Escúchenos en línea

Cuba al bate y dice que los miembros del
equipo de Bush, «son unos comemierda»

None | 23 de Diciembre de 2005 a las 00:00

El jueves, la Federación Cubana de Béisbol reveló que envió una carta al vicepresidente primero de las Grandes Ligas, Paul Archey, en la que le dice que está dispuesta a que el dinero que reciba por su participación en el Clásico sea destinado a damnificados del huracán Katrina en Nueva Orleans".

Cuba calificó de "absurda y arbitraria" la negativa de Estados Unidos y respondió metiendo el dedo en llaga: en agosto pasado Washington rechazó una brigada de médicos cubanos para ayudar a las víctimas de Katrina.

"La ira y la tozudez política imposibilita una vez más al mundo disfrutar de un espectáculo verdaderamente representativo del béisbol universal. ¿Cómo hablar de un clásico mundial de béisbol donde no esté representado el equipo cubano, campeón olímpico y mundial?", subrayó.

La semana pasada la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro vetó la posibilidad de que Cuba compitiera en el Clásico, al alegar que las ganancias que recibiría violarían los términos de la ley estadounidense del embargo económico contra la isla.

"Cuba nunca ha competido por dinero. Las razones que se alegan por dicha oficina para tal negativa es lo establecido por la vergonzosa regulación del control de los activos cubanos", añadió la Federación.

La participación en el Clásico abrió una nueva página del conflicto político bilateral, desde que en mayo pasado las Grandes Ligas y el sindicato de peloteros profesionales acordaron invitar a Cuba, en su condición de tricampeón olímpico y 25 veces campeón mundial. Cuba guardó casi siete meses de silencio; pero el 23 de noviembre pasado fue el propio Presidente Castro quien dio el 'play ball' a lo que vendría a ser un Cuba vs EEUU, adelantado y fuera del diamante.

En un prolongado discurso en el que criticó a beisbolistas que "no resistieron los millones de las Grandes Ligas", Castro dijo: "Aceptamos el desafío, cuenten con nosotros en la fiesta".

Desde entonces, una serie de hechos mantienen al Clásico en veremos a poco de que inicie su fase clasificatoria el 3 de marzo en Japón, Estados Unidos y Puerto Rico.

Antes de que surgiera la negativa de la OFAC, la misión diplomática de Washington en La Habana había confirmado que no otorgaría visas a los cubanos para viajar a Puerto Rico, pues Cuba fue incluida en el grupo C del Clásico, con asiento en San Juan, junto al anfitrión, Holanda y Panamá. Directivos de Grandes Ligas y la asociación de jugadores de Ligas Mayores dijeron que seguirán negociando con Washington para lograr el permiso de los cubanos.

Mientras, crece la indignación en la afición cubana, que vive con pasión la pelota y aspiraba ver a su novena en las pantallas de sus televisores.

«Rice está loca»

El líder cubano descalificó el plan de transición para llevar a la isla la democracia en el que trabaja Estados Unidos y dijo que la secretaria de Estado de ese país, Condoleezza Rice, está "loca".

"¿Puede haber cosa más trasnochada que poner a la loca esta a hablar de transición a esta hora? (...) están rematadamente locos, dan lástima", dijo el Presidente Castro durante una intervención ante la Asamblea Nacional, que se encuentra reunida en sesión ordinaria.

El pasado día 20, tras una reunión de la Comisión de Ayuda a una Cuba Libre, integrada por altos funcionarios de la Administración estadounidense, Rice consideró que había que acelerar la transición en Cuba y anuncio la elaboración de un plan para ese propósito que sería presentado en mayo al presidente, George W. Bush

"Ellos lo que quieren es acelerar la transición. Hay que reírse frente a esa comisión que es una pandilla de comemierdas que no merecen el respeto del mundo", dijo Castro.

El presidente cubano aseguró que su país "no ha cedido un ápice" y que la revolución que lidera desde 1959 está más "fuerte" e "invencible" que nunca, al destacar el "comportamiento intachable de la revolución".

"Estos idiotas hablando ahora de transición, ellos creen en el crimen, en la eliminación de los individuos y nosotros en la supervivencia de las ideas", añadió. El presidente cubano señaló que "atacar hoy a Cuba sería como atacar al santuario de la ética universal" y afirmó que los cubanos están "derrotando a la mentira".

El presidente Castro arreció contra Bush y dijo que no sabe gobernar su país, que no lee, que se acuesta tarde, que "anda hecho un zombi" y de no haber sabido gestionar la situación cuando EEUU se enfrentó al huracán «Katrina». "El ciclón andando y él proclamando sálvese quien pueda", agregó.


Descarga la aplicación

en google play en google play