Escúchenos en línea

Humala supera el 30% y García vence a Flores

None | 10 de Abril de 2006 a las 00:00

En los comicios presidenciales celebrados el domingo en Perú ninguno de los aspirantes logró la mayoría absoluta, por lo que se deberá disputar una segunda ronda entre los dos candidatos más votados, 30 días después de proclamados los resultados oficiales, probablemente en la tercera semana de mayo próximo.

De esta forma, se reconfirma la tendencia anticipada por las encuestas, de que García y Flores disputarán voto a voto su participación en la segunda vuelta, para enfrentarse con Humala. Otros candidatos como la fujimorista Martha Chávez (Alianza por el Futuro) llegan a 7.01%; el expresidente Valentín Paniagua (Frente de Centro) 5.86% y el arquitecto Humberto Lay (Restauración Nacional) 4.34%.

Si la tendencia se mantiene así, con Flores y García casi empatados, un escenario posible es que el nombre del segundo participante del balotaje peruano se conozca recién en unos 20 días, según dijo Magdalena Chu, directora de la ONPE. Los resultados finales podrían demorarse tanto, porque los votos impugnados podrían convertirse en decisivos y se requerirán fallos de un Jurado Especial de Elecciones para que se determine la validez o no de los mismos.

Asimismo, Chu destacó el hecho que en las elecciones generales realizadas el último domingo sólo se registró un ausentismo del 10 por ciento, lo cual es una cifra alentadora que representa un mayor compromiso de los peruanos para elegir a las autoridades que nos representarán los próximos cinco años.

Los peruanos estaban convocados para asistir a las urnas para elegir al presidente de la nación, dos vicepresidentes, 120 congresistas y cinco representantes al Parlamento Andino. De acuerdo con la ley electoral, estaban obligados a concurrir todos los ciudadanos de 18 a 70 años de edad, so pena de pagar una multa de 41 dólares, la cuarta parte del salario mínimo.

La misma tendencia se muestra en las elecciones legislativas, aunque solo se ha computado el 20% de los votos. Los datos oficiales provisionales apuntan a que la primera mayoría simple nacional (por número de escaños) la tendrá el partido Unión por el Perú, de Ollanta Humala, seguido por el Aprista de García, la alianza Unidad Nacional de Flores y la Alianza para el Futuro de la hija del ex presidente Alberto Fujimori, preso en Chile con fines de extradición.

Humala pide limpieza y debatir programas

Humala pidió que la segunda vuelta sea limpia y que se debata sobre los programas de gobierno de los candidatos. Entrevistado por el canal "Telesur", con sede en Caracas, se mostró confiado en convertirse en el próximo presidente de Perú con independencia de que su contrincante sea Alan García o Lourdes Flores.

"Pido a mi competidor que a partir de ahora dejemos la campaña sucia y pasemos a debatir sobre nuestros planes de gobierno", dijo Humala. El candidato peruano señaló que la campaña sucia la desplegaron los medios de comunicación al servicio de los poderes económicos y precisó que se caracterizó por la distorsión de su mensaje y por presentarlo como un "dictador y un racista", entre otras denominaciones degradantes.

Humala señaló que la campaña persiguió "crear miedo" frente al cambio que propone y consideró que fue la detonante de la agresión que sufrió el domingo en el centro de votación en el que sufragó.

El líder del UPP, que se consideró "la primera opción a la presidencia", dijo que enfocará la campaña para la segunda vuelta en "el debate de nuestro plan nacionalista de gobierno". En ese sentido, Humala reconoció que el crecimiento de la economía peruana es bueno, pero aseguró que no se refleja en el bienestar de la gente porque es usufructuado por una minoría.

"Somos una alternativa al modelo neoliberal que está destruyendo a la familia peruana y trabajaremos para recuperar los recursos que han sido entregados a intereses internacionales y hacer que el desarrollo llegue a todos los sectores", planteó el líder político.

Por otra parte, expresó un "respeto inmenso" por el presidente venezolano Hugo Chávez, pero aclaró que el modelo venezolano no es trasladable a Perú porque las realidades socio económicas y políticas de ambos países son distintas. Planteó, sin embargo, que comparte objetivos con Chávez como el de promover la integración latinoamericana y el de defender la soberanía de su país.

"No somos antinorteamericanos pero no queremos que EEUU nos diga de quiénes tenemos que ser amigos", expresó Humala, quien se mostró partidario de tener buenas relaciones con todos los países. Humala dijo que debe ser el futuro mandatario de su país, que no dudó en vaticinar que será él mismo, quien decida sobre la firma o no del Tratado de Libre Comercio (TLC) de Perú con EEUU.

