Escúchenos en línea

EEUU prorroga residencia a migrantes centroamericanos

None | 23 de Febrero de 2006 a las 00:00

Washington – Estados Unidos anunció este jueves la prórroga por un año suplementario del programa de residencia temporal (TPS) para más de 300.000 inmigrantes salvadoreños, hondureños y nicaragüenses, para el mayor alivio de esos tres países centroamericanos que celebraron la decisión.

El Departamento de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) anunció en un comunicado la prolongación del TPS hasta el 5 de julio de 2007 para 75,000 hondureños y 4,000 nicaragüenses y hasta el 9 de septiembre del mismo año para los 225,000 salvadoreños que se benefician del programa.

"En un esfuerzo continuo por ayudar a El Salvador, Honduras y Nicaragua a recuperarse tras los desastres naturales que afectaron a Centroamérica, el DHS anunció la decisión de prolongar por 12 meses adicionales el TPS para los tres países", explicó el DHS en un comunicado.

Gracias a esta decisión, los ciudadanos de dichas naciones, "que ya se beneficiaron del TPS y siguen cumpliendo las exigencias, podrán seguir viviendo y trabajando en Estados Unidos otros 12 meses", explicó el Departamento, sin precisar el plazo para que esas personas presenten su solicitud de renovación del permiso.

Los tres gobiernos centroamericanos celebraron la sexta prórroga del llamado Estatuto de Protección Temporal que permite a sus ciudadanos, amparados en él, acceder a permisos de trabajo y de residencia temporal en suelo estadounidense.

En Miami y en vísperas de visitar al presidente George W. Bush en la Casa Blanca, el mandatario salvadoreño Antonio Saca agradeció el gesto de Estados Unidos y dijo que esa decisión reconocía "que Centroamérica avanza por la senda democrática".

Por su parte, el canciller hondureño, Milton Jiménez, también se declaró feliz. "Claramente esto es absolutamente satisfactorio, tanto para las autoridades del Gobierno, para el presidente de la República como para toda la ciudadanía", afirmó.

No faltaron elogios al presidente estadounidense: "Esta ampliación del TPS realmente a quien hay que agradecerle es al presidente George W. Bush porque en sus políticas de atenuar un poco la avalancha que hay dentro de Estados Unidos contra los inmigrantes, él ha sido un abanderado", destacó el presidente hondureño, Manuel Zelaya.

El mandatario aludía al actual y acalorado debate sobre la reforma migratoria en Estados Unidos tras la aprobación en diciembre de una ley exclusivamente represiva que todavía está pendiente de ratificación en el Senado.

Al respecto, Saca ya dijo que no se conformaría con la prórroga del TPS y insistió que le iba a pedir a Bush una reforma migratoria "justa, balanceada y compasiva", que beneficie a los más de 10 millones de inmigrantes indocumentados en el país legalizando su estatus.

El TPS ha sido otorgado por Estados Unidos a nicaragüenses, salvadoreños y hondureños, víctimas de catástrofes naturales, como los terremotos que asolaron a El Salvador del 13 de enero y el 13 de febrero de 2001, o el huracán Mitch a fines de 1998.

Guatemala también solicitó un TPS. Pero Estados Unidos sólo le ofreció en noviembre pasado un plan de permisos temporales de trabajo para migrantes guatemaltecos.

Bolaños agradece prórroga

El gobierno de Enrique Bolaños agradeció la decisión, que otorga permisos de trabajo y residencia a cerca de 5.000 inmigrantes nicaragüenses que corrían el peligro de ser deportados a su país. El gobierno "agradece al Gobierno de Estados Unidos por conceder una vez más tan importante alivio migratorio que beneficia a los nicaragüenses que residen en dicho país", señaló la cancillería en un comunicado.

Miles de nicaragüenses beneficiados con la prerrogativa celebraron en Miami, Estados Unidos, la decisión de Washington. "Ha venido mucha gente a festejar hasta han hecho oraciones", declaró la directora ejecutiva de la fundación American Fraternity de Miami, Nora Sandigo.

El viceministro de Cooperación de Relaciones Económicas de la Cancillería, Mauricio Gómez, dijo de que la decisión de EEUU trae mucha satisfacción a los nicaragüenses. "Esto le da estabilidad a esas personas nicaragüenses que han tenido que emigrar, porque pueden seguir trabajando tranquilamente en Estados Unidos durante un año más", agregó Gómez.

Gómez dijo que otro de los beneficios que trae consigo la extensión del TPS son las remesas familiares que los nicaragüenses envían a los suyos en esta nación. "Esto constituye un paliativo para la situación económica, que si bien es cierto ha mejorado poco a poco, pues siempre necesita de esos recursos que envían los compatriotas que viven en EEUU", añadió Gómez.

