Escúchenos en línea

Lobo acepta su derrota Honduras

None | 8 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Lobo subrayó que las elecciones fueron "una fiesta cívica más", que garantiza a los hondureños que el país "sigue por la senda de la democracia" desde el fin de casi dos décadas de regímenes militares hace 25 años.

El pronunciamiento de Lobo se produjo 11 días después de celebrados los comicios, cuyo resultado final no ha sido presentado por el Tribunal Supremo Electoral, aunque éste ratificó el martes la ventaja de Zelaya.

El recuento del Tribunal Supremo Electoral avanza con lentitud por la revisión de un millar de actas electorales, pero el organismo aseguró el martes en un comunicado que los votos que faltan por escrutar "no modificarán" la ventaja de Zelaya sobre Lobo.

Según el Tribunal, el candidato liberal tiene una diferencia a su favor de 3,73 puntos cuando falta por escrutar alrededor del 10% de los votos. De los cerca de 1,9 millones de votos escrutados, Zelaya obtiene el 49,90% de los apoyos y Lobo, el 46,17%.

El resto de los votos se los reparten los tres partidos minoritarios: Unificación Democrática (izquierda), Democracia Cristiana e Innovación y Unidad-Social Demócrata.

Sin que el Tribunal Supremo Electoral le haya declarado oficialmente presidente electo, Zelaya actúa como tal desde el día de las elecciones y ya ha anunciado gran parte de su gabinete de ministros.

El Tribunal tiene hasta el 28 de diciembre para hacer la declaración oficial de candidatos electos, según la Ley Electoral. El nuevo gobernante hondureño sustituirá a Ricardo Maduro, del Partido Nacional, el 27 de enero, para un mandato de cuatro años.

Pepe acepta: “Nos dieron una lección”

Diario La Prensa, de Tegucigalpa, Honduras

En un acto público, respaldado por la dirigencia nacional, el ex candidato y presidente del Partido Nacional aceptó el triunfo de los liberales. Aceptó la derrota y la voluntad del pueblo. En medio de profundas reflexiones, el ex candidato y presidente del Comité Central del Partido Nacional, Porfirio Lobo Sosa, hizo ayer un llamado a la dirigencia nacionalista a efectuar una revisión total para reestructurar ese instituto político.

Lobo Sosa reconoció el triunfo de su oponente liberal, Manuel Zelaya Rosales, en una escueta declaración pública que brindó poco después de reunirse en privado con los presidentes de los comités departamentales y diputados electos, a quienes comunicó su decisión de aceptar el resultado obtenido en las urnas.

“Por la democracia, por el bien de Honduras me he comunicado con el presidente electo, Manuel Zelaya Rosales, para desearle el mayor éxito en su gobierno, igual quiero felicitar a todos los hondureños porque hemos celebrado una fiesta cívica más que demuestra que Honduras sigue por la senda de la democracia y el progreso”, dijo Lobo Sosa.

Envió un mensaje al nacionalismo, afirmando que “el Partido Nacional está vivo y está fuerte, a partir del 27 de enero iniciaremos una oposición constructiva por el bien de Honduras”.

Reiteró a los candidatos a cargos de elección popular del nacionalismo que tienen reclamos justificados van a tener el apoyo partidario; “para que prevalezca la democracia y la justicia”. Lobo Sosa enfatizó que el Partido Nacional seguirá adelante, y al concluir su mensaje evocó el lema partidario que dice: “Justicia social con libertad y democracia”.

Lobo Sosa lució ayer totalmente repuesto del trago amargo recibido en las urnas el pasado 27 de noviembre. En la reunión con la dirigencia no dejó ni un instante de alzar su puño firme y pedir a sus correligionarios que “no se sientan ni vencidos ni derrotados, tampoco hay que echarle la culpa a nadie en particular”, les dijo.

“Ellos -los liberales- nos dieron una lección. Demostraron que en su desorganización son más organizados”, expresó Pepe Lobo, resaltando que el Partido Nacional presumía de su estructura y de su organización en todo el país.

También destacó que los liberales tuvieron una lucha interna más fuerte que la del Partido Nacional. A las elecciones internas fueron nueve candidatos que se pelearon posiciones entre unos y otros en todas partes del país. Hubo reclamos fuertes en ese partido y una lucha encarnizada, pero al final todos votaron unidos, nunca divididos. “Esto debemos aprender”, subrayó.

Lobo Sosa declaró que reasume la responsabilidad de conducir al Partido Nacional por una reestructuración para vengar la derrota en las elecciones de 2009.

Ante la insistencia de la dirigencia nacional que preguntó si continuará en la brega presidencial, dijo: “Primero vamos a reorganizar el partido y después que se las jueguen todos los que aspiren a la candidatura presidencial y demás cargos de elección popular”.

En el encuentro con los líderes, varios dirigentes intentaron persuadir a Lobo Sosa para que no reconociera la victoria de los liberales.

Una hoja, sin firma responsable, se distribuyó entre los asistentes asegurando que más de 1,500 actas de cierre de mesas electorales ingresaron ilegalmente fuera de la bolsa electoral a las bodegas del TSE.

Se denuncia que 2,420 urnas ingresaron hasta con más de 600 papeletas sobrantes; 1,270 urnas con papeletas faltantes; 2,425 actas de cierre con inconsistencias legales, 774 actas de cierre que nunca entraron a la bodega y el 61 por ciento de las 13,838 actas de MER tienen irregularidades. Según los nacionalistas, todo esto provoca una pregunta: ¿Es esto una derrota?

“Mi lucha no fue contra Pepe, sino contra Klugmann”: Mel

El presidente electo, Manuel Zelaya Rosales, recibió ayer con agrado el reconocimiento a su victoria en las urnas de parte de su ex contrincante nacionalista Porfirio Lobo Sosa y destacó que su lucha en la campaña “no fue contra Pepe Lobo, sino contra -Mark- Klugmann”, el asesor que tuvo el Partido Nacional.

El próximo gobernante ofreció una conferencia de prensa en la sede del Partido Liberal media hora después de la comparecencia de Lobo Sosa en la que éste aceptó su derrota y le deseó éxitos en su gobierno.

“Hay una máxima que siempre he mantenido como uno de mis conceptos. Todos tenemos que ser magnánimos y generosos en la victoria pero abnegados en las derrotas. Por eso quien, en forma altruista y con altura política y moral, reconoce un mandato del pueblo en las urnas también merece mis felicitaciones”, expresó Zelaya Rosales.

“Le envío calurosamente la mano amiga que le ofrecí en la campaña política para aunar esfuerzos por el desarrollo de Honduras, por darle a este país lo que más le falta: transparencia y justicia, dignidad y abriéndole oportunidades de participación”, expresó.

El presidente electo reconoció que a su partido no le quedará otra salida que negociar una alianza con uno de los partidos emergentes para impulsar sus proyectos desde el Congreso Nacional. “No le quepa ni la menor duda que se logrará una negociación con las fuerzas políticas”, agregó.

Mel Zelaya anunció que la próxima semana viajará a Estados Unidos a reunirse con el presidente de ese país, George Bush, como lo hacen todos los presidentes de los partidos tradicionales conservadores. También analiza viajes a Taiwán, El Salvador y Panamá.


Descarga la aplicación

en google play en google play