Escúchenos en línea

Nuevas normas para adquirir cédulas de identidad y licencias en EEUU

Agencia EFE. Desde Washigton. | 1 de Marzo de 2007 a las 00:00
El Departamento de Seguridad Nacional de EU emitió hoy una serie de normas para la emisión de cédulas de identidad nacional y licencias de conducir, proyecto al que se opone la mayoría de los gobiernos estatales del país. La iniciativa forma parte de la ley conocida en inglés como "Real ID", que busca uniformar los criterios para la emisión de las tarjetas de identificación y las licencias de conducir. La ley, promulgada en 2005, daba como plazo el 11 de mayo de 2008 para que los estados cumpliesen con los nuevos requisitos, pero el Gobierno ha autorizado una extensión hasta el 31 de diciembre de 2009. De tal manera, en la práctica, la mayoría de los estados estarían obligados a emitir los nuevos documentos biométricos y a prueba de fraude a partir del 1 de enero de 2010. Durante una rueda de prensa, el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, explicó que se trata de un proceso "muy simple y de sentido común" en el que cada solicitante tendrá que cumplir con varios requisitos para comprobar, mediante una serie de documentos, su identidad, fecha de nacimiento, estatus legal en EEUU, domicilio y número de Seguridad Social. Agregó que el Gobierno exigirá que todos los estados elaboren un plan de seguridad integral para proteger toda la información que recaben de cada solicitante así como las instalaciones de producción y almacenamiento de los documentos, y las bases de datos. Los gobiernos estatales también tendrán que asegurar que nadie pueda obtener múltiples licencias de conducir en distintos estados y con nombres ficticios, continuó Chertoff. "En su conjunto, estas medidas fortalecerán la seguridad de nuestros estados y de todo el país contra el terrorismo y otras amenazas, incluyendo el robo de identidad", enfatizó Chertoff. Sin embargo, este proyecto ha suscitado la ira de los gobiernos estatales, ya que éstos tendrán que correr con los gastos relacionados con la elaboración y emisión de los nuevos documentos a prueba de fraude, así como con el mantenimiento de las bases de datos. Además, según grupos de defensa de los inmigrantes, el conjunto legal está dirigido casi explícitamente contra los extranjeros indocumentados. Se calcula que el costo del proyecto para que los estados sustituyan las licencias de conducir con unas más seguras con datos biométricos, será de al menos 11.000 millones de dólares. El legislador Tom Davis (Virginia), el republicano de mayor rango del Comité de Supervisión del Gobierno, dijo que si bien nadie pone en duda la necesidad de imponer normas mínimas de seguridad, "algunos estados necesitarán más tiempo para reconfigurar sus sistemas y muchos necesitarán ayuda con los gastos". El senador demócrata Daniel Akaka ha presentado un proyecto de ley para revocar la ley "Real ID" porque considera que el programa es costoso y, si hay una brecha de seguridad en las bases de datos, eso ofrecería acceso a toda una mina de información privada de los estadounidenses.

Descarga la aplicación

en google play en google play