Escúchenos en línea

¿Espía o traidor? Gerardo Miranda se defiende

None | 22 de Enero de 2006 a las 00:00

El diputado sandinista Gerardo Miranda subió del infierno al cielo en menos de medio día. Si la mañana del 9 de enero era el traidor, el Judas Iscariote que dejó a su partido para unirse a los liberales constitucionalistas; en la tarde se convirtió en el héroe, el soldado que había cumplido con una misión que Daniel Ortega, el secretario general del FSLN, mantuvo en secreto.

Fue tanto "el secreto" que el vicesecretario general, Tomás Borge Martínez, en un discurso que siguió a una batería de diputados sandinistas, invitó a su colega desertor a elegir entre dos caminos: el de Pedro o el de Judas Iscariote.

El resto de diputados sandinistas, molestos por la conversión de Miranda, lo acusaron de robarse terrenos y de recibir una camioneta del líder de los liberales, Arnoldo Alemán. De "juntarse con la pus", como dijo una diputada. Miranda dice que no está enojado con ninguno de ellos.

En el plenario se armó pues, una acalorada discusión que duró varias horas, porque los sandinistas no podían entender por qué Miranda los abandonaba en un momento tan importante como era la elección de la junta directiva de la Asamblea para el 2006. El voto de Miranda podía hacer la diferencia y hacer posible que Enrique Quiñónez, el jefe de bancada del PLC, se convirtiera en presidente del parlamento. Al final no pudo ser para el liberal, pero había que ver el rostro de Miranda en las cámaras de televisión. Estaba preocupado y, en la tarde, cuando anunció su regreso al FSLN, el que lucía rígido era Daniel Ortega. El líder sandinista explicó que todo se trató de una misión de infiltración que pocos creyeron, según las opiniones que siguieron al suceso.

Expertos de inteligencia, como el general retirado Hugo Torres, opinaron que no tenía ningún sentido quemar al agente. ¿Cuál, además, fue la misión de Miranda?

En esta entrevista, el diputado "espía" tampoco lo revela, pero dice que era un trabajo de "seguimiento" y expresa sentirse orgulloso de que lo hayan escogido a él para la misión y asegura que de su partido se han ido varios y el FSLN siempre ha tenido los brazos abiertos para recibirlos.

Miranda luce casi una semana después, más descansado en comparación con el 9 de enero. Está en una camioneta blanca, vidrios polarizados. Lleva puesta una gorra y se baja hasta que nosotros nos acercamos. Está en el parqueo de la Esso, ubicada cerca de La Racachaca. El ex alcalde de San Juan del Sur vino a Managua el viernes.

Mucha gente se sorprendió cuando usted apareció en el PLC y luego regresó al FSLN, hablando de una misión. ¿Para qué fue esa misión?

Yo aparezco en el curul. Pedí que me concedieran ese lugar. Nunca puse por escrito que me sumaba al PLC. A la misión también le pudimos poner por nombre trabajo, seguimiento. Lo decía Daniel Ortega Saavedra. Él habló claro. Las misiones de inteligencia no se cuentan, no se dicen. Estos trabajos sirven para darnos cuenta de algunas cosas.

¿No pagó un costo muy grande? ¿se acuerda de todo lo que le dijeron?

Algunos compañeros míos de la bancada del FSLN que, durante todos estos años, por alguna razón no han tenido alguna afinidad con mi persona, se lograron desahogar y aprovecharon la situación. Eso es normal, hasta dentro de la familia existe. Otros aprovecharon la situación para darse puntos políticamente y decir aquí estoy yo, no soy igual a él. También los entiendo y eso le pasa a cualquier partido cuando una persona sale, más como es el FSLN en la historia y su línea de trabajo. Con esta seriedad, disciplina, que nosotros llevamos. Entonces los entiendo pero sé que algunos se aprovecharon del momento, y no estoy enojado con ninguno.

¿Qué le dijo su familia cuando vio lo que pasó en la Asamblea?

Mi familia me entendió, aunque independientemente de todo no se daban cuenta de nada. Pero se manejaron muchas cosas. Como esas exteriorizaciones de algunos diputados, vos lo miraste. Yo para atacar a una persona no caigo en "visceralismo", pero los hubo. Después que yo les expliqué, lo entienden. El FSLN es así.

¿Cómo es el FSLN, según usted?

El FSLN en su momento vos mirás cómo se hizo ese trabajo: ¿cuál es la idea? ¿cómo se logró hacer? ¿cómo se molestaron los diputados?, los que no se dieron cuenta, cómo se sintieron. Nosotros somos un partido que tenemos una jerarquía como militar. Yo comencé en el FSLN a los 13 años. Este partido es serio y nos han enseñado a ser así...

¿No le dio vergüenza que lo llamaran traidor, Judas?

En el fondo quien me dijo Judas y traidor fue el comandante Tomás Borge Martínez. En ese momento ese era el trabajo del comandante. Eso tenía que decir. Es su posición, pero al final se da cuenta que se estaba haciendo una labor importante, porque después me dice personalmente: "Ve hijo, tenés que entenderme y sigamos adelante".

