Escúchenos en línea

Fuerzas derechistas amenazan a
líderes latinos, pero las protestas continúan

None | 15 de Abril de 2006 a las 00:00

Para Navarro los mensajes de intimidación no son nada nuevo. Desde el verano de 2004, cuando ayudó a organizar protestas tras las redadas de Migración en el Inland Empire, recibió amagos. "Desde entonces y ahora con lo que estamos haciendo me cuido", añadió. "Es parte de la política todo el tiempo.

El tono acalorado del debate en torno de la migración ha dado pie a incidentes de intolerancia, como la quema de una bandera mexicana en Phoenix. Además, un incendio provocado el miércoles en el restaurante Mariachi's Mexican Bar and Grill, en el poblado de Jamul, cercano a San Diego.

Los propietarios, una familia latina que abrió el restaurante hace dos años, aseguraron haber recibido amenazas y que la noche de la conflagración escribieron en su establecimiento epítetos raciales con pintura de aerosol.

Por otra parte, un reducido grupo de manifestantes se presentó el jueves frente a las oficinas de la congresista Maxine Waters por supuestamente haber "vendido" a su comunidad, al apoyar una reforma que podría legalizar a millones de migrantes.

"Nuestro país está siendo invadido por indocumentados", aseveró John Spencer, dirigente de la organización One Stop Inmigration.

Latinos siguen en las calles

Encabezadas por la familia de un adolescente que se suicidó, varios millares de personas marcharon el sábado hasta la sede del gobierno local para exigir reformas que permitan a los inmigrantes ilegales permanecer en Estados Unidos.

Amigos y parientes de Anthony Soltero, de 14 años, estuvieron al frente de la manifestación y la concentración ante el ayuntamiento con carteles que llevaban la fotografía del adolescente y la leyenda en inglés que decía: "Continúen la lucha en nombre de Anthony".

Soltero escribió en una nota suicida que se sentía disgustado luego que el subdirector de su escuela le dijo que sería sancionado por abandonar el recinto educativo el día de una protesta por reformas en favor de los indocumentados, según abogados de la familia del muchacho.

El joven se mató con una escopeta en su casa luego de la reunión del 30 de marzo con el subdirector. Defensores de los inmigrantes consideran a Soltero como una víctima en su campaña. Autoridades escolares de la ciudad de Ontario, en California, refutan la afirmación de que el estudiante de octavo grado fue amenazado.

La policía calculó que ante el ayuntamiento de Los Angeles se reunieron unas 3 mil personas, una cifra muy inferior a las multitudes que en semanas pasadas han asistido a otras manifestaciones sobre la inmigración ilegal. En la concentración, los oradores pidieron la amnistía para los millones de indocumentados en el país y recordaron el anunciado boicot "Un día sin inmigrantes" del 1ro de mayo en el trabajo, la escuela y el comercio.

Los manifestantes ondeaban banderas mexicanas y estadounidenses y los más jóvenes portaban letreros provistos de mensajes en inglés y español con leyendas como "Nuestros padres no son terroristas".

Jeffrey Santamaría, de 16 años y procedente de Glendale, California, acudió con sus padres, de quienes dijo que han estado en el país por dos décadas sin documentos migratorios. "Merecen ser respetados. Están aquí sólo para trabajar", expresó.

Cientos de miles de personas, incluidos numerosos estudiantes, han participado en las marchas realizadas desde el mes pasado en varias ciudades de Estados Unidos para protestar por los proyectos de ley que prevén endurecer la política de inmigración. Algunos de los alumnos participantes han sido suspendidos por faltar a clases.

En Porland, Oregon, unos 1.200 manifestantes, en su mayoría jóvenes y estudiantes, marcharon el viernes para pedir una política estadounidense más tolerante hacia los indocumentados, pero los alumnos asistentes enfrentan posibles sanciones por faltar a clases.

La superintendente escolar en el estado de Oregon, Susan Castillo, dijo que apoyaba el objetivo de los manifestantes, pero que la participación de los estudiantes podría tener varias consecuencias porque abandonaron sus escuelas.

Uno de los oradores, James Williams, dijo que su familia es de la India y que el movimiento en defensa de los inmigrantes es el "asunto de derechos civiles de nuestra generación".

También en Oregon

Unos mil 200 manifestantes, en su mayoría jóvenes y estudiantes, marcharon en Pórtland, estado de Oregon, para pedir una política estadounidense más tolerante hacia los indocumentados, pero los alumnos asistentes enfrentan posibles sanciones por faltar a clases.

La superintendente escolar en el estado de Oregon Susan Castillo dijo que apoyaba el objetivo de los manifestantes, pero que la participación de los estudiantes podría tener varias consecuencias porque abandonaron sus escuelas.

