Escúchenos en línea

El trabajo domestico no remunerado es un obstáculo para el desarrollo

Ciudad de México. Milenio.com | 29 de Agosto de 2011 a las 00:00
La presidenta de Inmujeres, Rocío García Gaytán, consideró que en el país faltan más y mejores políticas públicas que contribuyan a conciliar la vida laboral, personal y familiar, para que las familias mexicanas funcionen mejor y haya más equidad de género. Destacó que sólo 6.4 por ciento tiene la posibilidad de contratar a una trabajadora doméstica, un chofer o un jardinero, y la mayoría de esos trabajos los hacen las mujeres sin obtener ingreso alguno. Durante la novena reunión internacional "Políticas públicas, uso del tiempo y economía del cuidado", la titular del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) destacó que el trabajo doméstico no remunerado sigue siendo el obstáculo para el pleno desarrollo de la población femenina, y las contratadas, que son alrededor de 2 millones de mujeres en el servicio doméstico, que perciben menos de dos salarios mínimos. Y de ellas el 60 por ciento sufre desde jornadas extenuantes de trabajo y paga mínima, hasta trato humillante y violaciones de parte de los varones de la familia. El INEGI establece que el 90 por ciento población que se dedicada a este tipo de actividad son mujeres, la gran mayoría son migrantes de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Puebla, en tanto que el resto son hombres. El 91 por ciento de todos los casos carece de seguridad social. Por ello es importante que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) haya dado a conocer, por primera vez, la cuenta satélite del trabajo doméstico no remunerado, en el cual se puede medir la colaboración de labores de ese tipo en el contexto nacional. García Gaytán destacó que la contribución de las mujeres todavía es indispensable en el hogar, a pesar del mayor acceso de las personas de sexo femenino a la educación. La directora de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Sonia Montaño, destacó a su vez que el cambio en la pirámide poblacional está generando modificaciones en la forma de asumir el trabajo doméstico por las mujeres. Por ejemplo, añadió, hoy en día las abuelas no llevan al parque a los niños, sino que tienen que trabajar y por ello se requieren políticas distintas en lo referente al cuidado de las personas; lo importante es comenzar a generar estadísticas confiables en esa materia, expuso. La directora de la ONU Mujeres para la región de México, Centroamérica, Cuba y República Dominicana, Ana Güezmes, destacó que en América Latina el Instituto Nacional de Geografía e Informática (Inegi) es pionero en la presentación de estadísticas confiables en esta materia. El trabajo realizado conjuntamente entre organismos internacionales y autoridades mexicanas es un ejemplo de cooperación en la materia que incluso ha sido citado por sus alcances positivos en el informe anual del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Descarga la aplicación

en google play en google play