Escúchenos en línea

10 MILLONES DE VOTOS PARA DEFENDER REVOLUCIÓN BOLIVARIANA
Chavez cierra la manifestación más grande en la historia de Venezuela

None | 4 de Febrero de 2006 a las 00:00

Un muñeco del presidente George W. Bush vestido con los colores de la bandera estadounidense yacía en una camilla con un letrero que decía "Out", mientras un grupo paseaba una urna con la inscripción "Murió el ALCA" (Área de Libre Comercio de las Américas, que impulsa Washington). "Educación bolivariana, logro del gobierno revolucionario. Hacia los 10 millones de votos", "Trabajadores de Lagunillas (estado petrolero Zulia) 10 millones de votos", decían las pancartas.

«Esto cambió para siempre. Ahora, está el pueblo en la calle. Cada vez que se convoca al chavismo se desborda todo, a diferencia de las convocatorias de la oposición que son bochornosas, dan pena», afirmó el vicepresidente José Vicente Rangel, mientras participaba en el evento de celebración del 4 de febrero de 1992.

Para Rangel una de las diferencias más importantes entre la Venezuela de 1992 y la actual «es que antes no teníamos país y ahora sí. Ahora tenemos ciudadanos, antes teníamos habitantes. Ahora tenemos Estado, antes no teníamos. Ahora tenemos gobierno antes lo que teníamos era una caricatura de gobierno».

"Hoy estamos conmemorando un hecho histórico para Venezuela y América Latina, cuando Chávez lanzó (en 1992) un cañonazo en la coinciencia de los venezolanos que dio origen a un proceso que ya recorre las calles del continente", expresó el alcalde de Caracas, Freddy Bernal.

Precisó Bernal que el proceso "ya no es Venezuela, es de América Latina y caribeño, es Brasil, Argentina, Bolivia, la dignidad de Fidel Castro (en Cuba) y seguramente será de (Ollanta) Humala en Perú, (Manuel) López Obrador en México y Daniel Ortega en Nicaragua, es una revuelta de ebullición de democracia", señaló. Agregó que la marcha servirá "para reafirmar a los pocos opositores que quedan, al mundo libre, y al gobierno fascista de Bush que el pueblo venezolano ha decidido no retroceder y ratificaremos a Chávez" en las elecciones del próximo mes de diciembre.

El diputado chavista Orlando Castillo, resaltó que la manifestación es "la respuesta mayoritaria contra la posibilidad de Bush de atentar contra nuestra soberanía, le estamos diciendo que millones estamos con Chávez y vamos de defender al país".

A su vez, el gobernador del Estado Aragua, Didaldo Bolívar, justificó los festejos del golpe como el inicio de un cambio en el país "independientemente de las connotaciones que tenga esta fecha" del 4 de febrero de 1992. "Hay dos maneras de interpretar este día, y cómo la historia se inició a partir de esa fecha eso no lo puede negar ni el gobierno ni la oposición, independientemente de cómo haya sido Venezuela es otra a partir de esta fecha, los cambios, la incidencia que han habido en mundo político, económico, institucional, la transformación de estructuras nadie las puede negar", apuntó.

Chávez, entonces teniente coronel del Ejército, lideró un golpe de Estado contra el expresidente Carlos Andrés Pérez y tras fracasar en el intento, pasó dos años en prisión para luego dar inicio al movimiento político que lo llevó al poder en 1999 con elecciones, después de ser indultado por el expresidente Rafael Caldera.

El discurso de Chávez

Este sábado 4 de febrero de 2006 comienza la segunda Batalla de Santa Inés, rumbo a los comicios presidenciales del 3 de diciembre, declaró el presidente Chávez al iniciar su alocución frente a la Marcha por la Rebelión de la Dignidad, en la avenida Bolívar del oeste de Caracas. El jefe de Estado señaló que la campaña electoral será contra el Imperialismo estadounidense, pues pretende sabotear el proceso comicial de fines de año. Bautizó esta difícil empresa como la segunda Batalla de Santa Inés, haciendo un paralelismo con la labor desempeñada para el referendo revocatorio del año 2004.