"Estoy orgullosa de los estudiantes de enseñanza media y media superior que ejercen su derecho a la libre expresión que ampara la Primera Enmienda'', dijo Castillo sobre la asistencia de los alumnos a la manifestación del viernes.

Cientos de miles de personas, incluidos numerosos estudiantes, han participado en las marchas realizadas desde el mes pasado en varias ciudades de Estados Unidos para protestar por los proyectos de ley que prevén endurecer la política de inmigración.

Algunos de los alumnos participantes han sido suspendidos por faltar a clases. Uno de los oradores en la marcha de Portland, James Williams, dijo que su familia es de la India y que el movimiento en defensa de los inmigrantes es el "asunto de derechos civiles de nuestra generación".

"Esta es una cuestión estadounidense para todos nosotros", afirmó Williams. El proyecto de ley que analiza el Congreso para endurecer la política migratoria "es francamente inmoral", añadió.

Demócratas acusan a republicanos de trabar reforma migratoria

El partido Demócrata culpó el sábado al presidente George W. Bush y su tolda republicana de bloquear la reforma migratoria a través de una campaña orquestada para usar a los extranjeros ilegales como "chivos expiatorios".

En su programa semanal de radio, la congresista Hilda Solís, de California, afirmó que Bush y el líder del Senado Bill Frist "carecen de verdadero liderazgo para detener extremismos en su partido" que han frustrado la reforma de la ley de inmigración.

A principios de abril, el Senado no logró aprobar la reforma pues Frist y el jefe demócrata en el Senado, Harry Reid, no alcanzaron un acuerdo sobre cómo proceder a la votación sobre las enmiendas. Las reformas tienen como propósito reforzar la seguridad fronteriza, crear un programa de empleos temporales para inmigrantes y concederles la ciudadanía a muchos de los casi 12 millones de ilegales que viven en Estados Unidos.

"Lo que el país vio durante las últimas semanas no sucedió de la noche a la mañana", aseguró Solís, hija de inmigrantes de México y Nicaragua. "Hace tiempo el Partido Republicano escogió a los inmigrantes como chivos expiatorios para dividir a los votantes y ganar las elecciones, tal como hicieron en los últimos comicios en temas como el matrimonio homosexual", comentó Solís.

La congresista también criticó la legislación aprobada en diciembre por la Cámara Baja que convertiría en un delito grave la inmigración ilegal. La calificó de un "ataque" a los inmigrantes por parte del Partido Republicano.

Destacó Solís que la ley penalizaría hasta a un sacerdote que le ofrezca la comunión a un trabajador indocumentado. Con esa aproximación tan punitiva al tema, los republicanos intentan "aislar a la población de Estados Unidos".

"La población de Estados Unidos quiere cambiar", dijo Solís. "Basta de las mismas propuestas ineficaces sobre inmigración para chivos expiatorios" extranjeros.

Hablemos de aritmética

Por Jorge Gómez Barata, ARGENPRESS

Como partículas atrapadas por un imán que los repele con la misma fuerza que los atrae, protagonistas de coyunturas históricas irrepetibles, víctimas y usufructuarios de una contradictoria política migratoria, los emigrantes hispanos en los Estados Unidos padecen el síndrome que persigue al Tercer Mundo: llegar tarde.

Las razones por las que los Estados Unidos se desarrollaron como una Nación de inmigrantes, no tienen nada que ver con la generosidad. Se trataba de un gigantesco territorio en el que se implantó un capitalismo que, además de crecer más rápido que su población, mediante una expansión territorial salvaje triplicó su territorio. Norteamérica necesitaba gente y no podía esperar a que crecieran. Entre 1850 y 1920 los inmigrantes quintuplicaron la población.

En la universidad, un profesor de economía política nos explicaba que al calcular el valor de la fuerza de trabajo, además de las necesidades de los obreros, se incluyen las de su familia. Los obreros nacen pequeños y mientras crecen cuestan montones de dinero. Al poco rato, otro maestro nos revelaba que aquella fórmula no aplicaba a Estados Unidos que, mediante la emigración, adquirían la fuerza de trabajo sin pagar los costos de su reproducción.

Mientras, en el Tercer Mundo, la población crecía a ritmos muy inferiores a los de la economía. La ecuación era perfecta. En América Latina sobraban trabajadores que hubiera sido beneficioso exportar. La mala noticia fue que aquellos excedentes no interesaban a Estados Unidos que prefería a los europeos porque eran blancos y más educados, venían de una tradición industrial y eran políticamente predecibles.

