Escúchenos en línea

Ortega pide perdón al pueblo miskito

None | 18 de Marzo de 2006 a las 00:00

Pregunta de Steadman Fagoth: Varias veces se ha hecho viaje a la Costa Atlántica, a las Regiones Norte y Sur pero, muchas comunidades no han tenido la oportunidad de verlo personalmente. Nosotros consideramos que, vía pantalla chica, es una oportunidad para que, muchas de estas comunidades puedan ahora, escuchar, de cerca, de viva voz, algunas consideraciones, porque no se puede todo, en una pantalla chica, en una hora de casette. Una de las tantas cosas que se ha estado tocando, Comandante Ortega, es que aquí, hubo un enfrentamiento, hubo destrucción. Una vez que asuma el poder ¿qué va a pasar con nosotros? Te dicen claro: ¿qué pasó con nuestras viviendas, con nuestro ganado? Escuchamos por radio decir que se está indemnizando, y nosotros perdimos también –dice mucha gente- ¿y nosotros qué? ¿Qué podría hacer? Esa es una de las preguntas que hacen. La otra pregunta que siempre hacen es que, el Comandante Ortega siempre está confrontado con los gringos ¿no será que viene una guerra después de esto? Y, si hay guerra ¿puede venir el servicio militar? La gente lo pregunta, entre otras cosas. De tal manera que, yo le solicitaría que en esta oportunidad, usted pueda desarrollar este tema y nosotros, con mucho gusto, repito, vamos a traducir exactamente lo que usted diga. Este mensaje, este conversatorio, va a ir de comunidad en comunidad, para que la gente pueda, así, de primera mano, escucharte.

Respuesta de Daniel Ortega: Gracias, Steadman. Un saludo para todos los hermanos, para todas las familias; para los hombres, las mujeres, los niños, niñas, los jóvenes, de las comunidades miskitas; de los que habitan en las riberas del Río Coco, río arriba, río abajo; los que habitan en el Llano, porque sé que estás visitándolos y, los que habitan también en el litoral, de todas esas comunidades. Reciban nuestro saludo, que es un compromiso con lo que han sido los sueños, las esperanzas, el derecho que ha defendido el pueblo miskito.

Nicaragua tiene una deuda con el pueblo miskito; una deuda que se remonta históricamente, desde el mismo momento en que le empezaron a ser negados sus derechos y, luego, tenemos una deuda por la confrontación en la guerra, que provocó pérdidas de vidas humanas, pérdidas de hermanos, porque cuando se enfrentan los seres humanos, se están enfrentando los hermanos. Pérdidas de vidas humanas, pérdidas materiales, pérdidas de vivienda, de ganado, ¡cuántas cosas no se perdieron! y por eso, digo, que Nicaragua tiene una deuda histórica.

Nosotros tenemos que pagar esa deuda histórica y ¿cómo vamos a pagarla? Reconociendo, en primer lugar, el derecho del pueblo miskito a ser libre, a tener su propia autoridad, a gozar de esos inmensos recursos que tienen allí, cuyos beneficios, actualmente, no les quedan al pueblo miskito. Llevar al pueblo miskito un programa de viviendas, para que, en cada comunidad, nuestro compromiso es que cada familia tenga una vivienda digna, con todas las condiciones que se merece un ser humano. Llevar programas de desarrollo para que las familias puedan contar con salud, con educación; eso es básico, fundamental. Los programas de salud, de educación, administrados por la misma comunidad pero, se deben llevar los recursos, porque aunque se le otorgue a la comunidad la representación, el derecho, sin recursos, poco se puede hacer. Llevar programas para que la gente pueda desarrollar la ganadería, la agricultura. Es decir, se trata de reparar un daño, se trata de indemnizar –es correcta la palabra– hay que indemnizar al pueblo miskito, y eso, empieza por reconocer ese derecho que le ha sido negado y, por comprometernos, como lo estamos haciendo, con una cantidad de programas que irían a cubrir las demandas históricas del pueblo miskito.

Podríamos hablar, lógicamente, de su derecho de territorialidad como nación; el derecho histórico que tienen, porque ese derecho está ahí desde antes que llegaran los españoles y los británicos, porque la nación miskita ya estaba ahí y, por lo tanto, esas tierras son del pueblo miskito, son de las comunidades. Ese derecho hay que terminar de reconocerlo, conforme Registro y que, de una vez, la demarcación se convierta en titulación ya registrada, reconocida oficialmente.

