Escúchenos en línea

Médicos piden destitución de Ministra
y amenazan con iniciar ayuno masivo

None | 13 de Febrero de 2006 a las 00:00

Para este martes, cuando se cumplen tres meses del paro general, está prevista una marcha en la cual participarán al menos unos mil médicos de todo el país, que cruzará toda la capital hasta las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Los médicos no descartan la implementación de nuevas medidas de protestas como la toma de edificios públicos u hospitales, hasta que el gobierno les dé una respuesta a sus demandas.

En cuanto a la destitución de la ministra de Salud, el líder de la federación médica, Elio Artola, en una rueda de prensa en un hospital capitalino, ha explicado que decidieron "desconocer a Gurdián porque ha demostrado incapacidad, ha empeorado esta huelga y está entorpeciendo una solución a este problema".

El dirigente gremial protestó por el desalojo. "Los médicos fuimos ultrajados. Nosotros somos profesionales, no somos violentos, y lo que ocurrió no abona a solucionar esta problemática", afirmó Artola. Añadió que desde que comenzó la protesta médica, en noviembre pasado, el gobierno ha rehusado escuchar sus demandas de aumento salarial, inicialmente del 140 por ciento y que fue reducida a un 30 por ciento.

Artola advirtió que si el gobierno no accede a sus demandas recrudecerán la protesta suspendiendo incluso la atención de la "ruta crítica" (casos de emergencia extrema) y realizarán manifestaciones en las calles de la capital y en el interior del país. "No vamos a abandonar esta lucha", advirtió.

El doctor Morales dijo que la huelga de hambre empezará cuando completen un grupo de cinco voluntarios, de los cuales ya están confirmados tres profesionales. La idea del movimiento, explicó, es aumentar la presión a las autoridades del gobierno y principalmente al presidente Bolaños.

Unos 1,000 galenos afiliados a la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) han continuado atendiendo en las unidades asistenciales públicas, aunque han dicho que podrían próximamente suspender sus labores para exigir un reajuste salarial.

Los representantes de la Federación Médica amenazaron también con retirar a los médicos de la Sala Neonatal del hospital Roberto Calderón de Managua para cumplir de esta manera con el paro total decretado por el sector.

El ministro de Gobernación, Julio Vega, manifestó su preocupación por esta amenaza y según él, la ciudadanía rechazaría esas actitudes. "No podemos evitar que los médicos retiren o impidan la entrada de los médicos al neonato, pero estamos hablando de más de 40 niños, hay que defender el derecho a la vida, nada justifica que vayan en contra de la vida y menos en la de los recién nacidos", expresó Vega.

En cuanto al desalojo de los médicos del Ministerio de Salud alejó que es un trámite administrativo normal, siempre se solicita a través del ministerio de salud es algo normal que puede pedir cualquier ciudadano. Ley 228 artículo 5 inciso 3 expresa claramente que la Policía le corresponde el resguardo de las instituciones estatales dijo Vega

El presidente Enrique Bolaños dijo la semana pasada que no habrá aumentos para los médicos, porque eso contraría las órdenes del Fondo Monetario Internacional (FMI). El mandatario advirtió que si su gobierno no se ajusta al plan económico convenido con el organismo, el país se vería privado de unos 300 millones de dólares entregado por otras instituciones y gobiernos de los países ricos. Ese dinero es indispensable para completar el Presupuesto General de la República, pues de los 23 mil millones de córdobas aprobados, al menos siete mil millones no están financiados con fondos propios (recaudación tributaria).

FETSALUD prepara marcha para el próximo viernes

Los trabajadores de la salud se mantienen firmes en su demanda de aumento de salario, desaparición de los servicios privados de los hospitales públicos y un mayor presupuesto para la compra de medicamentos.

Esta semana lo que haremos los trabajadores de la salud será prepararnos para la gran marcha nacional, que se realizará el próximo viernes 17, en horas de la mañana. "Esta marcha saldrá desde la avenida universitaria hasta las instalaciones del Ministerio de Hacienda y Crédito público, informó este lunes el dirigente de FETSALUD, Humberto Murillo.

En la marcha del viernes participarán además delegaciones de todas las regiones y esperamos la participación de unas siete mil personas, vaticinó Murillo.

Agrego el sindicalista, que en dependencia de cómo se desarrollen los acontecimientos, planificaremos las otras acciones que realizaremos hasta que se nos cumplan nuestras demandas, dijo Murillo, quien aseguró que aún no se agotan los métodos de lucha.

El dirigente de FETSALUD dijo que el Gobierno ha actuado de manera irresponsable, porque desde hace mucho debió sentarse a negociar con el sector de los médicos. Ellos conocen nuestras peticiones, que además incluye el cese de los cobros en los centros de asistencia de salud pública y otorgar más presupuesto para las unidades de salud, expresó.

En cuanto a la unidad con los médicos, Humberto Murillo, dijo que las realidades irán dando a la razón a quien la tenga. Solo la unidad nos hará fuertes y respetados, y de eso se tienen que convencer los médicos, porque nosotros ya estamos convencidos, indicó Humberto Murillo, dirigente de FETSALUD.

Feroz represión contra médicos

La policía desalojó este domingo a la fuerza a los médicos que habían tomado el viernes pasado el edificio Concepción Palacios, sede del Ministerio de Salud (Minsa) en Managua, en el marco de una huelga iniciada hace tres meses.

