Escúchenos en línea

¿Cómo será el próximo primero de mayo?

None | 17 de Abril de 2006 a las 00:00

Por Jorge Cancino, Univision

"Esta noche (lunes) nos reuniremos para determinar qué haremos", añadió. "No estamos diciendo que no vamos a hacer nada. Debe haber alternativas. Se habla de un 'rally' en la parte baja de Manhattan, de vigilias, de vestirse con ropa de un mismo color. Lo estamos debatiendo y vamos a participar, pero de una manera diferente", agregó.

La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA), piensa igual que Ramírez. Aseguraron que el esfuerzo del 1 de mayo lo apoyan, pero advierten que no trabajar o no ir a la escuela ese día podría causar dificultades para los huelguistas. Angélica Salas, directora de CHIRLA, dijo que la organización "está viendo" otro tipo de medidas para el 1 de mayo, entre las que destacan una manifestación a partir de las 4 p.m., cuando la mayoría de los trabajadores y estudiantes cumplieron con sus obligaciones.

El Consejo de La Raza, el principal grupo hispano de Estados Unidos, precisó que antes, durante y después del 1 de mayo "estaremos ayudando a ciudadanos a que se inscriban para votar, y a residentes para que se hagan ciudadanos y voten en noviembre.

En Houston, Texas, se preparan para inundar de cartas y correos electrónicos las oficinas de senadores y representantes del Congreso. "Nosotros vamos a participar en el esfuerzo del 1 de mayo", dijo Teodoro Aguiluz, director del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN). "Muchos están llamando a nuestras oficinas y les estamos informando de las alternativas", añadió.

"Muchos no trabajarán ese día, pero también muchos no podrán dejar el trabajo. Cada quien voluntariamente tomará la decisión de lo que hará. No todos pueden y eso es comprensible", dijo.

Casimiro Álvarez, director de la Unión de Trabajadores Campesinos de Sonoma, Santa Rosa, California, aseguró que están en movilizaciones, preparando los detalles del 1 de mayo. "Vamos a tener una marcha y luego reuniones donde habrá personas que nos informen lo que está pasando en el Senado", agregó.

No asoman despidos

En cuanto a las amenazas de despidos o expulsiones en los colegios, Álvarez aseguró que no han escuchado amenazas. "Porque la propuesta migratoria de la Cámara de Representantes también afecta a los empleadores", comentó. Explicó que el proyecto de ley HR 4437 aprobado el 16 de diciembre, criminaliza la estadía ilegal y quienes contratan o ayudan a indocumentados.

"Por eso no apoyan esa ley e indirectamente nos respaldan, porque salen perjudicados. Es una razón para que no amenacen con despidos", matizó.

Similar postura asumió la Unidad Guatemalteca de Immokalee, en Florida. Uno de sus directores, Marlon Alberto González, dijo que participarán en los eventos, pero que también son conscientes que no todos los trabajadores podrán ausentarse de los empleos.

"Los que tienen contrato, no pueden faltar. Para ellos estamos organizando otras actividades. Queremos que participen. Ahora, si el contrato se lo prohíbe, lo entendemos. Pero pueden dejar de consumir, pueden llamar al congresista, enviarle una postal o un correo electrónico y pedirle una reforma migratoria amplia", añadió.

Tirso Moreno, director de la Asociación de Trabajadores de Florida Central, resaltó que la carta, el e-mail o la llamada telefónica también son parte de las medidas de protesta del 1 de mayo.

Marie Watteau, del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, dijo que sus afiliados enviarán cartas el 1 de mayo: "Por este medio le pediremos al Congreso la reforma amplia". La SEIU plantea que la huelga es una estrategia que se utiliza para conseguir un objetivo económico y no un arma para alcanzar un fin político. "El problema de una huelga es que muchos trabajadores quedarán desprotegidos y nada garantiza que conservarán sus puestos", dijo un dirigente que pidió el anonimato.

"Si eres un trabajador con contrato, no puedes hacer esta huelga. Si no tienes contrato, nada te protege, nada evita que el tipo de la lavandería o del restaurante contrate a otra persona el 1 de mayo y te deje en la calle", agregó.

"No vamos a abortar"

Gutiérrez aseguró que si bien habrá distintas maneras de manifestarse el 1 de mayo, "la lucha por la reforma migratoria amplia sigue. Hay muchas presiones para que abortemos, pero no vamos a abortar", aseguró. "Los del 10 de abril dicen que la huelga echará por tierra todo lo ganado, pero nosotros les estamos diciendo que hasta ahora nada se ha logrado, que no podemos bajarle el volumen a esto, debemos subírselo", añadió.