Refirió que la jornada por la reelección requerirá astucia, trabajo y unidad, entre otros elementos, para garantizar su éxito. «Este años haremos morder el polvo de la derrota al gobierno de EEUU», apuntó Chávez. De esta forma, el Primer Mandatario nacional bautizó oficialmente su campaña con miras a la reelección el venidero mes de diciembre.

Los sectores de oposición al gobierno de Chávez, apoyados por el Imperialismo estadounidense, tratarán de desplegar dos líneas estratégicas con miras a deslegitimar la reelección de Chávez, denunció el propio mandatario, quien dijo que para contrarrestar estas acciones el pueblo debe unirse más que nunca y trabajar para lograr una victoria comicial contundente.

Chávez explicó en detalle la lógica de cada uno de estos escenarios desestabilizadores. El primero de ellos, indicó, intentará magnificar las fallas de la gestión gubernamental para lograr una, real o ficticia, caída de la popularidad del Presidente. «Ellos tratarán de convencerlos a ustedes de que estamos cayendo en las encuestas», dijo.

La contraparte de esta maniobra sería la promoción de un candidato de la oposición al cual se le presentaría mediáticamente remontando en las encuestas, hasta armar un escenario de empate técnico. Si esta estrategia falla, continuó el Presidente, el plan alternativo consistiría en el retiro de todos los candidatos de oposición.

El Jefe de Estado explicó que en cualquiera de los dos casos lo que se busca es desconocer los resultados de la votación popular y deslegitimar su probable reelección. Partiendo de allí, se ejecutarían acciones de desestabilización del país y se invocaría la intervención de organismos foráneos.

El presidente Chávez señaló que la única forma de impedir la concreción de estos planes es participar masivamente en las elecciones para tratar de lograr un resultado indiscutible. «Tenemos que ganar por 'Knock Out'. Nuestra meta son los diez millones de votos», puntualizó. Dijo también que para lograrlo es necesario trabajar arduamente en la conformación de las Unidades de Batalla Electoral, en la inscripción de la mayor cantidad de ciudadanos en el Registro Electoral y en la cedulación de la población para que nadie se quede sin votar.

Vamos a encarcelar a todos los espías extranjeros

Advirtió que si miembros de la embajada de Estados Unidos en Caracas continúan efectuando tareas de espionaje serán detenidos y expulsados. "Si continúan espiando los vamos a agarrar con las manos en la masa y los vamos a meter presos" dijo el presidente Chávez. "Claro, luego los entregaríamos a la embajada, porque ellos tienen inmunidad diplomática y nosotros cumplimos con la Convención de Viena, pero aquí no van a venir a hacer lo que les de la gana", añadió el presidente venezolano.

La advertencia de Chávez se enmarca en la crisis que comenzó la semana pasada al trascender que agentes del contraespionaje venezolano descubrieron la fuga de documentos secretos hacia Estados Unidos, entre ellos el contrato de compra de aviones españoles CASA que luego Washington vetó.

Venezuela señaló que el puertorriqueño John Correa, agregado naval estadounidense en Caracas, era una de las piezas clave de este caso de espionaje que involucra a un número no determinado de oficiales de la Armada venezolana. Chávez calificó hoy a Correa de traidor a la causa puertorriqueña y dijo que cuando se dieron cuenta de que había sido descubierto lo mandaron inmediatamente de regreso a EEUU alegando que estaba enfermo.

Chávez pidió la libertad para Puerto Rico. "Venezuela pide la libertad de Puerto Rico y que Puerto Rico se convierta en una república independiente", dijo Chávez.

El presidente divulgó una parte de las pruebas reunidas contra Correa, consistentes en correos electrónicos interceptados por los agentes venezolanos, en los que los oficiales traidores le informaban sobre asuntos reservados de la Armada. "Este espía usa el nombre de 'boricua', era el nombre clave", dijo Chávez. En uno de los correos, Correa obtiene "la orden de operaciones de la fuerza de tarea 26 Operación Cívico-militar armada Bolívar 1-2005, toda la orden de la operación secreta se la manda al espía estadounidense".