El operativo fue dirigido por el jefe de la Policía de Managua, Carlos Bendaña, con el apoyo de una brigada antimotines que entró y sacó a los médicos del edificio, muchos de los cuales fueron arrastrados a la fuerza hasta el portón principal, denunció Dionisio Morales, uno de los galenos que estaba con el grupo de médicos que se había tomado la sede del ministerio. La expulsión se produjo en medio de fuertes forcejeos entre la policía y manifestantes que trataban de entrar por la puerta principal para apoyar a los huelguistas.

Unos 400 médicos ocuparon el viernes pasado la sede del Minsa para exigir una solución a su demanda de aumento salarial del 30%, el pago de salarios retenidos de febrero y el reintegro de 10 dirigentes despedidos. Pero la Policía rodeó el edificio y cumplió estrictamente la orden del gobierno de no permitir suministros de comida y ropa a los huelguistas, por lo que este domingo sólo quedaban 60 médicos en el edificio.

Al menos dos personas resultaron golpeadas durante el desalojo que la policía realizó de manera sorpresiva, tras fracasar el sábado una negociación entre la ministra de Salud, Margarita Gurdián, y una comisión de médicos que se negó a levantar el paro a cambio del pago de sus salarios, y sin que se resolvieran sus demandas.

La acción exacerbó los ánimos de los galenos, que enfurecidos decidieron continuar su protesta en las afueras de las instalaciones, resguardadas por la policía, mientras hacían llamados al gremio y a la población a solidarizarse con su causa. Los profesionales amenazaron con recrudecer las protestas callejeras con tomas de centros y con sacar a la fuerza a los médicos que el gobierno contrató para sustituir a los huelguistas en las salas de emergencia de los hospitales.

"Si nos sacaron de adentro, nos vamos a quedar afuera", dijo el doctor Morales. "Nosotros hemos alertado al presidente de la República Enrique Bolaños y a la ministro de Salud, Margarita Gurdián que si no detiene esto, esto se va a desbordar", dijo el galeno.

La televisión local, previamente avisada por el gobierno de la orden que había impartido a la Policía, difundió imágenes cuando las fuerzas antidisturbios de la Policía sacaron a la fuerza a los galenos.

Este sábado, tras ocho horas de reuniones, fracasaron las pláticas entre la ministra Gurdián y los dirigentes gremiales de los médicos, bajo la mediación del arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes. "No le vemos una buena voluntad" al gobierno para resolver el problema de los médicos, afirmó uno de los dirigentes del gremio, Miguel Sáenz, quien encabezó la comisión médica en la fracasada negociación.

La reunión con la ministra concluyó sin acuerdos debido a que los médicos rechazaron la propuesta de reabrir los servicios de emergencia a cambio del pago de los salarios, dejando de lado los aumentos que motivaron la huelga. La ministra dijo a la prensa que gestionará la devolución de los cheques con la condición de que los médicos huelguistas atiendan a la población en la "ruta crítica" de los hospitales, que incluye las salas de emergencias y las unidades de cuidados intensivos.

Los médicos demandaban en principio un aumento de sueldo del 140 por ciento, 70 en este año y el otro 70 por ciento en 2007, pero hace una semana rebajaron la petición a un 30 por ciento de aumento para este año. "El ánimo ha sido sentarnos y encontrar una solución, sin embargo, los médicos siempre han amenazado con poner peor las cosas", aseguró la ministra.

Ante la falta de acuerdo, Sáenz llamó a los médicos de todo el país a movilizarse hacia Managua para apoyar a sus colegas situados ahora frente al edificio del Minsa.

Tras la fallida tentativa mediadora del arzobispo Brenes, la Federación Médica y la Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD) anunciaron, por separado, que recrudecerán el paro.

FETSALUD, por su parte, amenazó con tomar los edificios donde laboran sus afiliados y con cerrar las áreas de atención privada dentro de los hospitales públicos. El líder del gremio, Gustavo Porras, anunció que este lunes proseguirán las protestas en las calles de Managua, como antesala a una gran marcha nacional prevista para el 17 de febrero próximo.

Porras reiteró que pese a las protestas, los afiliados a FETSALUD mantendrán la atención en las salas de emergencia, las cuales fueron abandonadas por los médicos pro-salarios para presionar al gobierno.

Ante la crisis en el sector salud por la huelga de médicos, el Obispo de Granada, Monseño Bernardo Hombach, señaló que tanto el gobierno como los galenos "deben analizar la situación que atraviesa el país, y llegar a un acuerdo en el que ninguno salga afectado, para que los enfermos no continúen abandonados por sus médicos".

Asimismo, el Prelado pidió a los sectores en conflicto y el Gobierno, tener piedad del pueblo y deponer sus intereses. En presencia del Viceministro de Salud, indicó que los médicos nicaragüenses tienen el salario más bajo de Centroamérica. También pidió al Gobierno que sea más justo con los que cuidan la salud de los pobres que no tienen para ir a pagar a un hospital privado para curarse.

Hace poco el Prelado intentó mediar entre el Viceministro de Salud y los médicos del hospital de Granada. A pesar de la mediación, las partes no llegaron a ningún acuerdo y continuaron apostados frente al portón principal del Hospital Amistad Japón-Nicaragua, generando algunos disturbios.


Descarga la aplicación

en google play en google play