Escúchenos en línea

Reservas monetarias aumentan, pero no hay para salarios ni para medicinas ni para subsidiar transporte colectivo, por Adolfo Acevedo

None | 3 de Febrero de 2006 a las 00:00

El informe del Banco Central de Nicaragua () registra un aumento en el saldo de las reservas internacionales netas del Banco Central por un monto de US$ 192.2 Millones, entre el 31 de Diciembre de 2005, y el 2 de Febrero de 2006. De este modo, las Reservas Internacionales Netas pasaron de un monto de US$ 536.6 Millones el 31 de Diciembre de 2005, a US$ 729.5 Millones al 2 de Febrero de 2006.

Este aumento en las reservas internacionales por un monto de US$ 192 Millones, que se ha producido en un periodo tan corto, equivale, en córdobas a un monto de C$ 3,382 Millones. Por comparación, el Presupuesto total del Ministerio de Educación para 2006 es de C$ 2,842 Millones.

Para tener una idea de lo que significa un aumento de las reservas de esta magnitud en un periodo tan corto, recuérdese que para 2005 la meta de acumulación de reservas internacionales acordada con el FMI para todo el ano fue de solo US$ 50 Millones.

La razón de este salto tan fuerte en el nivel de reservas, estuvo dada por la reciente condenación de la deuda de Nicaragua con el FMI, que se mantenía "congelada" bajo la forma de "recursos intocables" que alimentaban los pasivos de reserva" de las cuentas del BCN. Estos recursos, al ser liberados súbitamente, ahora pasan a registrarse, casi de un día para otro, como activos de reserva" netos.

La condenación de la deuda externa, bajo los auspicios de la Iniciativa HIPC y la más reciente Iniciativa del G-8, tiene como propósito declarado liberar recursos que deberían destinarse a aumentar ADICIONALMENTE el gasto orientado a reducir la pobreza, particularmente educación y salud.

Pero lo mas probable es que, también, estos recursos derivados de la condenación de la deuda con el FMI se mantengan congelados como reservas - esta vez como activos de reserva en vez de como activos de reserva -, del mismo modo que la mayor parte de la sobre-recaudación de C$ 1,400 Millones verificada en 2005 se destino a ser transferidos al Banco Central, a fortalecer la posición de reservas".

Pese a que la iniciativa HIPC ha liberado un monto de recursos de mas de US$ 200 Millones al ano del pago de la deuda externa - tal como lo reflejan los informes del BCN el país venia pagando en efectivo un promedio de US$ 287.5 Millones en servicio de la deuda externa en 1994-1998, pero en los dos últimos anos solo se han pagado menos de US$ 80 Millones -, y pese a que la Iniciativa del G-8 ha liberado ya recursos adicionales - en este caso el saldo de la deuda con el FMI se libera de una sola vez -, y pese a los montos impresionantes de sobre-recaudación que se han venido produciendo, y pese a que en efecto los ingresos fiscales medidos en dólares se han duplicado en comparación a los ingresos de 1994-98, el gobierno continua, ano con ano, alegando que sencillamente "no hay" recursos para atender las necesidades fundamentales de la población.

El Presupuesto del MEDC se mantiene "congelado" en 3% del PIB desde 1999, y se proyecta que allí se quedara por muchos anos adelante. El del MINSA se contrajo del 3.2% del PIB en 2000 al 3% en 2005, y también se proyecta que allí se quedara. Porque "no hay".

En 2004 se sobre-cumplió en mas de US$ 100 Millones la meta de acumulación de reservas acordada con el FMI - o sea las reservas aumentaron mas de US$ 100 Millones mas que lo comprometido con el FMI -, mientas que la cifra de recaudación fiscal se coloco US$ 25 Millones por encima de la meta acordada con el FMI, pero el gobierno continuo alegando, a lo largo del ano, que "no había" recursos para financiar el Programa del vaso de leche escolar, que costaba apenas US$ 3.5 Millones.

Lo que estamos apreciando, cada vez con mayor angustia, no es una inversión en capital humano que se corresponda con el esfuerzo que el país debería efectuar para recuperar perspectivas mínimas de futuro. La tasa neta de escolaridad primaria ha caído desde un 85% en 2002 hasta el 80% en 2005 - con lo cual este indicador cayó hasta un nivel similar al promedio de los países más pobres del planeta.

El país continúa mostrando un porcentaje de población que padece hambre de casi el 30%. El 55% de la población carece de acceso a los medicamentos esenciales. Los médicos y enfermeras devengan un salario similar al de sus homólogos de Malawi, un país que es 3 veces mas pobre que Nicaragua.

El salario de los maestros continúa siendo casi la mitad del salario promedio del resto de la fuerza de trabajo.

De acuerdo con el BID “la evidencia y conclusiones son poderosas. La productividad, la distribución y el crecimiento están directamente determinados por el stock de capital humano de un país y la tasa a la que este se acumula. Altos niveles de escolaridad y buena salud y nutrición, son buenos auspiciadores de su subsecuente desempeño”. (BID, “Pathways to Growth”, Washington, 1997).

Si aplicamos esta sentencia al caso de nuestro país, tendríamos que decir, por el contrario, que bajísimos niveles de escolaridad (la tasa neta de escolaridad primaria de Nicaragua es similar a la del los países mas pobres del planeta) y bajísima calidad de la educación, y mala salud y nutrición (Nicaragua tiene el mayor porcentaje de población que padece hambre en AL después de Haití), "son buenos pronosticadores de su subsecuente desempeño”.

Viendo estos indicadores, todo parece indicar que el futuro del país, y de los millones de seres humanos que lo habitan, esta siendo socavado aceleradamente, y quizás de manera irreversible.

Una democracia de muy baja intensidad, como la que padecemos, que concentra todas las decisiones que afectan al país y a sus millones de habitantes en grupos de poder muy restringidos, que además solo escuchan la voz de los poderes externos, mientras responden con soberbia a los ciudadanos nicaragüenses que osan levantar la suya, solo es posible si se mantiene una ciudadanía de muy baja intensidad,

MIentras información como esta no encuentre el oído receptivo de un numero creciente de personas, y mientras las personas que conozcan esta información no estén dispuestas a ejercer una ciudadanía de mucha mayor intensidad, a comprometerse, a responsabilizarse e involucrarse, estaremos prisioneros de todos aquellos con poder y recursos de los que nos gusta quejarnos a diario, mientras de inmediato repetimos nuestra cotidiana y sempiterna letanía de pragmatismo y resignación, con la cual justificamos el no comprometernos, ni involucrarnos, ni hacernos responsables por el futuro de un país al que llamamos nuestro, y proclamamos amar..


Descarga la aplicación

en google play en google play