Escúchenos en línea

Conflicto en sector salud se intensifica

None | 30 de Enero de 2006 a las 00:00

Los médicos pro salario mantienen una huelga desde hace más de dos meses en reclamo por el incremento salarial, aunque las medidas de protestas se agudizaron hace más de dos semanas ya que el gobierno no se sienta a negociar con las partes en conflicto.

Los tranques se mantenían hasta después del mediodía, ilustrados por mantas que rezan una serie de consignas de protestas como "FMI: Ladrón y Hambre", hasta "Diputados, tus 92 millones el pueblo los necesita".

El Gobierno alega que de ofrecer un incremento salarial en las proporciones que demandan los médicos, significaría descarrilarse de los programas de ajustes pactados con los organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM).

Cardenal sugiere diálogo para poner fin al paro

El cardenal Miguel Obando y Bravo sugirió el martes un diálogo entre el Gobierno y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para poner fin al paro de médicos que cumple 11 semanas y al que se han sumado los trabajadores de la salud.

"Pienso, con todo respeto, que el señor Presidente (Enrique Bolaños) debe dialogar con la persona que él perfectamente bien conoce, para que la problemática pueda arreglarse", dijo Obando refiriéndose sin mencionarlo al líder sandinista Daniel Ortega.

El vocero presidencial Lindolfo Monjarretz responsabilizó este lunes al FSLN por la huelga de los trabajadores de salud y del Sistema judicial, y por las amenazas de los transportistas de tomar igual medida en demanda de subsidios.

La huelga que desde hace más de dos meses sostienen los Médicos Pro Salario se fortaleció este lunes después que la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) decidió sumarse a sus demandas, mediante un plan de lucha que podría concluir en un paro total en el sector. Trabajadores de salud de áreas de apoyo de los hospitales se lanzaron a las calles con plantones y cierres esporádicos del tráfico en zonas aledañas a sus centros de trabajo.

La incursión de enfermeras, auxiliares de enfermería, camilleros, técnicos de laboratorio, entre otros, agudizó la huelga den sector salud, que desde noviembre realizan unos 3.000 médicos de los hospitales y centros de salud.

La Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD), que agrupa a más de 22.000 empleados, reclama un aumento de 48% en los salarios, negociar un convenio colectivo y el cierre de las áreas de atención privada en los hospitales estatales.

Los trabajadores del hospital "Lenín Fonseca" con mantas en sus manos cerraron por unos minutos una de las avenidas de la capital para impedir el tráfico de vehículos. El dirigente de Fetsalud, doctor Gustavo Porras, dijo a los medios locales que la demanda de un ajuste salarial es del 48 por ciento.

Otra de las demandas de los trabajadores de la salud es agilizar las negociaciones del Convenio Colectivo y el cierre de las áreas privadas de los hospitales públicos, porque consideran que fomentan la privatización de la salud.

La decisión de los Trabajadores de la Salud (FETSALUD) de sumarse a la huelga médica en demanda de aumentos salariales otorga un nuevo aspecto a la situación que se vive en los hospitales públicos. Los trabajadores, entre médicos, enfermeras, camilleros, técnicos de laboratorio y demás empleados del sector, iniciarán el paro a partir de este lunes para exigir al gobierno un aumento de sueldo y la negociación de un convenio colectivo.

El secretario General de FETSALUD y diputado sandinista Gustavo Porras, explicó que las protestas se desarrollarán en cuatro etapas: en la primera semana realizaran plantones frente a los centros hospitalarios, en la segunda semana las protestas serán frente a los organismos internacionales y en la tercera semana los trabajadores de la salud se movilizarán a los barrios y departamentos del país para sensibilizar a la población.

La huelga de FETSALUD se agudizaría en la cuarta semana, es decir después del 17 de febrero, fecha en que promete una gran marcha nacional con todas las federaciones de trabajadores de la salud, las cuales según Porras, suman unos 22 mil afiliados. Asimismo, amenazan con cerrar las áreas privadas de los hospitales públicos a partir de la cuarta semana de protesta.

FETSALUD, se comprometió a no cerrar las salas de emergencia como hicieron sus colegas de la Federación Médica desde hace dos semanas, pero demandan, el cierre de las áreas privadas en los centros asistenciales públicos y un mayor presupuesto para comparar medicamentos. Adicionalmente, Fetsalud reclama 50 millones de córdobas (2,9 millones de dólares) para abastecer con medicinas los diferentes hospitales del sistema de salud que en su mayoría se encuentran desabastecidos.

Más de 3.000 galenos del movimiento de Médicos Pro Salario se encuentran en huelga desde el 14 de noviembre pasado, para demandar un aumento de sueldo del 140 por ciento. Los huelguistas demandan que el aumento de sueldo sea del 70 por ciento para este año y otro 70 por ciento para el próximo año.

Los médicos han prometido que también se harán plantones frente a los edificios de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y del Sistema de Naciones Unidas.

El Gobierno ha argumentado que no tiene suficientes recursos para otorgar el aumento que los médicos demandan y ha llamado a los dirigentes del paro a que lo depongan para poder negociar una salida viable, luego que el Ministerio del Trabajo declaró ilegal la huelga.

La huelga médica mantiene paralizado el sistema de salud, mientras otros gremios como el de los transportistas, magisterio y trabajadores judiciales amenazaron con iniciar paros de labores en demanda de más recursos para mejorar los sueldos para sus trabajadores.

La huelga mantiene semiparalizados los 34 hospitales públicos del país, donde desde hace varias semanas no se realizan consultas externas ni las operaciones quirúrgicas programas por el sistema nacional de salud.

