Escúchenos en línea

Humala ratifica que no hará pactos, mientras Flores y García coquetean entre sí

None | 18 de Abril de 2006 a las 00:00

Lima – El ex comandante Ollanta Humala se mostró dispuesto a asumir acuerdos con otras fuerzas políticas con miras a la segunda vuelta electoral que dirimirá la Presidencia peruana, pero únicamente sobre la base de su propuesta nacionalista.

El candidato más votado en los comicios presidenciales del 9 de abril marcó distancia con sus principales rivales, el ex presidente Alan García (1985-90) y la conservadora Lourdes Flores, al asegurar que no busca "matrimonios ni alianzas políticas" que cambien su propuesta nacionalista.

Tras haberse computado el 90.99% de los votos emitidos en la primera vuelta electoral del 9 de abril, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) otorga a Humala, de Unión por el Perú (UPP), 30.83% (3,505,952) de los votos, lo que le asegura su ingreso al balotaje en primer lugar.

García, del Partido Aprista, llega al 24.32% (2,765,185) de los votos, mientras que Flores, de la alianza conservadora Unidad Nacional, obtiene 23.61% (2,685,347), informó la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

El margen entre García y Flores es de más de 83 mil votos votos, lo que deja entrever que el rival de Humala en la segunda vuelta será el ex presidente García. En la noche del lunes la diferencia era de 89,969 sufragios, que se ha reducido ahora a 79,838 votos (0.71%), tras el primer informe de la ONPE de este martes.

Ambos candidatos libran una pelea voto a voto en busca de obtener el segundo lugar en los comicios que le permita a uno de ellos pasar a la segunda vuelta electoral, que disputará la presidencia de Perú con el nacionalista Ollanta Humala, vencedor de la primera ronda.

Humala precisó que no cambiará los puntos básicos de su propuesta porque recibió el apoyo mayoritario del electorado, pero sí se mostró dispuesto a mejorarla y para ello está dispuesto a contar con el apoyo de otras fuerzas. "Estamos abriendo las puertas en búsqueda de agrupaciones que quieran sumarse" al nacionalismo, dijo en una rueda de prensa tras ser entrevistado por CPN Radio en Lima.

Según las últimas proyecciones, cuando se ha escrutado algo más del 50 por ciento de los votos emitidos en las parlamentarias, la formación de Humala lograría 43 escaños, el Partido Aprista Peruano (PAP), de García, 35; y Unidad Nacional, de Flores, 19.

Con este escenario, el secretario general del partido nacionalista, José Vega, declaró a la agencia estatal Andina que la Presidencia del Congreso debería recaer en Unión por el Perú, por ser la primera fuerza política. Sin embargo, el Partido Aprista y Unidad Nacional advirtieron de que el titular de la Cámara unicameral debe ser votado en el pleno.

El legislador aprista César Zumaeta, del PAP, rechazó que Carlos Torres Caro, el candidato a legislador más votado del partido de Humala, sea el presidente al alegar su falta de experiencia política.

Torres Caro, quien también se postuló a la segunda Vicepresidencia por UPP, es uno de los personajes más controvertidos del entorno del ex comandante debido a sus supuestos vínculos con la mafia del ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

Humala no quiere matrimonios

El candidato presidencial de UPP señaló que se mantendrán su discurso, y no habrá "ni matrimonios ni conveniencias políticas". Indicó que en esta segunda etapa mejorarán la difusión de su plan de gobierno para convencer al electorado que aún no decide su voto. Asimismo confirmó que por acuerdo interno sus congresistas no cobraran gastos de instalación.

El ex comandante dejó claro que su plan de gobierno es firme y que no se negociará su esencia, al poner como ejemplo de asuntos fuera de discusión la revisión de los contratos con las empresas que no pagan impuestos a la renta. "Esto nos da decencia, si perdemos eso estaríamos cambiando nuestra oferta de gobierno", manifestó.

Sobre su promesa electoral de elaborar una nueva Constitución, aseveró que, si bien su idea era hacerlo mediante la convocatoria de una Asamblea Constituyente, "puede haber otras propuestas" porque "lo importante es no perder el objetivo".

Para el candidato de Unión por el Perú (UPP), un pacto político encaminado a hacerse con la mayoría en el Congreso sería equivalente a la alianza del actual gobierno formada por el oficialista Perú Posible y el Frente Independiente Moralizador (FIM). En su opinión, esa alianza fue "uno de los tantos errores" de los citados partidos, que -recordó- desaparecieron del escenario político en las pasadas elecciones al no ganar un sólo escaño.

El líder nacionalista sostuvo que no le correría a un debate. Propuso que se de por etapas, una primera sectorial de planes de gobierno, otro un debate entre los vicepresidente y un debate presidencial.

De otro lado señaló que su partido no está buscando ningún matrimonio político, respecto a un posible cogobierno y recalcó que la única alianza que tendrían sería con el pueblo. Indicó que ése fue el error del presidente Alejandro Toledo al unirse con el FIM, y el costo que pagaron es que el pueblo los castigó con la desaparición política.

"Nosotros tenemos nuestra propuesta y sobre ella vamos a buscar la concertación de las fuerzas en el Congreso. Si vemos que hay propuestas interesantes que beneficiaran al pueblo lo apoyaremos de las fuerzas que vengan", dijo.

Humala se considera un candidato democrático y deja que el pueblo decida quien debe gobernar. Tildó a Toledo Manrique de autoritario que cada vez que puede, señaló, "sale a hablar que no deben de llegar los autoritarios porque sabe que a mi me están etiquetando este concepto".