La inyección de mano de obra joven y entrenada favoreció el despegue de la economía norteamericana que al crecer estimulaba nuevas oleadas de emigrantes. La noria que alimentaba el capitalismo norteamericano, saneaba el de Europa, superpoblada e incapaz de generar empleos para absorber su propio crecimiento demográfico.

La fórmula americana de importar brazos y talento, permitió resolver con bajos costos, enormes tareas como: la asimilación de Florida y Luisiana, la población de los territorios arrebatados a México, la conquista del oeste, sustituir cinco millones de esclavos y asumir la reconstrucción del sur después de la guerra civil y dar respuesta a las necesidades de mano de obra derivadas de la Primera Guerra y Segunda Guerras Mundiales.

El esquema funcionó hasta que Europa avanzó lo suficiente como para establecer el estado de bienestar, ofrecer oportunidades, pagar excelentes salarios, legislar acerca de la asistencia y la seguridad social y hacer que los emigrantes europeos fueran más exigentes.

En aquellas circunstancias se operó un cambio cualitativo en la economía norteamericana que dejó de exigir grandes masas humanas para las faenas generadoras de alto valor agregado. Los emigrantes europeos dejaron de satisfacer las necesidades de la agricultura y los trabajos peor remunerados. Llegó el turno para América Latina, especialmente para los países más cercanos, asequibles y pobres: México y Centroamérica.

El resto de la historia es redundante. Los emigrantes latinoamericanos asumieron los nuevos roles, sólo que ahora las elites de poder norteamericanas, no los reciben con la misma disposición como en el pasado acogieron a los europeos.

Los hechos están a la vista y los emigrados en la calle no para pedir migajas sino para defender derechos que van a ganar. Estados Unidos es un país de emigrantes y no puede vivir sin ellos. Las actitudes xenófobas y reaccionarias no pueden cambiar eso que es un dato de la realidad.

«Nada gringo el Primero de Mayo»

Con el fin de apoyar la legalización de residentes indocumentados, millones de inmigrantes han marchado en las últimas semanas a lo largo y ancho de Estados Unidos. Para el próximo 1 de mayo están convocando a realizar un "gran boicot americano" que pide a la población no asistir a los centros de trabajo, a los estudiantes de todos los niveles no asistir a la escuela, a no comprar ningún producto y, a quienes tengan negocios, mantenerlos cerrados.

En México, los defensores de los derechos de los inmigrantes exhortaron a los mexicanos a boicotear los productos y servicios de las firmas estadounidenses el 1 de mayo. La protesta está programada para que coincida con un boicot ese día a los trabajos y a las tiendas en Estados Unidos, el cual también ha sido llamado "Un día sin inmigrantes".

Los sindicatos mexicanos, grupos políticos y comunitarios, columnistas de periódicos e incluso algunas oficinas del gobierno mexicano se han unido al llamado en los últimos días. "Recuerden, nada gringo el 1o de mayo", recomienda uno de los diversos correos electrónicos que circulan entre los usuarios de internet en México.

"Lo que solicitan es que el 1o de mayo no se compre nada gringo en el país ni se consuma nada en franquicias americanas, esto quiere decir: No Dunkin Donuts, Mc Donald's, Burguer King, Starbucks, Sears, Crispy Cream, Walmart, Seven-Eleven y otras de la interminable lista de empresas norteamericanas en México", dice otro.

Rafael Ruiz Harrell, columnista del periódico Metro de la Ciudad de México, pronosticó que el boicot dará lugar a un movimiento más amplio que se extenderá por América Latina. "Si logramos evitar que un día, un solo día, en toda Latinoamérica no tuvieran clientes los negocios norteamericanos, les estaríamos enviando un mensaje clarísmo que al parecer son incapaces de entender", escribió.

Movimientos sociales por boicot a productos norteamericanos

La Habana – La Alianza Social Continental (ASC) convocó este viernes a un boicot contra los productos estadounidenses por parte de los movimientos sociales para el 1 de Mayo, con el fin de demostrar el peso de los inmigrantes en la economía norteamericana.

Representantes de las fuerzas progresistas de Centroamérica y Norteamérica, presentes en el Quinto Encuentro Hemisférico de lucha contra el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), hicieron la propuesta acorde con las masivas protestas de los últimos días.

Esa será una forma de respaldar las justas demandas de quienes son imposibilitados de sus derechos por las leyes en Estados Unidos, por la simple razón de no ser nacionales, lo que sufren en particular los mexicanos, coincidieron los delegados al evento.

La convocatoria forma parte de las campañas de oposición y enfrentamiento que se organizan en todo el continente para fortalecer y extender las acciones de la Alianza Social Continental, principal ente opositor al ALCA.