"Debemos ser nosotros los que tomemos la decisión de firmarlo, no firmarlo o revisarlo", subrayó Humala. Remarcó que, en las postrimerías de su gestión, el actual presidente, Alejando Toledo, debe abstenerse de suscribir el TLC, lo mismo que el Congreso, a quienes restó legitimidad por tener un respaldo popular escaso, que cifró en no más de un 4%.

"Los invoco a no cometer el error de suscribirlo", subrayó Humala e insistió en que si el TLC "no pone en peligro" y más bien "fortalece" la nueva matriz del aparato productivo peruano que dijo anhelar, "entonces no habrá inconveniente" en que el nuevo Gobierno lo firme. Por el contrario, añadió, "si pone en peligro" ese empeño, no debe ser suscrito, pero que en todo caso "necesita ser revisado".

Humala puso por ejemplo que en el sector agrario peruano los únicos beneficiados con un TLC serán los exportadores, que son una minoría. "¿Qué va a pasar con el 94% (de los agricultores peruanos) que no tiene la posibilidad de exportar?" se preguntó tras remarcar que, si finalmente es investido como mandatario, su gestión no será anti Estados Unidos, pero Washington "no nos va a decir qué hacer".

Alan García: situación de Perú es peligrosa tras elecciones

"La suerte está echada (para Flores)", dijo complacido el coronel retirado de la Policía Benedicto Jiménez, candidato al Congreso por el Partido Aprista y quien se hizo conocido por haber dirigido el equipo policial que capturó al cabecilla de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán en 1992.

La pugna por el segundo lugar y pase a la segunda ronda se mantiene en suspenso. "Eso está en manos de Dios", comentó García. A su juicio, los resultados electorales ponen al próximo gobierno de Perú en una situación peligrosa si no hay una voluntad amplia de concertar.

La situación del país "es muy peligrosa, así la defino yo, es peligrosa de no lograrse una concertación que incorpore elementos democráticos y al mismo tiempo una voluntad de cambio", anotó García, ex mandatario quien gobernó entre 1985 y 1990.

"Ninguno de los tres podrá gobernar solo, eso es evidente", dijo. "Y desde ahora y sin esperar resultado se tiene que hablar un lenguaje de amplitud, de tolerancia que permita que el Perú crezca y redistribuya al mismo tiempo", añadió.

El ex mandatario aclaró que lo que requiere su país es un "gobierno de concentración más que de concertación, de concentración nacional que permitirá que el país goce de crecimiento con generación de empleo".

Candidatos tendrán que cambiar discurso y estrategia

Para Humala la elección representa un resultado con claroscuros, según los analistas. El nacionalista está obligado ahora a redefinir su estrategia y concertar alianzas a las cuales hasta ahora se ha resistido. Los resultados del domingo obligan "a un cambio en el discurso de Humala que lo lleve a cierta moderación", dijo el constitucionalista Enrique Bernales, director ejecutivo de la Comisión Andina de Juristas.

Empero, ello obligará también a Flores y a García "a cambiar su disco duro" el cual "pretende desde la democracia legitimar la exclusión, es decir no mirar al otro", añadió Bernales. "En realidad todos tienen que cambiar su estilo", remarcó el analista, subrayando que "aquí no hay una regla de lucha entre dictadura o democracia porque eso es un sofisma".

Humala, un militar en retiro de 43 años, desarrolló una estrategia en que expresaba su rechazo a los partidos políticos de larga data a los que siempre calificó despectivamente de "tradicionales" bajo la esperanza, ahora frustrada, de que ganaría en primera ronda tal como lo hizo Evo Morales en Bolivia.

Bernales advirtió que en realidad "quien tiene que cambiar más que Humala es Flores", de la alianza conservadora Unidad Nacional. "Ella tendría que tratar de buscar un acercamiento mucho más persuasivo", dijo aunque dijo tener la impresión de que no la ayudan sus colaboradores a quienes se refirió como "un entorno impresionante de palurdos" y con "un electorado intolerante y de una soberbia que es fatal para ella". Se refería al incidente en que sus partidarios insultaron a Humala en la víspera cuando este fue a sufragar.

En las filas del humalismo tras los resultados del domingo, Gonzalo García Núñez, candidato a la primera vicepresidencia, mostró un estilo conciliador al subrayar que en principio en esta nueva etapa "debe surgir un consenso político".

"¿Hacia dónde?", se preguntó para luego responderse: "es difícil decirlo porque no tenemos los resultados definitivos". Luego señaló que se tiene que entrar a definir "ángulos y conductas" a la vez que serenar los ánimos y entrar a discutir los grandes problemas del país.

El analista Eduardo Toche, del Instituto de Estudios Peruanos, dijo que en la jornada del domingo no hubo ningún triunfador, sino derrotados en términos generales. "Ninguno ha estado satisfecho por lo que lograron", dijo remarcando que se imponen las alianzas para lograr estabilidad.