El mandatario dijo que su gobierno usó hackers para hallar los mails. "Tengo la clave, los nombres, los correos electrónicos, conseguimos unos hackers", señaló.

Entre los asuntos sobre los que Correa recibió información figura, según leyó el gobernante venezolano, la propuesta española para la venta a Venezuela de un lote de patrulleras. También estaban las claves de unos ejercicios de la Armada y la evaluación de oficiales venezolanos asistentes a un curso de formación. Además también se mencionó la intención de compra de dos nuevos submarinos, y se precisó que no está decidido si se encargarían a astilleros de Rusia o de Alemania. El mismo mensaje sobre las patrulleras españolas también se refería a una operación "en relación con submarinos. Parece que van a comprar dos, no está decidido si alemanes o rusos", se escuchaba en los mensajes captados.

Otro de los mails informaba acerca de la compra de buques a España, según Chávez. "Esa es la propuesta española, se está discutiendo pero en lo que tenga lo que quiere la armada te lo mando", dijo al leer otro supuesto mensaje. Añadió que esas son "unas pruebas que quise traer hoy para demostrar que hemos expulsado al llamado boricua éste porque estaba violando la Convención de Viena".

"Te mando la propuesta española de los patrulleros. Cuando esté lista la nuestra te la mandaré", decía un correo electrónico. El mensaje de Correa fue interceptado por un 'hacker', informó Chávez. "Conseguimos unos 'hakers' y tenemos todo. Aquí tengo unos correos enviados por un grupo de militares traidores, con claves y más cosas, claro que les pagan en dólares", añadió.

Chávez ordenó el jueves la salida del país de Correa y Washington respondió el viernes con la expulsión de Jenny Figueredo, jefa de gabinete en la embajada venezolana en Washington.

El presidente insistió que hay un teniente coronel estadounidense que también está involucrado en actuaciones como la de Correa y advirtió que si sigue en esa actividad lo van a detener, porque lo tienen "cazado". "Los tenemos medidos. Sabemos donde se reúnen y donde comen. En lo que se descuiden los apresamos y luego los entregamos a la embajada para que se los lleven. Si tenemos que hacerlo con todos los agregados militares que tienen, lo haremos", aseguró Chávez.

El gobernante confirmó que el sábado regresaría a Venezuela la expulsada Figueredo y anunció que se le rendirá un homenaje. "Ella, a diferencia de Correa, no violó ningún artículo de la Convención de Viena. Siempre fue una trabajadora ejemplar que, incluso, participó muy activamente en el proyecto para entregar petróleo venezolano barato a comunidades pobres de Estados Unidos", expresó Chávez. "Eso demuestra que su expulsión, que nosotros acatamos, fue una mera represalia de Washington", planteó el presidente venezolano.

Un millón de venezolanos en armas

Chávez anunció el inmediato equipamiento de la reserva, hasta alcanzar alistar un millón de hombres bien equipados y armados, para el caso de que se produjera una invasión por parte de Estados Unidos. "Vamos a acelerar la conformación de la reserva militar y de la guardia territorial. Nos hacen falta más fusiles de los 100.000 que compramos en Rusia. Necesitamos un millón de hombres bien equipados y armados", dijo Chávez en el colofón de la gigantesca marcha.

"Hemos hecho contacto con países donde los EEUU no van a poder hacer nada para impedir que nos equipemos. Vamos a comprar un lote de lanzacohetes muy modernos, pero no voy a decir ni cuántos ni dónde", añadió el gobernante.

Chávez aseguró que Venezuela contará pronto con "ese millón de hombres bien adiestrados en guerra de resistencia, y si se les ocurre la locura de venir a vomitar su carga de fuego y muerte, comenzaría la guerra de los cien años". "No sólo sería una guerra contra nosotros, porque estoy seguro que se levantarían otros pueblos americanos. Y además esa guerra llegaría a su territorio, dentro de su casa, porque tenemos con qué. No van a venir a adueñarse de nuestro petróleo", manifestó Chávez.

