Escúchenos en línea

Maniobras militares de gran escala
invaden el Caribe: ¿objetivo Venezuela?

None | 7 de Abril de 2006 a las 00:00

Por Carmen Moreno, Redacción Central de Prensa Latina, Agencia Cubana de Noticias

Desde que regresó, en el 2004, del Golfo Arábigo Pérsico, el George Washington fue internado en astilleros hasta el presente, en que se decide moverlo para el ejercicio.

Desde el pasado lunes, 3 de abril, vuelan sobre el Cold Lake canadiense 11 aparatos F-16, mientras la Fuerza Aerea de Holanda ya reportó la salida de seis de ellos hacia aguas caribeñas.

El inicio de las maniobras -según medios periodísticos- coincide con declaraciones del ministro holandés de Defensa, Henk Kamp, sobre presuntas intenciones agresivas de Venezuela. "Oficialmente, esa operación militar no tiene ningún significado político. Extraoficialmente, no obstante, el operativo se podría interpretar como una señal política dirigida a Hugo Chávez", destacó el sitio news.caribseek.com.

En un reciente debate parlamentario, Kamp dijo que el líder venezolano "muestra ambición por esos pequeños territorios situados al norte de las costas venezolanas, y que forman parte del Reino de Holanda".

Esos criterios fueron virtualmente modificados por el propio canciller de Holanda, Ben Bot, quien afirmo en Curazao, esta misma semana: "Nada indica que Caracas tenga intenciones hostiles contra Antillas Holandesas. No hay ninguna crisis diplomática entre nuestros países", aseguró el jueves ante parlamentarios. Sus comentarios trascendieron rápidamente hacia los medios "impulsados" casi intencionalmente.

El news.caribseek.com reconoció que aunque aparatos de guerra holandeses participan todos los años en maniobras bélicas internacionales, éste "es un ejercicio grande" que pondrá a prueba un número considerable de tanques Leopard y navíos norteamericanos.

Desde Caracas, el propio presidente Chávez elogió los "excelentes vínculos que existen con Holanda", calificó a Kamp de "peón de Washington", y aseveró que esas calumnias forman parte de la campaña norteamericana para desacreditar a su gobierno.

Expertos que siguen de cerca el acontecer hemisférico recordaron que en octubre de 1983 navíos de la VII Flota de Estados Unidos -que se dirigían hacia una maniobra en el Mar Mediterráneo-, fueron desviados para ejecutar la invasión de la pequeña isla de Granada.

El pasado lunes, representantes de las fuerzas navales de Venezuela y Curazao dialogaron para ampliar la colaboración. El primero de ambos países mantiene inamovible su posición de no participar en los ejercicios bélicos.

En este mismo contexto, el Frente Cívico-Militar Bolivariano (FCMB) alertó sobre otros juegos de guerra que tienen lugar en aguas caribeñas.

Estados Unidos encabezó con Reino Unido los ejercicios Vientos Alisios (Trade Winds), que concluyeron hoy en Jamaica, con operaciones marítimas, aéreas y en la selva, en tanto mantiene su equipamiento castrense en otro ensayo que se extenderá hasta abril.

Para ejecutar el "Partnership of the Americas" (Confraternidad con las Américas), el Comando Sur envió al Caribe el Carrier Strike Group Ten (Grupo de Tarea de Combate Número 10), que incluye al portaaviones atómico Nímitz. Forman parte de la expedición, el destructor Stout y la fragata porta-misiles Underwood, con unos seis mil 500 hombres y -si fueran necesarios- dos submarinos nucleares.

El objetivo declarado sería "estrechar la relación militar entre la Armada estadounidense y países de la región", y "afinar esfuerzos de lucha contra el narcotráfico y el terrorismo".

Voces de diferentes puntos de la caprichosa geografía regional coincidieron en que detrás de la preparación se encubren nuevas estrategias para militarizar la zona.

El Frente Cívico-Militar Bolivariano y otros grupos sociales, políticos y ecologistas advirtieron que la maniobra resulta "una afrenta contra las soberanías de los pueblos, para intimidar a los gobiernos que han decidido seguir la voluntad de su gente". A esta operación deberían llamarla "Los Amos del Caribe", considera un comunicado del Frente que recorrió la región.

Preocupación en Costa Rica

San José - La marina de guerra de Estados Unidos podría utilizar aguas del Caribe de Costa Rica para preparar una acción militar en contra del gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, advirtió este jueves el diputado costarricense José Miguel Corrales.

Corrales, ex candidato presidencial del Partido Liberación Nacional (PLN) en 1998, dijo que la nave de guerra estadounidense Zephyr -cuyas características señaló desconocer-, utilizará aguas costarricenses para participar en un operativo "conjunto especial", con fines no especificados en contra de Venezuela.

"Lo que pretenden los norteamericanos es una operación contra Venezuela. No sabemos si solamente para intentar intimidar a Chávez o ir más allá", dijo Corrales a la AFP. "Los periódicos, la prensa dice que se prepara una invasión a Venezuela", agregó el congresista.

El operativo conjunto se ubicaría al margen del convenio de patrullaje entre Costa Rica y Estados Unidos, para el combate del tráfico de drogas, de acuerdo a la denuncia.

La solicitud para que la nave estadounidense utilice las aguas de Costa Rica fue levantada por el ministro de Seguridad Rogelio Ramos y aprobada por la mayoría de los diputados, según dijo Corrales. El diputado advirtió además que ese permiso no puede darse en base al convenio vigente de cooperación que existe entre Costa Rica y Estados Unidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play