Escúchenos en línea

Jacinto Suárez: «decisión es irreversible, Daniel será el candidato»

None | 1 de Noviembre de 2005 a las 00:00

A inicios de los años 60, Jacinto Suárez Espinoza era uno de aquellos jóvenes valientes y románticos, dispuestos a entregar su vida para liberar a Nicaragua de la dictadura de los Somoza. Por eso se integró al recién fundado Frente Sandinista de Liberación Nacional (fsln), "en el mes más duro de la siembra, /sin más alternativa que la lucha, /muy cerca de la muerte". Ahora es diputado del Parlamento Centroamericano (parlacen) y partidario ferviente de la candidatura presidencial de Daniel Ortega.

Suárez nació en 1947 en la ciudad de Managua; es hijo de don Jacinto Suárez Cruz, un connotado abogado originario de Chontales, y de doña Adilia Espinoza Avilés, managua autóctona. Era el único varón de los cinco vástagos. Estudió la primaria en el Colegio Calasanz y en 1965 se bachilleró en el Instituto Nacional Central Ramírez Goyena, un colegio muy combativo.

Se incorporó al Frente en julio del 63, incluso antes que Daniel Ortega. En ese entonces, tenía 17 años y cursaba su tercer año de secundaria, fue reclutado por Lenín Cerna, también alumno del Goyena.

En parte, el temprano interés de Suárez por la política se debe al hecho que nació y creció en el barrio San Antonio, donde había "mucha gente muy inquieta en términos políticos, que de una u otra manera incidió en la vida política de Nicaragua".

Precisamente en San Antonio conoció, en el 64, a los hermanos Daniel y Humberto Ortega. "Ellos se mudaron al barrio junto a su familia. Compartíamos inquietudes políticas, pero ingresé al Frente Sandinista antes que ellos".

El bautizo de sangre

El 6 de agosto de 1967, Jacinto Suárez formó parte de una acción armada del Frente: el asalto a la empresa láctea La Perfecta, con el fin de conseguir fondos para la organización. En ese enfrentamiento murió Selim Shible, compañero de lucha de Jacinto, y hubo tres heridos de bala: dos trabajadores de la fábrica y un guerrillero sandinista recientemente fallecido de muerte natural, Humberto Catún Sandoval. "A Selim lo mató un celador con un tiro de fusil, ya no recuerdo el calibre. Aquello fue como una película de vaqueros, donde las personas están frente a frente volándose tiros unas a otras".

Suárez fue capturado por la Guardia Nacional y condenado a 27 años de cárcel, que luego de una apelación fueron reducidos a 15; cumplió únicamente siete años y medio, pues fue liberado, junto con otros prisioneros sandinistas, como resultado de la toma de la casa de Chema Castillo, en diciembre de 1974.

Pero antes que llegara la liberación, Jacinto Suárez tuvo que pasar por duras pruebas. La primera eran las torturas. "Cuando caí preso, Gonzalo Lacayo no estaba en la Seguridad, lo tenían en un curso en los Estados Unidos, así que no fui ‘cliente’ de él, fui ‘cliente’ de Agustín Torres López y de otros torturadores, a uno todavía me lo encuentro en las calles de Managua y converso con él, se llama Manuel López, estuvo 11 años preso después de la revolución y actualmente trabaja en Migración y Extranjería. En aquellos años las torturas eran fundamentalmente de golpes con garrotes, patadas y choques eléctricos con un chuzo que funcionaba a base de pilas. He oído decir que estos chuzos estaban diseñados para llevar el ganado al matadero; daban choques en la boca, y la sensación que se sentía en la cabeza era terrible. Uno terminaba con todo el cuerpo morado, la cara reventada, testículos inflamados..."

"El problema que tenía ese sistema es que los torturadores tenían que suspender los interrogatorios porque corrían el riesgo de matarnos y no podían hacerlo porque después de 10 días la ley los obligaba a presentar públicamente a los prisioneros. Contaban con la ayuda de médicos militares que se prestaban a eso: después de semejante apaleada, inyectaban desinflamantes y otros medicamentos para poder presentarnos un poco decentes. En 1970 cambiaron el método, ya las leyes militares permitían a los carceleros tener al prisionero el número de días que ellos quisieran".