Al referirse al paro de los trabajadores aglutinados a Fetsalud el doctor Gustavo Porras dijo que "nos movilizaremos de tal forma de tener contacto con la población, porque la lucha va mas allá de un salario, también incluye aumento de fondos para medicamentos en los hospitales para una mejor atención a la población y eliminar los cobros en las áreas privadas", dijo.

Los salarios vigentes en el sector salud son entre 70 y 500 dólares mensuales para las distintas ocupaciones.

Trabajadores de juzgados realizan plantón frente a CSJ

Los trabajadores de los Juzgados de Managua realizaron este martes un plantón frente a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), en demanda de un ajuste salarial de hasta un 20 por ciento.

En el interior de la institución, los dirigentes de los trabajadores sostuvieron una reunión con el magistrado de tendencia sandinista Rafael Solís. Extraoficialmente se conoció que no existe ningún proyecto encaminado a resolver la demanda de los trabajadores, pero se espera que las partes alcancen acuerdos en el transcurso de esta semana.

Este lunes, el presidente de la CSJ, el magistrado de tendencia liberal Manuel Martínez, durante una visita en los juzgados, dijo que el Poder Judicial no tiene presupuesto para satisfacer las demandas de los trabajadores.

Pero el magistrado Solís aseguró que si cuentan con un monto extra de 100 millones de córdobas, los cuales podrían ser usados en aumentos salariales.

Maestros suspenden huelga

El inicio del año escolar seguirá su curso normal después que los maestros amenazaban con irse a un paro de labores por mejoras salariales del magisterio nacional y que estaba prevista a comenzar el próximo lunes seis de febrero.

El secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, José Antonio Zepeda anunció este lunes que decidieron suspender la huelga de la próxima semana, tras lograr una serie de acuerdos con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (MECD), referente a la creación de un fondo común, que servirá para desarrollar proyectos de viviendas y planes de becas para los maestros.

Sin embargo, la amenaza de una huelga continua latente por parte del magisterio porque los educadores también reclaman un incentivo de 1.500 córdobas, que se les debería entregar el día nacional del maestro y que el Ejecutivo se niega a cumplir.

El caso de los buseros

Desde el pasado viernes comenzó a correr el plazo dado por los transportistas al gobierno para que se les conceda un subsidio de 20 millones de córdobas mensuales (1,5 millones de dólares). En caso contrario, los buseros advirtieron que a partir del 6 de febrero próximo paralizarán el transporte público en esta capital y en los municipios aledaños de El Crucero y Ciudad Sandino.

No podemos pasar todo el año esperando una respuesta del ministro de Hacienda, ni del Presidente, ni del Alcalde de Managua, expresó la víspera el presidente de la Unión Regional de Cooperativas de Transporte Urbano, Rafael Quinto. De acuerdo con Quinto, el 80 por ciento de lo que consumen los transportistas depende de los precios del petróleo, cuyo incremento en los últimos tiempos, afirma, es la razón principal de su demanda de subsidio.

El gremio alega que desde hace tres años mantienen cobrando 2.50 córdobas (15 centavos de dólar) por el pasaje, lo que les genera pérdidas de casi cinco centavos de dólar por pasajero. Las quejas de los transportistas en cuanto a las pérdidas es respaldada por el Instituto Regulador del Transporte de Managua (IRTRANMA), el cual reconoció que el costo real es de 3.46 córdobas (unos 20 centavos de dólar).

IRTRANMA, sin embargo, se niega a autorizarles un aumento del precio del pasaje, extremo al que los "buseros" aseguran tampoco quieren llegar para no afectar a la población de bajos ingresos, sus principales clientes.

Quinto descartó igualmente que sus demandas tengan algún tinte político o formen parte de una estrategia para desestabilizar el país, que sufre desde hace dos meses una huelga médica y tiene a las puertas un paro escalonado de los maestros.

La iglesia católica expresó el domingo preocupación por el anuncio de protestas en la capital lo que podría provocar un caos, según advirtió el sacerdote Bismark Conde, durante la homilía en catedral.

Gobierno denuncia presión de sindicatos

El gobierno que preside el presidente Enrique Bolaños aseguró este lunes que los sandinistas tratan de desestabilizar el país por medio de la paralización general de actividades de los sindicatos de la salud, educación y justicia prevista para la próxima semana.

"Sería triste y lamentable que un partido político que aspira al poder trate de desestabilizar el país causando inquietud en la población, tropiezos económicos y desestimular la inversión", dijo el vocero presidencial Lindolfo Monjarretz.

Tres importantes organizaciones sindicales controladas por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) anunciaron que a partir del 6 de febrero saldrán a las calles demandando aumentos salariales. A la huelga se sumaría un paro del transporte en demanda de subsidios.

"Esas amenazas son un chantaje político a la población, además de ser una perversión de la política", insistió Monjarretz.

Monjarretz aseguró que el gobierno intenta buscar soluciones a los problemas de la población y advirtió que los sandinistas podrían tener que pagar el costo político de los paros en las próximas elecciones generales de noviembre.

"Si a un partido político que no le importa que la gente camine largas distancias, que los niños no vayan a las escuelas y que los enfermos se mueran por falta de atención, esto sería una perversión política que aumentará la desconfianza en la clase política", aseguró el portavoz presidencial.

"Y si de costos políticos y electorales hablamos frente a esta situación, la gente verá claramente cómo actúa cada partido político y cuál será su mejor opción en las elecciones de noviembre", puntualizó.


Descarga la aplicación

en google play en google play