN) y Miguel López Baldizón, de la Alianza por la República (APRE).

El propio Quiñónez –obligado a declinar su candidatura porque no obtuvo los 47 votos– dijo que este lunes propondrán a un candidato unificado de la derecha, para ocupar la primera vicepresidencia del Parlamento. "Será una sorpresa", aseguró Quiñónez, quien también prometió demostrar en la sesión de este lunes, el pacto entre la bancada de los banqueros (disidentes liberales, adscritos a Eduardo Montealegre) y la del FSLN.

La bancada del PLC acordó el sábado respaldar en la Asamblea Nacional la elección del diputado Eduardo Gómez como presidente de dicho poder legislativo. Quiñónez dijo entonces que la decisión se oficializó porque los liberales constitucionalistas "habíamos hecho un acuerdo institucional de apoyar a un candidato de la bancada Azul y Blanco", fracción en la que milita Gómez.

Fuentes políticas informaron de que la viabilidad de la candidatura de Gómez surgió después de que el diputado Miguel López, también de APRE, renunciara en la noche del viernes a su aspiración de presidir el Parlamento. López también anunció su apoyo y el de su partido, afín al presidente Enrique Bolaños, a la candidatura de Gómez, un ingeniero agrónomo y productor agropecuario.

El PLC había resuelto apoyar la candidatura de Núñez. La diputada liberal María Auxiliadora Alemán así lo informó tras celebrar una reunión con Alemán en la hacienda de éste, El Chile.


Descarga la aplicación

en google play en google play