Escúchenos en línea

Concluye Conferencia mundial del Cambio Climático

None | 10 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Dión dijo que el mundo se ha unido y juntos paso a paso ganarán esta batalla y agregó que "vamos a reconciliar la humanidad con su planeta. Hemos logrado una hoja de ruta para el futuro".

El segundo acuerdo había sido rechazado por Estados Unidos por considerar que le obligaría al inicio de conversaciones formales para establecer reducciones obligatorias similares a las que someten a los países que han ratificado el Protocolo de Kyoto.

La Unión Europea, Canadá, Japón y los países en desarrollo ejercieron una intensa presión en los últimos días sobre Estados Unidos para que modificara su postura y aceptara un acuerdo sobre la base del diálogo.

Poco antes de la hora prevista para la conclusión de la conferencia de Montreal, Washington presentó una contrapropuesta pero Estados Unidos finalmente aceptó en la madrugada del sábado el último texto presentado por la Unión Europea.

La Conferencia acordó extender la vida al Protocolo de Kyoto sobre cambio climático y lanzar un diálogo entre los países miembros del protocolo y Estados Unidos, con el fin de consensuar acciones de largo plazo contra los gases de efecto invernadero.

"Ya terminamos nuestro maratón de Montreal, aunque el camino por recorrer es largo. Vamos a reconciliar la humanidad con este planeta", dijo el ministro canadiense de medio ambiente, Stephane Dion, al dar por concluida la conferencia.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) tenía la misión de establecer las acciones para limitar las emisiones de gases de combustibles fósiles, que según los científicos son responsables del calentamiento global que afecta el frágil sistema climático de la Tierra.

Luego de negociaciones en ocasiones duras, los miembros del Protocolo de Kyoto acordaron iniciar el diálogo sobre los pasos a seguir para detener las emisiones más allá de 2012, cuando expire el actual "período de compromiso" del tratado.

Este "diálogo" debe permitir el lanzamiento de una "acción de cooperación a largo plazo para enfrentar el calentamiento climático", señala el texto del acuerdo. El documento precisa sin embargo que ese "diálogo (...) no llevará a ninguna negociación susceptible de conducir a nuevos compromisos" de reducción o producción de gases con efecto invernadero.

El resultado de la conferencia, que movilizó cerca de 10.000 personas durante dos semanas y unos cien ministros de medio ambiente desde el miércoles, fue una importante muestra de apoyo a un tratado que ha estado en problemas desde marzo de 2001, cuando no fue ratificado por Estados Unidos, el país más contaminante del mundo.

La presidencia canadiense, con el apoyo de los europeos, logró integrar a Estados Unidos en el lanzamiento de un diálogo no vinculante sobre las futuras acciones a tomar, lo que dejó la puerta abierta a países emergentes como China o India, cuyas emisiones de gases contaminantes están en aumento debido a su acelerado crecimiento económico.

"Si no hacemos nada más allá de lo que hacemos hoy, las emisiones habrán aumentado un 50% de aquí a 2030, cuando deberíamos haberlas disminuido ese tanto", señaló Dion.

Ambientalistas celebraron el acuerdo

Las organizaciones medioambientales saludaron el "histórico acuerdo", que "muestra claramente que el futuro reside en tecnologías más limpias".

Mientras Estados Unidos ha sido señalado en varias ocasiones como el "villano" de la película por diplomáticos indignados por su negativa a todo compromiso vinculante, fue Rusia la que, contra toda expectativa, bloqueó a última hora la conclusión de los trabajos.

Rusia se opuso públicamente a adoptar el acuerdo relativo al prolongamiento de Kyoto, que impone reducciones calculadas de emisiones de gas de efecto invernadero sólo a los países industrializados (Anexo I), reclamando la inclusión de una mención que abra el camino a compromisos voluntarios de parte de países en desarrollo.

Esta adición favorecería a países de Asia Central cuyas emisiones se redujeron notablemente, y que podrían sacar provecho de tal reducción, indicaron expertos.

Las pretensiones rusas inicialmente parecieron de pura forma a los negociadores, y más de una veintena de países se turnaron en el plenario suplicando a Rusia "no bloquear" la conferencia. Según un diplomático, la presidencia canadiense se dirigió directamente a Moscú para desbloquear la situación.

Ahora, las discusiones estarán abiertas a los 157 Estados partes de la Convención de la ONU con el fin de integrar a la mayor cantidad posible de países, entre los cuales se cuenta a Estados Unidos y países emergentes como India, Brasil y China.

Las dificultades de esta maratónica conferencia climática no disuadieron a Kenia de invitar a celebrar allí la próxima reunión, en 2006.

Pero llegar al acuerdo fue difícil no solo por la inesperada posición de Rusia, sino por el empecinamiento norteamericano. El propio ex presidente Bill Clinton viajó a Montreal para intentar convencer a la delegación de su país.