"Esto es una cuestión muy seria. Estamos preocupados porque está en juego el futuro de millones de seres humanos. Por eso no queremos parar, porque se trata de nuestra gente", apuntó.

Jaime Contreras, director de la Coalición de Inmigrantes del Área Metropolitana de Washington, respondió que el boicot del 1 de mayo "es muy pronto" y no le da tiempo suficiente al Senado para pensar. "Nosotros haremos algo positivo ese día. Enviaremos cartas, pero también registraremos a muchos inmigrantes ciudadanos a que se inscriban para votar en noviembre", comentó. "Creemos que hemos avanzado mucho, que las marchas han impactado al Senado. Seguiremos por ese mismo camino pacífico hasta conseguir la reforma amplia", concluyó.

Documentarán trato mujeres indocumentadas

(EFE) La Universidad de Arizona (UA) documentará el trato que reciben las mujeres indocumentados desde el momento en que son arrestadas por agentes federales hasta que son deportadas a sus países de origen.

El estudio estará a cargo de la investigadora Anna Ochoa O'Leary, y también registrará los motivos que obligan a las mujeres a cruzar la frontera, los riesgos que corren y las decisiones que toman una vez que son deportadas.

Asimismo la investigación se enfocará en mujeres que fueron arrestadas por otras agencias del orden como la Oficina Policial de Inmigración y Aduanas (ICE), departamentos policíacos y alguaciles dentro de Arizona, para después ser entregadas a la Patrulla Fronteriza.

"Queremos saber todas las experiencias que sufrieron estas mujeres durante su detención", dijo O'Leary en entrevista con EFE. Indicó que este estudio es sumamente importante porque actualmente hay varios proyectos de ley tanto a nivel estatal como federal que buscan convertir a las agencias del orden en potenciales agentes de inmigración, con todos los derechos para cuestionar y arrestar a indocumentados.

En opinión de la investigadora, profesora del Centro de Estudios México-americanos en la UA, las mujeres indocumentadas conforman una población "invisible" de la que muy poco se habla. "Son mujeres que no se ven, son empleadas domésticas, trabajan en los hoteles, o desde sus hogares cuidando niños", dijo O'Leary.

Agregó que las mujeres indocumentadas son más vulnerables a ser víctimas de abusos, no sólo cuando cruzan la frontera sino también cuando viven y trabajan en este país, ya que son más propensas a ser víctimas del abuso de sus empleadores, que suelen pagarles bajos salarios. Las indocumentadas también corren más riesgo de ser víctimas de abuso sexual y sufrir de violencia doméstica.

O'Leary, quien cuenta con un doctorado en Antropología, señaló que siempre le han interesado los temas relacionados con la mujer, especialmente a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México.

Debido a los esfuerzos del Gobierno federal por incrementar la seguridad en la frontera y frenar el flujo migratorio, cada vez son más los inmigrantes que deciden quedarse a vivir de manera ilegal en Estados Unidos, por temor a no poder regresar de nuevo.

Debido a esta realidad, muchas mujeres arriesgan todo, inclusive sus propias vidas, para cruzar la frontera y reunirse con sus esposos en Estados Unidos. "Vemos a mujeres que llegan con sus niños de la mano, con el único propósito de tratar de reunificar la familia", dijo la educadora.

Indicó que también se ha incrementado el número de mujeres que son la cabeza de familia en sus pueblos de origen, por lo que cruzan la frontera para mandar dinero a sus familias e hijos en México.

El estudio, financiado por el fondo Fulbright, comenzará en septiembre próximo con entrevistas a mujeres que recientemente han sido deportadas y que se encuentran en los albergues para inmigrantes en la ciudad fronteriza de Nogales, Sonora (México).

"Queremos documentar cuál fue el trato que recibieron, ¿por qué cruzaron la frontera? y, sobre todo, ¿qué van hacer ahora?, ¿regresarán a sus pueblos o darán media vuelta e intentaran cruzar de nuevo?", cuestionó la investigadora. Agregó que éste es uno de los momentos más importantes para cualquier mujer, cuando es deportada y tiene que tomar decisiones trascendentales.

Se calcula que entre el 30 y el 40 por ciento de inmigrantes indocumentados que cruzan la frontera de Arizona son mujeres, dijo O'Leary.


Descarga la aplicación

en google play en google play