Escúchenos en línea

Alcaldes pelean por 10% de transferencias a municipios

None | 15 de Noviembre de 2005 a las 00:00

Centenares de alcaldes, concejales y trabajadores de los municipios de todo el país protestaron en la marcha contra las pretensiones del gobierno de reducir las asignaciones presupuestarias del sector en 2006.

Los manifestantes llegaron a la capital a bordo de autobuses, procedentes de 123 de los 152 municipios del país, para marchar hasta la sede del Parlamento, al norte de la ciudad, y exponer sus demandas a los diputados.

Los alcaldes exigen al gobierno la entrega del 10% de los ingresos tributarios del presupuesto, que les concede la ley, para poder reparar caminos y carreteras en mal estado en zonas productivas y realizar obras sociales en sus comunidades.

"Por una mayor eficacia en la administración pública, exigimos el 10% de las transferencias", se leía en uno de los carteles que portaban los manifestantes congregados en los alrededores del parlamento.

El gobierno propuso reducir la asignación a las municipalidades a un 6% como máximo, a través de una reforma a la ley de Transferencias Presupuestarias enviada al Parlamento.

"Esa ley es completamente inconstitucional, ilegal y sobre todo injusta porque está cercenando lo más elemental que tiene la democracia que es el fortalecimiento de sus Gobiernos locales", reclamó el presidente de la Asociación de Municipios de Nicaragua (Amunic), el alcalde de Managua, Dionisio Marenco. Amunic representa los intereses de los 152 gobiernos municipales del país, que financian su presupuesto con las recaudaciones locales, y que en la mayoría de los casos no alcanzan para cubrir sus operaciones porque están ubicadas en zonas pobres e improductivas.

El alcalde liberal del municipio de Rivas, René Martínez, pidió al Parlamento que no apruebe la iniciativa del Ejecutivo de congelar las transferencias en seis por ciento. "Los municipios no podemos quedarnos atrás en el progreso, esas transferencias nos corresponden por ley para hacer obras de progreso", dijo Martínez, alcalde del municipio de Rivas.

La Ley de Municipios de Nicaragua establece una asignación a las alcaldías de seis por ciento de los ingresos tributarios del presupuesto general para este año y para 2006. La misma norma señala que a partir de 2007 se les debe dar a los municipios el 10 por ciento del presupuesto nacional.

El presidente de la comisión de municipios del Parlamento, el diputado liberal José Castillo Osejo, aseguró a los alcaldes que el Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) no aceptará la pretensión del Ejecutivo de congelar las transferencias a los gobiernos locales. "Les doy la seguridad a los señores alcaldes que en ningún momentos vamos a aceptar el (recorte) en el presupuesto", dijo Osejo al hablar ante el plenario del Parlamento.

La iniciativa de Bolaños pretende congelar las transferencias a los municipios en un seis por ciento, mientras no se les asignen otras responsabilidades administrativas. Otro argumento del Ejecutivo es que el presupuesto debe responder a demandas de parte de otros sectores sociales como educación y salud.

Las alcaldías más rentables son las de Managua y otras cabeceras departamentales con actividad turística e industrial.

El resto de municipios depende del apoyo del gobierno central para poder ejecutar obras sociales, dijo Joaquín Mendonza, vicealcalde de Posotelga (oeste), uno de los municipios que fue afectado en 1998 por el paso del huracán Mitch.

"En Posoltega estamos preocupados con lo que quiere hacer el gobierno, porque en 1998 nuestro pueblo sufrió la desgracia del huracán Match", dijo Mendoza, de origen campesino.

La mayoría de los municipios nicaragüenses enfrentan problemas de infraestructura, servicio de agua potable y electricidad, debido a que el gobierno ha reducido en los últimos años la inversión social, y cuando se consigue dinero, los proyectos se ejecutan mal o no se hacen.

El alcalde de Managua puso como ejemplo el proyecto de reparación y ampliación que el Ministerio de Transporte ejecuta desde hace más de un año sobre la carretera que une Managua con los departamentos de Masaya y Granada (sur), la cual se volvió a llenar de huecos con las últimas lluvias.

Los alcaldes y productores de 21 municipios del norte del país, por su parte, llevan casi tres años demandado la reparación de los caminos que dificultan y retrasan la comercialización de la cosechas de café, uno de los productos de exportación.


Descarga la aplicación

en google play en google play