"En esa época, el prisionero podía ver a su torturador. Eso cambió después de la ejecución de Gonzalo Lacayo en el 68, porque los oficiales de la Seguridad de Somoza exigieron protección para su identidad. Desde entonces, a los prisioneros torturados les colocaban en la cabeza una especie de bolsa de lona, que le decían la "capucha", para que uno no pudiera ver quién lo estaba torturando".

En prisión

Soportar la soledad e inactividad de la cárcel fue otra de las pruebas que Suárez tuvo que soportar. "A uno le toca inventar cada cosa para no volverse loco. Cuando estuve con los presos comunes escuché un montón de historias de hazañas delictivas. A veces ocupaba el tiempo conversando con el compañero de al lado o de la esquina, aunque sea a gritos o con lenguaje de señas; otras veces me dedicaba a hacer ejercicios para más tarde acostarme a dormir".

A pesar de todas las medidas de aislamiento, ¿lograban obtener información sobre los acontecimientos políticos nacionales e internacionales?

Uno se monta sobre el sistema. Al inicio, lo que hacíamos es dedicarnos a reclutar a guardias nacionales para que nos ayudaran a sacar información o introducir la misma del exterior. En 1968 capturaron al primer guardia nacional que nos ayudaba y entonces la Guardia empezó a ser más selectiva con el personal que tenía acceso a nosotros. Pero muchos guardias caían, algunos por soborno, otros por conciencia social, así que siempre los ocupamos a ellos para informarnos. También nos enterábamos del transcurrir de las cosas en Nicaragua y dentro del Frente Sandinista a través de la correspondencia; incluso nos enviaban documentos, periódicos clandestinos.

¿Cómo era un día de rutina en la cárcel de Tipitapa?

En la última etapa, después de muchas huelgas y luchas, logramos algunas, digamos, reivindicaciones. Nos levantaban a las seis o seis y media de la mañana para que nos bañáramos, había dos baños colectivos para hacerlo. Luego de eso nos entregaban nuestros alimentos, y a eso de las nueve de la mañana nos sacaban al sol. Los baños de sol eran cuatro veces por semana: lunes, martes, jueves y viernes. Una vez que uno terminaba de asolearse o de jugar, tenía derecho a volver a bañarse. En la tarde nos dedicábamos a leer, ya teníamos material de lectura, pero antes pasamos períodos en que estábamos bajo llave y no teníamos nada que hacer.

¿Cómo lograron introducir unas radios, a pesar de todos los controles, y qué información más le conmovió estando preso?

"Para algunos rubros el TLC será desastroso, debido a que la negociación de este tratado se hizo por separado, y cada país protege sus intereses, sin tomar en cuenta una visión de conjunto. Nicaragua pudo haber negociado protección para nuestro maíz blanco con respecto al maíz amarillo de los Estados Unidos, pero sucede que Costa Rica no hizo otro tanto porque no produce maíz".

Los mismos guardias nos ayudaban siempre a introducir cualquier cosa. En el caso de los radios de transistores, ellos lo introducían y nosotros nos encargábamos de ocultarlos. En los tiempos más difíciles los escondíamos dentro de los inodoros, en los más fáciles, cuando uno sabía que no iba a haber mucho registro, podía darse el lujo de meterlo dentro de una almohada. Hablo de la época buena, porque hubo un tiempo en que no había nada de almohadas ni de colchones. Normalmente, sólo uno tenía que escuchar la radio y transmitirles a los demás lo que sucedía.

Una de las noticias que más nos conmovió fue la caída de Salvador Allende, en 1973. De repente comenzaron a lanzar los flashes en la radio, convocamos a todos los compañeros y, retando toda norma de seguridad, nos pusimos a escuchar el relato del combate de La Moneda.

Otra cosa que nos conmovía eran los comunicados sobre compañeros caídos en combate, eso nos llevaba a violar normas de seguridad, o sea, juntarnos y estar escuchando todos.

¿Cuáles eran las vejaciones que más le estremecieron?