La medida permitirá a los inmigrantes nicaragüenses seguir trabajando en Estados Unidos para ayudar a sus familias en Nicaragua, que el año pasado recibió 625,8 millones de dólares en remesas familiares de los nacionales que viven en ese país, indica la nota.

"Es algo muy importante para nosotros, porque da estabilidad y esperanzas a esas personas nicaragüenses que han tenido que emigrar por diferentes razones para satisfacer sus anhelos y perspectivas de desarrollo socio económico", dijo Gómez. Agregó que el Gobierno trabaja arduamente en crear las condiciones económicas y sociales para que los nicaragüenses que han tenido que partir hacia otros países como Costa Rica y EEUU, vuelvan a su patria y se queden a trabajar en ella.

La cancillería invitó a todos los nicaragüenses que se encuentran amparados bajo el TPS, que una vez que se establezca la fecha de registro, envíen sus aplicaciones para que puedan contar con los permisos para trabajar por un año más en EEUU.

Legisladores en ofensiva por reforma para migración "ordenada" a EEUU

Coral Gables, Florida, Estados Unidos – Legisladores estadounidenses, impulsados este jueves por la extensión del TPS, iniciaron en Miami una campaña para promocionar una reforma que permita una migración "ordenada" a Estados Unidos.

La campaña está encabezada por el senador republicano por Arizona (suroeste) John McCain, quien participó el jueves por la tarde en una reunión comunal en Miami para promover su proyecto de reforma migratoria, con la posibilidad de que algunos inmigrantes ilegales puedan quedarse en el país tras cumplir una serie de requisitos.

El Senado aún debe debatir una reforma migratoria aprobada por la Cámara de Representantes, que sólo prevé medidas represivas para frenar la entrada de ilegales, como la construcción de un muro en buena parte de la frontera con México, el procesamiento de comerciantes que empleen a inmigrantes ilegales o la remoción de éstos.

El proyecto de McCain, apoyado por su colega demócrata Ted Kennedy y otros senadores de ambos partidos, provee a los indocumentados alternativas para estar en regla, como pagar una multa de 2.000 dólares por haber entrado ilegalmente al país, ponerse al día con sus impuestos, aprender inglés y en definitiva poder optar a la residencia permanente tras seis años de trabajo.

Lincoln Díaz Balart, congresista republicano por Florida y uno de los que apoya el proyecto de McCain, dijo que la reforma migratoria final que salga del Congreso debe fortalecer las fronteras y a la vez incluir "un permiso de trabajo para las personas indocumentadas".

"No se puede fortalecer la frontera sin resolver el problema de los inmigrantes que están aquí ya", dijo el congresista. Un programa similar al TPS para ciudadanos de El Salvador, Honduras y Nicaragua es lo que tienen en mente McCain y quienes lo apoyan, para permitir que los inmigrantes indocumentados legalicen su situación.

"Los trabajadores en este país, que llevan aquí muchos años ya, deben tener una posibilidad de trabajar legalmente aquí, y deben tener después de un período adicional, después de tener un permiso provisional, un canal para lograr la residencia legal", dijo Díaz Balart.

En la conferencia hablaron varios beneficiados por el TPS, quienes dieron testimonio de lo que representa para ellos la protección migratoria. "He pasado dos terceras partes de mi vida aquí, aunque no soy americana me siento americana de corazón, pago mis impuestos y seguro social", dijo Yosie González, una hondureña de 23 años que llegó a Estados Unidos a los siete, empleada de una fábrica de habanos en Miami y quien tiene una niña pequeña ciudadana estadounidense.

"El TPS me permite trabajar sin ser deportado (...) tendría que dejar a mi hijo y a mi esposa solos" en Estados Unidos si lo expulsan, agregó el hondureño José Galeas, casado con una residente permanente en este país, y quien ejemplifica la situación de miles como él.

El presidente salvadoreño Elías Saca agregó que una reforma migratoria "justa, balanceada y compasiva" que beneficie a los más de 10 millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos, unida a "avances en el libre comercio para generar empleo y prosperidad" en Centroamérica, evitaría que "siga viniendo gente a Estados Unidos".

"A mí nunca me ha preocupado ningún muro, porque desde El Salvador, tirándole piedras a un muro no resuelvo los problemas de mis compatriotas", dijo el presidente.

La actividad de McCain es la segunda de una gira que lo llevará en los próximos días a Nueva York y California, impulsando su proyecto de reforma.


Descarga la aplicación

en google play en google play