Escúchenos en línea

EEUU lanza atroz ley contra migrantes indocumentados

None | 18 de Diciembre de 2005 a las 00:00

En los pasados 10 días, el proyecto de ley sobre seguridad fronteriza logró superar la intensa oposición de la Cámara de Comercio, la Iglesia católica, agrupaciones nacionales como el Consejo Nacional de la Raza y organizaciones de defensa de derechos de los migrantes.

El plenario votó 273-148 para poner fin al popular programa de "lotería de visas", que abre a los países con pocos emigrantes a Estados Unidos una oportunidad de vida y trabajo en el país. El alegato que motivó la caída de este programa fue que se prestaba para la infiltración de terroristas.

La Casa Blanca expresó su apoyo a la medida, a pesar de que excluye explícitamente cualquier programa de trabajadores huéspedes como ha propuesto el presidente George W. Bush. Al parecer, se decidió respaldar este proyecto para defender al Ejecutivo de acusaciones de que ignora la seguridad fronteriza.

Algunas de las principales organizaciones latinas, incluyendo el Consejo Nacional de la Raza, el Mexican American Legal Defense, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos y la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Nombrados enviaron una carta a Bush expresando su "decepción desbordante" por su apoyo a la iniciativa; le advirtieron que le será "difícil" explicar esa posición a los latinos del país, y le solicitan que retire su respaldo a este proyecto de ley.

David Brooks, corresponsal del diario La Jornada, de México

El asunto se retomará en el Senado a principios de 2006, donde hay una serie de proyectos que serán debatidos, y donde se espera que habrá acuerdo sobre algún tipo de programa de trabajadores temporales. Si se logra un consenso sobre un proyecto de ley de reforma migratoria, esta versión deberá ser negociada con la versión aprobada hoy por los representantes, pero este proceso podría demorarse hasta después de las elecciones legislativas de noviembre si el tema continúa provocando divisiones insuperables, comentó hoy a La Jornada Douglas Rivlin del Foro Nacional sobre Migración.

A pesar de que el agrio debate demostró las profundas divisiones sobre el tema en el propio Partido Republicano -entre legisladores moderados, que insisten en un programa de trabajadores huéspedes como proponen el sector empresarial y el presidente Bush, y ultraconservadores que deseaban medidas aún más duras contra los inmigrantes-, el hecho de que este proyecto de ley haya sido aprobado hoy por 239 contra 182 votos es un gran triunfo para las fuerzas antinmigrantes que han logrado imponer el tema de "seguridad fronteriza" frente al de la necesidad de reformar el sistema migratorio estadunidense.

El hecho de que fuerzas tan poderosas como la Cámara de Comercio, la Iglesia católica y centrales obreras junto con organizaciones nacionales latinas y de defensa de inmigrantes fueran derrotadas en esta batalla no significa que hayan perdido la guerra, pero sí las coloca a la defensiva.

Para ejemplificar el tono agresivo de este combate, algunos legisladores federales rechazaron el optimismo expresado por el presidente Vicente Fox en torno a un próximo acuerdo migratorio, y le aconsejaron "callarse".

Respondiendo a las críticas de Fox a las propuestas para construir más bardas y otras medidas de seguridad, el legislador republicano J. D. Hayworth, de Arizona, declaró ayer a la publicación conservadora The Human Events: "me voy a apartar de las reglas diplomáticas y ofrecer un mensaje directo al presidente Fox: el presidente Fox debería callarse.... Lo que es una desgracia es que el presidente Fox presuma aconsejar a Estados Unidos sobre la mejor forma de protegerse contra una invasión, una invasión que cuenta con su abogacía completa.... Lo que es vergonzoso es que, como Presidente de México, no hace nada para disminuir esta invasión. La endosa activamente".

Después de dos días de debates sobre el proyecto presentado por el presidente del Comité Judicial, James Sensenbrenner, en el que se intercambiaron visiones de los migrantes indocumentados como, por un lado, la gran amenaza a la seguridad del país, fuerza "invasora" y la urgencia de "recuperar el control operativo de nuestras fronteras" y, por otro, como el futuro de Estados Unidos, trabajadores necesarios para la economía, contribuyentes a la sociedad estadunidense, y víctimas de políticas fracasadas que dividen familias y dejan vulnerables a los menores de edad, se aprobó la iniciativa legislativa considerada por el Consejo Nacional de la Raza como "atroz".

El proyecto de ley H.R. 4437, la Ley de Protección Fronteriza, Antiterrorismo y Control de Inmigración Ilegal de 2005, incluye una serie de medidas punitivas y restrictivas favorecidas por las fuerzas antinmigrantes. Tal vez la más controversial es criminalizar a los aproximadamente 11 millones de indocumentados, convirtiendo en delito estar en Estados Unidos "ilegalmente" en lugar de una "violación civil", como lo es actualmente.

Limitar acceso a tribunales

Peor aún, se limitará el acceso a los tribunales federales para aquellos que desean apelar órdenes de deportación y se aceleraría la expulsión de indocumentados, y también criminaliza a las personas que asistan a estos migrantes -o sea, quienes ofrezcan ayuda humanitaria, como de iglesias u organizaciones comunitarias.

