Escúchenos en línea

Nica asaltante llevaba pistola de juguete
Asesinan a otro compatriota en Cartago

None | 28 de Diciembre de 2005 a las 00:00

Ortiz ingresó a la sucursal del estatal Banco de Costa Rica ubicada en Paseo Colón, en el centro de San José, y entregó a una cajera una nota donde decía: "Hola, esto es un asalto. Si actúan, nosotros también lo haremos pero con violencia, entreguen el dinero", según detalló al diario Extra el gerente de Seguridad del BCR, Carlos Astorga.

Mostró un arma, ante lo cual la cajera le entregó 270 colones (unos 550 dólares). La acción fue observada por el centro de monitoreo del BCR que dio aviso a los guardas del banco que intentaron detener a Ortiz. Cuando el nicaragüense intentó tomar como rehén a una clienta, uno de los oficiales le disparó en la pierna izquierda y le ordenó soltar el arma pero no lo hizo, por lo que recibió otro tiro en el abdomen. Astorga explicó que el arma no fue detectada por los equipos electrónicos del banco por ser de plástico.

En el hecho, fue detenido otro nicaragüense, pero el vocero Ruiz indicó que fue dejado en libertad pues no estaba relacionado con el caso.

Ayer martes, el director general de la fuerza pública, Wálter Navarro, precisó en un comunicado de prensa que "de acuerdo con versiones de testigos, los detenidos ingresaron a la sucursal bancaria en actitud sospechosa y, en un acercamiento del guarda del banco, uno de los hombres sacó un arma", detalló el comunicado del ministerio de Seguridad Pública. En ese momento, "el encargado de la seguridad le disparó en dos ocasiones una en la pierna y otra en el abdomen", agregó el comunicado.

Con pistola de juguete intentó asaltar banco

Por Hellen Zúñiga Hernández, diario Extra de San José

Con una pistola de juguete, un nicaragüense intentó asaltar la sucursal del Banco de Costa Rica ubicada en el Paseo Colón. El intento de atraco ocurrió a las 9:18 a.m.

El sospechoso fue identificado como José Antonio Ortiz Prado, de 39 años, quien resultó herido de dos balazos, uno en el abdomen y otro en la pierna izquierda. Ortiz, vecino de Heredia y padre de dos niños, se desempeñaba como cuidacarros en el restaurante Machu Pichu.

Pese a que dentro de la entidad bancaria detuvieron a otro pinolero de apellido López y 35 años, luego de ser indagado fue puesto en libertad porque se determinó que no tenía nada que ver con el intento de asalto. Una bicicleta decomisada por la policía también fue entregada a López, pues era de su propiedad.

Ortiz llegó haciéndose pasar por un cliente más. Ingresó con un canguro en la cintura y dentro de éste llevaba un arma de juguete. Los oficiales de seguridad privada que prestan servicio al Banco de Costa Rica le pasaron el detector de metales manual pero como la pistola era de plástico no fue detectada.

El pinolero hizo fila, igual que las nueve personas que se encontraban en la sede, y cuando llegó a la caja #2 simplemente entregó a la cajera su pedido, el cual estaba escrito a mano en una hoja de cuaderno común y corriente.

El escrito, según comentó Carlos Astorga, gerente de seguridad de la entidad bancaria, decía: "Hola, esto es un asalto, si actúan, nosotros también lo haremos pero con violencia, entreguen el dinero".

Ante tal petición a la cajera -cuya identidad no trascendió- no le quedó más que darle al nicaragüense, quien portaba la pistola de mentirillas pero ella no lo sabía, lo que tenía recaudado hasta ese momento, cuyo monto era ¢270 mil.

Mientras esto sucedía, en el centro de monitoreo del Banco de Costa Rica observaban todo lo que ocurría y por medio de los radios de inmediato dieron aviso a los oficiales de seguridad privada, que enseguida se alertaron.

El pinolero al verse descubierto sacó el arma de plástico que portaba en el canguro e intentó tomar a una cliente de apellido Brenes como rehén, pero con tan mala suerte que los vigilantes actuaron a toda prisa, disparándole en la pierna izquierda. Ante la insistencia de no soltar el arma, el oficial privado volvió a dispararle, esta vez impactándolo en el abdomen.

Según indicó a DIARIO EXTRA el paramédico de la benemérita institución Manuel Miranda, Ortiz presentaba un orificio de bala en el hombro derecho, dos en el tórax y dos en la pierna izquierda. Al parecer las dos balas tuvieron una complicada trayectoria. Ortiz fue trasladado en la unidad 05 de la Cruz Roja de San José al Hospital San Juan de Dios.

Rápidamente al banco llegaron oficiales de la Fuerza Pública, así como agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), quienes se hicieron cargo de la investigación. El dinero que en un principio fue entregado al sospechoso quedó esparcido por el suelo. El intento de atraco quedó grabado en un video de seguridad del banco.

Cuando los clientes fueron entrevistados salieron de uno en uno. Uno de ellos fue Alejandra Sandoval, quien se encontraba en la entidad junto a su hijo Cristian Sandoval y su bebé de cuatro meses Denisse Núñez.

"Estoy muy nerviosa, nunca había estado en algo así. Yo iba entrando cuando escuché los dos disparos, lo que hice fue ocultarme y proteger a mis hijos, pero después ya los detuvieron y la pesadilla terminó. Fue horrible", comentó.

Asimismo el taxista Guillermo Quesada, quien estaba consternado por lo sucedido, indicó: "El que salió herido se hizo pasar por cliente, después cuando intentó sacar el arma, el guarda le disparó. Toda la gente gritaba y todos se tiraron al suelo para evitar ser tomados como rehenes. Fue de verdad algo muy frustrante".

Ortiz permanece internado bajo custodia policial en el Hospital San Juan de Dios en condición muy delicada, según se informó en ese centro médico al cierre de edición. Del supuesto sospechoso o sospechosos que huyeron en un carro blanco no se supo nada.

Apuñalan a nica el 25

Por otra parte, Ramón Dávila Cordero, de 27 años de origen nicaragüense, fue herido con arma blanca en las costillas, los brazos y en la espalda, el pasado 25 de diciembre a las 2 p.m., en el poblado de La Perla, a unos nueve kilómetros al oeste de Fortuna. El principal sospechoso del hecho es un hombre de apellido Cruz, al que la policía le sigue los pasos.

Los dos hombres comenzaron a discutir y, de un momento a otro, empezaron los machetazos.


Descarga la aplicación

en google play en google play