Las que sufrían nuestras madres y familiares. Uno se dice: "Bueno, yo asumí este riesgo y valientemente soportaré lo que pase. Pero ¿por qué se la toman contra nuestras madres, hermanos, esposas o hijos?" Era una situación totalmente injusta, una de las cosas más duras de asimilar. De repente a nuestras madres las sometían a un registro humillante, las insultaban y no lo podíamos impedir.

Luego del asalto a la casa de Chema Castillo, siendo una de las demandas la liberación de los prisioneros sandinistas, dejaron en la cárcel a Leopoldo Rivas Alfaro. Según refiere Humberto Ortega en su libro La epopeya de la insurrección, eso se hizo por recomendación de José Benito Escobar. ¿A qué se debió aquella omisión?

Fue una decisión complicada y no fuimos nosotros quienes la tomamos, la tomó la dirección de aquella época y efectivamente quien hizo esa recomendación de dejar a algunos de nuestros compañeros fue José Benito, debido a que en esa época de clandestinidad y persecución muchas veces teníamos que ser muy duros, incluso con nosotros mismos. Entonces se cometió ese error político, fue un error de apreciación porque, supuestamente, aquel compañero había dejado las filas del sandinismo. Pero luego la historia se encargó de demostrarnos lo contrario, porque después de haber sido puesto en libertad, –cuatro años más tarde, con el asalto al Palacio Nacional– Leopoldo Rivas fue a combatir, él fue jefe el militar que logró tomar posesión del búnker de Somoza.

Nicaragua y los EEUU

¿Por qué el gobierno sandinista decidió celebrar negociaciones de Manzanillo con Estados Unidos?

Fue una propuesta mexicana de mediación para buscar una solución negociable para el conflicto entre Estados Unidos y Nicaragua. Daniel, quien ya era Presidente, envió a esas negociaciones a Víctor Hugo Tinoco, Julio López y Saúl Arana, y el ejército envió al general Julio Ramos. Hubo muchas pláticas, pero ninguna llevó a nada, porque la realidad es que Ronald Reagan ya había decidido acabar con el sandinismo desde 1980, recién triunfada la revolución.

Hay quienes quieren hacer un parangón entre aquellas negociaciones privadas con los Estados Unidos y la abierta injerencia norteamericana en los asuntos domésticos de Nicaragua que está ocurriendo ahora…

Obviamente que el parangón existe. Cuando uno ve el mapa de América Latina se da cuenta de que ahora existen más países independientes de la política norteamericana, y no necesariamente porque sean revolucionarios. Solamente quedan como fieles peones en Suramérica, Carlos Uribe en Colombia y Alejandro Toledo en Perú. Pero la dominación económica de los Estados Unidos en América Latina es mayor que antes, le quieren incluso quitar el papel de ser el productor de alimentos porque quieren privilegiar a sus propios productores agropecuarios. En segundo lugar, pretenden evitar que América Latina entre en los mercados de China, India o la Unión Europea, buscan un dominio comercial absoluto. Ellos hablan de la democracia, pero lo que quieren es controlarnos económicamente.

Pero en la década sandinista los cubanos y los soviéticos intervenían aquí sin ningún desparpajo… ¿Por qué aquéllos podían y los EEUU no?

Es un argumento manido. Por ejemplo, en aquella época nos entregaban una cantidad de productos en forma gratuita o en condiciones de pago muy favorables, porque los países socialistas tenían una vocación de cooperación con los países tercermundistas. Aquella cooperación era más que todo de regalo, para que uno pudiera trabajar. En cambio, los Estados Unidos tienen vocación de expansión de capital y de dominio de mercado. ¿Qué mercado vino a dominar aquí la Unión Soviética? Aquí nunca se establecieron transnacionales soviéticas.

¿O sea que cuando intervienen los soviéticos es "cooperación" y cuando lo hacen los Estados Unidos, intervencionismo?

Es que no existe similitud. Jamás ningún funcionario soviético se refirió públicamente sobre nuestros asuntos internos en aquella época.

¿Qué impacto tendrá para los productores nacionales la aprobación del Tratado de Libre Comercio (DR-Cafta) entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos?

