Escúchenos en línea

Autor de la matanza de Noruega planeaba más ataques

Oslo, París, Londres. dpa. | 29 de Julio de 2011 a las 00:00
El autor de los ataques que se cobraron la vida de 77 personas en Noruega hace una semana, Anders Behring Breivik, tenía previsto ejecutar más atentados y colocar más bombas, informó este viernes su abogado, Geir Lippestad, desde Oslo. "Ese viernes tenía más planes de diferentes dimensiones", aseguró Lippestad a la edición de hoy del diario "Aftenposten". Los planes eran "igual de concretos" que los de Oslo y Utøya. Entre otros, Breivik habría tenido la intención de colocar bombas en dos edificios más. Pero "ese día ocurrieron cosas que no puedo especificar" y eso hizo "que todo transcurriera de forma distinta a como él se imaginaba", precisó el letrado. La policía no quiso brindar mayores informaciones sobre el interrogatorio por razones de seguridad. Tampoco informó cuándo tendrá lugar la próxima sesión. Paralelamente, la inteligencia noruega PST negó que el riesgo de ataques terroristas hubiese aumentado desde la semana pasada. Según un comunicado publicado hoy señaló que Breivik "planeó y ejecutó" la masacre "sin colaboración de otros". En tanto, la policía noruega publicó hoy los nombres de todas las víctimas de los ataques y elevó el número 77. Según los últimos datos oficiales, en el tiroteo de la isla de Utøya murieron 69 personas y no 68, como se creía hasta el momento. Otras ocho personas perdieron la vida en el estallido de un coche bomba en Oslo. Rodeado por un fuerte despliegue de seguridad, el radical de derechas de 32 años que perpetró los atentados fue trasladado por la mañana en un jeep negro blindado desde la cárcel de Ila a la capital, donde compareció para que se le efectuara el segundo interrogatorio. Según el portavoz policial Pål Hjort Kraby, el acusado se mantuvo muy sereno. El equipo psiquiátrico deberá presentar su informe sobre la salud mental de Breivik antes del 1 de noviembre. Según su abogado, Breivik había tomado drogas antes de acometer la matanza. Este viernes, exactamente una semana después de los ataques, se dio entierro a las primeras víctimas: Bano Rashid, de 18 años y miembro de una familia de inmigrantes kurdos, e Ismail Haji Ahmed, de 19 años, que había ganado cierta notoriedad en Noruega al participar en una competición de talentos televisada. El canciller noruego, Jonas Gahr Støre, concurrió a la ceremonia en Nesodden, al sur de Oslo, y se refirió a las actividades políticas y ejemplares de la joven Rashid en favor de una democracia abierta. Rashid era candidata por el partido para las elecciones comunales que se celebrarían en septiembre. El primer ministro Jens Stoltenberg participó por su parte en el acto de conmemoración organizado por su partido socialdemócrata y en un encuentro de la comunidad islámica que tuvo lugar en una mezquita de Oslo. "Toda una nación y una Noruega unida políticamente responden a los ataques creando una ola de democracia y compromiso", aseguró. El padre de Breivik se pronunció brevemente frente al diario francés "La Dépêche du Midi". "Informen por favor que no quiero tener nada que ver con ese terrorista", dijo el ex diplomático jubilado de 76 años desde su lugar de residencia en el sur de Francia, en la que anunció como su "última" entrevista. Su hijo debería haberse suicidado en lugar de haber matado a tanta gente, repitió el jubilado sus declaraciones de hace unos días. "No podré nunca volver a Noruega", señaló. Breivik hizo estallar el viernes primero un coche bomba delante del edificio del gobierno en Oslo, que costó la vida a ocho personas. Dos horas después, el radical de derechas perpetró una masacre entre jóvenes que participan en un campamento de verano del partido socialdemócrata en Utøya, a 40 kilómetros de la capital. Ahí mató a 69 personas antes de ser detenido. Un miembro de la extrema derecha británica afirmó hoy haber estado en contacto y haber sido uno de los mentores de Breivik. Paul Ray, ex activista del grupo de extrema derecha British Defence League, dijo a "The Times" que estuvo en contacto con Breivik a través de Internet, aunque no le agregó como amigo en Facebook. Según Ray, su ideología antimusulmana podría haber inspirado a Breivik. De haber sido así, agrega, lo lamenta. "Yo soy uno de sus mentores. Puedo haber sido un motivo de inspiración para él", aseguró. "Pero lo que hizo es pura maldad", agrega. "Lo que ha hecho no tiene nada que ver con lo que yo estoy relacionado." La investigación del caso seguramente llevará meses. Las fuerzas del orden convocaron a una comisión especial que está estudiando las actividades de derechistas en Internet. Las autoridades judiciales debaten si Breivik podría ser juzgado por crímenes de lesa humanidad o por cada una de los homicidios cometidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play