Escúchenos en línea

Llegada de latinos provoca cambios demográficos en Utah

Denver. EFE. | 29 de Junio de 2011 a las 00:00
La llegada de inmigrantes latinos a Utah ha provocado sustanciales cambios demográficos en los últimos diez años que repercuten tanto en el aspecto económico como en el social y político del estado. Los rápidos cambios demográficos en ciertas áreas de las principales ciudades de Utah en las que los inmigrantes hispanos reemplazan a los residentes blancos fomentan la apertura de nuevos negocios latinos, pero podrían perjudicar las aspiraciones políticas de esta comunidad, según un dirigente latino local. "Es importante reconocer que en Utah, así como en muchos otros estados, la realidad demográfica está cambiando y ese cambio continuará especialmente debido al crecimiento de la comunidad latina", dijo a Efe Tony Yapias, presidente del Proyecto Latino de Utah. "Pero esos mismos cambios generan el peligro de la concentración de un gran número de votantes blancos ultraconservadores en ciertos sectores de las principales ciudades de este estado, creando potencialmente distritos electorales sin sensibilidad hacia las necesidades de las minorías", agregó. El análisis de datos recientemente publicados por la Oficina del Censo revela que durante los últimos diez años miles de familias anglosajonas dejaron los vecindarios de las principales ciudades de Utah a los que llegaron los inmigrantes hispanos y se mudaron a suburbios alejados de esas áreas. Este fenómeno demográfico se conoce como popularmente "escape blanco" y, aunque bien documentado en numerosos estados, no había sucedido anteriormente en Utah en esta escala, según las estadísticas del censo. Por ejemplo, en los últimos diez años más de 7.000 blancos no latinos dejaron West Valley City (la segunda municipalidad más grande de Utah). Y en Salt Lake City, 6.000 blancos decidieron mudarse fuera de la ciudad en el mismo período. En la actualidad, los hispanos representan cerca del 20 por ciento de los 120.000 habitantes de West Valley City y de los casi 180.000 residentes en Salt Lake City. En ambos casos, más del 77 por ciento de esos latinos son inmigrantes. Un fenómeno similar se ha detectado en Orem y Provo (dos ciudades con un 10 por ciento de población hispana) y en menor medida en las localidades de Taylorsville, Kearns, Ogden, South Salt Lake, Midvale y Sandy. Yapias indicó que el "escape blanco" no se debe a actitudes racistas por parte de aquellos que dejan sus antiguos vecindarios, sino a circunstancias económicas. "Las áreas a las que se mudan los blancos son barrios de viviendas nuevas y por lo tanto más caras. Este cambio demográfico tiene que ver con el nivel socioeconómico de esas personas", aseveró el dirigente latino. Se trata de zonas como Lehi, South Jordan, Herriman, Eagle Mountain, Saratoga Springs y Draper en las que, según el censo, el 90 por ciento de los residentes son blancos. Según Yapias, cuando los inmigrantes latinos ocupan los barrios en los que antes vivían los blancos, se abren negocios para servir a esa comunidad, como restaurantes, bancos y tiendas. Pero, junto con ese beneficio económico, surge para los hispanos el peligro de que la concentración en un vecindario de votantes blancos, conservadores y acaudalados, generalmente afiliados o simpatizantes del Tea Party, altere el mapa político de una manera negativa para los latinos. De acuerdo con un reciente estudio publicado por Pam Perlich, economista de la Universidad de Utah, este estado recibió una oleada de inmigrantes latinos a partir de 1990 por lo que recién en la actualidad el número de latinos es suficiente como para producir el cambio demográfico, En su estudio, Perlich menciona que el agrupamiento en barrios o vecindarios no se debe solamente a una cuestión étnica o racial, sino también a otros factores, como el nivel económico, la religión y la cultura.

Descarga la aplicación

en google play en google play