Escúchenos en línea

Pobreza incide en falta de padres temporales latinos en Denver

Denver. EFE. | 2 de Agosto de 2011 a las 00:00
El alto de nivel de pobreza y desempleo en la zona hispana del suroeste de Denver figuran entre los principales factores del alto índice de niños hispanos al cuidado de los servicios sociales de esta ciudad, sin que hayan suficientes familias hispanas para responder a esa necesidad. Según Fabiola Espósito, directora de reclutamiento de familias temporales para el Departamento de Servicios Humanos (DHS, en inglés) local, en la actualidad el 45% de los 1.600 niños de Denver al cuidado de las autoridades es de origen hispano, pese a que esta comunidad representa sólo el 35% de los residentes de esta ciudad. A la vez, sólo un 22% de los niños adoptados en esa ciudad son hispanos, y sólo el 195 de las familias de crianza son latinas. "Por eso, en muchos casos los niños hispanos en familias temporales o adoptivas deben mudarse a otra comunidad. Se crea entonces un trauma, especialmente para los niños pequeños monolingües, del que necesitarán muchos años para recuperarse", indicó hoy Espósito a Efe. Además, dijo la funcionaria, la mayor parte de los niños hispanos provienen de familias del suroeste de la ciudad, en una zona en la que, según estadísticas compiladas por la Fundación Piton, el 24% de las familias vive en pobreza y un 64% de esas familias son de bajos ingresos. Y el índice de desempleo en los barrios latinos del suroeste de Denver, según la misma fuente, se mantiene por encima del 13%, varios puntos por arriba que el resto de la ciudad. "Se trata del área más pobre de Denver y con más niños al cuidado de servicios sociales, sea en adopción o con familias temporales. Y a la vez en el área con menos familias de crianza disponibles", explicó Espósito. Del 2009 al 2010 (año más reciente con estadísticas completas), la cantidad de niños hispanos de Denver ahora con familias temporales creció un 45%, superando al aumento de los niños blancos (38%) y a los niños afroamericanos (19%) en esa situación. A la vez, durante ese mismo período, el DHS perdió 84 empleados y la mitad de sus fondos de ayuda a familias debido a recortes presupuestarios. "Por eso necesitamos que la comunidad en general y especialmente los familiares de los niños a nuestro cuidado nos ayuden a mantener a estos niños en un lugar seguro y culturalmente apropiado para ellos", comentó Margaret Booker, directora de proyectos del DHS. "Nuestra meta es que los niños se queden con sus familias cada vez que sea posible", agregó.

Descarga la aplicación

en google play en google play