"Los autoritarios son los que pretenden firmar un TLC y pretenden conversar cuando ya se hizo la firma. Los autoritarios son los que tratan de juntarse entre el agua y el aceite para destruirme –en referencia a Lourdes Flores y García Pérez–- Yo solo tengo que acatar lo que dice el pueblo", precisó.

Por otro lado, llamó al ministro Alfredo Ferrero como vocero norteamericano, porque la semana pasada dijo que si Ollanta Humala llega a la presidencia a Estados Unidos no le interesaría un TLC con el Perú.

"¿Que clase de ministro es?, yo traslado esa interrogante al embajador norteamericano y que responda si el gobierno norteamericano tiene algún problema si Ollanta llega a la presidencia", refirió Humala.

De otro lado, Humala calificó hoy de "voto de confianza" el hecho de haberse convertido en el candidato presidencial más votado en la localidad selvática de Madre Mía, donde fue acusado de violar los derechos humanos cuando dirigía una base antiterrorista en 1992. El ex militar aseveró que en todos los lugares donde los peruanos sufrieron el azote de la banda armada Sendero Luminoso ha recibido el apoyo de los electores.

García y Flores coquetean entre sí

García dijo en la víspera que no le preocupa la reducción de su ventaja sobre Flores porque estaba prevista y añadió que espera con serenidad y calma los resultados que definirán su pase a la segunda vuelta electoral.

Flores dijo, por su parte, que "hay que mirar con mucha calma y tranquilidad" el conteo de votos. "Tenemos esperanza en el triunfo; definitivamente sé que se va a ajustar muchísimo el resultado", anotó.

Actualmente hay más de 8,000 actas observadas, que representan más de un millón de sufragios y que por el momento no pueden ser contabilizados hasta que se levanten las observaciones. Las autoridades electorales estiman que la segunda vuelta electoral se realizará entre fines de abril y comienzos de mayo.

De acuerdo con las cifras que manejan en Unidad Nacional son 260 mil peruanos los que votaron fuera de Perú y se han introducido 151,006 votos al sistema de la ONPE, esto quiere decir que restaría computar unos 108,994 votos. De estos, no todos serán favorables a Lourdes Flores.

En promedio, la lideresa de UN ha obtenido el 60% del caudal de votos en el extranjero, eso quiere decir que de los 108 mil votos que falta computar en el exterior, unos 65 mil engrosarían el respaldo que ya tiene, y los demás se distribuirían entre sus rivales. Esta cifra, obviamente, no alcanzará para superar los 89 mil que Alan le lleva de ventaja.

"Alan prefiere cabalgar solo"

García reiteró su confianza en los resultados finales de la ONPE. Nuevamente advirtió que si bien la distancia entre él y Lourdes Flores Nano se reducirá por los votos en el extranjero, luego volverá a dispararse. "Hemos calculado que el APRA vencerá a UN por unos 80 mil votos", sostuvo.

En cambio, Flores señaló que la diferencia entre ella y García será muy ajustada. "Viene el conteo de las actas observadas, que son como un millón y medio de votos. Queda margen como para que ocurra cualquier cosa", afirmó.

Al mismo tiempo, Flores quiere halar a García hacia sus posiciones de derecha, si eventualmente es el APRA y no ella, quien compite contra el nacionalista Humala. "Me parece que las bases de la gobernabilidad en el país están dadas por las dos fuerzas que hemos obtenido un peso equivalente, que somos el Apra y Unidad Nacional, y los dos partidos adicionales que han obtenido una fuerza interesante como el Frente de Centro y el Partido Restauración Nacional", dijo Flores.

La candidata de la derecha también quiere atraer a los partidarios de Fujimori, cuya candidata presidencial, Marta Chávez, logró el 7.41% de los voto. Si bien no los incluyó directamente en su cóctel de aliados, les lanzó algunos guiños. "Al fujimorismo hay que darle el reconocimiento que nace de todos los votos que los peruanos le han dado. Es una fuerza que no se puede desconocer", declaró.

Pero García no ha mordido el anzuelo, y se niega a tejer una alianza de corte derechista. "No podemos hacer coaliciones del 70% contra el 30% más necesitado. Yo no encabezaría una coalición en contra de los más pobres, en contra de los campesinos de Puno o Huancavelica ", sostuvo García.

"Creo que tenemos que escuchar a ese sector para comprender su mensaje. Podemos conversar o pactar con todos, pero sin exclusiones. Ello no significa darle la razón al discurso de Humala", explicó el expresidente.

El sociólogo y analista político Carlos Reyna, citado por el diario La República, cree que "Lourdes Flores pretende llevar a Alan García hacia la derecha. Me parece también que ella debe intuir claramente que no va a pasar a la segunda vuelta, de lo contrario no convocaría para nada al APRA. Ahora, García no es tonto y sabe que el abrazo de Flores es muy venenoso para él. Yo creo que prefiere cabalgar solo. Además, sabe que le fue bien enarbolando las banderas de las demandas sociales. Dicho de otra manera: si aceptara el coqueteo de Flores, le pondría en bandeja a Ollanta Humala gran parte del electorado popular. Si me preguntas cuál de los dos candidatos tiene mayores opciones de vencer a Humala, respondería que García. Es muy hábil y se ha dado cuenta de que la segunda vuelta no se va a decidir en virtud de las alianzas que se puedan formar. Más va a pesar cuál de los candidatos es capaz de encarnar las expectativas de los ciudadanos. Si García lo consigue, le puede quitar votos a Humala".


Descarga la aplicación

en google play en google play