Una labor muy importante, ¿de qué?

No lo puedo contar. Este es un trabajo que se venía desarrollando desde meses atrás en contacto con el comandante Daniel Ortega. No es la primera labor que un sandinista hace. La cosa es que me escogieron a mí. Si fueras diputado te pudieron haber escogido a vos o a cualquier otro.

Expertos en inteligencia como el ex jefe de la Dirección de Información para la Defensa del Ejército, general Hugo Torres, dicen que la estrategia del FSLN no tenía ni pies ni cabeza. Si usted hizo una buena labor, para qué revelar su nombre en una conferencia. ¿Cuál fue el objetivo?

Sí, pero es que todos los trabajos tienen un final. No había necesidad de seguir allí. Se trataba de evitar que Enrique Quiñónez llegara a la presidencia. Si el trabajo ya está hecho, para qué voy a seguir.

Entiendo, ¿pero hacerlo público?

Claro, pero si ya había aparecido públicamente dando la cara en algo, también tenía que aparecer dando la cara en lo contrario.

A mí me contaron que usted realmente se pasó al PLC buscando protección por los casos de corrupción de San Juan del Sur...

En ningún momento me crucé al PLC por protección. Eso es falso. Fui alcalde de San Juan del Sur. Cuando una persona se va a lanzar a un cargo político, vos tenés que presentar en la Contraloría General de la República que vos no tenés cuentas pendientes. Si presentás una cuenta pendiente te planchan. El FSLN internamente tiene unas primarias. Hay una comisión que te mide las costillas. Si en ese momento hubiera tenido cuentas pendientes no pasó de allí. Hay compañeros que se van directamente a golpearle a uno el codo. Con el tiempo se van a componer. Ellos te averiguan que tenés una cuenta pendiente y es falso. Yo tengo una sentencia donde dice que estoy limpio.

¿Cómo interpretó usted cuando el comandante Borge le invitó, usando términos bíblicos, a escoger el camino de Pedro o Judas?

No sé si observaste cuando me enfoca la cámara de televisión me sonrío. No podía hacerlo. Si me río se pueden agriar los ánimos de los diputados. Se podía armar, con perdón tuyo, una "vergueadera" escandalosa porque iban a ver que me estaba burlando del vicesecretario del FSLN.

Hay gente que lo puede leer de esta manera: "Escoge el camino de Pedro o el de Judas" y el de Judas fue morir ahorcado.

Claro, claro, por eso nos ha tocado andar en Rivas en el consejo sandinista municipal de San Juan del Sur, porque hay algunos que lo entienden y otros no. Los que han tenido experiencia saben perfectamente que así es el FSLN. Hoy vas vos y mañana el otro. Los que han participado en cosas de este tipo lo entienden. Lo otro es que uno tiene una trayectoria en un partido y la mía, desde los 13 años, mi influencia dentro de la vida partidaria ha sido con este grupo de inteligencia que en el FSLN ha predominado desde sus luchas anteriores.

¿Usted trabaja con Lenín Cerna, entonces?

Correcto, correcto, esa ha sido mi influencia. Este partido tiene su propio órgano, institucionalmente cuando estábamos en el poder. Uno viene acarreando experiencias y valoran a la hora de la hora y dicen: ¡con éste nos vamos!

¿Cuándo termina su período como diputado?

El 10 de enero de 2007.

¿Va seguir dentro del FSLN? ¿cree que le tengan confianza? Vea que nada más salió lo que usted dijo y el secretario departamental de Rivas dijo que lo iban a expulsar.

En ese momento el secretario departamental de Rivas, Evert Herrera, habló de la expulsión mía del FSLN. Tal vez recordás que en LA PRENSA se dijo que cómo era posible que hiciera eso, si hasta compadre del comandante Daniel Ortega era. Él es el padrino de una de mis hijas. Si vos mirás, todo eso tiene que ver con muchas cosas que hicieron. No tengo temor, vamos a seguir dentro de las filas del FSLN.

¿No le da vergüenza haber hecho este papelón?

Me siento orgulloso de que me hayan escogido. No me da vergüenza porque también, cuando a uno le miden las costillas le miran las cosas malas. Te digo que no soy Dios para no cometer errores. Sí he cometido errores, si vos querés unos más grandes, otros más pequeños, pero cuando hablamos de la Alcaldía de San Juan del Sur, por ejemplo, en mi período que estuve tres años porque renuncié un año antes, yo hice 12 escuelas, metí luz eléctrica como a tres o cuatro de las 33 comunidades.

Me contaron que usted regresa al FSLN porque un alto dirigente de su partido visita a su esposa y se la pone al habla, ¿a usted lo amenazaron?

Mi mujer es valiente, pero no sabía nada. No decidió nada. No recibí ninguna llamada, ni ninguna visita de parte del FSLN. Conste, dentro de las filas del FSLN hay compañeros que pueden tomar cualquier tipo de decisión. No deberíamos asustarnos. Es otro año, otro siglo. El FSLN es un partido democrático. Que aquí si alguien toma una decisión de irse...

