Escúchenos en línea

Los buseros van a paro total
Gobierno sigue ciego y sordo

None | 5 de Febrero de 2006 a las 00:00

El alcalde Dionisio Marenco exigió este domingo al gobierno que otorgue a los transportistas un subsidio mensual de 1,7 millones de dólares para evitar el anunciado paro de transporte programado sino se llegan a acuerdos.

Marenco hizo este llamado a las autoridades del Gobierno el que también propuso que la municipalidad podría poner punto final al paro lo antes posible, si el Gobierno le autoriza aplicar un impuesto municipal a los combustibles de al menos 3 córdobas por galón de combustible que consumen los particulares.

Según Marenco, un impuesto municipal a los combustibles sería una solución a corto plazo para este problema, sin embargo, la población se muestra en desacuerdo con esta posible medida, ya que a la comuna no le compete resolver la crisis, la que debe ser solucionada por los altos funcionarios del Gobierno.

La demanda del subsidio liderada por Rafael Quinto, presidente de la Unión Regional de Cooperativas de Transporte Colectivo (URECOOTRACO) aduce que si las autoridades que regulan el transporte colectivo en Managua, no les autorizan el incremento tarifario para poder enfrentar el incremento del combustible, se irán a huelga, la que ya han hecho pública, amenazando con realizar un paro general indefinido con sus unidades hasta que el Gobierno se siente a negociar con ellos.

El Instituto de regulación del transporte colectivo de Managua mantiene congelada la tarifa del precio del pasaje de bus en 14 centavos de dólar, (2 córdobas con 50 centavos), por lo que Quinto ha manifestado que para poder seguir operando necesitan aumentar la tarifa del pasaje a 20 centavos de dólar, es decir a (3 córdobas con 40 centavos).

.Al respecto, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mario Arana dijo este domingo que el gobierno le ha solicitado un tiempo prudencial a los transportistas para ver como se resuelve la situación.

Dijo que el "problema del transporte es una cosa que le compete a la Alcaldía de Managua, por lo que son ellos los que deben estar frente a la situación "pero el gobierno está listo a sentarse para buscarle una solución" al anunciado paro del transporte.

Con el paro del transporte en Managua, los usuarios tanto de la capital y de los municipios de El Crucero y de Ciudad Sandino, se verían afectados porque la medida se extiende a estos lugares, sin que aún se vislumbre alguna solución al problema del subsidio para los transportistas de parte de las autoridades de Gobierno.

Proponen revisar el ISC para evitar paro de transporte

La revisión del Impuesto Selectivo de Consumo, podría ser una salida viable a la nueva crisis del transporte que se avecina, consideró el diputado sandinista Roberto González, miembro de la comisión de Infraestructura, Energía y Transporte de la Asamblea Nacional.

González rechazó la poca beligerancia del nuevo presidente de dicha comisión, el liberal arnoldista Oscar Moncada, quien el martes dijo que la Asamblea Nacional no puede hacer mucho en el tema del transporte, y responsabilizó a la Alcaldía de Managua y al Ejecutivo.

"Es una lástima que el señor Moncada tenga esa actitud cuando desde la Asamblea se han producido importantes soluciones", dijo González, y dijo que la próxima semana presionará en el seno de la comisión para que el tema del transporte sea abordado con la seriedad del caso.

A su juicio, en la solución del problema deben intervenir directamente la Alcaldía de Managua, el Instituto Regulador del Transporte (IRTRANMA), el Ejecutivo y el Legislativo, para evitarle a los usuarios la pesadilla que representan los paros de transporte, anunciados para el próximo lunes seis de Febrero.

El país amenazado con protestas de sectores sociales

El país está al borde de un caos con la amenaza este lunes de los transportistas en irse a un paro de transporte que ya ha sido anunciado por los buseros si el gobierno no les otorga un subsidio. La amenaza de iniciar una huelga, se une a las que mantienen los médicos y los trabajadores del Poder Judicial en demanda de aumentos de salarios.

Los transportistas insisten en que el Gobierno les otorgue un subsidio mensual de 1,1 millones de dólares para superar el déficit que afrontan por el alto coste en los precios de los combustibles, pero el Ejecutivo afirma que no tiene recursos para responder a esa demanda.