Según sostuvo, Humala al rozar apenas el 30% de los sufragios ha quedado con una capacidad muy limitada para la negociación política porque en la primera ronda desarrolló una campaña de choque sin preocuparse de tender puentes a otros grupos políticos.

"Ahora tiene que redefinir su estrategia y el costo que le significaría establecer acuerdos con otras fuerzas puede ser bastante alto porque eso lo llevaría a moderar sus ideas y programa, lo que va a ser notorio" para sus simpatizantes, anotó Toche.

El analista estimó que si hay un triunfador político en los comicios del domingo sería el socialdemócrata partido Aprista de García. "El partido de García, con una importante fuerza en el Congreso, se ha ubicado en una posición donde todo movimiento en procura de la estabilidad pasa por ellos", refirió.

"Pase o no pase a la segunda vuelta, si se quiere formar gobierno u oposición se tiene que conversar con ellos pues ellos van a inclinar la balanza hacia uno u otro lado. No se les puede ignorar", concluyó.

A lo largo de la campaña, Humala tenía la esperanza de que en Perú se replicara el fenómeno de Evo Morales en Bolivia, donde las encuestas le daban 33 a 34% (igual que para él en un momento dado) y finalmente ganó en primera vuelta. Pero en su caso, el resultado fue al revés, y lo que se vio en el final fue más bien una caída en su votación, lo que le plantea inquietudes para la segunda vuelta.

"La caída en el apoyo es el resultado de ataques concertados contra Humala", dice el analista Carlos Tapia, para quien esta campaña electoral tuvo muchos elementos de guerra sucia. Tapia también dice que en un amplio sector de la población asustaron sus propuestas para generar cambios radicales en la forma de trabajar con las compañías extranjeras, o acabar con la ayuda de Estados Unidos para erradicar la hoja de coca, planta medicinal base de la cocaína.

Para el analista Hugo Neira, "no hubo la marejada de la que hablaba Humala. Él no es Evo Morales". Neira advirtió de todos modos que "si Humala no es escuchado, en Perú puede haber una revolución violenta, lo que es un peligro latente".

Para el analista político Carlos Basombrío "las bravatas de Ollanta sobre que ganaría en primera vuelta fueron sólo eso. En las últimas semanas perdió muchísimos puntos".

Este lunes el partido Unión por el Perú (UPP) de Humala daba señales de haber comprendido el mensaje que enviaron los electores; lejos de la euforia de los días previos, el propio candidato se señaló "satisfecho" por haber quedado en punta pero reconoció que deberá redoblar esfuerzos para la segunda vuelta.

Mientras tanto su candidato a primera vicepresidencia, Gonzalo García Núñez, se refirió a cómo debe hacer su partido para convertir el 30% de primera vuelta en un 50% en la segunda vuelta. "En principio debe surgir un consenso político. ¿Hacia dónde? Es difícil decirlo porque no tenemos el resultado definitivo", señaló.

García Núñez se congratuló que el partido humalista lograra convertirse en la primera minoría en el Congreso unicameral. Del total de 120 miembros, las proyecciones dan al humalismo 43 escaños, contra 35 del APRA del ex presidente García.

Ese tema en cambio es crítico para la conservadora Flores, que sólo obtendría 19 escaños, lo que le generaría un grave problema de gobernabilidad en caso de que gane la presidencia, y le obligará a buscar alianzas. Sin embargo "un acuerdo será difícil puesto que hay que superar el desprecio que la derecha peruana tiene por el APRA", dijo el analista Neira.

Mientras tanto Estados Unidos se congratuló el lunes de las elecciones libres, justas y sin violencia celebradas en Perú. "Hasta ahora lo que hemos visto con relación a las elecciones es que han tenido lugar en una atmósfera libre de violencia y que han sido libres y justas", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.

Fujimori logra una importante bancada parlamentaria

El movimiento fujimorista llevó al cuarto lugar a su abanderada Martha Chávez, candidata presidencial de Alianza por el Futuro, como se evidencia en los siguientes resultados:

La campaña de Chávez tuvo curiosamente en un Fujimori a su principal elemento de división: Keiko Sofía, la hija del ex presidente actualmente detenido en Chile. Chávez siente que no sólo careció del apoyo decidido de Keiko Sofía sino también de los partidarios de Alberto Fujimori que no valoraron su candidatura que evitó que el fujimorismo se quedara ausente de los comicios del domingo.

Era usual ver a Keiko como figura de los mítines fujimoristas, junto a su tío Santiago Fujimori, también candidato al congreso, e incluso la novia de su padre, Satomi Kataoka, mientras que la candidata presidencial se limitaba a aparecer al lado de ellos.

Muchos fujimoristas prefirieron posar para sus anuncios propagandísticos junto a Keiko, en vez de Chávez. La hija de Fujimori era según los sondeos de intención de voto, la candidata con más probabilidades de alcanzar la más alta votación en el Congreso.