Para algunos rubros será desastroso, debido a que la negociación de este tratado se hizo por separado, y cada país intentó proteger sus intereses, sin tomar en cuenta una visión de conjunto. Por ejemplo, Nicaragua pudo haber negociado protección para nuestro maíz blanco con respecto al maíz amarillo de los Estados Unidos, pero sucede que Costa Rica no hizo otro tanto porque no produce maíz. Entonces, el maíz amarillo norteamericano no va a entrar a Nicaragua desde Estados Unidos sino desde Costa Rica. Con este tratado va a ser afectada toda la producción agropecuaria de Nicaragua, pero fundamentalmente el sorgo, el ganado y la leche.

Pero estos efectos desastrosos a los encargados de la negociación del tratado no les interesan, porque estos señores ya tienen en sus bolsillos las autorizaciones que los acreditan como los representantes de la comercialización de los productos norteamericanos. Están tranquilos de la vida, porque ellos se van a echar el millón sin importarles que aquí vaya a quebrar un montón de gente.

Sobre la URSS

Cuando usted sirvió como embajador de Nicaragua en la Unión Soviética, ¿conoció a Boris Yeltzin, quien posteriormente se convirtió en uno de los principales artífices del desmantelamiento de la urss?

A Yeltzin lo conocí cuando él era el Primer Secretario del Partido Comunista en Moscú durante el período de la perestroika. Únicamente lo conocí, nunca trabajé con él.

¿Cómo fue el incidente con Tomás Borge, a quien Yeltzin trató con mucha soberbia?

Sólo sé que fue durante una entrevista privada entre Yeltzin y Tomás Borge. Al parecer, en el encuentro ambos señores no llegaron a entenderse. Pero no tengo conocimiento de por qué se produjo el incidente, ya no estaba en la URSS.

¿Por qué se desintegró la Unión Soviética?

A mí parecer, fundamentalmente porque el Partido Comunista cometió un grave error: se convirtió en una cosa muy distinta de la idea concebida por Vladimir Lennin. Él decía que el partido tenía que ser el honor y la inteligencia de la época. Pero dejó de ser la inteligencia, dejó de ser la conciencia; como se dice, el pescado se descompone desde la cabeza.

En segundo lugar, el desarrollo económico fue frenado por la excesiva burocracia que lo carcomía todo. Tengo mil historias que contar sobre la burocracia rusa. El escritor León Tolstoi dijo que los rusos son complejos ante lo sencillo, eso propicia la burocracia. Por ejemplo, cuando había que comprar dos cajas de papel higiénico para la Embajada, se requería pasar por cuatro ventanillas y recoger cuatro sellos. Imaginate vos lo que sería entregar un camión.

"Se llamen como se llamen, son vende patria"

¿Qué opina sobre los acuerdos entre el comandante Daniel Ortega y el Presidente de la República, el Ing. Bolaños para sentar las bases de una negociación seria?

Primero hay que esperar en qué terminan. Creemos que se debe buscar estabilidad para el país, estamos votando por la estabilidad y siempre hemos votado por la estabilidad, aquí no se trata de satanizar a nadie. Para lograr esa estabilidad es necesario pactar acuerdos, sea con Bolaños, con el Consejo de la Empresa Privada, con Arnoldo Alemán, sea con quien sea, siempre que abone a la estabilidad del país, que es especialmente importante porque 2006 es el año electoral.

Todo parece indicar que los Estados Unidos vetarían la candidatura de Daniel Ortega, o sea que no lo dejarían gobernar si él ganara las elecciones. ¿No le preocupa esta posibilidad?

El problema de los Estados Unidos es con el Frente Sandinista y sus concepciones. El Frente Sandinista tiene un líder que se llama Daniel Ortega, tiene un candidato que se llama Daniel Ortega, y tiene un futuro Presidente que se llama Daniel Ortega. Pero enfocar todo en la figura de Daniel es caer en una trampa. Son nuestras concepciones de independencia y soberanía nacional lo que nos lleva a contradicciones con los EEUU. El sólo pensar que el sandinismo pudiera estar en conciliación con los Estados Unidos es una aberración histórica y política, por una sencilla razón de que el sandinismo nació en defensa de la soberanía y la autodeterminación del pueblo de Nicaragua. Y si me dicen que ahora hay unos sandinistas bendecidos por los Estados Unidos, pregunto desde cuándo los Estados Unidos han estado interesados en que ese supuesto sandinismo autónomo, independiente y soberano gobierne en Nicaragua.