"La única manera de detener el paro es que nos den el subsidio, porque la otra opción es subir la tarifa y eso nos va a provocar problemas con la población", dijo este domingo el presidente de la Unión Regional de Cooperativas del Transporte Colectivo (Urecotraco), Rafael Quinto.

Quinto indicó que hasta el momento no ha visto voluntad en el Gobierno para encontrar otra salida a la situación que no sea paralizar el servicio.

"Existen los recursos para otorgarnos el subsidio, porque el Ejecutivo ha tenido sobre recaudaciones, entonces lo que vemos es intransigencia de no querer encontrarle salida a esto", afirmó Quinto.

El costo del pasaje, que no ha variado desde enero del 2003, es de 2,50 córdobas (0,14 centavos de dólar), y los transportistas afirman que en la actualidad debería ubicarse en 3,50 córdobas (20 centavos de dólar).

"Ese córdoba de déficit lo estamos asumiendo nosotros y no nos corresponde hacerlo, es el Gobierno el que debe velar porque el usuario del transporte público tenga acceso siempre a ese servicio", argumentó Quinto.

En tanto, la Unión de Estudiantes Universitarios de Nicaragua (UNEN) ha dicho que se oponen a cualquier aumento en la tarifa del transporte colectivo en Managua, como pretenden los transportistas y han anunciado protestas si se da algún incremento.

El año pasado Nicaragua vivió una crisis derivada de la huelga del transporte por la amenaza de aumentar el pasaje 6 centavos de dólar, lo que dejó un saldo de varios autobuses quemados en enfrentamientos entre estudiantes, transportistas y la policía.

De cumplir con su amenaza los buseros paralizarán sus 1.200 unidades que prestan el servicio de transporte colectivo de Managua, que según cifras oficiales es utilizado por alrededor de 850.000 usuarios diariamente.

A esto se sumarían las protestas que trabajadores del sector salud y centenares del Poder Judicial mantienen, los primeros desde hace casi tres meses y los segundos desde la semana pasada.

"Nuestra protesta y demanda se mantiene porque la exigencia de mejor salario para los trabajadores de la salud es justa y vamos a incrementar la presión a partir del lunes", dijo a radio La Primerísima el doctor Gustavo Porras, dirigente de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud).

Aseguró que continuarán cerrando el tráfico de vehículos en las principales avenidas de Managua para hacerse sentir y que marcharán hasta los edificios de organismos financieros internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) "que son los que se oponen al aumento".

Fetsalud reclama un incremento salarial del 38 por ciento, más dinero para comprar medicinas y el cierre de las áreas privadas de los hospitales.

Por su parte, los Médicos Pro Salario, que iniciaron la huelga hace más de dos meses en demanda de un incremento salarial del 140 por ciento, ahora sólo piden un aumento de sueldo del 30 por ciento para este año.

Por otra parte, trabajadores del Poder Judicial que exigen un aumento salarial del 20 por ciento anunciaron una gran marcha también para el lunes.

Los juzgados de todo el país se encuentran prácticamente paralizados desde el pasado día 2, después de que la Asociación de Jueces y Magistrados de Nicaragua (AJUMANIC) decidió cerrar los servicios por la falta de respuesta a su reclamo.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Manuel Martínez, dijo que el aumento no se puede otorgar porque los trabajadores del Poder Judicial son los mejores pagados del Estado.

Plantones médicos, gobierno sordo

Los médicos en huelga realizaron nuevos plantones en las principales avenidas de Managua y anunciaron que arreciarán sus protestas en esta semana por la negativa del Gobierno de incrementarles el salario. El paro mantiene semiparalizados los hospitales públicos desde hace casi tres meses, mientras el gobierno insiste en que carece de fondos para aumentar los salarios.

El secretario de la Federación de Médicos Pro Salarios, Roberto López, dijo que el paro se extendió a todo el país con la realización de plantones y el cierre esporádico de las principales carreteras. Los más de 2.500 galenos reclaman un incremento salarial de 30% y otros beneficios socioeconómicos, pues aseguran que apenas devengan entre 200 y 300 dólares mensuales.