Durante la tercera jornada del encuentro, que reúne a más de 400 delegados, se afirmó que es imprescindible vertebrar en una sola dirección el combate contra los acuerdos de libre comercio, que atan a los pueblos y vulneran su soberanía.

Se trata de rechazar no sólo a una política imperial y neoliberal, sino también a un proyecto que ahoga a las personas, por lo que fue ponderada la esencia de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), un modelo de integración sobre la base de lo social y lo político.

Al respecto, los representantes de la región suramericana llamaron a no perder de vista los verdaderos intentos que proponen los proyectos de cooperación con la Unión Europea, los cuales tienen el mismo corte de los presentados por Washington.

Frente a esos planes, la Alianza Social Continental debe respaldar vínculos como los de Cuba, Bolivia y Venezuela dentro del ALBA, al tiempo que debe reforzar las movilizaciones populares, aun en aquellos países que aceptaron TLCs con Estados Unidos.

Los asistentes al encuentro denunciaron la propuesta de una Alianza de Seguridad y Prosperidad de América del Norte (ASPAN), un nuevo intento por ampliar a toda la América el TLC entre Estados Unidos, Canadá y México.

Asimismo, fueron anunciados varios eventos, como el 180 aniversario del Congreso Anfictiónico de Panamá, para lo cual se organiza el 22 de junio un encuentro contra los TLCs, y el II Encuentro Mesoamericano, del 24 al 26 de julio en Guatemala.

También se convocó a un Encuentro por la Unidad de los Pueblos, como parte de la Cumbre Suramericana de Naciones, prevista este año en Bolivia, para avanzar en la integración del continente. Asimismo, en Martinica, del 5 al 9 de julio próximo, se realizará el I Foro Social Caribeño.

Afroamericanos también se unen

Se desconoce cuáles empresas estadounidenses resultarán afectadas. Algunos sindicatos han dicho que boicotearán a firmas específicas, mientras que otros están rechazando todos los productos estadounidenses.

Para algunos es una manera de expresar el sentimiento anti-estadounidense, mientras que otros lo ven como una forma de mostrar el poder de los mexicanos.

En algunos casos, los activistas identificaron incorrectamente algunas firmas como si fueran estadounidenses. Por ejemplo, las tiendas Sears en México han sido propiedad del multimillonario mexicano Carlos Slim desde 1997.

Las protestas recibirán el respaldo de la comunidad afroamericana. Este jueves, la comunidad afroestadounidense de Nueva York extendió su respaldo a la medida. La adhesión, formulada oficialmente por líderes de la comunidad negra en la ciudad, se une así a la que han manifestado organizaciones de esta minoría en otras regiones del país.

"Queremos que nuestros hermanos hispanos sepan que pueden contar con nosotros", dijo el asambleísta de la ciudad de Nueva York, Charles Barrón, en rueda de prensa. Rodeado de dirigentes sindicales y de varios líderes de organismos civiles que defienden los derechos de los inmigrantes, Barrón apeló a la comunidad afroestadounidense a "hacer suyas las demandas" de los hispanos en muestra de solidaridad.

Además de Barrón, participaron en la muestra de respaldo líderes religiosos de los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

El boicot al que convocaron decenas de organismos civiles busca enviar una señal del poderío de la comunidad hispana en todo el país, que reclama la legalización de más de 11 millones de indocumentados.

El cantautor mexicano Juan Gabriel lanzó un llamado a sus compatriotas en México a sumarse al boicot. "Ellos solicitan algo que está totalmente en nuestras manos: hacer patente la importancia que como consumidores tenemos para la saludable economía que disfruta ese país (Estados Unidos), absteniéndonos totalmente el 1 de mayo de acudir a establecimientos propiedad de, o con franquicia estadounidense", dijo.

"Juanga", cantautor del éxito "Amor eterno", subrayó la importancia de apoyar a los millones de hispanos que impulsan el denominado "Un Día sin Inmigrantes" porque "es lo menos que podemos hacer por esa gente, que, prácticamente, está manteniendo a nuestro país con sus remesas. Los mexicanos del otro lado nos han puesto el ejemplo para defenderse con razón y sin violencia", añadió el artista al recordar que a Estados Unidos "hasta Superman llegó de ilegal".

En Ciudad Juárez, fronteriza con Texas, el obispo de la Diócesis local, Renato Ascencio León, llamó a solidarizarse con los hispanos que residen en Estados Unidos el próximo 1 de mayo y no adquirir productos de origen norteamericano ni comprar en empresas del vecino país establecidas aquí.