Si hay alguien que se siente tranquilo porque lo bendijo Robert Zoellick, Secretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos; si Herty Lewites y quienes lo están acompañando se sienten felices, voy a apropiarme del término de Sandino para referirme a ellos. Sandino dijo que los que estaban de acuerdo con la dominación extranjera eran unos vende patria. Entonces, los bendecidos por Zoellick, se llamen como se llamen, son vende patria.

Para un sandinista escuchar al representante del imperio de los Estados Unidos expresándose de la manera en que lo hizo, no es ninguna sorpresa. Conocemos cómo han sido los Estados Unidos históricamente. La única diferencia es que antes ellos bajaban sus directrices a través de los políticos nacionales, y hoy lo viene a hacer directamente el Secretario de Estado. La administración Bush dijo: "O estás conmigo o estás contra mí", ésta es la filosofía de los Estados Unidos. Entonces, Zoellick dijo: "Están conmigo Eduardo Montealegre, José Antonio Alvarado, Herty Lewites, y están contra mí el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el Frente Sandinista", porque no hemos hecho exactamente lo que ellos quieren que hagamos.

Pero el idilio entre el PLC y el Frente parece estar resquebrajándose. El diputado Enrique Quiñónez, quien antes llamaba a Daniel Ortega "comandante", ahora públicamente le dice "Piñatín"… A su vez, Ortega le dijo "lamebotas" a Bolaños y fustigó duramente a los diputados del PLC que votaron por la aprobación del DR-Cafta.

Lo de los calificativos en las juntas políticas siempre se ha dado y es entendible, pero yo quisiera recordar que fue la derecha quien comenzó diciendo a Daniel "Piñatín", y ¿quién era el vencedor de "Piñatín"? ¡Alemán! Algunos caricaturistas de la época glorificaban a "Gordomán", el vencedor de "Piñatín". Ahora para los Estados Unidos sólo quedó "Piñatín", ya "Gordomán" nos les sirve, porque los Estados Unidos son así, ellos no tienen amigos, sólo intereses.

Y cuando Daniel le dice "lamebotas" a Bolaños, es porque la bota que lo oprime, él la soba. Los liberales ya tenían acordado votar por el TLC, pero unos bemoles políticos no habían permitido que entrara en agenda, al fin entró y lo aprobaron. Tratar de enredar las cosas diciendo que los sandinistas somos cómplices de la aprobación sería una gran mentira.

"Bolaños no es dueño de Nicaragua"

Se especula que Daniel Ortega a última hora podría acceder a celebrar unas primarias en el FSLN compitiendo con el Dr. Alejandro Martínez Cuenca, ¿qué sabe de esto?

Es absolutamente falso. Tenemos una decisión irreversible: Daniel es el candidato. Las primarias son sólo para los diputados. No hay ninguna razón para abrir primarias.

¿Todos los candidatos a diputados para las elecciones del 2006 deberán ser seleccionados por las bases?

Así es. No es la primera vez que lo hacemos. Los diputados por cada uno de los departamentos van a ser electos en unas primarias.

¿Qué propuestas tiene usted para una salida política al conflicto que estamos viviendo en Nicaragua?

La única salida política es la negociación. Hay un principio que dice que nadie tiene la verdad absoluta, todo mundo tiene parte de ella. El arte de negociar es encontrar qué parte de la razón y qué parte de la sinrazón tiene cada quien. Es importante tomar en cuenta que Nicaragua tiene un Presidente que más que político es empresario, la mentalidad con la que gobierna es empresarial. El empresario es dueño de una empresa, decide lo que cada trabajador debe hacer y nadie le puede responder, pero administrar un país con esa mentalidad es olvidarse de que ningún país tiene propietario y de que todos los ciudadanos y partidos tenemos distintos intereses. La gobernabilidad es tratar de concertar estas posiciones hasta donde sea posible, y don Enrique ha querido administrar este país como si él fuera dueño de Nicaragua. No lo es, ni tampoco tiene por qué estarle ordenando a todo mundo lo que tiene que hacer.


Descarga la aplicación

en google play en google play