Antes nos confrontábamos ¿quiénes? Nosotros mismos. Y nosotros mismos, hemos dicho: hay que enterrar la guerra. Nosotros nos enfrentamos, vos, yo, todos nos enfrentamos pero, desde 1987, 1988, decidimos enterrar la guerra y trabajar por la paz, por la Autonomía. Precisamente, gracias a esa voluntad de buscar la paz, fue que se logró sacar la Ley de Autonomía.

El hecho que el actual Gobierno de Estados Unidos tenga actitudes, expresiones, que irrespetan el derecho de los nicaragüenses; que irrespetan la soberanía de Nicaragua, no significa que, llegando al Gobierno, va a haber guerra. No, guerra no volverá a haber. Hubiera guerra si usted y nosotros nos enfrentemos y nosotros, no nos vamos a enfrentar.

Fagoth: Es bien importante, Comandante, que, el PLC ha sido, prácticamente, ajeno a ese conflicto, aparte que no entienden el problema de la Costa Atlántica, no estaban en ese conflicto; la gente que pelearon, ustedes por un lado, nosotros por otro; ahora, resulta que en este nueva coyuntura, los dos grupos que se enfrentaron, por decirlo así, están en alianza... ¿quién va a pelear? ¿quién va a pelear?

Ortega:Esto que decís del PLC es muy importante, porque, el pueblo miskito no debe olvidar que aquí, fue el liberalismo, el que llegó con una mentalidad de colonizadores a querer convertir esos recursos, esas tierras y esa población, en subordinados y lo siguen haciendo. Negándoles su derecho e incluso, desconociendo las raíces culturales ¿de dónde sale el nombre de Puerto Cabezas? Es una barbaridad. Cuando su nombre es Bilwi. ¿Por qué? Porque el que llegó allá, Rigoberto Cabezas, lo hizo con una mentalidad de colonizador. Y no vayamos largo, toda la margen del Río Coco: Santa Isabel, la Esperanza, nombres que, de repente, en el traslado 59 y 60, todo lo pasaron en español y ¿quién fue? El mismo Partido Liberal. No tiene nada que ver con lo que es la cultura, las raíces del pueblo miskito.

Fagoth: Hasta esto más: el proyecto fundamental de castellanización, prohibía hablar miskito dentro del aula de clases. Yo sufrí personalmente eso, era prohibido hablar miskito en clases, y si lo hacías, te ponían un tape.

Ortega: Lo que puedo decirle a los hermanos miskitos, es que la guerra no va a regresar. Aquí, lo que hay que combatir es la pobreza, el hambre, la desnutrición, la falta de salud, la falta de recursos para que los niños puedan terminar la primaria, que los jóvenes puedan terminar la secundaria y luego puedan ir a la universidad. Eso es lo que hay que enfrentar ahora. Que, de una vez y para siempre, se reconozca el derecho del pueblo miskito.

Fagoth: En las comunidades salen de sexto grado, Comandante, y no tienen medios para ir a una secundaria. Primero, porque la secundaria está en Waspam, está largo, sólo el pasaje cuesta trescientos córdobas ¿cómo ir?

Ortega: Tenemos que garantizar la educación gratuita ¿qué significa eso? garantizar el transporte, los útiles, libros, cuadernos, de forma gratuita. Así lo manda la Ley, lo manda la Constitución, y lo que pasa es que no se cumple. De igual manera, la salud. La gente no tiene porque sufrir por no tener con qué comprar los medicamentos; cuando se enferma alguien en una familia, el Estado está obligado a entregar gratuitamente, los medicamentos. Y no se hace En todos estos años, no se ha hecho y, por lo tanto, hay que establecer el cumplimiento de lo que es, un precepto constitucional.

Fagoth: Comandante, los profesores, a lo largo y ancho del Río Coco, cada mes, tienen que venir a Waspam –hablo de los que están más distante- y lo mismo a Puerto Cabezas, tienen que pagar hasta C$300.00 para venir a reclamar su cheque que es de C$ 1,280.00, mes a mes. No hay una ruta supervisando que vaya a dejar la plata mensual tienen que bajar y subir, se les hace C$600.00.