Usted mismo me acaba de decir que tienen disciplina militar, y en el Ejército el mando es vertical. ¿Cómo es eso?

Eso es lo que se siente en el ambiente. Pero nosotros tenemos que ir sentando cabeza, ¿por qué no dejarte pensar a vos como querés pensar?, pero bueno, tenemos una disciplina casi militar. No lo podemos dudar y está a la vista, no se necesita de anteojos.

Sinceramente, ¿cree que la gente le cree ese cuento del espía?

Mirá, eso me tocó a mí. Si alguien se quiere ir del FSLN se va, aquí se han ido muchos, el mismo comandante Daniel Ortega ha dicho que aquí están las puertas abiertas, los esperamos con los brazos abiertos; en los partidos unos se van y otros vienen. El FSLN ha pasado esa etapa. No me siento arrepentido de cumplir la misión. Toda persona tiene derecho a creerme o no.

"Como alcalde beligerante, calcé con Alemán"

El diputado Miranda es un hombre de pocas palabras. Camina rápido, se detiene en la puerta de la gasolinera. Pocos lo conocen en ese lugar. Es de los legisladores que menos se ven promoviendo leyes, pero algo queda del papelón de espía en el parlamento. ¿Quién es éste?, pregunta un dependiente en el "On the Run".

¿A usted muy poca gente lo ve proponer iniciativas de ley, de repente aparece para ser espía y se le menciona en casos de corrupción, ¿qué se puede pensar?

Eso es cuando le miran el hígado malo a uno. Hablando de leyes, yo introduje la Ley del Cobro de las Playas, la aprobamos; yo introduje La ley de Costas, hice papel grande en la Comisión de Asuntos Municipales con la Ley de Solvencia. Metí, introduje reformas a la Ley 306. Hicimos, dictaminamos la Ley de Bonos de Incentivos Turísticos y la Ley de Costas que introduje el año pasado. En relación a la alcaldía, y eso quiero aclararlo. Hay que hablar con la verdad. En el tiempo que estuve en la Alcaldía de San Juan del Sur fue en el Gobierno de Alemán. Y Alemán con Gerardo tuvo muy buena relación como alcalde.

Sus colegas en la Asamblea dicen que hasta le regaló una camioneta...

En ese tiempo las alcaldías no contaban con leyes de transferencias. Entonces vos tenías que vivir como limosnero, tenía que andar gestionando. Logré calzar en una gestión como gobierno, como alcalde beligerante, calcé con Alemán. Esto no lo hice libreteado de la Dirección del FSLN. Esto lo manejó el secretario general del FSLN. Todo lo que yo hacía, las pláticas con el doctor Alemán. Es falso. No me regaló la bendita camioneta. Eso es parte de la jodedera de la gente cuando te quieren hacer daño. Inclusive, si me la hubiera regalado, yo la agarro. Y si me hubiera regalado otra, se la agarro también. Yo siempre estoy dentro de las filas del FSLN y esa camioneta la voy a ocupar trabajando dentro del FSLN.

En su momento, cuando le señalaron lo de la camioneta, usted reaccionó de otra manera. Dijo que aunque regalada, había trabajado en la campaña electoral sandinista

Por eso. Bailame ese trompo en la uña. Es cierto o es mentira. Allá anduvimos en la campaña mía, la campaña de Daniel Ortega y es mi camioneta. Yo puedo usarla como cualquier vehículo que vos tengás. Es una Mitsubishi roja, que además es famosa porque era roja. Esa es la beligerancia que le recomiendo a todos estos alcaldes. No deben pelearse con el Gobierno central.

Esa es la lectura que hace usted, pero la gente puede mirarlo como un corrupto que recibía prebendas a cambio de quién sabe qué favores al doctor Alemán

Yo no hacía las cosas solo. Tenía un Concejo municipal que éramos unidos. Gestionábamos juntos. Allí no se hacía nada si no era coordinado entre todos. Te digo algo más: si vuelvo a ser alcalde de San Juan del Sur y me toca donarle a la gente terrenos, lo vuelvo a hacer. No me arrepiento por eso.

¿No se arrepiente? Si usted le donó más de 1,700 metros cuadrados a uno de sus hijos...

(Alza la voz) Ya está aclarado lo de mi hijo. La misma Contraloría manda a hacer la investigación. Fue una denuncia de nueve páginas. Me tildaban del ladrón más grande. Me dicen que el terreno que aparece a nombre de mi hijo se lo regaló César Augusto Montealegre y allí está el documento. ¿Sabés qué es lo que pasa? Mi hijo lo regresó. ¿Sabés por qué lo regresó? Como el terreno se lo regalan a él y hubo un consenso del Concejo, lo que hicimos fue darle una certificación al chavalo, pero el terreno no es propiedad de la alcaldía. Es parte de los errores que uno comete. No debí dar esa certificación.


Descarga la aplicación

en google play en google play