Escúchenos en línea

FMI amenaza a Nicaragua y quiere eliminar el 6% de las Universidades

None | 19 de Enero de 2006 a las 00:00

El Ministro de Hacienda, Mario Arana Sevilla, se autofelicitó por los supuestos "logros" económicos alcanzados por el gobierno en 2005, pero reconoció que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha puesto en capilla al gobierno, debido a que 2006 es un año electoral.

Habitualmente, cada fin de quinquenio, el FMI deja como una espada de Damocles la posibilidad de "aprobar" o no el comportamiento económico del gobierno de turno, y en consecuencia posponer la eventual autorización para nuevos préstamos, para amedrentar a la población y desmotivarla a votar por una opción electoral que cuestione el modelo económico vigente.

Arana presento este jueves el Primer Informe Económico de este año. Arana dice que el FMI advirtió sobre medidas que el Ejecutivo debe tomar para no volver a descarrilarse del programa económico diseñado por este organismo. Por ello, Nicaragua será sometida a "revisiones periódicas" a lo largo del 2006 por parte del FMI, que vigilará así el cumplimiento de los compromisos asumidos por el gobierno, respaldado por los diputados de todas las bancadas.

Entre las "preocupaciones" expresadas por el Fondo, el ministro mencionó el alto costo de las elecciones generales de este año que según el organismo son las más caras de la región; el alto nivel de dolarización de la economía que demuestra la poca confianza que existe de parte de la población y los inversionistas; y los subsidios a las universidades, que según el FMI atentan contra el Presupuesto General de la República.

Otro de las preocupaciones del Fondo es el mantenimiento del pago de la deuda interna y sus onerosos intereses, cobrados puntualmente por los opulentos banqueros locales, exigido por el organismo para lograr la estabilidad de la economía local, y que representa más de cuatro mil millones de córdobas para este año.

Inflación de 9,6% en 2005

Nicaragua registró una inflación de 9,6% en 2005, empujada principalmente por las alzas del petróleo en el mercado internacional, según el Informe. La volatilidad del precio del crudo provocó en el país una tendencia inflacionaria en la mayoría de productos de la canasta básica y el costo de servicios públicos, energía y transporte, entre otros. También incidió el aumento en la oferta de productos agropecuarios sujetos a la estacionalidad de sus ciclos de producción y a las condiciones climáticas, señaló el informe. El gobierno esperaba para 2005 una inflación de 10,5%, dos puntos por encima de la registrada en 2004, pero en los últimos dos meses del año se desaceleró. Para 2006 prevé una tasa inflacionaria de 7,3%.

Arana, indicó que para finales de marzo Nicaragua deberá tener aprobada las reformas al Código Tributario, para ampliar las potestades fiscalizadoras de la Dirección General de Ingresos (DGI), que le permitirán a la entidad cumplir con su meta de recaudar 9,794.9 millones de córdobas este año.

Para junio, agregó Arana, Nicaragua deberá tener listo un plan de acción encaminado a la aprobación e implementación de las reformas al sistema de pensiones.

El miércoles el directorio del FMI aprobó la reactivación del programa económico de Nicaragua, que se mantuvo congelado durante el 2005, lo que posibilita el desembolso de más de 230 millones de dólares a lo largo del 2006 de parte de los principales organismos financieros internacionales y la comunidad cooperante.

El FMI aprobó tres revisiones juntas de su programa con Nicaragua, informó la institución en un comunicado. "El directorio del Fondo concluyó la séptima, la octava y la novena revisión del acuerdo para la reducción de la pobreza y un rápido crecimiento", lo que permite un desembolso inmediato de 20,1 millones de dólares", explicó el FMI.

"Los resultados de Nicaragua bajo el acuerdo (por tres años firmado en se fortalecieron, al tiempo que se reconstruyó el consenso interno por reformas económicas pese a un clima político difícil", explicó Agustín Carstens, director adjunto del FMI.

"Medidas políticas clave bajo el acuerdo han sido aprobadas, incluyendo reformas del sector fiscal y financiero", subrayó el responsable que saludó asimismo la reciente ratificación por Nicaragua del TLC con Estados Unidos. El responsable del FMI alertó, no obstante, sobre "la deuda pública todavía alta", así como "un amplio déficit de cuenta corriente externa" y "una extendida dolarización financiera".

Pobreza en Centroamérica es desafío para política económica, según FMI

La Garita (Costa Rica) – Un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó hoy sobre los elevados índices de pobreza en Centroamérica, donde cerca de la mitad de los habitantes son pobres, lo cual constituye un desafío para las políticas económicas.

"Hay que reconocer que los índices de pobreza siguen siendo muy altos excepto en Costa Rica. Cerca de la mitad de los centroamericanos son pobres y uno de cada cinco vive en la indigencia", declaró el investigador Markus Rodlauer, asesor principal del departamento del hemisferio occidental del FMI. Rodlauer, de nacionalidad austríaca, señaló que las elevadas cifras de pobreza son "un desafío para la política económica" de los países.

El investigador presentó este jueves, junto con su colega alemán Alfred Chipke, economista principal del FMI, el estudio "América Central: integración mundial y cooperación", del cual ambos son co-editores. El documento fue presentado ante autoridades económicas de Costa Rica y profesionales en economía en las instalaciones del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE), ubicadas en La Garita de Alajuela, 30 kilómetros al norte de San José.

Consultado sobre cómo las políticas económicas pueden garantizar la reducción de la pobreza, Rodlauer dijo que uno de los mejores ejemplos es Chile, donde "la pobreza absoluta ha disminuido de forma impresionante" en los últimos años. La reducción de la pobreza en Chile se ha logrado "con base en una política económica adecuada, macroeconómicamente fuerte, con superávit fiscales, políticas monetarias estables y muchas reformas", explicó el experto.