Además, se aprobó la construcción de 698 millas de bardas en la frontera con México en zonas de alto ingreso de migrantes en los sectores entre Tecate y Caléxico en California; Columbus, Nuevo México, y El Paso, Del Río, Eagle Pass, Laredo y Brownsville, en Texas. Las bardas serán dobles, con cámaras, iluminación y sensores.

También impone nuevas medidas que obligan a empresarios a verificar la identidad y estatus legal de todos sus trabajadores, aun aquellos que han estado en la nómina durante años, mediante bancos de datos del Seguro Social y del Departamento de Seguridad Interna.

Una enmienda que podrá ser agregada a la ley permitirá que las fuerzas de seguridad pública estatales y locales reciban poderes para actuar como agentes de migración.

Estas medidas, la lista de deseos de las fuerzas antinmigrantes, son consideradas como "inaceptables" por la Cámara de Comercio, y agrupaciones laborales, las iglesias y organizaciones de derechos latinos y de inmigrantes que denunciaron esta ley como una faena política que no hace nada para reparar los graves problemas del sistema de migración.

Aunque los analistas señalan que esta iniciativa de ley no tiene ninguna posibilidad de ser aprobada por el Senado o contar con la firma del presidente Bush, sí podría obstaculizar toda alternativa que incluya cualquier propuesta para legalizar de alguna manera a los migrantes indocumentados en este país. Y a fin de cuentas, ese es el objetivo de sus promotores. El debate continuará el año próximo, pero nadie apuesta que se llegue a un consenso.

En tanto, el presidente del Centro para Estudios Fronterizos y de Promoción a los Derechos Humanos de la ciudad fronteriza de Reynosa, Arturo Solís, señaló que la barda sólo provocará que los migrantes busquen una nueva zona remota para cruzar la frontera.

"Lo único que ha provocado es que la migración se vaya hacia otros lados más peligrosos y que más migrantes mueran en su intento por entrar a los Estados Unidos" indicó Solís.

Asimismo, dañará las relaciones entre los dos países, añadió. "En el pasado se criticó mucho el muro de Berlín, y se ha criticado el muro que está construyendo Israel en su frontera con Palestina y ahora lo mismo esta pasando aquí. Son sólo obstáculos entre dos naciones que tienen vínculos de comercio, vínculos de amistad", agregó Solís.

En una carta a Bush, cuatro poderosas organizaciones hispanas de Estados Unidos, le dijeron el viernes que el impacto del proyecto "será devastador".

"Es excesivamente perjudicial para las familias, empresas y comunidades tanto estadounidenses como de inmigrantes", dijeron. "Entre sus muchas provisiones que nos causan consternación figura la que criminaliza a 11 millones de trabajadores indocumentados".

La carta está firmada por dirigentes de League of United Latin American Citizens (LULAC, o Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos); Mexican American Legal Defense and Educational Fund (MALDEF, o Fondo Mexicano-Estadounidense de Defensa Legal y Educacional); National Association of Latino Elected and Appointed Officials (NALEO, o Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Nombrados) y el National Council of La Raza (NCLR, o Consejo Nacional de La Raza).

Otros «detalles»

(Agencias) La Cámara de Representantes aprobó la noche del jueves la construcción de 1.126 kilómetros de barda a lo largo de la frontera con México y se dio prioridad a la construcción de un muro entre Nuevo Laredo, México, y Laredo, Texas.

Los legisladores aprobaron otras medidas que recurrirán a efectivos militares y agentes locales para ayudar a detener a los inmigrantes ilegales, y que obligarán a los empleadores a verificar la condición migratoria de sus trabajadores.

La Cámara de Representantes no incluyó ningún programa de trabajadores temporales para los inmigrantes, algo que según el gobierno mexicano es necesario.

Una medida que no pasó a votación por oposición de los líderes republicanos, que controlan la cámara baja, fue una propuesta para negar ciudadanía estadounidense a los hijos nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados.

Pero la cámara dio prioridad a la construcción de la barda divisoria entre Laredo y Nuevo Laredo, un punto donde se responsabiliza a grupos rivales de narcotraficantes de 140 asesinatos en el lado mexicano en el presente año.

Bush elogió a los legisladores por aprobar la iniciativa.

"Estados Unidos es una nación construida sobre el estado de derecho, y esta iniciativa nos ayudará a proteger nuestras fronteras y a combatir la entrada ilegal a Estados Unidos", dijo Bush en un comunicado. "Insto al Senado a emprender acciones sobre la reforma de inmigración, de modo que yo pueda promulgar como ley una buena iniciativa". p>El proyecto pasará ahora al Senado, donde puede sufrir cambios. El senador Bill Frist, líder de la también mayoría republicana y que fija la agenda legislativa de esa cámara, dijo que el debate del plenario se haría posiblemente en febrero.

El jueves, al iniciarse el debate, se aprobó la construcción de una cerca de doble vallado en por lo menos un tercio de los 3.200 kilómetros de la frontera con México, por los estados de California, Texas, Nuevo México y Arizona.

