Escúchenos en línea

CIA «observa de cerca» las elecciones,
confiesa el terrorista John Negroponte

None | 28 de Febrero de 2006 a las 00:00

Negroponte "alertó" asimismo sobre la existencia "en ciertos países de América Latina de personalidades populistas y radicales que abogan por políticas económicas estáticas, muestran poco respeto por las instituciones democráticas y utilizan una retórica antiestadounidense" para ganar votos, explicó.

Aunque no los citó explícitamente, el jefe de la inteligencia aludió a sendos candidatos con lazos con Chávez en Perú y Nicaragua: el nacionalista peruano Ollanta Humala y el ex presidente sandinista Daniel Ortega, que gobernó su país mientras Negroponte se encontraba en la vecina Honduras.

Las elecciones presidenciales peruanas se celebrarán el 9 de abril. Según las encuestas, Humala se encuentra en segunda posición, con entre siete y diez puntos de desventaja sobre la derechista Lourdes Flores. Ortega, quien gobernó Nicaragua de 1979 a 1990, intentará por cuarta vez retornar al poder en las elecciones presidenciales de noviembre.

Entretanto, la agregada de prensa de la embajada de EEUU en Managua, Preeti Shah, confirmó que el subsecretario de Estado Adjunto de EEUU para América Latina, Thomas Shannon, llegará a Nicaragua en los próximos días. Shah dice que la visita del alto cargo es para conocer el desarrollo del país y asuntos de interés para ambas naciones.

"No estamos confirmando la fecha por razones de seguridad, pero él vendrá en unos días y lo hará para conocer más a la gente de Nicaragua, la situación política, económica y de desarrollo de este país", dijo Shah.

El pasado día 16 el canciller Norman Caldera dijo que Shannon estará en el país posiblemente el 3 de marzo y que se entrevistará con el presidente Enrique Bolaños y su persona para tratar asuntos bilaterales.

Venezuela: es Bush quien despilfarra dinero en su política belicista

Caracas – El presidente estadounidense George W. Bush despilfarra el dinero de los contribuyentes en su política belicista en el mundo, dijo el vicepresidente de Venezuela José Vicente Rangel, en respuesta a las declaraciones de Negroponte.

El vicepresidente venezolano también denunció "un proceso de militarización de la política exterior norteamericana, lo cual constituye un grave riesgo no solamente para el resto del mundo sino también para la propia democracia norteamericana".

"Bush debe dar cuenta de la manera como despilfarra el dinero de los contribuyentes norteamericanos, la manera como adelanta una política de amenazas y belicista en el mundo que le cuesta miles y miles de millones de dólares al contribuyente norteamericano", afirmó Rangel.

"Los recursos que maneja Venezuela afortunadamente los está invirtiendo el gobierno en sacar al país de la pobreza en las Misiones (programas sociales) que tienen un éxito social incuestionable y que son reconocidas en el mundo entero", dijo a la televisora oficial VTV.

Respecto a Negroponte, Rangel agregó que "lo único extravagante es el señor Negroponte y la política exterior del presidente Bush". El jefe de inteligencia estadounidense "es un personaje oscuro, turbio de la política norteamericana (...) tuvo una pasantía como embajador en Honduras donde está señalado de violación de los derechos humanos y además participó en tráfico de drogas para reunir recursos para armar a la contra en Nicaragua", dijo.

"Esta declaración de Negroponte, que es evidentemente una provocación" le muestra al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza –que recientemente pidió bajar el tono en la polémica entre Washington y Caracas– "que las agresiones provienen de los Estados Unidos", insistió.

"Negroponte dice textualmente que «Chávez gasta millones de dólares en una política exterior extravagante» esas declaraciones constituyen una agresión más a nuestro país y al presidente Chávez", afirmó Rangel.

Para Rangel, también es "extravagante" la política exterior del presidente de EEUU por ser "genocida, de violación sistemática del Derecho Internacional y una política que, incluso, empieza a ser repudiada en EEUU".

"Coinciden con esta declaración de Negroponte con informaciones sobre la última encuesta que le da a Bush apenas el 34% de respaldo en la opinión pública norteamericana, el histórico más bajo de popularidad de presidente alguno norteamericano", argumentó.

Agregó que las recientes declaraciones de altos funcionarios militares y policiales de EEUU contra Venezuela revelan una supuesta "militarización de la política exterior estadounidense".

