Escúchenos en línea

La mitad de los buses de Managua no circulará a partir de este lunes, anuncian transportistas

None | 5 de Marzo de 2006 a las 00:00

Los dueños de los buses que prestan el servicio de transporte público iniciarán una huelga parcial este lunes en Managua, para exigir la pronta aprobación de un subsidio de 20 millones de córdobas mensuales (4,8 millones de dólares) acordado el mes pasado a cambio de mantener la tarifa en 15 centavos de dólar.

Rafael Quinto, presidente de la Unión Regional de Cooperativas de Transporte Colectivo (Urecotraco), declaró que unas 450 de las 900 unidades que circulan en Managua no trabajarán el lunes próximo como un "nuevo plan de lucha" para exigir financiamiento al gobierno. "Sólo funcionará el 50% de las 900 unidades que prestan el servicio en la capital para movilizar a más de 800.000 personas que a diario utilizan el servicio.

De no obtener respuesta favorable a sus reclamos, podrían decretar nuevamente una nueva huelga total e indefinida, advirtió el dirigente de los transportistas.

Quinto acusó al Parlamento de haber "engavetado" un proyecto que ordena aplicar un impuesto temporal del 3 por ciento sobre las utilidades de las empresas petroleras transnacionales que operan en el país, para subsidiar el transporte público.

El gravamen que se le gravaría a las utilidades netas de las empresas gasolineras, para subsidiar el costo del pasaje que, según ellos, tiene un costo de 20 centavos de dólar por las alzas en el combustible.

Con el impuesto a las petroleras, por un período de cuatro meses, se recaudarían 3,8 millones de dólares, pero el Parlamento aún no discute la ley, tras el rechazo del sector petrolero a esa medida.

Agregó Quinto que después de más de tres semanas el problema sigue, "entonces debemos tomar algunas decisiones administrativas", dijo.

Tal acuerdo se firmó el pasado 13 de febrero, después de una huelga de ocho días, entre representantes del Gobierno, la Alcaldía de Managua y Urecotraco, que convinieron otorgar a los transportistas un subsidio de 4,8 millones de dólares por un período de cuatro meses.

Pero el dirigente de los transportistas Quinto, dijo que su organización teme que el acuerdo sea incumplido porque hasta la fecha los diputados no han mostrado intenciones de aprobarlo.

El anunciado impuesto a las ganancias de las petroleras provocó el rechazo de las transnacionales que operan en Nicaragua, que amenazaron con restringir el abastecimiento de combustible, así como del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la iniciativa privada, que lo calificó como una medida "confiscatoria".


Descarga la aplicación

en google play en google play