En el marco de la Semana Mayor, el prelado dijo que los fronterizos deben unirse a los connacionales y a los inmigrantes de otros países latinoamericanos, para conseguir que se respeten sus garantías individuales en la Unión Americana.

Tras oficiar la Misa Crismal en Catedral, el máximo jerarca de la grey católica de Juárez indicó que la convocatoria no sólo fue lanzada por los mexicanos en EU, sino también por todos los hispanos, "para el 1 de mayo no ir a comprar nada allá, pero nada, y ese nada quiere decir nada", enfatizó.

Ascencio León consideró que "esta lucha no debe darse únicamente en la Unión Americana, pues los inmigrantes invitan a los que vivimos de este lado de la frontera".

"Los mexicanos de allá nos están haciendo un llamado a solidarizarnos con ellos; los guatemaltecos están haciendo un llamado en Guatemala, y los nicaragüenses en Nicaragua, para que nos unamos a esta inquietud", expuso tras recordar "situaciones tensas" debido a las leyes antiinmigrantes que se promueven en el Senado estadunidense.

Ante ello, agregó, no queda más que solidarizarse con los paisanos y con las personas de distintos países que cruzan la frontera para mejorar su calidad de vida.

"Y yo realizo un llamado a todos para que hagamos un esfuerzo y nos solidaricemos con ellos, no sólo no yendo a comprar allá, tampoco comprando aquí artículos de factura americana, como un signo de unión con ellos", expresó.

Recordó que en el caso particular de México, cada año recibe una "cantidad exagerada de dinero" gracias a las remesas que envían los connacionales. "Yo creo que ahora ellos nos hacen una invitación a solidarizarnos, debemos decirles: aquí estamos con ustedes", expresó. "Hago la exhortación y tengan la seguridad de que seré el primero que pondrá el ejemplo", comentó.

El obispo aseguró que se unirá a la campaña de los hispanos por un día sin consumo de productos norteamericanos. Manifestó que muchos de los que se encuentran lejos de su tierra profesan la fe católica. "Qué triste que los dejáramos solos", expresó.

Multinacionales resentidas

Los representantes de las multinacionales creen que la protesta está equivocada, pues está dirigida a "las principales partidarias" de los programas de legalización y de trabajadores invitados. "En fin de cuentas, el boicot sólo afectará a corporaciones que están respaldando lo que la gente quiere que se haga en el proyecto de ley de inmigración", dijo Larry Rubin, director general de la Cámara Estadounidense de Comercio en México. Rubin está alentando a la gente a que le escriba a sus legisladores en lugar de llevar a cabo el boicot.

Roberto Vigil del grupo Hermandad Mexicana, con sede en California y defensor de los derechos de los inmigrantes, dijo que su organización le ha pedido a algunos de los principales sindicatos de México que respalden la protesta. Elías Bermúdez, presidente de Immigrants Without Borders ("Inmigrantes Sin Fronteras"), con sede en Phoenix, está promoviendo el boicot activamente en entrevistas con radiodifusoras y canales de televisión de México.

Los grupos mexicanos están respondiendo. Pablo González, portavoz de uno de los principales sindicatos de México –la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos–, dijo que su organización apoyará un boicot contra "al menos cuatro de las firmas más importantes de Estados Unidos, entre ellas Wal-Mart", la mayor cadena de tiendas al por menor de México. También se espera que participen otros dos importantes grupos de trabajadores, el sindicato de trabajadores telefónicos y el de obreros automotores, dijo Vigil.

Incluso sectores del gobierno mexicano se han integrado a la protesta. "Nosotros, a petición de los familiares de los migrantes, no vamos a adquirir productos que provengan de los Estados Unidos o que de alguna forma hayan sido elaborados allá el 1o de mayo, en soporte, en ayuda a los movimientos que se están llevando a cabo en la Unión Americana", dijo Lolita Parkinson, coordinadora nacional de Oficinas Estatales de Atención a Migrantes, que representa a las oficinas gubernamentales de ayuda a los indocumentados.

"Queremos mostrar el poder que tenemos los mexicanos", dijo Carlos Chávez y Pacho, vicepresidente de la cámara de comercio en Piedras Negras, Coahuila, estado que colinda con Texas.

Algunos inmigrantes han pagado un precio por participar en las manifestaciones. Así, seis empleados de un restaurante de mariscos de Houston fueron despedidos esta semana, tras faltar a sus trabajos por participar en las marchas. Por la misma razón, en Detroit, otros 21 extranjeros perdieron su trabajo en procesadoras de carne, el mes pasado. Y varios estudiantes en un liceo cercano a Tampa, Florida, fueron suspendidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play