Los trabajadores del sector salud afiliados a la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), con unos 23.000 afiliados, participan también en las protestas, pero aún no se han sumado al paro. Los sindicatos exigen un aumento mínimo de 40% para todo el sector y más presupuesto para medicamentos, así como el cierre de las áreas privadas en los hospitales.

Tal y como lo habían anunciado, los trabajadores del sector salud continuaron con protestas en diferentes puntos de la capital, tras el fracaso en las negociaciones con las autoridades de Gobierno en el Foro de Salud.

El gobierno invitó a los huelguistas a participar en un foro el martes, sobre Carrera Sanitaria y Política Salarial, sin embargo, la idea fue rechazada por el dirigente de Fetsalud, Gustavo Porras, aduciendo que "eso no da una repuesta inmediata a la problemática".

Tanto médicos, camilleros, enfermeras y personal de laboratorio realizaron este viernes tranques por espacios de 5 ó 10 minutos en la rotonda Rubén Darío, en la Rotonda Universitaria, reanudando los tranques en la vía pública por lo que la Policía Nacional desvió el tráfico que circula en las inmediaciones del circuito universitario (UCA, UNAN y UNI).

En otro punto de Managua, los médicos Pro Salario estuvieron realizando tranques en protesta contra el Gobierno, los galenos con mantas y pancartas en mano se ubicaron frente a los semáforos de Rubenia y en las inmediaciones de la Asamblea Nacional como parte de sus acciones de protesta.

El doctor Gustavo Porras, ofreció este viernes una conferencia de prensa, en la que anunció que el lunes iniciarán marchas nacionales, ante los desacuerdos que mantienen con el Gobierno, por la demanda del incremento salarial sobre el orden del 45%.

El dirigente de Fetsalud, reiteró que a partir de la próxima semana realizarán plantones frente a la sede de los organismos financieros internacionales con sede en Managua. Asimismo los trabajadores amenazan con cerrar las áreas privadas de los hospitales públicos a partir del 13 de febrero, si las autoridades no atienden sus demandas.

Desde mediados de esta semana, las protestas médicas pasaron a las calles, en donde desde el pasado miércoles iniciaron una serie de tranques en las principales vías de la capital, mismas escenas que se repitieron este viernes.

Porras había confirmado que la protesta se llevará a niveles más elevados, en un intento por forzar al Presidente de la República a firmar un proyecto de reforma presupuestaria, que incluya el aumento salarial.

Paro laboral devela precariedad del sistema de salud

Me dijeron que tenía que comprar los clavos, platina y un resorte para operarme la pierna, sino van a cortarme el pie porque en el hospital no hay eso", cuenta Oliver Espinoza, un muchacho de 14 años que espera ser operado en el hospital materno-infantil de Managua.

Afuera, los empleados en huelga de la institución paralizan el tráfico vehicular y realizan otras manifestaciones de protesta, exigiendo mejoras salariales.

Espinoza aguarda en una cama del hospital desde hace dos semanas, mientras sus padres intentan reunir los 300 dólares que cuestan los materiales necesarios para la intervención quirúrgica.

Oliver, atropellado por una motocicleta, fue llevado al hospital donde le colocaron un yeso y le dan analgésicos para calmar el dolor, mientras lo operan para tratar de salvarle su pierna.

Su padre, quien trabaja como guarda en una empresa, gana 60 dólares mensuales y con eso apenas le alcanza para sostener a una familia de cinco miembros, según relató a la AFP Erving Espinoza, primo de Oliver.

En el hospital no hay materiales para realizar la operación, pero tampoco hay sillas de ruedas y las pocas que existen están en mal estado, por lo que el muchacho debe permanecer en su cama o depender de un familiar para ir al baño o tomar el sol.

La situación de Espinoza no es única. La población que acude a los hospitales públicos con padecimientos de salud, en su mayoría sale con recetas médicas a pedir ayuda de caridad a través de los medios de comunicación. Algunas veces la ayuda, si se consigue, llega tarde para salvar la vida al enfermo.

La crisis en el sistema de salud del país se ha agudizado en las últimas semanas con la huelga que desde noviembre sostienen unos 3.000 médicos de hospitales públicos, a la que se sumaron esta semana trabajadores de otras áreas del sector, en demanda de mejoras salariales y abastecimiento médico en las unidades de salud.

