Escúchenos en línea

Estado salvadoreño rehúsa pedir perdón
por desaparición de niñas en guerra

None | 22 de Marzo de 2006 a las 00:00

"El Estado de El Salvador lamenta profundamente todos los hechos sucedidos durante el conflicto armado que imperó en nuestro país por más de doce años y que afectó directamente a todas y cada una de las familias salvadoreñas y, primordialmente, aquellos que han involucrado a nuestra niñez, especialmente lamenta los hechos sucedidos con Erlinda y Ernestina Serrano", dijo el canciller Francisco Laínez en un acto público realizado en el lugar.

A la ceremonia asistió la ombusdman salvadoreña Beatrice Alamanni y el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Agustín García.

La actitud del gobierno provocó el reproche de los familiares de las hermanas desaparecidas, así como de decenas de miembros de la Asociación Pro-Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos.

"El Estado se solidariza con ellos y sus familias en los términos expresados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en su sentencia. Expreso nuestro deseo que situaciones como las que se dieron en aquellos momentos y que afectaron a la sociedad salvadoreña no vuelvan a ocurrir", remarcó el canciller.

Las palabras del funcionario escuchadas por altoparlante se mezclaron con los reclamos de familiares de niños desaparecidos durante el pasado conflicto armado (1980-92), quienes tras levantar sobre sus cabezas fotos de los menores ritaron a viva voz: "El perdón".

Pero esa palabra nunca salió de los labios de Laínez, quien fue designado por el presidente Antonio Saca para presidir el acto.

"Es una verdadera vergüenza y un insulto para la familia Serrano Cruz y para todos los que tienen familiares desaparecidos que el Estado de El Salvador no haya pedido perdón. No se ha cumplido la sentencia de la Corte, no se puede únicamente lamentar, porque eso no es reconocer la responsabilidad del Estado, debieron pedir perdón obligatoriamente", declaró el padre Tojeira.

Indignado por el discurso oficial, Fernando Serrano Cruz, un hombre no vidente y hermano de las desaparecidas Ernestina y Erlinda, con voz entrecortada advirtió que "no se puede jugar así con la dignidad de las personas, no queremos lamentos, queremos perdón".

En tanto, la procuradora de Derechos Humanos, Beatrice Alamanni, tras lamentar la postura del Estado salvadoreño, dijo que "era ingenuo pensar que iban a venir acá a pedir perdón por todo lo ocurrido en el pasado, hay una resistencia a eso".

Zaira Navas, abogada de Pro-Búsqueda, que ha impulsado el caso de las hermanitas Serrano Cruz, aseguró que la asociación "denunciará ante la CIDH que el Estado salvadoreño no cumplió la sentencia porque nunca se pidió perdón".


Descarga la aplicación

en google play en google play