Si recibiera esa cantidad de votos, Keiko Sofía se convertiría en la presidenta de la sesión para la instalación del nuevo congreso que empezará a sesionar a partir del 28 de julio. Ello no significa necesariamente que sería presidenta el congreso peruano.

Y aunque ha evitado mencionar a Keiko, de 30 años, como la causa del divisionismo, Chávez ha denunciado actitudes individualistas de los candidatos al Congreso de la agrupación fujimorista Alianza por el Futuro, cuya lista parlamentaria encabezó la hija mayor del ex presidente.

"Es evidente que la estrategia de todos los candidatos al congreso fue su propia candidatura, su candidatura...", declaró Chávez. Dijo que mucha de la propaganda de candidatos fujimoristas al congreso no incluía la mención a que Chávez era la candidata presidencial del partido, pero sí mencionaba en forma notoria la candidatura de Keiko Sofía. "Se ha tenido que luchar contra eso", se quejó Chávez en una entrevista con la emisora CPN. Ningún candidato fujimorista al Congreso se ha pronunciado sobre sus críticas.

El analista político Santiago Pedraglio explica que el apoyo que ha conseguido el partido de Fujimori en esta elección no es una sorpresa, puesto que cuenta con un sector leal que admira su gobierno (1990-2000), pese al escándalo de corrupción que ocasionó su caída en noviembre del 2000.

"Hay un sector de la población que constituye un núcleo minoritario, que tiene el recuerdo de que Fujimori tuvo un papel decisivo en la derrota del grupo terrorista Sendero Luminoso, el control de la hiperinflación...", dijo. Indicó que Fujimori era, además, recordado por los sectores populares por las obras que hizo para ellos, incluidos algunos programas de alivio a la pobreza.

Pese a lamentar la falta de apoyo a su candidatura, Chávez se declara satisfecha por el papel que cumplió. "Nadie podrá quitarme esa satisfacción", declaró. "He apoyado al fujimorismo como el fujimorismo necesitaba que se lo apoye, en el momento más difícil".

A principios de enero, el Jurado Nacional de Elecciones rechazó la candidatura de Fujimori, quien se encontraba detenido en Chile, por una inhabilitación del Congreso que pesaba sobre él y que le impedía ejercer cargos públicos hasta el 2011.

Entonces para no quedarse al margen de la contienda electoral presidencial, los fujimoristas escogieron a Chávez para que los represente. Ahora, cuando varios de ellos han conseguido un escaño en el legislativo, Chávez ha perdido esa oportunidad.

"Yo me he sacrificado, nadie me mandó a sacrificarme. Yo he pensado que el presidente Alberto Fujimori, el Perú, y nuestro plan de gobierno merecían esto", declaró. Chávez adelanta que el futuro del movimiento fujimorista deberá ser evaluado en las próximas semanas o meses con Fujimori.

El ex mandatario (1990-2000) se encuentra detenido en Chile mientras se estudia un pedido de extradición presentado por Perú para juzgarlo por más de una decena de delitos de corrupción y violaciones a los derechos humanos.

Fujimori asegura que su hija Keiko es la nueva lideresa de Perú

Desde Santiago de Chile, donde está detenido en Santiago con fines de extradición, Fujimori aseguró que su hija Keiko es la nueva "lideresa" de su país, tras las elecciones celebradas el domingo.

Así lo señalaron algunos allegados al ex mandatario, entre ellos su flamante esposa japonesa, Satomi Kataoka, y Luis Silva Santisteban, un cercano colaborador, que le acompañaron el domingo en la Escuela de Gendarmería de Santiago, donde Fujimori permanece detenido desde el pasado 7 de noviembre.

Fujimori y su círculo íntimo siguieron los comicios presidenciales y parlamentarios peruanos por la televisión internacional y el ex mandatario, según relataron al vespertino La Segunda, con libreta en mano anotó nombres e hizo cálculos electorales.

"Ella es la nueva lideresa", comentó a sus visitantes Fujimori. que estaba "visiblemente contento", dijeron, tanto por el resultado electoral de su hija Keiko como por los pobres resultados del partido del presidente Alejandro Toledo, "Perú Posible".

Keiko dijo al mismo vespertino chileno que se siente "depositaria directa del cariño" de su padre y subrayó que él "se siente orgulloso de este apoyo que he obtenido".

El Gobierno peruano ha solicitado la extradición de Fujimori sobre la base de 12 juicios abiertos en su contra, 10 por delitos de corrupción y dos por violaciones de los derechos humanos. La hija de Fujimori dijo que "durante estos cinco años han calumniado al fujimorismo y que el pueblo peruano sabe perfectamente que no hay evidencias. Por eso somos una de las fuerzas más importantes", aseguró.


Descarga la aplicación

en google play en google play