Escúchenos en línea

Boom latino en Condado de Chicago

Chicago. Chicago Tribune. | 8 de Agosto de 2011 a las 00:00
Nuevos datos del Censo anuncian un futuro donde el español es más probable que se escuche dentro de las aulas, y en donde todo, desde la política hasta la moda y comida, será ejecutado con un acento latino. Luego de un crecimiento estable de hispanos en la región debido a los nacimientos y la inmigración, uno de cada tres niños menor de 5 años en el Condado de Cook ahora es de origen latino, según datos recientes. En Chicago, más del 40 por ciento de los niños menores de 5 años son latinos. En más de 30 suburbios, incluido, Carpentersville o Franklin Park, más de la mitad de los niños en edad preescolar son latinos. En algunas comunidades, como Cicero y Melrose Park, más del 80 por ciento son hispanos. Qué significa eso para la región depende en qué tan bien puedan las escuelas locales e instituciones comunitarias absorber una de las poblaciones latinas de mayor crecimiento en el país, dijeron expertos. Los distritos escolares que han visto un incremento dramático de estudiantes latinos durante la década pasada han tratado de mantener el ritmo a través de programas duales de lenguaje y talleres para padres y maestros. “Nuestra meta no es enseñar inglés a los niños, en sí. Eso puede ser controversial. Pero se trata de construir una fuerte base lingüística y preparación pre académica para nuestros niños sin importar cuál es su idioma en casa”, dijo Carol Crum, quien encabeza la educación preescolar del Distrito Escolar 130, en el área suburbana del Condado de Cook, en donde más de la mitad de la población estudiantil es latina. En partes de Chicago y comunidades suburbanas donde se han formado enclaves segregados de latinos, la demanda por esos servicios con frecuencia excede la capacidad de suministrarlos, según estudios. Eso ha sido particularmente el caso con los programas de educación temprana, el cual ha visto listas de espera más largas en vecindarios latinos, al tiempo que familias latinas jóvenes tratan de inscribir a sus hijos en programas preescolares. Una consecuencia parcial: Cerca del 35 por ciento de los niños latinos de 4 años en Illinois están inscritos a ese nivel, comparado con el 66 por ciento de los niños blancos, y el 54 por ciento de los niños afroamericanos, según un reporte de la Universidad de California en Berkeley del año pasado. La diferencia de inscripción para los niños latinos puede resultar en un desempeño escolar más pobre a futuro, afectando potencialmente las tasas de deserción escolar, la inscripción al colegio y, eventualmente, la calidad de la fuerza laboral de la región, argumentan investigadores. “Tenemos una población muy joven y no creo que los servicios de educación temprana están manteniéndose al paso. Si pensamos sobre el gran segmento de la población que es, esto es un gran prejuicio para todo el sistema”, dijo Reyna Hernández, una analista de política del Latino Policy Forum en Chicago. En el centro de desarrollo de educación temprana El Hogar del Niño en Pilsen, donde recientemente se escuchaba en un aula a niños cantar una mezcla de canciones folclóricas en inglés y español, 102 familias esperan entrar, dijo Verónica Zapata, portavoz del centro. El centro espera convertir dos oficinas administrativas en salones de clases para acomodar a más familias, algunas que llegan de Bridgeport y La Villita y que han esperado hasta seis meses para entrar al centro, según Zapata. Para aquellos padres predominantemente inmigrantes latinos, el acceso de sus hijos a esos servicios es una oportunidad de oro. “Lo que espero es darle a mis hijos poder. Quiero darles el poder de entrar a una buena universidad. Pero, vamos a tomar las cosas paso a paso”, dijo Eva Arguellas, al regresar de la escuela con sus dos hijos, de 3 y 5 años, de “El Hogar”. Analistas demográficos, que monitorean el crecimiento de la población latina a nivel nacional, dijeron que el crecimiento proporcional de la comunidad con relación a otros grupos es impulsado mayormente por los nacimientos, y la baja en la tasa de nacimientos de blancos contribuye al cambio demográfico. “No es sólo la inmigración lo que está causando esto. La inmigración no es aún la causa para la mayoría del alza poblacional significativa entre los niños hispanos”, dijo Ken Johnson, un demógrafo de la Universidad Loyola, quien ahora trabaja en la Universidad de New Hampshire. El número de niños blancos está bajando en 46 estados, incluido Illinois, con el crecimiento de los latinos ayudando a mantener estable la población en general, según Johnson. “Cualquier institución que toque niños, ya sea hospitales maternos, escuelas, agencias de emergencia u otra van a sentir primero ese cambio característico de Estados Unidos, y luego va a fluctuar hacia arriba al pasar de los años y eventualmente llegue a la política y otros aspectos de la sociedad”, pronosticó Johnson. Ese ha sido el caso en el Hospital NorthShore de Highland Park, que sirve a familias de Highwood, donde casi el 78 por ciento de los estudiantes en edad preescolar son latinos. “Hemos estado viendo un incremento (de nacimiento hispanos) en el último par de años. Nos sentimos muy privilegiados de servir las necesidades de nuestros pacientes hispanos, que ha ayudado a nuestro crecimiento”, dijo Kay Meyer, directora sénior de enfermería clínica del Hospital Highland Park, en donde ofrecen un canal de televisión con información en español sobre cuidado infantil. Al tiempo que más de esos niños entran a la escuela, y eventualmente, a la fuerza laboral, una nueva región bicultural se forma, dicen demógrafos. Che Cardona, quien nació y creció en Chicago, dijo que espera que su hija Sierra, de 5 años, aprenda español, que él ya casi perdió, de sus compañeritos de juego y maestros en su clase preescolar. “Sólo espero que ella tenga muchas oportunidades”, dijo Cardona, de 37 años y quien vive en Bridgeport. En Blue Island, Dora López se sentó en su sala con sus dos hijos, Alejandro, de 2 años, y Juan, de 5, y expresaba una razón más pragmática para querer su éxito. “Un día, cuando sea una vieja, ellos van a ayudarme”, dijo López bromeando, mientras sus hijos jugaban con números y letras de bloques de madera.

Descarga la aplicación

en google play en google play