Escúchenos en línea

Gobierno amenaza con despedir médicos huelguistas

None | 21 de Enero de 2006 a las 00:00

Los dirigentes de la huelga anunciaron que recurrirán de amparo antes de que se cumpla el plazo de las 48 horas. "La huelga se mantiene y todas las consecuencias que traiga la declaración de ilegalidad será responsabilidad de las autoridades de Salud y de Trabajo", manifestó el médico Dionisio Morales.

El movimiento inicialmente demandaba un aumento salarial de 140%, pero lo redujo al 70% ante los argumentos del Gobierno de que no dispone de recursos para satisfacer el reclamo. La resolución leída por la inspectora general del Trabajo, Carla Campusano, señala que "es evidente que no hay atención a las emergencias, lo que pone en peligro la vida de la población y se cercena el derecho al disfrute a la salud". También indica que los huelguistas no agotaron los procedimientos de ley para su reclamo, y optaron por paralizar las consultas externas y las emergencias.

La decisión del Mitrab ocurre después de que el jueves el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mario Arana, descartara acceder a la demanda de los médicos más allá de los ajustes aprobados en el presupuesto para 2006.

El Gobierno aprobó en diciembre una asignación de 17 millones de dólares en el presupuesto para el 2006 para aumentos salariales a todos los empleados de salud, que suman unos 25,000 en todo el país, y ha dicho que no puede conceder más para los médicos. Los médicos nicaragüenses del sistema público reciben entre 317 y 587 dólares al mes, el salario más bajo de Centroamérica en este rubro.

Gurdián dijo en conferencia de prensa que se ha procedido a declarar ilegal la huelga porque "vemos de que está afectando a la población, sobre todo la más pobre de Nicaragua y en consideración a ello, no se puede seguir perjudicando a la población nicaragüense, en negárseles los servicios médicos".

Agregó que "en consecuencia a esta situación, el Ministerio del Trabajo ha declarado la huelga ilegal, inexistente".

Según Gurdián, los dirigentes del paro se han negado a negociar, pero aseguró que el gobierno mantiene su voluntad de negociar, pese a la decisión tomada. En 48 horas, insistió, los médicos deben reincorporarse a sus labores, "de lo contrario las autoridades del MINSA quedan completamente en libertad de realizar los despidos que crean convenientes, o las sanciones correspondientes".

El doctor Elio Artola, presidente de la Asociación de Médicos Pro Salario, que dirige el paro, acusó a los medios de comunicación de mentir sobre su movimiento. Según Artola, es falso que ellos estén rechazando atender las emergencias y la llamada "ruta crítica", que incluye asegurar el tratamiento a los pacientes internos en los hospitales. Los medios de comunicación y el Ministerio de Salud (Minsa), están desinformando a la población, aseguró Artola.

No obstante, en la mayoría de los hospitales de la capital, los mismos médicos han colocado carteles indicando que los casos de emergencia deben ser llevados a los hospitales de la Policía y del Ejército.

Artola anunció que este mismo viernes introducirán ante el Tribunal de Apelaciones de Managua un recurso de amparo para impedir que el gobierno pueda despedir a los médicos huelguistas.

Según datos oficiales, los trabajadores de la salud recibieron el año pasado 15 millones de dólares en incremento de sueldos, mientras que al sector educación se le otorgó el equivalente a 17,6 millones.

Entretanto, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mario Arana, ratificó que el gobierno no aceptará las demandas ni de los médicos ni de los maestros, cuyos dirigentes anunciaron ayer que iniciarán una huelga general en la primera semana de febrero.

Pero los gremios magisteriales, que agrupan a unos 36,000 maestros del sector público, denunciaron que Arana se niega a desembolsar el dinero correspondiente al incremento salarial previamente acordado con el propio gobierno.

"Tenemos voluntad de trabajar con los médicos en una política de Estado, pero el problema no lo vamos a resolver por arte de magia ni a corto plazo", subrayó Arana. Afirmó que hay "voluntad de dialogar" con los sectores sociales que exigen un reajuste de salarios, pero descartó de plano la posibilidad de acceder al reclamo porque, según dijo, no hay presupuesto disponible.

"No hay más reajustes, en materia de salarios ya hicimos los ajustes que podíamos hacer", sentenció Arana al señalar que durante 2005 el gobierno otorgó 555 millones de córdobas (unos 32 millones de dólares) para incrementar sueldos a empleados de ambos sectores.


Descarga la aplicación

en google play en google play