El estudio elaborado por Rodlauer y Schipke añade que la tarea que tienen las autoridades de América Central es ver "cómo consolidar y fortalecer el circulo virtuoso de políticas acertadas e instituciones sólidas" que propicien el crecimiento y la estabilidad.

El documento del FMI afirma que la región centroamericana ha mostrado una recuperación a partir del 2003 y ha logrado un crecimiento económico equilibrado y una inflación relativamente bajo control, pese a los efectos del aumento en los precios del petróleo.

Según el estudio, la suscripción del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Centroamérica, Estados Unidos y la República Dominicana "es un claro testimonio de su compromiso con una estrategia de integración orientada al mercado y de apertura externa para hacer frente a los desafíos" que se plantean".

Dentro de esos desafíos, figura el hecho de controlar la deuda pública, disminuir el déficit fiscal y lograr que la formulación de la políticas económicas estructurales no se vea obstaculizada por deficiencias del proceso político, como la oposición parlamentaria. El estudio reconoce que el TLC con EEUU tendrá efectos macroeconómicos en la región centroamericana cuando éste entre en vigencia.

"Se espera que tenga un efecto positivo con mayores flujos comerciales y un aumento en la inversión extranjera directa", aseguró por su parte Alfred Chipke. Según el investigador, es probable que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de los países de América Central podría aumentar en hasta un 1,5 por ciento gracias al TLC.

Sin embargo, también "se darán pérdidas en los ingresos públicos por la baja de aranceles", las cuales en el primer año podrían alcanzar en promedio un 0,17 por ciento del PIB y, a largo plazo, un 0,42 por ciento del PIB, puntualizó.

Niveles de inversión extranjera directa se estancan en Latinoamérica

Washington – Latinoamérica atrajo en el 2005 un 10 por ciento menos de inversión extranjera directa (IED) que en el 2004 y tiene un menor atractivo ahora para el capital foráneo que a finales de los 90, según un nuevo estudio sobre mercados emergentes.

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) prevé que la IED en la región se estanque en el 2006, para quedar situada en los 41.000 millones de dólares. Las cifras están por debajo de los niveles alcanzados a finales de los 90, cuando los flujos de capital extranjero llegaron a registrar montos anuales de hasta 78.000 millones de dólares. De hecho, Latinoamérica acapara ahora sólo entre el 27 y el 30 por ciento de la IED global, frente al 45 por ciento que atraía en la década de los 90, según el estudio del IIF publicado este jueves. El IIF es un centro privado de Washington que agrupa a más de 340 instituciones financieras en unos 60 países.

Los expertos de la asociación financiera achacan ese cambio de fortuna a las crisis que se han sucedido en la región durante los últimos años, como la de Argentina a finales del 2001 y a los que ellos consideran confusos planes económicos de muchos gobiernos de la zona. El gran número de comicios electorales -Costa Rica, Perú, Colombia, México, Brasil, Ecuador, Nicaragua y Venezuela tienen previsto acudir a las urnas este año- contribuye también a alimentar el nerviosismo de los inversores, según el IIF.

Pese a que el giro a la izquierda de América Latina ha hecho correr ríos de tinta y se menciona a menudo como un factor que desincentiva el desembarco de dinero del exterior, Keith Savard, director de análisis económico global del IIF, dijo que "no es que exista necesariamente un prejuicio contra la izquierda".

Como ejemplo citó el caso de China, que pese a ser un país comunista se hizo con la mayor parte del pastel en el 2005, al absorber 100.000 de los 358.000 millones de dólares de flujos de capital privado que llegaron el año pasado a los países emergentes, cifra que representa un nuevo récord. "Lo que ocurre con China es que es una economía planificada y que cuando se alcanza un acuerdo puedes tener casi la total certeza de que se cumplirá", destacó Savard. Por el contrario, señaló, en Latinoamérica uno no sabe si cuando hay cambio de gobierno, el nuevo presidente respetará los pactos firmados previamente.

Por lo demás, el estudio del IIF destaca que el 2005 fue un buen año para los emergentes gracias al favorable panorama global y los elevados niveles de liquidez. El instituto vaticina que los flujos de capital hacia los países emergentes volverán a ser elevados en el 2006, aunque apunta a que existen nubarrones en el horizonte que suponen una serie amenaza.

Charles Dallara, director gerente del IIF, señaló en rueda de prensa que los elevados precios de la energía y el desorbitante déficit por cuenta corriente estadounidense son dos de los principales riesgos para la salud económica del planeta. Esos desequilibrios son "preocupantes", dijo Dallara, quien indicó que el déficit de EEUU podría alcanzar este año el nivel récord del 7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

Los inversores extranjeros, fundamentalmente asiáticos, han sido los principales encargados de financiar ese déficit pero la situación, según el IIF, "no es sostenible". Eso, sumado a la falta de una acción coordinada entre las grandes economías globales para corregir los actuales desequilibrios, aumenta la posibilidad de una "depreciación caótica del dólar". Esa depreciación podría, según el informe publicado hoy, disparar los tipos de interés estadounidenses muy por encima de lo previsto.

Una brusca caída del billete verde debilitaría el crecimiento de la producción en la zona euro y Japón y los tipos más altos "desincentivarían el crecimiento de la demanda interior en EEUU". Todo combinado, tendría "un impacto negativo en el crecimiento de las exportaciones y producción de los emergentes", alerta el IIF.


Descarga la aplicación

en google play en google play