Escúchenos en línea

Entregan 24.000 firmas para que Obama suspenda Comunidades Seguras

Chicago. EFE. | 17 de Agosto de 2011 a las 00:00
Activistas pro reforma migratoria protestaron contra las deportaciones frente a la sede de la campaña nacional de reelección del presidente Barack Obama en Chicago y entregaron una petición firmada por 24 mil personas para que se elimine el programa "Comunidades Seguras". "Obama, no somos criminales sino trabajadores que exigimos respeto", dijo Zoraida Ávila, de Casa Michoacán, en un acto realizado en la acera, a unos 20 metros de la entrada al edificio Prudential donde funciona la campaña. "No somos culpables de que haya comunidades inseguras en este país", agregó en medio de aplausos y vítores de unas 100 personas reunidas a pleno sol. Antes, el director ejecutivo de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas (NALACC), Oscar Chacón, reclamó la "acción ejecutiva inmediata" de Obama para anular el polémico programa. "'Comunidades Seguras' no aporta ningún beneficio tangible a nadie, tiene que desaparecer", dijo. En su opinión, "lo que vuelve inseguras a las comunidades es el mal estado de la economía", y el presidente debería dedicarse a "crear empleos de calidad". Los activistas se congregaron primero frente al edificio del Centro Cultural de Chicago con carteles donde se leía "Obama ha deportado más familias que Bush" y "Ya basta, no más deportaciones", antes de marchar dos cuadras por la avenida Michigan en pleno centro de la ciudad. Antes de llegar a la sede de la campaña nacional de reelección de Obama fueron detenidos por la guardia de seguridad del edificio, uno de los más altos de Chicago y ubicado frente al parque Grant. Chacón y otros cuatro activistas fueron autorizados a ingresar para entregar las firmas y la petición donde se afirma que "la decisión de obligar a todos (los estados) a incorporarse a 'Comunidades Seguras' es antidemocrática". "El efecto será devastador para nuestras comunidades al deportar a inocentes y quebrar la confianza entre la policía y los inmigrantes. El programa debe ser detenido inmediatamente", agrega. Carlos Roa, del grupo Presente.org, dijo que "como indocumentado no estoy dispuesto a callar lo que considero un insulto a todos los latinos que viven en este país". Al igual que otros activistas, Roa advirtió que el presidente Obama podría perder el apoyo de los votantes latinos en 2012 por su falta de acción. "Que no crea que el voto está asegurado, porque la comunidad no debería apoyar a alguien que no nos ayuda", afirmó. El activista recordó que durante la campaña presidencial de 2008, Obama prometió poner en marcha una reforma migratoria durante su primer año de mandato y que sería "un amigo para la comunidad latina". "Estamos cansados del 'sí, pero no puedo', queremos acciones que pongan fin a los abusos", dijo. El Departamento de Seguridad Nacional anunció a comienzos de este mes que la participación en el programa iniciado en 2008 es obligatoria y ya no requiere la firma de un acuerdo con el Gobierno federal. Illinois fue uno de los primeros estados en cancelar su participación en el programa, pero aun así la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) realizará mañana en Chicago una audiencia pública para informar sobre su expansión. "Vienen a legitimar una decisión ya tomada, pero se van a topar con nosotros", dijo Luis Gutiérrez de NALACC. El activista sostuvo que ICE "mantiene en secreto" la lista de invitados a la audiencia, pero los grupos pro reforma migratoria están dispuestos "a hacer mucho ruido" con la presentación de decenas de testimonios de familias separadas por las deportaciones.

Descarga la aplicación

en google play en google play