Escúchenos en línea

Humanos perros

None | 19 de Noviembre de 2005 a las 00:00

El Ministerio de Salud avaló que los animales no sean sacrificados. La Asociación Nacional Protectora de Animales justificó el comportamiento de los rotweiller y algunos penalistas insinuaron que Canda estaba bien muerto porque invadió propiedad privada.

Indigente o delincuente, tico, nica o estadounidense, es injustificable que cualquier persona sea atacada por perros más de una hora frente a testigos, sin que reciba auxilio y sin que nadie intentara matar a los animales.

No hay explicación que valga. En el lugar había al menos tres hombres armados (el guarda del taller y dos policías) y ninguno decidió disparar. La justificación que dieron las autoridades de Seguridad Pública es absurda: "Nadie disparó porque podían herir a la víctima".

Esta excusa no tiene sustento: 1°) Al no matar a los animales Canda igual murió por las mordeduras. 2°) El video es claro en que los animales por momentos se alejaban algunos metros de la persona y había posibilidades de sacrificarlos. 3°) Si hay tres personas armadas, una de ellas pudo acercarse a los animales y disparar a corta distancia con la protección de las otras dos. 4°) Aunque esta acción es riesgosa, lo cierto es que para eso están los policías. Si no, sería como si un bombero no apagara un incendio por miedo al fuego. 5°) Si dos policías no pueden defender a una persona del ataque de un perro, ni dispararle a un animal a menos de un metro sin errar, ¿cómo podrán defender a los ciudadanos del ataque de un delincuente?

La explicación policial no soporta ni la mordida de un chihuahua.

Lo peor es que el dueño de los perros, Fernando Zúñiga, se opuso a que mataran a los animales porque son "perros de cuido", tal como lo aseguró a La Nación del jueves 11 de noviembre. Con base en tal confesión, es probable que esa haya sido la razón de la negligencia de los policías y del guarda de la empresa: una orden del patroncito.

La pasmosa cobardía, impericia, inacción, negligencia e indiferencia de los Ministerios de Seguridad y de Salud exponen al Estado costarricense a una justificada demanda y establecen un precedente nefasto para los miles de ticos que se sienten indefensos ante la delincuencia: es posible que la muerte de Canda aumente la venta de perros rottweiler, y solo es cuestión de tiempo el que otras personas sean atacadas por esos animales.


Descarga la aplicación

en google play en google play