"Los organismos de Inteligencia y de la Fuerza Armada parecen asumir prácticamente la conducción de la política exterior de EEUU (...), lo cual constituye un grave riesgo no sólo para el resto del mundo, sino también para la propia democracia norteamericana", opinó.

Ortega busca volver en Nicaragua subido a ola izquierda

Por Iván Castro, agencia Reuters

El ex presidente sandinista de Nicaragua, Daniel Ortega, busca volver al poder en las elecciones de noviembre montado en la ola izquierdista que vive Latinoamérica y es posible que lo logre si la derecha no se une tras un único candidato, dijeron analistas.

Aunque todavía falta tiempo para las elecciones del 5 de noviembre, los especialistas creen que el desgaste de los partidos de derecha, en el poder desde 1990, pueden facilitar el camino de Ortega a la silla presidencial.

Ortega, un líder revolucionario que fue acérrimo enemigo de Estados Unidos, encabezó el gobierno del izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tras una revuelta popular que derrocó en 1979 al dictador Anastasio Somoza.

Pero después de dejar el poder en 1990 fue derrotado en tres elecciones presidenciales por candidatos apoyados por Estados Unidos, que durante el gobierno de Ortega había respaldado una contrarrevolución y un aislamiento económico de Nicaragua, el país más pobre del continente después de Haití.

"Estoy convencido de que las posibilidades de ganar de Ortega son mayores ahora que en las veces anteriores", dijo el sociólogo y analista político René Vargas. "El único factor siempre adverso al sandinismo sigue siendo Estados Unidos".

Ortega, que durante su gobierno tuvo estrechos lazos con Cuba y la disuelta Unión Soviética, ahora se ha moderado y propone una política de respeto mutuo con Estados Unidos, mayor gasto social y renegociar un pacto comercial con Washington para que no perjudique a pequeños productores.

"En Latinoamérica y el Caribe se está presentando todo un fenómeno donde la población, defraudada del modelo neoliberal, está buscando alternativas en la izquierda", dijo recientemente Ortega, de 60 años, en un canal de televisión sandinista.

Con variantes en sus planes de gobierno, en Latinoamérica han surgido en los últimos años presidentes con inclinación de izquierda, como el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, el argentino Néstor Kirchner, el boliviano Evo Morales, el venezolano Hugo Chávez o la chilena Michelle Bachelet.

Al mismo tiempo la derecha se ha ido desgastando en Nicaragua, en parte por no haber logrado combatir la pobreza en un país donde el 80 por ciento de la población sobrevive con menos 2 dólares diarios y por los escándalos de corrupción que la han salpicado.

"Ortega, a cuatro bandas (candidaturas), tiene más posibilidades, (pero) eso no significa que la tiene ganada", dijo el director del Centro de Investigación y Asesoría Económica, Sergio Santamaría.

Sin embargo, los rivales de derecha de Ortega han tenido acercamientos en busca de una posible alianza. El Partido Liberal Constitucionalista (PLC) ha ofrecido a otras agrupaciones una elección primaria en abril para escoger un postulante único, pero algunos candidatos rechazaron la oferta. El PLC es controlado por el ex presidente Arnoldo Alemán, que cumple una condena de 20 años de arresto domiciliario por el delito de corrupción.

Entre los aspirantes presidenciales conservadores se cuentan el ex canciller Eduardo Montealegre, el ex vicepresidente José Rizo, y el ex ministro de Defensa, Antonio Alvarado.

"Independientemente de que la derecha se agrupe, la derecha tiene estas elecciones perdidas, porque sencillamente el pueblo no es tonto y sabe calificar y no veo al pueblo votando por una alternativa de derecha", dijo confiado Ortega, amigo del mandatario cubano Fidel Castro y del venezolano Chávez.

Estados Unidos sigue muy atento el desarrollo de la situación política en Centroamérica, donde en la mayoría de los países gobiernan partidos conservadores que tienen buenas relaciones con la administración del presidente George W. Bush.

"Estamos en febrero, tenemos hasta noviembre, hay muchas cosas que pueden pasar", dijo recientemente a periodistas el embajador estadounidense, Paul Trivelli, sobre las posibilidades de triunfo de Ortega.


Descarga la aplicación

en google play en google play