Escúchenos en línea

A partir del domingo, el gobierno adelanta la hora en Nicaragua

None | 25 de Abril de 2006 a las 00:00

El gobierno adelantará los relojes una hora a partir del próximo 30 de abril con el propósito de ahorrar energía y hacer frente a los gastos que implica el acelerado incremento del precio internacional del petróleo.

La medida forma parte de un plan de ahorro energético del gobierno para aprovechar más la luz solar y reducir el consumo de combustible en horas de la noche, anunció el Secretario de Comunicación Social de la Presidencia, Lindolfo Monjarretz. Otros países centroamericanos que también podrían variar sus horarios son Guatemala y El Salvador.

Monjarretz dijo que el adelanto de la hora permitió el año pasado a Nicaragua disminuir el consumo de energía en un 5% entre los meses de abril y octubre. Nicaragua consume 10 millones de barriles de petróleo al año, que al precio actual equivalen a una factura de 700 millones de dólares para la economía nacional.

Centroamérica busca alternativas para aliviar impacto energético

Guatemala – Los países centroamericanos realizan hoy una carrera contra el tiempo para disminuir el impacto del alza en el precio de los combustibles, que rompió todas las barreras históricas y podría hacer colapsar sus precarias economías.

El presidente de Guatemala, Oscar Berger, informó que pedirá a Venezuela una línea de crédito a 40 años plazo y bajo interés para comprar combustibles más baratos en ese país.

En Costa Rica, la Asociación de Empleados Públicos demandó al presidente electo, Oscar Arias, que intente también un acuerdo con el gobierno de Venezuela para acceder a hidrocarburos con precios más favorables. Asimismo, directores de las empresas estatales productoras de electricidad comparten experiencias en el ahorro de energéticos y buscan una política común a toda el área.

Aunque existe un mecanismo de intercambio de electricidad en las horas pico entre todos los países centroamericanos, éste ya no resulta suficiente para atenuar el alza inmoderada del crudo en el mercado internacional, que se cotiza a casi 75 dólares el barril.

Una de las alternativas que se discute es la unificación del mercado energético de todo el istmo, de tal manera que resulte atractivo a las empresas dedicadas a esa actividad. La otra posibilidad es hacer modificaciones en los horarios nacionales, variante ya adoptada por Guatemala, Nicaragua y en estudio por El Salvador y Honduras.

Dentro de los proyectos está el escalonar las entradas al trabajo y escuelas para aligerar el tráfico en las ciudades y disminuir así el consumo de gasolina. Este plan ya fue probado con bastante éxito en El Salvador en años anteriores y podría ponerse en práctica de nuevo.

A más largo plazo está la sustitución de las gasolinas y el diesel por etanol y otros bioenergéticos, los cuales -si bien son mucho más baratos- implican una fuerte inversión inicial por las modificaciones que hay que hacer en el parque automotor. No obstante, Centroamérica podría incrementar la producción de alcohol de caña de azúcar para exportar a los países que ya cuentan con la tecnología para el uso de etanol en los vehículos.

Como quiera que sea, los plazos no son muy amplios, toda vez que si el barril de crudo llega a los 100 dólares por unidad, como vaticinan los especialistas, el impacto en las economías centroamericanas sería brutal y podría causar estallidos sociales. De allí que los gobiernos apresuren la búsqueda de soluciones para disminuir el golpe económico y social de una crisis energética cuyo rostro asoma ya a la vuelta de la esquina.

Estudian reducir circulación de vehículos ante crisis petrolera

Tegucigalpa – El Gobierno de Honduras analiz un plan para reducir la circulación de vehículos, incluido el transporte colectivo, ante la crisis generada por el alza de los combustibles.

El ministro de la Presidencia, Yani Rosenthal, dijo que la iniciativa fue planteada el lunes en una reunión del Consejo de Ministros, encabezada por el presidente hondureño, Manuel Zelaya. Agregó que el plan será analizado con diferentes sectores para conocer de cada uno su posición

El alto funcionario subrayó que el plan podría reducir en un 13% el monto de la factura petrolera, que este año podría sumar unos 1,070 millones de dólares. El año pasado la factura por compra de combustibles fue de unos 900 millones de dólares, según Rosenthal.

Sin embargo, desde el mismo martes, comenzaron a pronunciarse algunos grupos que rechazan la idea porque consideran que afectará la economía de muchos hondureños. Representantes del servicio de transporte urbano y de taxis indicaron que reducir la circulación de vehículos, un día los de matrícula que terminan con número par y otro los impar, no supone una solución, sino un problema.

En el caso de los taxistas, son muchos los que solamente dependen de un vehículo para trabajar, por lo que los días que no circulen no llevarán dinero a su familia.

En lo que respecta a personas particulares que solamente tienen un automóvil, algunas consideran que su seguridad y la de su familia se pondría en riesgo, porque tendrían que utilizar el transporte colectivo, un servicio deficiente e inseguro. Un oyente que llamó a la radio "HRN" dijo que en países como México se ha aplicado la fórmula de reducir la circulación de coches, pero por problemas de contaminación.

Rosenthal señaló que hasta ahora solamente se ha planteado una idea, y además descartó la posibilidad de adelantar o retrasar la hora actual para ahorrar energía, porque ya se hizo durante la administración de Carlos Roberto Reina (1994-1998) y los resultados no fueron satisfactorios.

Agregó que el Gobierno no pretende imponer el plan de reducir la circulación de vehículos, pero que es necesario que todos los hondureños sean conscientes de que el país necesita ahorrar combustibles ante el alza del petróleo.


Descarga la aplicación

en google play en google play