Escúchenos en línea

Chávez desata controversia sobre el Pacto Andino y el Mercosur

Agencia EFE. Desde Cochabamba, Bolivia. | 9 de Diciembre de 2006 a las 00:00
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, rechazó este sábado la invitación de su colega y amigo boliviano, Evo Morales, de retornar a la Comunidad Andina (CAN), y pronosticó el fin del Mercosur, del que su país forma parte, si el bloque no cambia para concretar la integración. "Yo prefiero mirar hacia el futuro. Creo que la CAN, con todo respeto, no sirve, me obligas a decirlo, y creo que el Mercosur tampoco", dijo el mandatario venezolano a Morales, anfitrión de la II Cumbre Suramericana que se celebra hoy en Cochabamba. "Cuantas reuniones, cuantas cumbres, pero no tenemos claro hacia donde vamos", y "ahora no hay proyecto", dijo Chávez. Minutos antes Morales le había planteado "retornar a la CAN, sin abandonar el Mercosur", porque -a su juicio- sin esos instrumentos no se puede "buscar una integración para resolver los problemas internos. Una integración por la paz, para crear una región de prosperidad". "Son instrumentos que nos permitirán trabajar por nuestra Sudamérica, siento que son instrumentos económicos", manifestó Morales sobre estos bloques regionales al abrir la primera y única sesión de trabajo de la cita presidencial. Por ello, invitó a Chávez "a retornar a la CAN, sin abandonar el Mercosur", porque -a su juicio- sin estos instrumentos no se puede "buscar una integración para resolver los problemas internos". Venezuela abandonó la CAN el pasado abril fundamentalmente por sus discrepancias con Colombia y Perú, que firmaron tratados de libre comercio (TLC) con Estados Unidos. Ahora la CAN está formada por Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia. En noviembre pasado volvió como asociado Chile, que había anunciado su intención de reincorporarse. Chávez había ya solicitado el ingreso de Venezuela en el Mercado Común del Sur (Mercosur) en 2005 y el 9 de diciembre de ese año, la XIX Cumbre aprobó en Montevideo el inició de negociaciones para la adhesión de ese país. Con una negociación de sólo seis meses, en julio pasado Venezuela firmó el protocolo de adhesión para sumarse a ese acuerdo como socio pleno, aunque el proceso se completará en 2014. Morales manifestó este sábado que "Bolivia no se hace ningún problema en incorporarse al Mercosur sin abandonar la CAN... Yo creo en la CAN y también en el Mercosur". Los miembros fundadores del Mercosur, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, más Venezuela, invitaron a Bolivia y Chile a unirse como socios plenos en su pasada cumbre en la ciudad argentina de Córdoba, a mediados de este año.

Ninguno sirve

"Me parece positivo que esté ocurriendo la Cumbre de los Pueblos y que el presidente (Evo) Morales la haya impulsado y propiciado. Es muy importante porque una de las grandes fallas de los intentos de integración es que se elitizaron, y se quedaron sin contenido, como una vasija vacía. No habrá integración posible si no se incorporan los pueblos. El viejo modelo de integración que fracasó se quedó en el mero nivel superficial de lo comercial, el interés económico de lo comercial. Lo económico es fundamental, pero los pueblos tienen que darle alma a la integración, sin los pueblos no habría integración", sentenció Chávez. "Creo que la CAN, con todo respeto, no sirve (...) y creo que el Mercosur tampoco. Venezuela ingresa al Mercosur pero el Mercosur, o lo reformateamos y hacemos uno nuevo, o también se acabará. No son instrumentos adecuados para la era que estamos viviendo, son instrumentos para la élite" y sostuvo que tanto la CAN como el bloque del Mercado Común del Sur benefician el comercio pero no a los pueblos de los países de la región. "Estamos sufriendo el mal de la impotencia, la impotencia política, necesitamos una viagra política; Lula, tú que haces tantas cosas en el Brasil, a ver si hacemos una viagra política", ironizó dirigiéndose al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva. Chávez volvió entonces a levantar la voz por una Unión Sudamericana de Naciones. "Propongo una Unasur", y no Comunidad Suramericana de Naciones, un nombre que, a su juicio, no refleja la fuerza que debe tener el proyecto integrador. Señaló que ya el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, advirtió de que hay una burocracia en las entidades regionales que se resiste en los avances para concretar la integración de Suramérica. Chávez desahució, además, los procesos de convergencia que analizan la CAN y el Mercosur desde 1995, porque dijo que insistir en ellos es como arriar un "carro de muertos". "Que los muertos entierren a sus muertos", dijo y exhortó a sus colegas desechar proyectos 'imperialistas' como el Area de Libre Comercio de las Américas, ALCA, promovido por Estados Unidos. La "globalización es un desastre", lo mismo que el ALCA y los tratados de libre comercio que propone Estados Unidos, porque son "otra forma de imperialismo", insistió. "Para vencer esta inercia tendríamos que designar un grupo, un comando, no sé como llamarlo, un grupo de choque, pero de presidentes, y que seamos responsables de la marcha de todo esto, que le demos forma y después vengamos a darle cuenta a nuestros colegas", agregó. Advirtió a sus pares de la necesidad de "salir de esa especie de trampa", porque el mapa político está cambiando en el continente, y no caer en el "síndrome del búnker" y no encerrarse en los "palacios lejos de una realidad que no percibimos bien".