"Todo el mundo concuerda con que hay que proceder en forma conjunta contra el cambio climático. El único fastidio es Estados Unidos, que sigue sin querer alcanzar un compromiso común", dijo un delegado de la Unión Europea (UE).

Estados Unidos –que con 5 por ciento de la población mundial, emite 25 por ciento del total mundial de gases con efecto invernadero– sostiene que el costo de cumplir con las metas de Kioto es demasiado alto para su economía, que depende fuertemente del petróleo. Para confrontar con esa posición, el ex presidente estadounidense Bill Clinton viajó a Montreal para presionar a la delegación de su país.

"Sabemos lo que está pasando en la actualidad con el clima y tenemos una alternativa", dijo Clinton. El ex mandatario recalcó en varias oportunidades que la protección climática no destruye puestos de trabajo, sino que por el contrario crea nuevos empleos a través de la construcción de instalaciones de energía solar u otras técnicas de energía más eficientes.

Clinton critica política medioambiental de Bush en Montreal

Montreal (Agencia Alemana de Prensa DPA)

El ex presidente estadounidense Bill Clinton calificó a la política medioambiental de la administración Bush como "totalmente equivocada", luego de que delegados estadounidenses rechazaran tomar parte en conversaciones de la ONU sobre futuros pasos para evitar el calentamiento global.

"¿Quien puede rehusarse a tener esta discusión?", preguntó Clinton ante los delegados en un discurso muy aplaudido en la cumbre sobre cambio climático en Montreal.

La crítica del ex mandatario contra su antecesor, George W. Bush, fue una de muchas manifestaciones de indignación durante la conferencia de dos semanas por la posición estadounidense ante el cambio climático. La mayoría de los participantes espera que la conferencia finalice este sábado, un día después de lo planeado.

Bush ha rechazado el Protocolo de Kyoto, señalando que sus objetivos de recortar emisiones de gases de efecto invernadero dañarían la economía estadounidense y que medidas voluntarias son suficientes.

"Sabemos lo que está pasando en la actualidad con el clima (...) y tenemos una alternativa", dijo Clinton. El ex mandatario recalcó en varias oportunidades que la protección climática no destruye puestos de trabajo, sino que por el contrario crea nuevos empleos a través de la construcción de instalaciones de energía solar u otras técnicas de energía más eficientes.

"Me agrada el Protocolo de Kyoto", subrayó Clinton, "y yo lo he firmado". El entonces presidente lo suscribió en noviembre de 1998, aunque nunca lo presentó al Congreso, ya que su ratificación parecía imposible por la mayoría republicana.

Los países participantes de la cumbre lograron en tanto algunos acuerdos, pese a la falta de apoyo de Estados Unidos. "Todo el mundo concuerda con que hay que proceder en forma conjunta contra el cambio climático. El único fastidio es Estados Unidos, que sigue sin querer alcanzar un compromiso común", dijo un delegado de la Unión Europea (UE).

Estados Unidos se retiró la noche del jueves de la sala de conferencia, aunque los delegados volvieron a incorporarse a las discusiones durante la mañana de hoy. La UE aún tiene esperanzas de que Estados Unidos continúe negociando.

En una sesión nocturna, que se prolongó hasta las seis de la mañana, los demás países acordaron un plan de acción de cuatro puntos para proteger el medio ambiente en el futuro.

Sin embargo, no fueron estipulados aún todos los detalles del acuerdo, dijo un delegado alemán. En una primera instancia se discutirá internacionalmente en los próximos años en base a la Convención marco sobre Cambio Climático de Río de Janeiro 1992.

El segundo punto se refiere al Protocolo de Kyoto: en los próximos años se establecerá un nuevo calendario de cumplimiento y de reducción para los países industrializados para más allá de 2012, cuando vence el protocolo.

Como tercera vía, se intentará involucrar en el marco de Protocolo de Kyoto a los países en vías de desarrollo y emergentes. En vista de que Estados Unidos se retiró del Protocolo de Kyoto, este punto fue discutido sin la presencia de ese país.

Por su parte, Alemania y México firmaron previamente un acuerdo para transferir tecnología energética moderna a los países en vías de desarrollo.

El acuerdo-marco también permitirá a empresas alemanas conseguir créditos por reducción de emisiones de dióxido de carbono en México y también en la propia Alemania.

El texto fue firmado por el ministro mexicano de Medio Ambiente, José Luis Luege-Tamargo y por su homólogo germano, Sigmar Gabriel.

Este acuerdo es el primero que suscribe Alemania para ayuda al desarrollo de tecnologías no agresivas con el medio ambiente en el marco del Protocolo de Kyoto para la reducción de gases de "efecto invernadero", aseguró este jueves por la noche Gabriel.

Según explicó Franzjosef Schafhausen, del Ministerio germano de Medio Ambiente, este acuerdo podría permitir el desarrollo de proyectos como la construcción de plantas de paneles solares en el país azteca o la colaboración para la instalación de fábricas que racionalicen mejor el uso de la energía.


Descarga la aplicación

en google play en google play