Ortega: Nosotros, lo que tendríamos que hacer es establecer un sistema para que se le vaya a entregar el cheque, o mejor, el dinero en efectivo, a los profesores. Porque si les entregás cheque, tienen que pagar los pasajes para ir a cobrarlo. Hay que entregar el dinero en efectivo a cada profesor, para que no tenga que estar gastando esa suma, que realmente, es un capital, cuando se trata de salarios que son míseros, salarios que insultan a los profesores. Hay que mejorar el salario a los profesores.

Fagoth: El abastecimiento básico de las medicinas, en todas esas comunidades, no existe. La proyección que tenés alrededor de eso.

Hay que establecer comunidad por comunidad, el servicio de salud, para que la gente tenga allí mismo, la atención. Que, en cada comunidad esté el Centro de Salud bien abastecido. Porque, puede estar el centro de salud, puede estar el médico, la enfermera, pero, ¿si no hay medicamentos, si no hay instrumentos médicos? Sencillamente, cuando llega el paciente, no hay con qué atenderlo, no hay medicamentos para el paciente. Les dan la receta para que vaya a comprar las medicinas y, entonces, la gente regresa decepcionada, frustrada, burlada, engañada. Hay que garantizar el abastecimiento de los medicamentos y garantizar también, los exámenes médicos, que la gente no tenga que estar pagando lo que paga actualmente por un examen médico, y, sencillamente, cuando no tienen para pagarlo no se hacen los exámenes médicos.

¿Cuántas gentes hay de estas comunidades, que nos están escuchando, no tiene para pagar el transporte para ir a Bilwi a realizarse un examen? ¿Cuánto cuesta el examen? ¿Cuánto cuesta trasladarse a Managua porque el examen debe hacérselo allá? Si no tienen para el transporte, mucho menos para el examen, si puede costar, por ejemplo, 300 ó 400 dólares. Todo eso tiene que garantizarlo el Estado para que la gente, pueda sentirse segura que se le está cumpliendo con lo que es un derecho humano Ese es un derecho humano que debe reconocerse.

Fagtoh: Comandante, hay cuatro cosas. Durante toda la campaña pudimos notar que los adversarios, en principio, apelaron al factor temor de la guerra: si gana esta gente, viene la guerra. Esa es una cosa cierta, que está allí. Por otro lado, la gente que, posiblemente, nos va a dar el voto, junto con la misma gente nuestra, los aliados, que van a votar con nosotros, que no tienen temor, te preguntan sobre salud, porque todavía, las mujeres, por problemas de parto, se mueren en el camino, no hay médicos. En San Carlos, por ejemplo no hay médicos y es un pueblo de 3 mil habitantes. Por allá, nos visita alguno, pero, la gente que no está con el temor de la guerra, están pensando producir y, también te preguntan sobre producción ¿Qué nos puede decir sobre producción, cuando en la zona, se ha demostrado a través de la historia, que el banano, el cacao, la ganadería, todo ha funcionado?

Ortega: Es una zona muy rica, son tierras fértiles. Nicaragua es un país que tiene las bendiciones de Dios porque, realmente, es un país con mucha riqueza y no hay ninguna razón para que falte la alimentación, para que se presenten problemas de desnutrición, porque mucha gente, muchos niños están desnutridos en estas comunidades. Les realizás un examen médico y vas a encontrar que muchos niños, jóvenes, adultos, están desnutridos, con anemia y eso hace que, con facilidad, se vean seriamente afectados cuando los ataca una enfermedad. Si tuviesen buenas sus defensas, si estuviesen bien alimentados, las enfermedades no podrían avanzar como lo hacen cuando las personas están en ese estado de deterioro.

Hay que tomar en cuenta que, lo más importante es pensar –y yo les digo a los hermanos que nos están viendo– pensar que no podemos dejarnos vencer por el miedo. Cuando un pueblo se deja vencer por el miedo, ese pueblo está mal y, va a estar peor. El PLC siempre ha apelado a eso, en las últimas campañas, y textualmente dicen: por ahorita, no ha sacado las uñas, pero una vez que se encajone en el poder ahí vas a ver cómo va a sacar las uñas. Eso es una cosa, la otra es que: vos sos sinónimo de destrucción: ese ha sido el mensaje, la campaña de ellos. Lo que hay que tomar en cuenta, por eso les decía, que, cuando uno se deja vencer por el miedo, va a ser esclavo, y la verdad es que la situación en estos momentos es dura, porque hay falta de recursos para producir, para desarrollar la agricultura, la ganadería, todo el potencial que hay en esa zona, que es inmenso. Faltan recursos, no hay financiamiento con intereses bajos; no hay programas que estimulen la producción, para que ustedes produzcan en sus comunidades y que, incluso, puedan vender sus productos, para sacar una utilidad. No existen esos mecanismos. No hay interés de parte del gobierno aquí, en Managua, para facilitarles estas condiciones de desarrollo, porque lo que quieren es que ustedes, vayan muriendo, porque no solamente la guerra mata, el hambre, mata; la falta de salud, mata; la falta de alimentación, mata.