"La gente que llega a los hospitales públicos es la de menos recursos y la que menos se queja (...) muchas veces los médicos, enfermeras y hasta personal de limpieza hacemos colectas para ayudarles a comprar los medicamentos, alimentos y hasta ropa", manifestó el médico obstetra Omar Martínez.

Las condiciones de trabajo son "precarias" -agrega Martínez-, no hay equipos de ultrasonido, los guantes para hacer exámenes a las mujeres son reciclados, rotos o picados, lo que va contra la seguridad del médico y de la paciente.

Ana Bustillo, técnica quirúrgica, asegura que las cirugías se practican bajo riesgo con materiales y equipos de baja calidad.

"El personal de salud que trabaja en esas condiciones está expuesto a cualquier demanda en caso de perjuicio a los pacientes, mientras que el Ministerio de Salud no asume ninguna responsabilidad (...) los trabajadores somos los que hacemos que esto funcione", apuntó por su parte el doctor Nelson Rocha.

La Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) inició desde el lunes una jornada de protestas callejeras con bloqueos intermitentes del tráfico vehicular en las inmediaciones de los hospitales y ante las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI), debido a que este organismo se opone a que haya aumentos de salarios en el país, según los sindicatos.

Los sueldos en el sector de salud oscilan entre 70 y 500 dólares mensuales para las distintas ocupaciones, desde conserjes hasta médicos especialistas.

Fetsalud exige un incremento salarial del 48% para todas las ocupaciones, más fondos para la compra de medicamentos y material de reposición periódica, y el cierre de las áreas privadas de los hospitales estatales y la Federación de Médicos Pro Salario también en huelga hace más de dos meses, exigen un incremento salarial de al menos el 30 por ciento.

Reservas monetarias aumentan, pero no hay para salarios ni para medicinas ni para subsidiar transporte colectivo

Por: Adolfo Acevedo

El informe del Banco Central de Nicaragua registra un aumento en el saldo de las reservas internacionales netas del Banco Central por un monto de US$ 192.2 Millones, entre el 31 de Diciembre de 2005, y el 2 de Febrero de 2006. De este modo, las Reservas Internacionales Netas pasaron de un monto de US$ 536.6 Millones el 31 de Diciembre de 2005, a US$ 729.5 Millones al 2 de Febrero de 2006.

Este aumento en las reservas internacionales por un monto de US$ 192 Millones, que se ha producido en un periodo tan corto, equivale, en córdobas a un monto de C$ 3,382 Millones. Por comparación, el Presupuesto total del Ministerio de Educación para 2006 es de C$ 2,842 Millones.

Para tener una idea de lo que significa un aumento de las reservas de esta magnitud en un periodo tan corto, recuérdese que para 2005 la meta de acumulación de reservas internacionales acordada con el FMI para todo el ano fue de solo US$ 50 Millones.

La razón de este salto tan fuerte en el nivel de reservas, estuvo dada por la reciente condenación de la deuda de Nicaragua con el FMI, que se mantenía "congelada" bajo la forma de "recursos intocables" que alimentaban los pasivos de reserva" de las cuentas del BCN. Estos recursos, al ser liberados súbitamente, ahora pasan a registrarse, casi de un día para otro, como activos de reserva" netos.

La condenación de la deuda externa, bajo los auspicios de la Iniciativa HIPC y la más reciente Iniciativa del G-8, tiene como propósito declarado liberar recursos que deberían destinarse a aumentar ADICIONALMENTE el gasto orientado a reducir la pobreza, particularmente educación y salud.

Pero lo mas probable es que, también, estos recursos derivados de la condenación de la deuda con el FMI se mantengan congelados como reservas - esta vez como activos de reserva en vez de como activos de reserva -, del mismo modo que la mayor parte de la sobre-recaudación de C$ 1,400 Millones verificada en 2005 se destino a ser transferidos al Banco Central, a fortalecer la posición de reservas".