En México, el vocero presidencial Rubén Aguilar dijo que "para México una reforma migratoria que únicamente contemple el tema de la seguridad no resuelve el fenómeno migratorio bilateral".

La barrera en Texas, como el Muro de Berlín

Por Laura Poy Solano, diario La Jornada, México

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) afirmó que con la construcción de una barrera de mil kilómetros de largo en Laredo, Texas, se "criminaliza" la migración indocumentada, lo que "nos remite al Muro de Berlín", ya que los más de 30 mil millones de dólares gastados por Estados Unidos en 11 años de vigilancia en la frontera con México, "lejos de contener la migración, directa o indirectamente han propiciado la muerte de más de 3 mil 500 mexicanos".

En el contexto de la conmemoración del Día Internacional del Migrante, el organismo nacional exhortó al gobierno mexicano a alcanzar acuerdos en la materia con Estados Unidos, que tengan como base la regularización de quienes ya se encuentran en ese país, la aprobación de programas para trabajadores temporales y la inclusión de esquemas que faciliten la reunificación familiar.

Luego de que en ambos lados de la frontera se incrementaron las protestas de organizaciones civiles en pro de los derechos humanos de los migrantes, quienes han denunciado el paulatino endurecimiento de las acciones de "seguridad y control" en la frontera sur de Estados Unidos, la Cámara de Representantes de ese país dio a conocer la aprobación del proyecto para la construcción de un nuevo muro fronterizo que tendrá una extensión de poco más de mil kilómetros.

En un comunicado, la CNDH señaló que ante el agravamiento de las medidas de control de indocumentados, es evidente que al no consolidar su política migratoria con acuerdos que reconozcan la dimensión socioeconómica del fenómeno, sino con la aplicación de medidas coercitivas, "Estados Unidos orilla de nueva cuenta a los migrantes mexicanos y centroamericanos a buscar caminos no vigilados, en los que privan condiciones adversas, con temperaturas extremas, que convierten los intentos de cruce en operaciones de alto riesgo, que son sinónimo de muerte y de más violencia a los derechos fundamentales".

Reiteró que criminalizar la migración indocumentada sólo contribuye a alentar los abusos, la extorsión y el trato prepotente de las autoridades. Ante este escenario, el gobierno mexicano, afirmó, debe agotar los recursos legales, diplomáticos y consulares para evitar la acción de grupos que operan como guardias civiles en diversos puntos de la línea divisoria.

La CNDH subrayó que la "fuerza moral" para exigir a Estados Unidos "comprensión y trato integral al fenómeno migratorio depende de su decisión y compromiso para respetar y hacer valer los derechos de los migrantes e impedir cualquier forma de abuso contra este sector por parte de autoridades de los tres niveles de gobierno".

En cuanto al porcentaje de centroamericanos que ingresaron por la frontera sur de México con la intención de llegar a Estados Unidos, el organismo señaló que este año alcanzó un máximo histórico, al "asegurar a más de 230 mil extranjeros sin documentos, cifra superior en 7 por ciento a la registrada el año pasado", de acuerdo con datos proporcionados por el Instituto Nacional de Migración.

Tibia reacción de gobierno mexicano

(Agencia AP) – El gobierno de México fustigó al Congreso de Estados Unidos por haber aprobado la construcción de una barda a lo largo de la frontera entre ambos países, mientras que grupos mexicanos defensores de derechos humanos dijeron que esto sólo provocará más muertes.

"El gobierno de México... considera que una reforma que sólo contemple el tema de la seguridad, no contribuirá a un mejor manejo bilateral e integral del fenómeno migratorio", señaló la Secretaría de Relaciones Exteriores en un comunicado.

"El Ejecutivo estadounidense expresó públicamente su compromiso con una reforma migratoria integral, incluido el establecimiento de un nuevo programa de trabajadores temporales", añadió la declaración. "El gobierno de México redoblará sus esfuerzos para la concreción de este objetivo compartido".

Algunos expertos en la frontera señalan que las actuales barreras existentes construidas a lo largo de sectores de mayor cruce no han impedido que los migrantes lo hagan, y en vez de ello los han obligado a marcharse hacia zonas más desoladas y peligrosas.

Una cifra sin precedente de más de 415 personas perdieron la vida al intentar cruzar la frontera de manera ilegal en el 2005, de acuerdo con estadísticas de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos en sus cifras del año fiscal que terminó el 30 de septiembre. El récord anterior de muertos era de 383 durante ese mismo período que concluyó en el 2000.

El portavoz de la Presidencia de México, Rubén Aguilar, indicó que la única manera para frenar el flujo de inmigrantes ilegales es una amplia reforma migratoria que incluya un programa de trabajadores por invitación.

"Para México una reforma migratoria que únicamente contemple el tema de la seguridad no resuelve el fenómeno migratorio bilateral", señaló Aguilar en su conferencia de prensa matutina el viernes.

"Es indispensable establecer mecanismos que permitan una migración legal, segura y ordenada entre ambos países. Nuestros connacionales en Estados Unidos hacen una enorme contribución a la economía de Estados Unidos", agregó Aguilar.


Descarga la aplicación

en google play en google play