Lo que quieren es que ustedes se vayan muriendo, se vayan desesperando, se vayan yendo y abandonen esas tierras y, entonces, ellos puedan apoderarse de esos recursos, eso es lo que quieren. Por eso es que siempre están mintiendo, porque saben, perfectamente bien, que la guerra no está regresando. La mejor prueba que la guerra no está regresando, es que, cuando Alemán, del Partido Liberal, era el Presidente, se reunía conmigo y tomaba acuerdos, tomamos muchos acuerdos. ¿Entonces? Sencillamente, es un elemento que ellos manejan para que la gente se atemorice, y se deje vencer por el miedo.

Lo importante es estar convencidos ¡que la guerra no va a volver! Eso lo tenemos que repetir hasta el cansancio. No está regresando la guerra. ¿Por qué? Porque los que nos hicimos la guerra, estamos conversando, estamos juntos. Ya hicimos la paz. ¿Cómo va a volver la guerra, si ya hicimos la paz, hace un montón de años? Y la hicimos, todavía, por el año 1987, estando el Frente Sandinista en el Gobierno, donde yo era el Presidente del país, en ese momento, que hicimos la paz. Después de la paz, ya no regresó la guerra; lo que vino avanzando fue el proceso de Autonomía, lo que pasa es que, después, nosotros tuvimos que dejar el Gobierno en 1990, y no pudimos avanzar, porque vinieron estos otros gobiernos que no han reconocido la Autonomía.

Para que la Autonomía sea una realidad, para que ustedes puedan gozar de esos recursos... porque ustedes, siendo dueños de esos recursos, no necesitan pedir nada a Managua. No necesitan pedirle a Managua, ni salud, ni educación, porque ustedes van a ser los dueños de sus recursos, de sus riquezas. Actualmente, lo que hacen estos gobiernos es que, dejan una pequeña parte allá, y la mayor parte viene para Managua. Debería ser al revés, una pequeña parte para Managua y, la mayor parte para allá. Ya ustedes, dueños de esos recursos, ustedes disponen: vamos a gastar tanto en salud, vamos a garantizar los medicamentos, garantizar el médico, la enfermera; vamos a gastar tanto en programas de educación, para que no falte el cuaderno, ni el lápiz a los muchachos; vamos a desarrollar programas de alimentación, programas para financiar la actividad productiva. Ustedes mismos, determinando, decidiendo cómo van a gastar su dinero. Y no que decida Managua, cuánto les queda a ustedes y cuánto viene para Managua, eso no puede ser.

Fagtoh: Mensaje a los religiosos. Traigo esto a colación porque escuché en la radio local en Waspam, Río Coco, dos días antes que usted aterrizara allí: que iba a tener control sobre el mensaje, sobre las prédicas de los reverendos, es decir, que el gobierno iba a controlar el púlpito, en otras palabras. La palabra que ellos ocuparon es que ustedes iban a estar revisando el mensaje. Mirá con qué salieron, lo dijeron por radio y la gente: mirá lo que dicen, ¿será, no será?

Ortega: Esas son las mentiras para infundir temor. porque los que hablan de esa manera, no están actuando como cristianos. Ellos saben, perfectamente bien que, aún en los peores momentos que se vivieron, en los años 80, nunca se les controló el mensaje.

Hubo problemas, es cierto; cometimos errores, es cierto; ¡claro que cometimos errores! Y nosotros hemos pedido perdón por esos errores cometidos. Le hemos pedido perdón a los hermanos de la Costa del Caribe, le hemos pedido perdón al pueblo miskito; hemos pedido perdón, también aquí, en el Pacífico, a quienes fueron afectados por errores que cometimos.

