Escúchenos en línea

Presidente tico dice que nacionalidad de Canda fue «circunstancial»
Canciller Caldera dice que relaciones con Costa Rica son tensas

None | 22 de Noviembre de 2005 a las 00:00

San José - El presidente de Costa Rica, Abel Pacheco, lamentó nuevamente, la muerte del nicaragüense Leopoldo Natividad Canda Mairena el que pereció a causa de las mordeduras de dos perros de raza Rottweiler, pero dijo que su nacionalidad fue algo totalmente circunstancial.

"Ya hemos pedido disculpas, pero que haya sido un nicaragüense es algo puramente circunstancial", declaró Pacheco en su habitual rueda de prensa semanal en Casa Presidencial.

El mandatario hizo sus declaraciones tras ser consultado sobre la muerte de Canda Mairena, quien murió el pasado 10 de noviembre en Costa Rica a causa de las mordeduras de los dos perros, de raza Rottweiler.

El caso de Canda, quien tenía nueve años de vivir en Costa Rica como inmigrante indocumentado, es investigado por las autoridades judiciales costarricenses pues, presuntamente, el hombre ingresó sin autorización a una propiedad privada.

No obstante, familiares del fallecido han denunciado presunta negligencia por parte de policías y testigos del ataque, pues supuestamente no hicieron lo suficiente para salvarle la vida a la víctima.

Pacheco dijo que "Cualquier persona -chino, o norteamericano, francés, nica o tico- que se hubiera metido ahí, hubiera sido objeto del ataque de los animales", aseguró el mandatario.

El presidente insistió que la nacionalidad del fallecido fue algo circunstancial pues "que fuera un acto porque los perros estaban enterados del matiz político, de la nacionalidad, o algo así del invasor es absolutamente absurdo". "¿Cómo le puede usted pedir a un Rottweiler que pida pasaporte?", cuestionó el Jefe de Estado.

Según Pacheco, la prensa ha informado que Canda tenía un historial delictivo pero "sea como sea es un ser humano, y todo ser humano es un templo del Espíritu Santo y, como tal, su vida debe ser respetada a ultranza".

El presidente agregó que se han formulado cuestionamientos sobre el hecho de que los policías y testigos presuntamente actuaron con negligencia, ante lo que aseguró que "lo humano es actuar con prudencia".

"Quizá por un hijo uno se le tira encima a un tigre, a un perro, y eso, pero, por un desconocido, yo dudo mucho que alguna persona en Costa Rica, en Nicaragua, o en el planeta Tierra se lance a combatir con aquellas fieras", argumentó el mandatario.

Pacheco dijo que el caso "lo investigaremos a cabalidad" y "todo será hecho con transparencia y absoluta rectitud".

Otro periodista consultó a Pacheco sobre el caso del nicaragüense Erlin Hurtado Martínez, responsable de un asalto frustrado a un banco y la posterior toma de rehenes que dejó en marzo pasado nueve muertos y 17 heridos.

Tras la consulta, Pacheco dijo:"en realidad, somos dos familias vecinas y, en toda familia hay gente buena y gente mala. Qué difícil evitar, cuando dos familias viven a la par, que no ocurran hechos lamentables para uno y para otro lado".

"Todos somos hijos de una patria centroamericana, llevémonos bien y tratemos de perdonar y de disimular los errores que ocurren, porque son errores, nada más", añadió el gobernante.

Canciller Caldera dice que relaciones con Costa Rica son tensas

La muerte de un nicaragüense por las mordeduras de dos perros en Costa Rica han vuelto más tensas las relaciones diplomáticas entre Managua y San José, admitió este martes el canciller Norman Caldera.

Las relaciones entre ambos países ya se habían deteriorado desde el pasado 27 de septiembre cuando Costa Rica demandó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya a Nicaragua por la negativa de dejar navegar guardias armados costarricenses sobre las aguas del fronterizo Río San Juan.

"Cada vez que hay un problema de esta naturaleza (la muerte del nicaragüense) se tensan las relaciones, pero me parece que debe prevalecer el buen juicio y que no podemos aceptar un tratamiento que no sea respetuoso de los derechos humanos de nuestros compatriotas en ninguna parte del mundo", dijo Caldera.

El nicaragüense Leopoldo Natividad Canda Mairena fue destrozado por dos furiosos perros Rottweiller, el pasado día 11 en Cartago, Costa Rica. Canda Mairena murió despedazado por los dos perros cuando intentaba introducirse en un predio sin permiso, mientras sus dueños y policías observaban el hecho sin hacer nada.

Caldera indicó que este martes el embajador de Nicaragua en Costa Rica, Francisco Fiallos, se reunirá con el presidente Enrique Bolaños y con él, para conocer del avance de las investigaciones sobre cómo fue que murió Canda Mairena. "Vamos a buscar la justicia en este caso", afirmó Caldera.

El canciller aceptó que la muerte del nicaragüense ha provocado fuertes declaraciones de ambos países y que el malestar se ha sumado al que ya había por la demanda ante La Haya.

Caldera afirmó que el miércoles viajará hasta La Haya, Holanda, sede la Corte Internacional de Justicia, para fijar las fechas de las audiencias con respecto a la demanda que interpuso Costa Rica.

Agregó que las expectativas sobre ese juicio "son muy buenas" a la vez que aseguró que Nicaragua demostrará que no hay razón para que guardias de Costa Rica naveguen armados sobre las aguas del río San Juan, cuya soberanía ejercen los nicaragüenses. "Tenemos un excelente equipo jurídico que defenderá nuestro derecho territorial como se debe", dijo Caldera.

Nicaragua y Costa Rica mantienen diferencias sobre la interpretación del Tratado Cañas-Jerez, que suscribieron ambas naciones y que definió la soberanía nicaragüense sobre el río, pero otorgó el derecho de navegación a los costarricenses con objetos de comercio.

El conflicto surgió en 2001, cuando el Gobierno de Nicaragua prohibió a policías costarricenses navegar armados por el río San Juan. Ambos Gobiernos decidieron darse una prorroga de tres años que venció en septiembre pasado y Costa Rica decidió elevar su reclamo ante La Haya.


Descarga la aplicación

en google play en google play