También recomendó leer el libro "Hitler ganó la guerra", del argentino Walter Graciano, para entender la política de los Estados Unidos. Chávez mostró un ejemplar del libro y dijo que desnuda a la elite que está detrás del poder de la Casa Blanca, que es la que maneja los hilos de la política estadounidense y la que controla al presidente George W. Bush.

El presidente venezolano se refirió a esa publicación al comentar la comparación que recientemente hizo el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, entre Adolfo Hitler y él. Chávez señaló que, según el libro, sectores influyentes de EEUU apoyaron inicialmente la ascensión de Hitler al poder, del mismo modo que armaron a Sadam Husein y Bin Laden y "prepararon a los grandes dictadores que sometieron a los pueblos de América Latina".

Luego retomó la comparación de Rumsfeld y dijo que "si alguien en este mundo es sumamente parecido a Hitler, hasta en la mirada, es "Mr. Danger" (como él llama a Bush). Parecen primos, aunque Hitler pudiera ser un niño de pecho comparado con "Mr. Danger".

El planteamiento estuvo en la línea del expuesto la víspera por el vicepresidente del gobierno, José Vicente Rangel. "Si alguna persona se puede comparar hoy con Hitler es el presidente Bush, porque al invadir países, masacrar pueblos, instalar cárceles en distintos sitios del mundo y meter en agujeros negros a prisioneros políticos, se parece mucho a lo que hizo Hitler en Alemania y en Europa", dijo Rangel.

¿Quieren cerrar las refinerías venezolanas en EEUU?

Chávez afirmó que "no me cuesta nada mandar a cerrar las refinerías" de Citgo, filial de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en Estados Unidos, y que si ese país quiere romper relaciones que tome la decisión. "Si el gobierno de los Estados Unidos lo que quiere es romper relaciones con Venezuela, allá ellos que tomen la decisión, a mí no me cuesta nada mandar a cerrar las refinerías que tenemos en los Estados Unidos y veríamos a cuánto llega el petróleo, a cuánto llega el galón de gasolina", dijo.

"A mí no me costaría nada venderle el petróleo que le vendemos a los Estados Unidos a otros países del mundo, si aquí vienen a cada rato pidiendo más petróleo". Venezuela, único miembro latinoamericano de la OPEP, tiene una cuota de producción de 3,2 millones de barriles diarios, de los que vende aproximadamente 1,5 millones a Estados Unidos, su principal cliente.

Citgo tiene tres refinerías que procesan 942.000 b/d de crudo, varios terminales y casi 14.000 estaciones de gasolina en Estados Unidos.

El vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, afirmó que un boicot contra la filial de PDVSA en Estados Unidos, Citgo, afectaría al pueblo estadounidense más que al país suramericano. "Creo que sería un boicot al pueblo norteamericano más que a Venezuela", dijo Rangel al ser consultado este viernes sobre la protesta convocada por la organización religiosa estadounidense conservadora American Family Association (AFA).

En su página internet, AFA dice "Querido presidente (venezolano Hugo) Chávez: Sólo una nota para hacerle saber que no iré a comprar a Citgo. No quiero que mi dinero vaya a a alguien que prometió derrocar a mi gobierno".

Citgo informó que el pasado martes Venezuela entregó el sexto envío de combustible barato a comunidades pobres de Estados Unidos para completar 45 millones de galones (170 millones de litros). Venezuela espera entregar "más de 50 millones de galones a las comunidades más pobres de Estados Unidos, lo cual permitirá beneficiar a más de un millón de personas", dijo entonces el presidente de Citgo, Félix Rodríguez.

Venezuela ha hecho entregas similares en el Bronx (Nueva York), Vermont, Rhode Island, Massachusetts y en reservas indígenas en el estado de Maine.


Descarga la aplicación

en google play en google play