De cristianos, es perdonar. Un pastor, lo sabe perfectamente bien. Y sabe que no hay manera de que un Gobierno pueda controlar la voz de un pastor. Lo sabe bien. No hay forma. Ni los romanos pudieron controlar la voz de Cristo y la voz de los apóstoles. No pudieron y ahí está el cristianismo con una gran fuerza en el mundo. Ellos lo saben y creo que, realmente, deberían de trabajar con espíritu cristiano, porque no deben olvidarse que todos somos hijos de Dios y todos somos iguales ante el Señor, como somos iguales ante la Ley. Ante la Ley Divina y la ley humana todos somos iguales.

Fagoth: Ese aspecto es sumamente importante para la vida de las comunidades, el hecho que el Frente Sandinista, su dirigencia principal, haya reconocido y está reconociendo ese error. Eso nos sirve incluso, de cara hacia la gente del PLC, no solamente como proyecto, como principio, sino también, como un escudo de contención de aquellos que están aprovechando el temor y repitiendo, cada campaña, la misma diatriba de que, van a controlar la Iglesia, van a perseguir a los Reverendos, van a echar presa a la gente, apelando al temor. Es bien importante lo que acabás de tocar.

Ortega: Ellos saben que están mintiendo, que no están diciendo la verdad, porque son personas que tienen preparación, cultura. En todo caso, en ellos está privando, una posición política; está pesando más la posición política que su compromiso cristiano, su compromiso evangélico. Porque el compromiso cristiano y el compromiso evangélico dice que, hay que buscar cómo reconciliarse, cómo entendernos, cómo perdonar. Eso dice Cristo, eso enseña el Evangelio. Yo les pediría a los pastores que, realmente, mediten muy bien, sobre lo que están diciendo porque, indiscutiblemente, ellos influyen en la comunidad y ¡deben influir para bien! no para mal. Lo importante es que trabajemos todos, como hermanos; que trabajemos por una causa común, que es sacar al pueblo de la pobreza, de la miseria, ahora que ya la guerra, quedó enterrada para siempre.

Fagtoh: El pueblo miskito tiene que estar claro en esto. Tenés razón. Con YATAMA se ha impulsado una serie de proyectos, independientemente de la traba que muchas veces ponen en la Asamblea Nacional los del PLC, proyectos que atañen a la vida del proceso autonómico, es decir, se está trabajando con YATAMA en ese sentido, por un lado. Si vos ves el espectro, YATAMA-PLC-FRENTE ¿quién más va a salir a pregonar, a meterse en asuntos de la guerra? No veo a nadie en el espectro. Mas bien, es un asunto, meramente de campaña, para infundir miedo; que van a sacar las uñas cuando esté en el poder y, eso, hasta el cansancio lo he escuchado ahorita. Creo que es importante lo que acabás de señalar: reconciliación, paz, armonía y ¡que estén claros, dónde están los actores en este momento! Esa es la parte que el PLC no pudo explicar y por eso es que insisto... ¿con quién se va a hacer la guerra? y ¿a cuenta de qué? ¿qué coyuntura va a existir para que te metás en la guerra? ¡No existe ninguna!

Ortega: La guerra ya está enterrada, y ellos lo saben. La prueba es que, en la Asamblea Nacional, continuamente se dan negociaciones entre el Frente y el PLC. Aquí, en Managua, trabajan, se ponen de acuerdo con el Frente para elegir a los Magistrados, a las autoridades del Consejo Supremo Electoral, a las autoridades de la Corte Suprema de Justicia, para elegir a las autoridades de la Fiscalía, de la Contraloría, y allá llegan a decir que hay guerra. Están mintiendo. Ya ellos saben que Nicaragua dejó atrás la guerra y lo que existe ahora es el diálogo, el entendimiento, la negociación, que es lo que el Frente ha hecho también con YATAMA, tomar acuerdos, hacer alianza, para que el Frente, que es un Partido nacional que está en Managua, está en todo el país, pueda defender los intereses del pueblo miskito. Es lo que ha estado haciendo el Frente en la Asamblea Nacional, defender los intereses del pueblo miskito. El Frente es el único Partido que defiende los intereses del pueblo miskito, de ahí, a ninguno de los otros, le interesa, más que ir a robarle las tierras al pueblo miskito. Eso es lo que buscan todos los demás, apropiarse de las riquezas del pueblo miskito, más de lo que ya lo han hecho. Solo el Frente, ha estado y está defendiendo, realmente, los intereses del pueblo miskito. Con todo nuestro cariño, con todo nuestro amor.


Descarga la aplicación

en google play en google play