Escúchenos en línea

Malas condiciones climáticas en el Caribe complican envío de ayuda

None | 7 de Noviembre de 2005 a las 00:00

Las condiciones del clima en el Caribe han dificultado el envío de ayuda a miles de personas que fueron afectadas por el paso del huracán "Beta" el pasado 30 de octubre, informaron, fuentes oficiales.

El director ejecutivo del Sistema Nacional de Prevención, Atención y Mitigación de Desastres (SINAPRED), Jerónimo Hiusto, indicó este lunes en rueda de prensa que mucha de la ayuda se encuentra retenida y otra hasta se ha perdido, por las condiciones del clima en la zona afectada.

"El transporte en esa zona es solamente acuático y eso nos frena bastante para poder llevar la ayuda a todos los lugares que se necesita, porque con las lluvias los ríos se crecen y que es difícil navegar", dijo Hiusto ante los periodistas.

El titular de SINAPRED informó que una lancha con alimentos y medicinas se volcó en Río Coco, en la frontera con Honduras, el pasado 4 de noviembre como producto de las lluvias provocadas desde mediados de la semana pasada por el paso de las ondas tropicales 56 y 57. El incidente no cobró víctimas, pero sí provocó la pérdida total de la ayuda que Hiusto no pudo cuantificar.

"Estamos negociando con los donantes para hacer mejor un puente aéreo para pasar de Managua hacia el Río Coco por avión directamente unas 60 toneladas de comida y ayuda en general", dijo.

La ayuda de los donantes sería para cubrir gastos de combustibles, aceite y mantenimiento de los helicópteros del Ejército de Nicaragua.

El directivo del SINAPRED consideró que de lograrse el puente aéreo se avanzaría por lo menos 15 días y el alimento estaría garantizado para los afectados.

Indicó que de los más de 17.000 personas que fueron trasladadas a albergues por el paso de "Beta", solo hay 84 personas en el único refugio que se encuentra activado en el Caribe Norte.

Por su parte la ministra de la Familia, Ivania Toruño, informó de que a pesar de las malas condiciones del clima en el Caribe Sur han podido distribuir unas 44 toneladas de ayuda humanitaria.

Al referirse al Caribe Norte, Toruño dijo que existen 5.000 toneladas de alimentos para hacer frente por cuatro meses a la hambruna provocada por una plaga de ratas desde meses atrás en Waspán y otras comunidades del Río Coco, así como a los demás afectados por el paso de "Beta".

La ministra de Salud Margarita Gurdián señaló, por su lado, que las enfermedades que más han afectado a los damnificados del Caribe son respiratorias y diarreicas y que ya han empezado a atenderles para evitar epidemias.

60 comunidades resultan afectadas por las fuertes lluvias en la RAAN

Tres días de intensas lluvias provocadas por la onda tropical número 58 mantienen inundadas e incomunicadas a 60 comunidades de los municipios de la costa caribeña norte del país. El jefe de la Defensa Civil en esa región, mayor Gustavo Ramos, dijo que más de 20.000 habitantes de las regiones de Waspam y Puerto Cabezas, han quedado incomunicados y han perdido 18.587 hectáreas de cultivos.

Asimismo este fin de semana se volvió a desbordar el río Wawa tras el paso de la onda tropical 58 y afectó a unas seis comunidades ribereñas de Puerto Cabezas, mientras que el alcalde de Waspam, Cornelio Tebas Raymundo, ha solicitado auxilio.

Desde hace cuatro meses, 14 comunidades indígenas de miskitos y mayagnas de Waspam, asentadas sobre la rivera del río Coco en la frontera con Honduras, padecen calamidades y hambre luego que sus cosechas fueron devoradas por una plaga de ratas. "Waspam necesita urgentemente alimentos y semilla para levantar de nuevo las cosechas de arroz, frijol, maíz, yuca y bananos", dijo Ramos.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas ha enviado cerca de 300 toneladas de granos y cereales a través de caminos y ríos a esas aisladas comunidades indígenas. La semana pasada envió 18,4 toneladas métricas a la zona de impacto del huracán Beta.

En tanto la Defensa Civil informó que 137 kilómetros de carreteras de asfalto y caminos vecinales han sido dañados por las fuertes lluvias e inundaciones. Además cuatro puentes resultaron parcialmente destruidos.

Se informó además que 1,775 personas fueron evacuadas de cuatro comunidades del municipio de Prinzapolka, también perjudicado por las lluvias. Otras 1,946 personas en su mayoría niños fueron evacuadas de Wawa-Boom y Sinsin.

Autoridades urgen por ayuda para combatir hambruna

Las autoridades del Caribe norte pidieron ayuda al Gobierno Central y a Organismos internacionales para alimentar a 44.000 indígenas miskitos que perdieron sus cultivos por las inundaciones y una peste de ratas.

El llamado fue hecho por el alcalde del municipio indígena de Waspán, Cornelio Tebas, quien aseguró que las ratas y las inundaciones destruyeron "25.434 manzanas de arroz, yuca, bananas y plátanos" que los indios miskitos sembraron en las comunidades ubicadas a orillas del río Coco, en la frontera con Honduras.

"Necesitamos un milagro para evitar que nuestra gente se muera de hambre", dijo el alcalde de Waspán, uno de los seis municipios de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), 350 km al noreste de Managua.

Asimismo cuatro caudalosos ríos del Caribe norte se desbordaron la última semana a causa de las fuertes lluvias ocasionadas por el paso del huracán Beta, a finales de octubre, y la reciente tormenta tropical número 58.

Según Tebas, "Defensa Civil ha minimizado los alcances de la tragedia", porque sólo reconoce 28.848 damnificados en el municipio de Waspán, que abarca a cerca de 100 comunidades situadas en las riberas del río Coco, "pero no toman en cuenta a los 44.000 habitantes que perdieron sus cultivos por la peste de ratas y anteriores inundaciones".

Las comunidades del río Coco fueron invadidas hace seis meses por una plaga de ratas que se comió gran parte de sus cosechas, que los lugareños tratan de combatir con insecticidas, mientras gestionan recursos para impulsar un criadero de boas.

El directivo del Comité de emergencia de la región, Mauricio Martínez, por su lado advirtió que en cualquier "momento aparecerá una epidemia de diarrea, enfermedades respiratorias, dengue y malaria, porque las aguas de consumo humano están completamente contaminadas".

En el Caribe norte del país viven más de 250.000 habitantes de las etnias miskita, suma, rama, criollos (negros) y mestizos, en su mayoría en condiciones de extrema pobreza.


Descarga la aplicación

en google play en google play