Lula respalda a Morales

Previamente, Lula respaldó la invitación de Morales, llamó a sus hermanos del Mercosur a abrir las puertas a la CAN y reiteró la convocatoria a un Parlamento Sudamericano. "Pienso que es de mucha importancia y por nuestra parte pienso que los países que hoy día hacen parte en el Mercosur tendrán que hacer su máximo esfuerzo para que eso tenga lugar lo más rápidamente posible", dijo. También insistió en la necesidad de convocar a una reunión de presidentes para el próximo año para discutir únicamente el tema energético, que es de "extrema importancia y causa muchos problemas en muchos países hoy en el mundo". Los mandatarios analizaron el documento propuesto por la Comisión de Estrategia de la Comunidad de Naciones Sudamericana en el que se establece que los ejes centrales de la unión, que el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, quiere que apunte en breve a la creación de un Parlamento Sudamericano. El presidente de Paraguay, Nicanor Duarte, se unió a las críticas a los bloques comerciales. "Del discurso de poder maquillado, hay que pasar a un discurso de integración real (...) para la Comunidad Sudamericana, para que el Mercosur sea una realidad". "Hablamos de libre comercio, de integración, pero en la frontera quedan nuestros productos que queremos vender, soja, leche, el plástico que producimos", argumentó. El presidente uruguayo Tabaré Vázquez pareció poner el dedo en la llaga al señalar, después de escuchar varios discursos de sus colegas, que estas reuniones "son muy lindas" porque los mandatarios se sacan "hermosas fotos de familia", pero que en estos encuentros no hay mayores avances "porque falta la decisión política". El debate propuesto por el presidente boliviano Evo Morales sobre los pedidos de empeñar la voluntad política de los distintos gobiernos en pro de dar un salto en la integración, no pudo avanzar con todos los mandatarios por la extensión del discurso de Chávez. En el medio, debió partir de retorno Vázquez e inmediatamente después, García. Antes, el mandatario peruano soltó un dardo en tono risueño a Chávez, con quien se reconcilió en esta cita después de varios desencuentros. García propuso al despedirse que cada mandatario asumiera la responsabilidad de impulsar en persona uno de los temas más importantes, y él se propuso para hacerlo con la educación. "Así eliminamos los odiosos liderazgos y protagonismos", dijo sonriendo a un Chávez que recibió el comentario también entre sonrisas. Previamente, la mandataria chilena Michelle Bachelet señaló que la región no debía temer a la globalización, "que es como el dios Jano', en referencia a las dos caras de esa deidad mitológica. Dijo que 'la globalización es un hecho" del que hay que aprovechar sus aspectos positivos y desechar los negativos. A su turno, el presidente de Guayana, Bharrat Jagdeo, insistió en que la educación es un elemento esencial para la integración, y felicitó a sus colegas por haber invitado a Surinam, país que envió un representante.

Descarga la aplicación

en google play en google play