Escúchenos en línea

Latinos tomarán en cuenta políticas antiinmigrantes a la hora de votar

Washington. Mundo Hispánico. | 10 de Agosto de 2011 a las 00:00
Los votantes latinos tomarán en cuenta las políticas hostiles hacia los inmigrantes al momento de sufragar. La inmigración se ha vuelto un asunto tan personal para Edwin Blaymar Monterrosa que podría afectar cómo votará en las próximas elecciones. “Para mí el tema migratorio es importante porque tengo hermanos, tengo familia y tengo amigos que no son ciudadanos y veo el sufrimiento y la pena que pasan día a día”, dijo el salvadoreño residente de Gwinnett. Monterrosa, de 47 años de edad, no está solo en esto. Para una gran mayoría de los votantes latinos en el país, la política migratoria es el asunto de mayor importancia, muy por encima de temas como el desempleo, la economía y la educación pública, de acuerdo con un reciente sondeo. Esta encuesta la elaboraron en conjunto el grupo ImpreMedia, casa editorial de periódicos como La Opinión de Los Ángeles y Diario-La Prensa de Nueva York, y el grupo independiente Latino Decisions, que se dedica a realizar estudios entre votantes latinos. “Los gobernantes tienen que hacer algo porque es demasiada la gente que se está lastimando”, opinó Monterrosa. “Hay muchos niños abandonados y familias destruidas por las políticas migratorias que tenemos”. Cerca de casa El vivir tan de cerca estas políticas es lo que hace que muchos latinos consideren a la inmigración como un prioridad, según explicó Gabriel Sánchez, politólogo de la Universidad de Nuevo México. El 53 por ciento del electorado latino conoce a alguien que es indocumentado, mientras que el 25 por ciento es cercano a alguien que ha sido o enfrenta la deportación, de acuerdo con la organización independiente Latino Decisions. “Estos son números sorprendentes, especialmente si se toma en cuenta que el sondeo se realiza solo entre votantes registrados, que por definición son ciudadanos de Estados Unidos”, dijo. Esta tendencia es más marcada entre las generaciones más viejas de votantes latinos, según Latino Decisions. En parte, esto se debe a las leyes antiinmigrantes que se están aprobando en las legislaturas estatales, detalló Sánchez. “La gente que es cuarta o quinta generación estadounidense ve estas leyes y piensa que ellos podrían ser detenidos o cuestionados por sus documentos”, dijo. “De ser un asunto migratorio se convierte en un problema racial”. Los estados y el gobierno federal Tras la aprobación de la SB1070 en Arizona, 24 legislaturas estatales contemplaron medidas para ahuyentar a los inmigrantes de sus demarcaciones y al menos cinco de ellas se promulgaron en los estados de Georgia, Utah, Carolina del Sur, Alabama e Indiana, que han llegado a ser consideradas como leyes que podrían provocar discriminación racial. A la par de estas medidas, también están las acciones del gobierno federal en cuanto a la aplicación de leyes de migración. Mientras el presidente Barack Obama ha insistido en que su administración ha hecho todo lo posible para promover una reforma migratoria, las autoridades a su cargo han deportado un número sin precedente de inmigrantes. Tan solo en el año fiscal que terminó en septiembre pasado se deportaron a cerca de 393,000 personas, superando la marca de un año antes, cuando se expulsaron a 389,000 inmigrantes. “En cierta forma la gente debería responsabilizar al presidente Obama del problema migratorio, pero eso no está ocurriendo porque las personas están viendo lo que pasa con estas leyes en sus estados, que es donde la mayoría de la acción está ocurriendo”, explicó Sánchez. En Georgia, donde de acuerdo al Centro Hispánico Pew los latinos representan apenas el tres por ciento de los votantes, la acción de la que Sánchez habla se ve en los programas policiales Comunidades Seguras y 287(g) y en la ley HB87. Estas medidas se han aprobado ante la gran oposición del electorado latino, explicó Jerry González, director ejecutivo de la Asociación de Funcionarios Electos Latinos de Georgia (GALEO). Su organización se ha dedicado a incrementar el número de latinos registrados para votar. Aunque se estima que hay 88,000 latinos que aún no se han registrado, el electorado hispano pasó de 10,000, en la década pasada, a casi 150,000 en 2010.

Descarga la aplicación

en google play en google play