Pese a que la iniciativa HIPC ha liberado un monto de recursos de mas de US$ 200 Millones al ano del pago de la deuda externa - tal como lo reflejan los informes del BCN el país venia pagando en efectivo un promedio de US$ 287.5 Millones en servicio de la deuda externa en 1994-1998, pero en los dos últimos anos solo se han pagado menos de US$ 80 Millones -, y pese a que la Iniciativa del G-8 ha liberado ya recursos adicionales - en este caso el saldo de la deuda con el FMI se libera de una sola vez -, y pese a los montos impresionantes de sobre-recaudación que se han venido produciendo, y pese a que en efecto los ingresos fiscales medidos en dólares se han duplicado en comparación a los ingresos de 1994-98, el gobierno continua, ano con ano, alegando que sencillamente "no hay" recursos para atender las necesidades fundamentales de la población.

El Presupuesto del MEDC se mantiene "congelado" en 3% del PIB desde 1999, y se proyecta que allí se quedara por muchos anos adelante. El del MINSA se contrajo del 3.2% del PIB en 2000 al 3% en 2005, y también se proyecta que allí se quedara. Porque "no hay".

En 2004 se sobre-cumplió en mas de US$ 100 Millones la meta de acumulación de reservas acordada con el FMI - o sea las reservas aumentaron mas de US$ 100 Millones mas que lo comprometido con el FMI -, mientas que la cifra de recaudación fiscal se coloco US$ 25 Millones por encima de la meta acordada con el FMI, pero el gobierno continuo alegando, a lo largo del ano, que "no había" recursos para financiar el Programa del vaso de leche escolar, que costaba apenas US$ 3.5 Millones.

Lo que estamos apreciando, cada vez con mayor angustia, no es una inversión en capital humano que se corresponda con el esfuerzo que el país debería efectuar para recuperar perspectivas mínimas de futuro. La tasa neta de escolaridad primaria ha caído desde un 85% en 2002 hasta el 80% en 2005 - con lo cual este indicador cayó hasta un nivel similar al promedio de los países más pobres del planeta.

El país continúa mostrando un porcentaje de población que padece hambre de casi el 30%. El 55% de la población carece de acceso a los medicamentos esenciales. Los médicos y enfermeras devengan un salario similar al de sus homólogos de Malawi, un país que es 3 veces mas pobre que Nicaragua.

El salario de los maestros continúa siendo casi la mitad del salario promedio del resto de la fuerza de trabajo.

De acuerdo con el BID “la evidencia y conclusiones son poderosas. La productividad, la distribución y el crecimiento están directamente determinados por el stock de capital humano de un país y la tasa a la que este se acumula. Altos niveles de escolaridad y buena salud y nutrición, son buenos auspiciadores de su subsecuente desempeño”. (BID, “Pathways to Growth”, Washington, 1997).

Si aplicamos esta sentencia al caso de nuestro país, tendríamos que decir, por el contrario, que bajísimos niveles de escolaridad (la tasa neta de escolaridad primaria de Nicaragua es similar a la del los países mas pobres del planeta) y bajísima calidad de la educación, y mala salud y nutrición (Nicaragua tiene el mayor porcentaje de población que padece hambre en AL después de Haití), "son buenos pronosticadores de su subsecuente desempeño”.

Viendo estos indicadores, todo parece indicar que el futuro del país, y de los millones de seres humanos que lo habitan, esta siendo socavado aceleradamente, y quizás de manera irreversible.

Una democracia de muy baja intensidad, como la que padecemos, que concentra todas las decisiones que afectan al país y a sus millones de habitantes en grupos de poder muy restringidos, que además solo escuchan la voz de los poderes externos, mientras responden con soberbia a los ciudadanos nicaragüenses que osan levantar la suya, solo es posible si se mantiene una ciudadanía de muy baja intensidad,

MIentras información como esta no encuentre el oído receptivo de un numero creciente de personas, y mientras las personas que conozcan esta información no estén dispuestas a ejercer una ciudadanía de mucha mayor intensidad, a comprometerse, a responsabilizarse e involucrarse, estaremos prisioneros de todos aquellos con poder y recursos de los que nos gusta quejarnos a diario, mientras de inmediato repetimos nuestra cotidiana y sempiterna letanía de pragmatismo y resignación, con la cual justificamos el no comprometernos, ni involucrarnos, ni hacernos responsables por el futuro de un país al que llamamos nuestro, y proclamamos amar.


Descarga la aplicación

en google play en google play