Escúchenos en línea

Plantones médicos, gobierno sordo

None | 3 de Febrero de 2006 a las 00:00

Los más de 2.500 galenos reclaman un incremento salarial de 30% y otros beneficios socioeconómicos, pues aseguran que apenas devengan entre 200 y 300 dólares mensuales.

En tanto la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), con unos 23.000 afiliados, que también se sumó a la huelga exigen un aumento mínimo de 40% para todo el sector y más presupuesto para medicamentos, así como el cierre de las áreas privadas en los hospitales.

A como lo habían anunciado, los trabajadores del sector salud continuaron con protestas en diferentes puntos de la capital, tras el fracaso en las negociaciones con las autoridades de Gobierno en el Foro de Salud.

El gobierno invitó a los huelguistas a participar en un foro el martes, sobre Carrera Sanitaria y Política Salarial, sin embargo, la idea fue rechazada por el dirigente de Fetsalud, Gustavo Porras, aduciendo que "eso no da una repuesta inmediata a la problemática".

Tanto médicos, camilleros, enfermeras y personal de laboratorio realizaron este viernes tranques por espacios de 5 ó 10 minutos en la rotonda Rubén Darío, en la Rotonda Universitaria, reanudando los tranques en la vía pública por lo que la Policía Nacional desvió el tráfico que circula en las inmediaciones del circuito universitario (UCA, UNAN y UNI).

En otro punto de Managua, los médicos Pro Salario estuvieron realizando tranques en protesta contra el Gobierno, los galenos con mantas y pancartas en mano se ubicaron frente a los semáforos de Rubenia y en las inmediaciones de la Asamblea Nacional como parte de sus acciones de protesta.

El doctor Gustavo Porras, ofreció este viernes una conferencia de prensa, en la que anunció que el lunes iniciarán marchas nacionales, ante los desacuerdos que mantienen con el Gobierno, por la demanda del incremento salarial sobre el orden del 45%.

El dirigente de Fetsalud, reiteró que a partir de la próxima semana realizarán plantones frente a la sede de los organismos financieros internacionales con sede en Managua. Asimismo los trabajadores amenazan con cerrar las áreas privadas de los hospitales públicos a partir del 13 de febrero, si las autoridades no atienden sus demandas.

Desde mediados de esta semana, las protestas médicas pasaron a las calles, en donde desde el pasado miércoles iniciaron una serie de tranques en las principales vías de la capital, mismas escenas que se repitieron este viernes.

Porras había confirmado que la protesta se llevará a niveles más elevados, en un intento por forzar al Presidente de la República a firmar un proyecto de reforma presupuestaria, que incluya el aumento salarial.

Paro laboral devela precariedad del sistema de salud

Me dijeron que tenía que comprar los clavos, platina y un resorte para operarme la pierna, sino van a cortarme el pie porque en el hospital no hay eso", cuenta Oliver Espinoza, un muchacho de 14 años que espera ser operado en el hospital materno-infantil de Managua.

Afuera, los empleados en huelga de la institución paralizan el tráfico vehicular y realizan otras manifestaciones de protesta, exigiendo mejoras salariales.

Espinoza aguarda en una cama del hospital desde hace dos semanas, mientras sus padres intentan reunir los 300 dólares que cuestan los materiales necesarios para la intervención quirúrgica.

Oliver, atropellado por una motocicleta, fue llevado al hospital donde le colocaron un yeso y le dan analgésicos para calmar el dolor, mientras lo operan para tratar de salvarle su pierna.

Su padre, quien trabaja como guarda en una empresa, gana 60 dólares mensuales y con eso apenas le alcanza para sostener a una familia de cinco miembros, según relató a la AFP Erving Espinoza, primo de Oliver.

En el hospital no hay materiales para realizar la operación, pero tampoco hay sillas de ruedas y las pocas que existen están en mal estado, por lo que el muchacho debe permanecer en su cama o depender de un familiar para ir al baño o tomar el sol.

La situación de Espinoza no es única. La población que acude a los hospitales públicos con padecimientos de salud, en su mayoría sale con recetas médicas a pedir ayuda de caridad a través de los medios de comunicación. Algunas veces la ayuda, si se consigue, llega tarde para salvar la vida al enfermo.

La crisis en el sistema de salud del país se ha agudizado en las últimas semanas con la huelga que desde noviembre sostienen unos 3.000 médicos de hospitales públicos, a la que se sumaron esta semana trabajadores de otras áreas del sector, en demanda de mejoras salariales y abastecimiento médico en las unidades de salud.

"La gente que llega a los hospitales públicos es la de menos recursos y la que menos se queja (...) muchas veces los médicos, enfermeras y hasta personal de limpieza hacemos colectas para ayudarles a comprar los medicamentos, alimentos y hasta ropa", manifestó el médico obstetra Omar Martínez.

Las condiciones de trabajo son "precarias" -agrega Martínez-, no hay equipos de ultrasonido, los guantes para hacer exámenes a las mujeres son reciclados, rotos o picados, lo que va contra la seguridad del médico y de la paciente.

Ana Bustillo, técnica quirúrgica, asegura que las cirugías se practican bajo riesgo con materiales y equipos de baja calidad.

"El personal de salud que trabaja en esas condiciones está expuesto a cualquier demanda en caso de perjuicio a los pacientes, mientras que el Ministerio de Salud no asume ninguna responsabilidad (...) los trabajadores somos los que hacemos que esto funcione", apuntó por su parte el doctor Nelson Rocha.

La Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) inició desde el lunes una jornada de protestas callejeras con bloqueos intermitentes del tráfico vehicular en las inmediaciones de los hospitales y ante las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI), debido a que este organismo se opone a que haya aumentos de salarios en el país, según los sindicatos.

Los sueldos en el sector de salud oscilan entre 70 y 500 dólares mensuales para las distintas ocupaciones, desde conserjes hasta médicos especialistas.

FETSALUD exige un incremento salarial del 48% para todas las ocupaciones, más fondos para la compra de medicamentos y material de reposición periódica, y el cierre de las áreas privadas de los hospitales estatales y la Federación de Médicos Pro Salario también en huelga hace más de dos meses, exigen un incremento salarial de al menos el 30 por ciento.


Descarga la aplicación

en google play en google play