Escúchenos en línea

Nicaragua en el ojo de la tormenta de drogas

None | 28 de Febrero de 2006 a las 00:00

Según los datos obtenidos por la ONU, "gran parte de las 300 toneladas de cocaína que entran anualmente en EEUU han pasado por América Central y el Caribe".

La JIFE, el órgano autónomo del sistema de Naciones Unidas encargado de vigilar el cumplimiento de los acuerdos sobre fabricación, comercio y uso de estupefacientes y, en consecuencia, de velar porque no se haga un uso indebido de esas sustancias, llama especialmente la atención sobre los elementos sociales que apuntalan la persistencia del contrabando de drogas en la región.

Si bien "la extensión de las zonas costeras y las dificultades del terreno explican en cierta medida" el fenómeno, para los expertos de la JIFE no cabe duda que además contribuyen a la situación "factores sociales negativos". Entre ellos, se destaca "la elevada tasa de desempleo y la debilidad de las instituciones".

Así, se recuerda que casi todos los países de la región han elaborado planes de lucha contra la droga, pero que "la mayoría de ellos ha tenido dificultades para aplicarlos, principalmente debido a la falta de recursos humanos y financieros".

Un ejemplo es Honduras, donde la aplicación de las leyes adoptadas en la materia se ve obstaculizada por "las prácticas corruptas", señala el informe, que asimismo recuerda que el parlamento del citado país aún "no ha aprobado leyes para revocar la inmunidad de que gozan los altos funcionarios, a fin de posibilitar su enjuiciamiento", ni tampoco ha aprobado medidas para "tipificar como delito el blanqueo de dinero".

Otro caso es Nicaragua, donde "los traficantes aprovechan la situación de desempleo pagando a particulares para que distribuyan drogas ilícitamente", una situación que al parecer ha provocado un aumento del número de toxicómanos.

"En Haití, pese a los esfuerzos de la ONU, la situación sigue siendo precaria", con lo cual se dan "condiciones ideales para la delincuencia organizada, el tráfico de drogas, el blanqueo de dinero y la violencia perpetrada por pandillas".

Sin embargo, la JIFE reconoce "algunos progresos" en el país caribeño, como la creación de grupos de trabajo para la lucha contra la droga y la corrupción y "alienta" a Haití a continuar con los esfuerzos iniciados.

También reconoce como un logro la reducción del contrabando de estupefacientes en Cuba mediante las llamadas "Operación Coraza Popular" y "Operación Aché III", así como el hecho de que la Interpol haya podido reanudar sus operaciones en la isla.

Por otro lado, la JIFE se lamenta de la falta de estudios sobre el consumo de drogas de la población en la mayoría de los países de la región, algo que dificulta estimar cuál es la dimensión del abuso de sustancias psicoactivas y la eficacia de la lucha antidrogas.

De momento, los datos que se tienen apuntan a que el consumo de cocaína y otras drogas traficadas va en aumento especialmente en las zonas utilizadas como rutas de contrabando.

En Costa Rica, Honduras, Jamaica y Nicaragua, la información obtenida revela un incremento del "abuso de cocaína y crack".


Descarga la aplicación

en google play en google play